Unión de Escritores y Artistas de Cuba

Música, Teatro, Artes Visuales, Literatura, Radio y TV, Danza, Cuba

Unión Nacional de Escritores y Artistas de Cuba (UNEAC). Organización social con fines culturales y artísticos donde se agrupan, con carácter voluntario y siguiendo un principio de selectividad de acuerdo con su currículum creativo, los escritores y artistas cubanos y, excepcionalmente, los de otros países del mundo

Fundada el 22 de agosto de 1961 –como resultado de las decisiones del Primer Congreso Nacional de Escritores y Artistas de Cuba, celebrado en La Habana–, la UNEAC fue presidida durante 18 años por el Poeta Nacional de Cuba, Nicolás Guillén, y desde sus momentos fundacionales ha sido tutelada por otros artistas de reconocido prestigio en todos los ámbitos de la cultura, como Alejo Carpentier, José Lezama Lima, René Portocarrero, José Antonio Portuondo, Alicia Alonso, Roberto Fernández Retamar, Lisandro Otero, Argeliers León, Graziella Pogolotti, Abel Prieto, Carlos Martí o Miguel Barnet.

Como parte de sus principales objetivos, la UNEAC debe estimular, proteger y defender la creación intelectual y artística cubana, además de reconocer la más amplia libertad de la creación; favorecer el estudio, la valoración crítica y difusión, tanto nacional como internacional, de las obras representativas de la cultura cubana; participar en la defensa de la humanidad, de la diversidad cultural, de la integración latinoamericana y caribeña, en contra de la banalización y mercantilización de la cultura y el arte. Entre sus funciones, la UNEAC debe estimular las relaciones sociales y de trabajo entre los creadores cubanos de las diversas manifestaciones; velar por los derechos profesionales de todos y cada uno de sus miembros; propiciar el desarrollo y la institucionalización de un ordenamiento legal que proteja los derechos de la creación intelectual y artística; impulsar a través de debates, foros, seminarios, talleres, festivales, concursos y otras formas de promoción, tanto en Cuba como en el exterior, el desarrollo cultural de sus miembros y de todo el pueblo; organizar formas de contacto y diálogo entre los escritores, los artistas y el público; ofrecer información especializada a través de publicaciones, servicios bibliotecarios e informáticos, viajes de estudio y becas; contribuir a la formación de nuevos talentos artísticos y literarios; mantener relaciones de cooperación con las instituciones estatales y las organizaciones sociales, políticas y de masas; influir en los medios de difusión masiva con el objetivo de que se contribuya a la formación cultural integral del pueblo cubano; propiciar el intercambio de nuestros creadores con los de otros países; desarrollar la amistad, colaboración y vínculos estables con personalidades, instituciones culturales, universitarias, fundaciones y organizaciones de creadores de todo el mundo que permitan la realización de los proyectos culturales, especialmente con América Latina y el Caribe; y estimular el desarrollo, fortalecimiento y difusión de las manifestaciones culturales populares y comunitarias.

La UNEAC está estructurada, de acuerdo con el perfil profesional de sus miembros, en cinco Asociaciones Nacionales –la de Escritores, la de las Artes Plásticas, la de la Música, la de las Artes Escénicas y la de los Medios Audiovisuales y la Radio–; mientras que en los Comités Provinciales y los Comités Municipales se agrupan todos los miembros de la UNEAC que residen permanentemente en su territorio. En 1994 la UNEAC se enriqueció con la Dirección de Cultura Comunitaria, destinada a contribuir desde una perspectiva sociocultural al desarrollo de la sociedad cubana. Entre los propósitos de esta Dirección se encuentra el de potenciar la participación activa de artistas y escritores en los procesos de creación, apreciación y promoción artística y literaria en las comunidades, a través del Movimiento de Coordinadores en Ciudad de La Habana y de los Comités Provinciales de la UNEAC en todo el país.

