Virgilio Piñera

Teatro, Literatura, Cuba

Virgilio Piñera (Virgilio Domingo Piñera Llera, 1912-1979). Poeta, narrador, dramaturgo, ensayista, traductor cubano; fundador y colaborador de revistas literarias. Uno de los autores más importantes de la literatura cubana de la segunda mitad del siglo xx. Sus piezas dramáticas lo han convertido en una de las figuras referenciales del teatro cubano contemporáneo.

Virglio Piñera nació el  4 de agosto de 1912 en Cárdenas, Matanzas, ciudad en la que transcurrió su infancia. Luego se trasladó a La Habana por dos años y en 1925 su familia pasó a residir en Camagüey, donde estudió el bachillerato. Allí fundó, junto a otros dos jóvenes, la Hermandad de Jóvenes Cubanos para promover y difundir la cultura. Su poema “El grito mudo” es recogido en la antología Poesía cubana de 1936, compilada por Juan Ramón Jiménez y Camila Henríquez Ureña. Se estableció en La Habana en 1938 y estudió en la Facultad de Filosofía y Letras de la Universidad de La Habana entre 1937 y 1941. Escribió sus primeras piezas teatrales y publicó poemas en la revista Espuela de plata, dirigida por José Lezama Lima y Guy Pérez Cisneros. En 1941 escribió Electra Garrigó y vio publicado su cuaderno de poesía Las furias, posteriormente incluido en la compilación La vida entera. En 1942 fundó la revista Poeta. Colaboró en las revistas Espuela de plata, Grafos, Clavileño, Ultra y Orígenes. Publicó su poema “La isla en peso” y en 1944, el volumen Poesía y prosa.

En 1946 marchó a Buenos Aires, Argentina, con una beca de la Comisión Nacional de Cultura de ese país. Allí presidió el comité de traducción de la novela Ferdydurke, del escritor polaco Witold Gombrowicz, con quien lo unió una profunda amistad. De vuelta a su isla, presenció, al fin, la puesta en escena de Electra Garrigó, obra que abre una nueva etapa en el teatro cubano. En el período de estancia en Cuba también obtuvo el segundo premio de ADAD con su pieza Jesús. En 1950 regresó a Buenos Aires donde permaneció cuatro años y trabajó como empleado en el consulado cubano. Más adelante viajó a Bélgica y Francia. Publicó, en la ciudad rioplatense, su novela La carne de René (1952) y Cuentos fríos (1956).

En Argentina colaboró con las revistas Sur, Hoy, Realidad, Mundo Argentino y Anales de Buenos Aires. En 1955, José Rodríguez Feo rompe con la revista Orígenes y funda Ciclón, Piñera fue su corresponsal desde Buenos Aires, y su colaboración resultó de gran importancia para el mantenimiento de la publicación. En septiembre de 1958 regresó definitivamente a La Habana, donde publicó, al año siguiente su pieza teatral Aire frío.

En 1959 Piñera participó activamente en el júbilo y las expectativas generadas por el triunfo de la Revolución. Tuvo a su cargo una sección fija en el periódico Revolución y colaboró asiduamente con el magacín cultural Lunes de Revolución. Su poema “Vida de Flora” es incluido en la antología Las mejores poesías cubanas, publicada en Lima, Perú. En 1960 Ediciones R. publicó su Teatro completo. En 1961 asistió al Primer Congreso Nacional de Escritores y Artistas, realizado en La Habana.

Colaboró con las publicaciones Gaceta de Cuba y Unión. Dirigió Ediciones R. entre 1960 y 1964. En 1963 publicó su segunda novela, Pequeñas maniobras, y en 1964 sus Cuentos completos. A fines de ese año volvió a Europa y firmó contratos con las editoriales Feltrinelli, de Italia, y Gallimard, de Francia. En 1966, luego de la lectura de Paradiso, se reconcilia con Lezama Lima, de quien se hallaba distanciado desde el conflicto que provocó la desaparición de Orígenes. En 1967 aparecieron traducciones de sus cuentos al inglés y al francés. Obtuvo el premio de teatro del concurso Casa de las Américas 1968 con su obra Dos viejos pánicos, última pieza teatral publicada en vida en Cuba. Sus obras dramáticas no se volverán a editar hasta 1987, ocho años después de su muerte, como parte del tomo III de la compilación de la Facultad de Artes y Letras de la Universidad de La Habana Letras. Cultura en Cuba.

En 1969 tiene lugar en Bogotá, Colombia, el estreno mundial de Dos viejos pánicos, representada posteriormente en numerosos escenarios de América y Europa con la consiguiente consolidación de su prestigio e interés de la crítica por su producción dramática. Ese año Ediciones Unión publicó una compilación de su obra poética bajo el título La vida entera. También ve la luz una selección de sus cuentos en 20 cuentos cortos cubanos y su traducción de Tintoretto, el secuestrado de Venecia, de Jean Paul Sartre. Se editó en España su pieza en un acto Estudio en blanco y negro. Escribió algunos poemas, recogidos en la edición póstuma Una broma colosal, además del cuento “En la funérea playa fue” y la pieza teatral Ejercicio de estilo o Nacimiento de palabras.

