Víctor de la Guardia y Ayala

Historia, Teatro, Literatura, Panamá

Víctor de la Guardia y Ayala (1772-1827). Creador de La Política del Mundo, primera obra de teatro panameña.  Alcalde Mayor de Natá durante la época del Virreinato de Santa Fe; Jefe Político de Granada y León tras la independencia de Centro América; Coronel del batallón provincial y Vicepresidente de Costa Rica, elegido por el Congreso Constituyente en 1823. 

Nació en el pueblo de San Juan de Penonomé, el 11 de marzo de 1772. Fue hijo de Thomás Estheban de la Guardia y Millam y María Isabel Xaén, y bautizado como Joseph Víctor María de Santa Bárbara y del Santísimo Sacramento el 5 de abril de 1772, según consta en el libro de bautismos de ese año, folio 70, número 17 de la parroquia de Penonomé. El segundo apellido, Ayala, con el que se le conoce, procede de su padre, Thomás Estheban de la Guardia, quien era hijo de Isabel María de Ayala.  No hay datos acerca del lugar donde realizó estudios, pero por la calidad de los cargos que desempeñó, así como por las características de su obra, puede concluirse que tuvo una educación amplia. Considerando que la Universidad de San Javier, fundada en la ciudad de Panamá por los jesuitas en 1749, había sido clausurada en 1767, cinco años antes del nacimiento de Víctor de la Guardia, no se sabe quién se la proporcionó.

Desde edad muy temprana comenzó una larga carrera administrativa. Sirvió como Administrador Subalterno de la Estafeta de Correos de su pueblo. Más tarde fue nombrado Alcalde Ordinario de Natá, y el 22 de mayo de 1796, a los veinticuatro años de edad, Teniente Guarda Mayor. Todas esas posiciones las desempeñó con gran sentido del deber, y en la última dio muestras palpables de su celo al acabar con el contrabando que se realizaba por la boca del río Coclé, en el Atlántico.  Además de piratear las costas del Istmo por los dos mares, los ingleses se dedicaban al negocio ilícito con la ayuda de mercaderes españoles de la región.  En Natá almacenaban y distribuían la mercadería, que llegaba hasta Perú y Centroamérica. Víctor de la Guardia desempeñó este cargo de Guarda Mayor sin recibir remuneración.

En 1802 fue nombrado Alcalde Mayor de Natá y la Villa de Los Santos en reemplazo de su padre, quien se había ordenado sacerdote a la muerte de la madre. Su preocupación se localizó en el avance y desarrollo de esas poblaciones. En el Archivo general de Indias de Sevilla fue hallada la Relación de los méritos y servicios de D. Víctor de la Guardia y Ayala, por D. Ricardo Fernández Guardia, ilustre investigador costarricense.  Allí reza que fue nombrado Alcalde mayor de la ciudad de Natá y Villa de los Santos en el distrito de Panamá o Intendente honorario de provincia durante el Virreinato de Santa Fe. Se añade que restableció y construyó las casas del Cabildo de la Villa, que estaban arruinadas; que veló por la mejor educación de la juventud; aumentó sin gravamen particular el ramo de propios; reunió en poblaciones a los vecinos dispersos en los campos, estimulándolos para que fabricaran casas según la posibilidad de cada uno; fomentó a un grado superior la agricultura y consiguió la limpieza y aseo de la ciudad, que se hallaba en lamentable estado; procuró extinguir los pecados públicos, recogiendo a los holgazanes esparcidos por los campos, que se mantenían del pillaje, haciéndolos vasallos útiles; y no dejó de visitar continuamente los pueblos de su jurisdicción, con el fin de precaver todo género de extorsión a los vecinos por los jueces.

Cuando, en 1809, se estrenó en Penonomé La política del mundo, estaba en ejercicio del mismo empleo. Como funcionario que debía vasallaje a la corona española, en aquellos momentos atropellada por la invasión francesa, dedicó la obra a Fernando VII. Los hechos que sucedían en la Península desde comienzos del siglo XIX le daban lugar para escribir, ajustándose a la forma literaria neoclásica.  En 1808 el rey Carlos IV, rodeado de intrigas y desaciertos, fue obligado a abdicar, y junto con su legítimo sucesor, Fernando, hecho prisionero por Napoleón Bonaparte, quien impuso como gobernante a su hermano José Bonaparte. Durante la lucha contra los franceses, se instalaron las Juntas de Gobierno de Sevilla, más tarde de Cádiz, para representar a Fernando VII.  Estos acontecimientos palpitan en la estructura profunda de La política del mundo,  aunque parece referirse a la dictadura y el final de Julio César. La obra exterioriza la esperanza que se había puesto en el soberano Fernando VII para alcanzar un gobierno próspero y ecuánime en España y América.  En las colonias americanas se habían organizado Juntas o Asambleas similares a las de la península, y en 1809 todavía se daban vivas al rey.  Pero en 1810 se inició el movimiento de independencia. España se oponía a que las colonias se representaran por sí mismas mediante sus juntas o asambleas, y en 1814, cuando Fernando recobró el trono, restableció el absolutismo, echó por tierra la constitución de las Juntas españolas y trató de erradicar las de América.  Las Juntas se convirtieron, de este modo, en eficaces instrumentos para la rebelión de las colonias, que ya habían iniciado el movimiento de independencia un año antes.  Tómese en cuenta que la obra fue enviada a S. M. Fernando VII el 27 de octubre de 1809. Sin embargo, hay momentos en que se menciona la palabra “independencia”, y se aplaude a España por haber ayudado a liberar el  Norte (Estados Unidos). En la obra hay, además, una discusión del valor que puede tener un dictador para su pueblo.

