Sol Pinelli

Radio y TV, Cuba

Sol Pinelli (María de la Soledad Piniella Vázquez de Mella, 1903-1991). Actriz, cantante y directora artística del teatro, la radio y la televisión cubanos.

Nació el 6 de enero de 1903. De origen español, vino a Cuba acompañando a sus padres Soledad Vázquez y Germán Piniella, y a sus hermanos Valentín, Eduardo y Rafael, provenientes de Cangas de Onís, Asturias alrededor de 1905.

Su nombre aparece siempre junto al de su hermano menor Germán Pinelli, quien nació en Cuba en el año 1907, y junto a ella fue una destacada figura de la radio y la televisión cubanas. Germán fue locutor por excelencia, animador de programas radiales y televisivos, artista de los cuatro medios: cine, teatro, radio y televisión; pianista y cantante de variedades, ganador de varios premios OTIS y de uno especial al mejor locutor de habla hispana que se le otorgó en España en el año 1967. Los inicios de Germán fueron bajo la guía de Sol Pinelli.

Durante su juventud Sol Pinelli hizo teatro. En 1925, con Germán, se enroló en la aventura de una gira por toda la Isla con una compañía teatral, donde ella actuaba, cantaba y declamaba. 

En 1931 viajó a Hollywood junto a un grupo de músicos cubanos encabezado por Ernesto Lecuona, con motivo de la producción musical de la Metro Goldwyn Mayer (MGM) The Cuban Love Song, dirigido por W. S. Van Dyke e interpretada por Lawrence Tibbett, Lupe Vélez y Jimmy Durante, en la que Lecuona apareció con la Orquesta de los Hermanos Palau. Allí, Sol conoció a Buster Keaton y el encuentro fue inmortalizado en una fotografía donde el actor norteamericano posa con su cara triste y su rostro estereotipado bailando junto a Sol Pinelli.

Entre 1926 y 1931 se presentó con la compañía de Jaime Prats, integrada, entre otros, por Leopoldo Fernández, Federico Piñero, Candita Quintana y Miguel de Grandy, en el cine Actualidades, el cual funcionó como teatro y tuvo su propia compañía de zarzuelas.

A todo lo largo de su carrera llegó a ser admirada por muchas personas a través de los programas radiales y televisivos en los que trabajó. Sus méritos y talentos la ubicaron entre las primeras figuras del drama en las dos cadenas radiales más importantes de la isla: la CMQ y la RHC Cadena Azul, emisora en la que Sol era una de las cinco actrices con contrato exclusivo y percibía uno de los salarios más elevados.

En 1933 trabajó como actriz en el cuadro de comedias de Radio Autran CMYC, una de las emisoras más famosas de la época, que fue después el embrión de RHC, Cadena Azul. Allí fue colega de otros actores de reconocimiento como Marcelo Agudo y Pilar Bermúdez.

A finales de la década del treinta, actuó y dirigió el programa El rincón criollo, patrocinado por los cigarros “Regalías el Cuño” en la emisora CMQ en Monte y Prado. Era un programa campesino de corte dramático que inicialmente se había presentado como una atracción dentro de La Corte Suprema del Arte, espacio de impulso renovador en el que el triunfo de los artistas se definía por el aplauso del público, pero ganó relieve en un breve lapso de tiempo, pues se popularizó rápidamente debido a sus críticas al gobierno de turno. El rincón criollo giraba en torno a una familia campesina, se escenificaban guateques con boleros, guarachas y sones montunos y contaba con un elenco de altos quilates artísticos, en el que se encontraban Emilio Medrano (coprotagonista de Sol Pinelli), Marisol Alba, Carlos Badías, Asunción del Peso, Yeyo Arias, Vicente Morín, Natalia Herrera y Clavelito, entre otros. En varias ocasiones Sol Pinelli bailó el zapateo en el estudio con Vicente Morín de compañero. Muchos la recuerdan bailando también con Armando Mario, con quien hiciera una pareja de baile que gozó de mucha fama.

Durante estos años trabajó como actriz en El suceso del día, junto a Xiomara Fernández, Otto Sirgo y Miguel Llao, bajo la dirección de Guillermo de Mancha. Actuó también, junto a Xiomara Fernández, Enriqueta Sierra, Carlos Badías, y Guillermo de Mancha, en Dramas de la guerra, con guion y dirección del destacado novelista cubano Alejo Carpentier. Fue miembro del elenco del serial Míster Chan con libreto de José Ángel Buesa. Dirigió El destino está en tus manos, escrito por Gaspar Arias; y El alma de las cosas de Juan Herbello. En este último tuvo su primer papel dramático Armando Fernández Soler, Cholito.

