Zenaida Armenteros

Danza, Cuba

Zenaida Armenteros Calvo (1931). Primera bailarina y cantante del Conjunto Folklórico Nacional de Cuba. Premio Nacional de Danza.

Nació en La Habana en el seno de una familia obrera. Antes de 1959 trabajó como empleada en casas privadas de la burguesía habanera. Siempre sintió amor por la música y la danza que había asimilado desde sus orígenes, en su casa y su entorno socioeconómico.

Aficionada desde pequeña a las artes escénicas, desde 1946 participó en programas de radio, televisión, teatro, cabaré y cine en calidad de aficionada, pero sólo pudo desarrollar sus potencialidades luego del triunfo de la Revolución, bajo la dirección del maestro Obdulio Morales y otros artistas que organizaban grupos musicales y danzarios adscritos al Teatro Nacional de Cuba.

Fue en 1962, a partir de una convocatoria realizada para formar el Conjunto Folklórico Nacional de Cuba, que Zenaida inició su vida profesional. Bajo las enseñanza de maestros como el propio Morales, Luisa Barroso, Nieves Fresneda, Ramiro Guerra, Santiago Alfonso, Roberto Espinosa, Rolando Ferrer, Adolfo de Luis, Adolfo Llauradó, Eugenio Hernández Espinosa, Roberto Blanco y Berta Martínez, entre los más reconocidos de la danza, la etnología y el teatro, adquirió la disciplina y la calidad que perfeccionaban lo que de cuna le había llegado, y comenzó a transitar por nuevos derroteros dentro del arte.

A partir de su entrada como fundadora del Conjunto Folklórico Nacional de Cuba Armenteros ascendió de manera vertiginosa hasta convertirse en una de las primeras figuras del canto y la danza nacionales: llegó a ser primera bailarina, cantante y actriz de esta compañía representativa de nuestras raíces culturales.

Su repertorio incluye más de 30 obras, sobre todo de carácter afrocubano y de la cultura yoruba, donde se ha destacado como intérprete de las orishas Yemayá y Oyá, de las cuales ha hecho verdaderas creaciones, así como en obras de tradición republicana como Rumbas y comparsas o Música popular, donde sus interpretaciones de habaneras han marcado pautas para la escena cubana tanto en la canción como en la danza.

Su labor ha traspasado los marcos de la interpretación para convertirse además en profesora de canto en el Instituto Superior de Arte, en la Facultad de Arte Danzario, especialidad Folclor, sobre todo durante sus cursos de verano.

Ha impartido talleres dentro y fuera de Cuba. En los Laboratorios Internacionales de Folclor, FOLKCUBA, que celebra el Conjunto Folklórico Nacional de Cuba, ha demostrado idéntica calidad a la que expone en el escenario.

En la esfera internacional, Zenaida Armenteros ha expandido su arte por más de 50 países como Inglaterra, Estados Unidos, Canadá, Francia, Italia, España, Portugal, Angola, Argelia, Perú, México, Colombia, Brasil, Jamaica, Martinica, en muchos de los cuales ha recibido premios como la Izuta de Plata en Arequipa, Perú; la Bandeja de Plata en Billinghan, Inglaterra; el Tonel de Oro y el Collar de Plata en el Festival de Dijón, Francia; y el Templo de Oro en Agrigento, Sicilia, Italia, entre otros.

La crítica la ha calificado como “La Gran Estrella y Primerísima figura del Conjunto Folklórico Nacional de Cuba y una de las más grandes bailarinas cubanas de todos los tiempos” y “La folklorista más completa de nuestro país por su condición de Primerísima Bailarina, Cantante y Actriz con más de medio siglo de gloria para la Cultura Nacional”.

A lo largo de sus más de 50 años de trabajo en el arte, Zenaida Armenteros ha recibido los más importantes premios y reconocimientos nacionales e internacionales: la Distinción por la Cultura Nacional; el Sello Nacional de Artistas Laureados; la Medalla Alejo Carpentier; la Gitana Tropical, otorgado por la Dirección Provincial de Cultura de Ciudad de La Habana; la Giraldilla de La Habana, que entrega la Asamblea Provincial del Poder Popular en Ciudad de La Habana; el Diploma “Al Mérito Artístico por la Música Cubana”, de la Cátedra de Música Cubana de la Biblioteca Nacional José Martí; y la Corona de Laurel y Trofeo Confederación Mundial de Karting en el Principado de Mónaco, en la ciudad de Monte Carlo.

Es Artista de Mérito de la Unión de Escritores y Artistas de Cuba (UNEAC) y con motivo de cumplir medio siglo de vida artística, el Ministerio de Cultura y el Consejo Nacional de las Artes Escénicas le ofrecieron un homenaje nacional en el Gran Teatro de La Habana. En 2001, por sus 55 años de trabajo, el gremio de la danza le ofreció su tributo expresado en las palabras de elogio escritas y leídas expresamente por el maestro Fernando Alonso, fundador de la escuela cubana de ballet.

Ha participado como actriz y cantante en diferentes filmes y documentales y ha grabado discos como Habaneras de Cuba, con la disquera española PICAP, con la cual prepara dos nuevos CD. La Empresa de Grabaciones y Ediciones Musicales (EGREM) de Cuba editó un CD de música afrocubana con motivo de sus 50 años en la canción y ha grabado canciones populares con orquestas nacionales.

Ha participado en filmes como Yambao y Nosotros la música, ambos correspondientes a la cinematografía nacional.

La figura de Zenaida Armenteros representa un ejemplo para la cultura cubana, como bailarina, cantante y como artista integral. Su arte ha recorrido el mundo con el Conjunto Folklórico Nacional de Cuba o con reconocidas orquestas populares.

Su interpretación del género habanera se considera insuperable dentro y fuera de Cuba y en julio de 2010, con casi 80 años, centralizó el espectáculo Cuba Libre, dirigido por el bailarín y coreógrafo Alexander Varona, en la escena del Gran Teatro de La Habana, donde lució sus dotes artísticas que no pueden separarse de su airoso y elegante porte, su esbeltez proverbial y el imán que representa su aparición en cualquier escenario.

Su invocación a los diferentes orishas del panteón yoruba en la introducción de la pieza musical "Qué tú quieres que te den" con la orquesta Adalberto Álvarez y su son, ha recorrido el orbe.

Por su larga carrera y sus méritos artísticos Zenaida Armenteros fue galardonada en el año 2005 con el Premio Nacional de Danza que otorgan el Ministerio de Cultura y la Unión de Escritores y Artistas de de Cuba, compartido en calidad de ex aequo con la también primera figura de la danza cubana Cristy Domínguez.

Diosa de ébano, grácil heredera de las princesas africanas que, aunque esclavizadas, no perdieron su estirpe ni su altivez, Zenaida Armenteros se yergue en la escena de un ballet, de un espectáculo musical o en un incidental dentro de una melodía de moda. Su imagen prestigia la cultura cubana y graba su impronta en las futuras generaciones.

 

Bibliografía

Zenaida Armenteros: Bailar es mi vida. Boletín de Cultura afrohispana, N.6, Edita: TRM, España, 2008.