En particular, la presidencia de esta organización consta de 30 miembros, incluidos un presidente, un vicepresidente primero, cinco vicepresidentes, los presidentes de las Asociaciones Nacionales, dos secretarios, los presidentes de los catorce Comités Provinciales y dos miembros sin cargo. Por otra parte, el Congreso de la UNEAC, que se reúne cada cinco años, es el órgano superior de esta organización y debe estar integrado por delegados elegidos democráticamente mediante el voto universal, directo y secreto. En abril de 2008 al clausurarse el Séptimo Congreso de la UNEAC  resultó electo como presidente Miguel Barnet, quien ha sido reelecto y funge en ese cargo hasta la actualidad.

La labor editorial se encuentra entre las acciones culturales desarrolladas por la UNEAC con resultados significativos. Ediciones Unión, con más de cuarenta años de efectivo funcionamiento y con varios miles de títulos publicados, es la casa editorial de la UNEAC y por tanto se especializa en la difusión de la obra de sus miembros, sin descartar la de figuras cimeras de la literatura cubana que, por su importancia, merecen ser reeditadas. Entre las colecciones literarias que ha implementado Ediciones Unión sobresalen Premio, donde se incluyen títulos galardonados en el sistema de concursos de la UNEAC; La Rueda Dentada, concebida según los parámetros del libro de bolsillo y con cuidada calidad de diseño e impresión; y Contemporáneos, que recoge publicaciones de autores imprescindibles en el panorama cultural cubano.

Como parte de esta amplia actividad editorial, la UNEAC dispone desde 1962 de dos publicaciones periódicas que son, a su vez, los órganos fundamentales de difusión de esta institución, es decir, sus voceros regulares. Se trata de las revistas culturales La Gaceta de Cuba y Unión, en las cuales han figurado, desde su fundación, relevantes intelectuales y artistas cubanos, directores, redactores, editores o diseñadores. En sentido general, estas revistas han publicado todo tipo de textos: poemas, cuentos, capítulos de novelas y fragmentos de piezas teatrales; crítica artística y ensayos sobre literatura, cine, artes plásticas, teatro, música; discursos, homenajes, entrevistas, conversatorios, crónicas, etc. Aunque en sus páginas también se han incluido algunas colaboraciones extranjeras, en general estos espacios han tenido como interés fundamental la polémica sobre temas centrales de la cultura nacional y la difusión del mejor arte cubano.

Entre las distinciones que otorga la decana institución cultural se encuentran: Miembro de Mérito, Miembro de Honor, el Diploma Nicolás Guillén y la Distinción Majadahonda.

 

Bibliografía

Carpentier, Alejo: “Informe al I Congreso de Escritores y Artistas Cubanos”, en Casa de las Américas, año II, no. 8, La Habana, septiembre-octubre, 1961, pp. 18-25.

Chaple, Sergio: “Transformaciones en el proceso literario debidas al hecho revolucionario. La vida literaria en el lapso historiado”, Instituto de Literatura y Lingüística “José Antonio Portuondo Valdor”, Historia de la literatura cubana, tomo 3, Editorial Letras Cubanas, La Habana, 2008, pp. 5-39. 

Declaración final del I Congreso de Escritores y Artistas Cubanos”, en Casa de las Américas, año II, no. 8, La Habana, septiembre-octubre, 1961, p. 29.

Guillén, Nicolás: “Informe al I Congreso de Escritores y Artistas Cubanos”, en Casa de las Américas, año II, no. 8, La Habana, septiembre-octubre, 1961, pp. 3-17.

“Unión de Escritores y Artistas de Cuba”, Instituto de Literatura y Lingüística “José Antonio Portuondo Valdor”, Diccionario de la literatura cubana, Editorial Letras Cubanas, La Habana, 1984, pp. 1044-1046.

“Resolución del I Congreso de Escritores y Artistas Cubanos”, en Casa de las Américas, año II, no. 8, La Habana, septiembre-octubre, 1961, pp. 28-29.