En 1818 Víctor de la Guardia recibió los honores de intendente de Provincia, y años más tarde fue trasladado a Guatemala como Oidor Honorario. Para esa época se declaró la independencia de Centroamérica, que se unió a México.  De la Guardia estaba en Nicaragua cuando se declaró la libertad de Guatemala.  Fue nombrado, por el Emperador Iturbide, Jefe Político de las ciudades rivales de León y Granada, cargo que desempeñó con su celo de siempre. La revolución de 1823 lo hizo renunciar y se instaló en Guanacaste, Costa Rica. Fue elegido diputado al Congreso Constituyente de 1824-1825. Vicepresidente del país y Coronel del Batallón Provincial desde 1824 hasta su muerte, ocurrida en su finca en Bagaces en la frontera entre Panamá y Costa Rica, en diciembre del 1827. 

Abuelo del presidente Tomás Guardia Gutiérrez -quien ocupara la primera magistratura de Costa Rica de 1870 a 1876-,  gozó de fundado prestigio y fue tronco de distinguida familia costarricense. Su nombre es hoy respetado y querido en aquella república, y su gestión en Centroamérica queda como muestra de los estrechos vínculos culturales entre Panamá y los pueblos centroamericanos. Escribió otra obra de teatro, La Reconquista de Granada, hoy perdida. También hay noticias de que en Costa Rica escribió la obra dramática Usurpación del Poder.  Fue el primer dramaturgo panameño, además de poeta, político y administrador público de finales del siglo XVIII y principios del XIX.

La política del mundo reviste singular importancia para Panamá. Es el único documento que permite formar una idea clara de la cultura literaria de principios del siglo XIX, y es, además, la primera obra dramática de autor panameño escrita y representada en Panamá a principios del siglo XIX. Su registro plantea el problema de la existencia de un teatro colonial anterior en Panamá.  Es, como expresa Rodrigo Miró (en la revista Lotería No. 83 de 1948), testimonio de la cultura literaria de entonces, que no fue escasa ni estuvo por completo desvinculada de lo que en el orden de la inteligencia y del espíritu ocurría en otros centros coloniales. En efecto, en Costa Rica, donde, con el tiempo, se establecería De la Guardia y Ayala, también en 1809 el dramaturgo Joaquín de Oreamuno escribió y presentó una loa y dos entremeses cuyo tema reflejan la política y el período histórico en el que fueron escritas. Como D. Víctor, la intención de Oreamuno fue alabar a Fernando VII, quien había sido capturado por los franceses. La loa ataca la invasión de Napoleón a España, y los entremeses exaltan las virtudes del monarca. Precisamente, Víctor de la Guardia escribió La Política del Mundo para que fuera recitada durante la fiesta que se preparaba en Penonomé, a fin de invocar la protección de la Inmaculada Concepción a favor del Rey de España.  D. Ricardo Fernández Guardia, distinguido historiador costarricense, realizó el hallazgo del texto en el Archivo General de Indias y la hizo publicar en San José de Costa Rica en 1902, según declaró entonces, para sacar del olvido un nombre meritorio.  

 

Bibliografía activa 

La Política del mundo. Editada por D. Ricardo Fernández Guardia; Imprenta y Librería Española María V. de Lines, San José de Costa Rica, 1902. 

Bibliografía pasiva  

Bonilla, Abelardo: En Historia y Antología de la Literatura Costarricense, San José, C. R., 1957.  

Cortés, Eladio y Mirta Barrea-Marlys: Encyclopedia of Latin American Theater, Greenwood Publishing Group, 2003.  

Figueroa Navarro, Alfredo: "Invitación al estudio del siglo diecinueve como prefacio del Panamá republicano"; en  Istmo, Revista virtual de estudios literarios y culturales centroamericanos, no. 7, Panamá, noviembre– diciembre 2003.  

Miró, Rodrigo: Itinerario de la Poesía en Panamá,  Autoridad del Canal de Panamá, Biblioteca de la Nacionalidad, Panamá. 1999.  

________________: "Noticia sobre el teatro en Panamá"; en Revista Lotería, no. 183, Panamá, feb. 1971.  

________________: Literatura Panameña. Origen y proceso. [1970];  Impr. Trejos Hermanos : ] San José, Costa Rica. 2ª. Ed, 1972.

________________: Prólogo de La política del mundo de Víctor de la Guardia y Ayala,  Panamá: Asamblea Nacional, 2002.  

Montiel Argüello, Alejandro: "Don Víctor de la Guardia"; en Revista de la Academia de Geografía e Historia de Nicaragua, T. XXXIX, Año de 1971, Managua, Nicaragua, C. A.  

Rodríguez, Héctor: "Génesis del Teatro Panameño Actual"; en Revista Universidad Nº 46, Universidad de Panamá, 1992.  

Semanario del Nuevo Reino de Granada; Volumen No. 22 de la Biblioteca de Cultura Colombiana, Bogotá, 1942.  

Vásquez Quirós, Margarita: La política del mundo, primera obra de teatro panameña, Trabajo de graduación para la licenciatura en Filosofía, Letras y Educación. Universidad de Panamá, Facultad de Filosofía, Letras y Educación, 1961.