En los años setenta Virgilio Piñera sufrió un estanco, a causa de los errores cometidos en relación con la política cultural cubana, calificado por él de “muerte civil”. Fue un período de aislamiento, de silencio editorial y exclusión en las carteleras teatrales. Comenzó a reunirse en tertulias con amigos escritores que corrieron una suerte semejante (Antón Arrufat, José Triana, Abelardo Estorino), para leer y comentar nuevas obras. En esos años, Piñera trabajó como traductor de literatura africana, principalmente, en lengua francesa. Sin embargo, no dejó nunca de escribir, aunque se sentía escéptico ante lo que denominaba “la dudosa reparación de la posteridad” y algunas de sus obras se montaron en escenarios de otros países o se publicaron, bien en español, bien en traducciones, fuera de Cuba. Así en 1970 Dos viejos pánicos se representó en España, México, Buenos Aires y Nueva York; Estudio en blanco y negro se incluyó en Teatro breve hispanoamericano, publicado en Madrid por Ediciones Aguilar, mientras en París apareció la traducción al francés de sus Cuentos fríos. En este año escribió la pieza teatral El trac y poemas en que experimentó con el lenguaje, y otros en francés dedicados a Maya Surduts. En 1971 se estrenó en Londres Electra Garrigó con el auspicio de la Universidad de Cambridge y, en Frankfurt, Alemania, Dos viejos pánicos. Escribió por esta época Un arropamiento sartorial en la caverna platónica. En 1972 se publicó la versión rumana de su novela Pequeñas maniobras y la alemana de La boda. En 1975 la editorial cubana Arte y Literatura publicó varios libros traducidos por Piñera: las novelas Los trozos de madera de Dios, de Ousmene Sembene y Camino de Europa, de Ferdinand Oyono, y la antología de cuentos El relojero de Dien Bien Phu. Escribió la obra teatral De lo ridículo a lo sublime no hay más que un paso o Las escapatorias de Laura y Oscar. En 1976 muere Lezama Lima y Piñera le dedica el soneto “El hechizado”. En 1979, con “Isla”, cerrará la compilación Una broma colosal.

Piñera murió en La Habana el 18 de octubre de 1979 de un infarto cardíaco. En su máquina de escribir quedó una de las cuartillas de su último proyecto teatral Un pico o una pala. El poeta y novelista Pablo Armando Fernández pronunció las palabras de despedida en el entierro.

Escritor infatigable, dejó numerosos textos inéditos, algunos ya preparados para la imprenta: dos volúmenes de cuentos, uno de poesía y varias traducciones. En cuanto a su obra como dramaturgo, las investigaciones en su papelería revelaron la existencia de veinte títulos (nueve publicados), y más de cien cuartillas de proyectos inconclusos.

En 1981 vuelve a presentarse Aire frío por Teatro Estudio con la dirección escénica de Abelardo Estorino. En 1982, sus restos son exhumados y trasladados al cementerio de Cárdenas, su ciudad natal, y en 1986 la UNEAC le dedica un acto de recordación y homenaje. En 1987 se estrenó Siempre se olvida algo por el grupo Rita Montaner, bajo la dirección de Nicolás Dorr. La Editorial Letras Cubanas publicó dos volúmenes de cuentos: Un fogonazo y Muecas para escribientes. En 1988 Ediciones Unión presentó la compilación de poemas escritos, principalmente en sus últimos años, Una broma colosal; y en 1990 la misma editorial hizo entrega de Teatro inconcluso, selección realizada por Rine Leal, producto de su trabajo con la papelería inédita de Piñera. Ese mismo año la revista Albur, de estudiantes del ISA, le dedicó un número especial y la revista Unión, en su número 10, una sección donde recoge fragmentos de su autobiografía, poemas, cartas y artículos de investigadores de su obra. En 1992 se funda la Cátedra de Estudios Teatrales Virgilio Piñera en la Facultad de Arte Teatral del Instituto Superior de Arte, la cual, junto con el departamento de Extensión Universitaria del mencionado Instituto, organizó al año siguiente un acto en la Sala Talía, y allí, la hermana del escritor, Luisa, ofreció un valioso testimonio, filmado por Televisión Universitaria. Ricardo Vega realizó una versión fílmica del cuento “En el insomnio” como parte de su largometraje Te quiero y te llevo al cine.

 

Bibliografía activa

Poesía

Las furias, Cuadernos Espuela de Plata, La Habana, 1941.

La isla en peso, Tipografía García, La Habana, 1943.

Poesía y prosa, Ed. Serafín García, La Habana, 1944.

La vida entera, Eds. Unión, La Habana, 1969.

Una broma colosal, Eds. Unión, La Habana, 1988.