En 1947, fue una de las pocas actrices que la Cadena Azul contrató de forma especial, a la vez que se ubicó entre las directoras catalogadas como Clase A. Fue pionera de la dirección radial en Cuba, junto a Cuqui Ponce de León.

Fue directora y primera actriz de los bloques de novelas de la CMQ. En la propia CMQ dirigió espacios musicales como el estelar Estrellas en la tarde, que se presentó en el Estudio 2 de Radiocentro, en vivo y con público, a finales de la década de los cincuenta. Este programa le dio la oportunidad de conocer y compartir con destacadas figuras de la escena internacional que actuaron allí como Pedro Infante, Pedro Vargas, Miguel Aceves Mejías, Silvia Pinal, Demetrio González y Jorge Negrete.

A lo largo de la década del cincuenta dirigió también Teatro para el Oyente, desde marzo de 1954 a marzo de 1955, que salió al aire los domingos a las ocho y media de la noche, para el que Luis Manuel Martínez Casado adaptó grandes joyas del teatro universal. En abril de 1955 el espacio reapareció  nuevamente bajo la dirección de Sol Pinelli, esta vez como Teatro Dominical, los domingos entre ocho y nueve de la noche, y continuó difundiendo obras teatrales. En 1959 se mantenía con un elenco estelar entre los que se destacaron Pilar Bermúdez y Marcelo Agudo.

También fue la productora y directora de Teatro CMQ RADIO. Este programa se caracterizó por presentar adaptaciones del teatro universal y se transmitió desde junio de 1956, de lunes a sábado en horario nocturno. Se inició con Nuestra Natacha, de Alejandro Casona. Actuaron como locutores del programa, Fernando Núñez de Villavicencio y Rafael Fábregas.  El resultado le valió a Sol Pinelli el título de Productora/Directora radial más destacada en 1956.

Varios de los actores, locutores y profesionales de la radio (Adela Escartín, Xiomara Fernández, Natalia Herrera, Fela Jar, Manuel Villar, entre otros) trabajaron con ella a lo largo de estos años y más tarde la han recordado como la directora íntegra y experta que exigió disciplina con su ejemplo personal.

Sol Pinelli realizó el programa Cantos a pueblos y ciudades de Cuba, que conquistó notable popularidad en toda el país y para el cual Eduardo Saborit escribió la canción "Conozca a Cuba primero", una de sus más bellas y famosas composiciones.

Fue la protagonista de un episodio memorable en la lucha contra la discriminación racial. En mayo de 1952 se unió a la protesta del boricua Bobby Capó, quien rompió las barreras discriminatorias que pretendía imponer el circuito CMQ, en ese momento el más importante del país. La emisora pretendía no difundir al autor Luis Marquetti, por el color de su piel. Capó debía actuar y hacer grabaciones para la firma disquera SEECO, de Nueva York e incluyó "Deuda", un tema del mencionado Marquetti en su primera presentación. Un empresario de la radioemisora manifestó su inconformidad. El intérprete reaccionó vigorosamente y condicionó su actuación a la inclusión de dicho bolero. La firme posición de Sol Pinelli y Capó obligó al empresario a incluir el número en el espacio, aunque sin reflejarlo en el reporte oficial. Capó rechazó la propuesta empresarial.

En 1961, luego del triunfo de la Revolución Cubana se incorporó al esfuerzo del pueblo cubano en la Campaña de Alfabetización junto a otros artistas reconocidos como Eloísa Álvarez Guedes, Yolanda Pujols, Alicia Fernán, Juan Carlos Romero, y Gina Cabrera.

A partir de los años sesenta continuó una intensa vida artística. En radio dirigió novelas junto a Julio Lot, director de la Novela cubana, y Esmeralda Fernández en CMQ y Radio Liberación. De esos años se recuerdan títulos como Caso de archivo, Mil años de soledad y Juan Pampiro Timbereta. Estuvo dirigiendo hasta los años noventa, cuando se enfermó y no pudo continuar trabajando, luego de décadas de trabajo sostenido que la convirtieron en uno de los pilares fundamentales de la radio cubana.

Falleció en La Habana, el 13 de agosto de 1991.

Tras la culminación del VII Congreso de la Unión Nacional de Escritores y Artistas de Cuba (UNEAC), surgieron doce nuevos premios internacionales nombrados en honor a grandes personalidades de la cultura cubana como Dora Alonso, Korda, Harold Gramatges, Tomás Gutiérrez Alea, Dulce María Loynaz, Miguel Matamoros, Josefina Méndez, Amaury Pérez García, René Portocarrero, Raquel Revuelta y Enrique Santiesteban. El premio de radio recibió el nombre de Sol Pinelli. 

 

Bibliografía

Bracero, Josefa: Voces que se escuchan, Letras Cubanas, La Habana, 2002.

López, Luis Oscar: La radio en Cuba, Letras Cubanas, La Habana, 1998