Poesía y crítica, Selección y prólogo Antón Arrufat, Consejo Nacional para la Cultura y las Artes, México, 1994.

Narrativa

"El conflicto", Cuadernos Espuela de Plata, La Habana, 1942.

La carne de René, Eds. Siglo Veinte, Buenos Aires, 1952.

Cuentos fríos, Ed. Losada, Buenos Aires, 1956.

Pequeñas maniobras, Eds. Revolución, La Habana, 1963.

Cuentos, Eds. Unión, La Habana, 1964.

Presiones y diamantes, Eds. Unión, La Habana, 1967.

El que vino a salvarme, Ed. Sudamericana, Buenos Aires, 1970.

Muecas para escribientes, Ed. Letras Cubanas, La Habana, 1987.

Un fogonazo, Ed. Letras Cubanas, La Habana, 1987.

Algunas verdades sospechosas, Selección Jorge Ángel Pérez Sánchez, Pról. Salvador Redonet, Ed. Abril, La Habana, 1992.

Cuentos completos, Editorial Letras Cubanas, La Habana, 2004.

Teatro

Aire frío, Ed. Inaugural Extraordinaria, La Habana, 1959.

Teatro completo, Ediciones Revolución, La Habana, 1960.

Dos viejos pánicos, Casa de las Américas, La Habana, 1968.

Una caja de zapatos vacía, Edición crítica y prólogo Luis F. González-Cruz, Eds. Universal, Miami, Florida, 1986.

Teatro inconcluso, Selección, ordenamiento y prólogo Rine Leal, Ediciones Unión, La Habana, 1990.

Teatro inédito, Editorial Letras Cubanas, La Habana, 1993.

El no, Pról. Ernesto Hernández Busto, Ed. Vuelta, México, Coyoacán, 1994.

Teatro completo, Editorial Letras Cubanas, La Habana, 2002.

Ensayo

La pintura de Portocarrero, Ed. Guerrero, La Habana, 1942.

Bibliografía pasiva

Aguilú de Murphy, Raquel: Los textos dramáticos de Virgilio Piñera y el teatro del absurdo, Pliegos, Madrid, 1989.

Arrufat, Antón: Virgilio Piñera: Entre él y yo, Ediciones Unión, La Habana, 1994.

Barreto, Teresa Cristófani: A libélula, a pitonisa. Revolução, homossexualismo e literatura em Virgilio Piñera, pról. João Alexandre Barbosa, Editorial Iluminuras Ltda., São Paulo, 1996.

Climent, Jean-Pierre y Fernando Moreno, coordinadores: En torno a la obra de Virgilio Piñera, Centre de Recherches Latino-Americaines de l' Université de Potiers, Poitiers, Francia, 1996.

Garrandés, Alberto: La poética del límite: sobre la cuentística de Virgilio Piñera, Editorial Letras Cubanas, La Habana, 1993.

Rigueiro, María Victoria: Biobibliografía de Virgilio Piñera, trabajo de diploma (inédito), tutora: Araceli García-Carranza, 1996.

Torres-Robles, Carmen L.: La cuentística de Virgilio Piñera. Estrategias humorísticas, Pliegos, Madrid, 1989.

Artículos

Álvarez Álvarez, Luis: “Virgilio Piñera: poesía rescatada”, en Letras Cubanas, n. 15, La Habana, jul.-sep, 1990, p. 232-234.

Arrufat, Antón: “Lanzando Un fogonazo”, en La Gaceta de Cuba, n. 7, La Habana, jul, 1987, p. 18-19.

____________: “Una broma colosal”, en Unión, n. 10, La Habana, abr-jun, 1990, p. 76-77. ____________: “La carne de Virgilio”, Revista de la Universidad Nacional Autónoma de México, a. 47, n. 494, México, D.F., mar, 1992, p. 46-49.

Baquero, Gastón: "Tendencias de nuestra literatura", en Anuario Cultural de Cuba. 1943, Ministerio de Estado. Dirección General de Relaciones Culturales, La Habana, 1944, p. 261-287.

Bianco, José: “Piñera narrador”, en Casa de las Américas, n. 59, La Habana, mar-abr, 1970, p. 211.

Fernández Retamar, Roberto: “Virgilio Piñera”, en La poesía contemporánea en Cuba (1927-1953), Orígenes, La Habana, 1954, p. 99-101.

Miranda, Elina: “Clitemnestra prefiere la frutabomba”, Calzar el coturno americano, Ediciones Alarcos, La Habana, 2006.

VV.AA.: “Virgilio Piñera en tiempo de tango”, en La Siempreviva, n. 2, La Habana, dic, 2007, pp. 24-42.

Vitier, Cintio: “Virgilio Piñera: Poesía y prosa”, en Orígenes, a. 2, n. 5, La Habana, primavera, abr. 1945, pp. 47-50. (Reproducido en su Crítica 2, Editorial Letras Cubanas, La Habana, 2001, pp.145-148 (Obras, 4)).