Ricardo Alegría

Historia, Ciencia, Educación, Puerto Rico

Ricardo Enrique Alegría Gallardo (1921-2011). Historiador, arqueólogo y educador, considerado el primer antropólogo profesional puertorriqueño. Principal restaurador del patrimonio histórico de Puerto Rico.  

Ricardo Alegría nació en el Viejo San Juan (Puerto Rico) el 14 de abril de 1921. Sus padres fueron Luisa Celestina Gallardo Veronne, de una antigua familia sanjuanera de Loíza, y José S. Alegría, abogado y periodista, uno de los fundadores del Partido Nacionalista Puertorriqueño. Su casa natal, era sitio de tertulias de destacados intelectuales y personalidades como el líder independentista Pedro Albizu Campos.

Ricardo Alegría comenzó su educación en una escuela pública del Viejo San Juan. En 1939, dejó sus estudios en el Instituto Politécnico de San Germán e ingresó en la Universidad de Puerto Rico (UPR), recinto de Río Piedras, para cursar el bachillerato. En dicha institución fue fundador y secretario del Consejo de Estudiantes, donde creó, junto a Luis Muñoz Lee, la revista Caribe (1940), para la divulgación de la cultura e historia de Puerto Rico.

En 1941 ganó el Premio del Ateneo Puertorriqueño en un concurso sobre historia nacional. Por entonces se interesó por la Antropología y la Arqueología, organizando grupos estudiantiles para realizar exploraciones por la isla. Al año siguiente viajó a Estados Unidos para estudiar Antropología en la Universidad de Chicago. Como parte de su formación, realizó excavaciones arqueológicas y residió un tiempo en la reserva de indios Winnebago de Wisconsin. También asistió a un curso-taller de Museografía en el Museo de Historia Natural de Chicago.

Concluida su Maestría en Antropología, con especialización en Arqueología, regresó en 1946 a su tierra natal, tras recorrer varios museos de Estados Unidos y conseguir donaciones de piezas de valor arqueológico y etnológico para el Museo de la Universidad de Puerto Rico. Nombrado director de esta institución universitaria, cuyo nombre cambió por el de Museo de Historia, Antropología y Arte, condujo este centro a documentar la historia precolombina de Puerto Rico y en el primer museo de Arte de la isla. Por esa época se casó con Mela Pons, con la que tuvo dos hijos: Ricardo y José Francisco. Su esposa no solo colaboró con Alegría en la ilustración de sus libros, sino también lo apoyó en el montaje de exposiciones y colecciones.

A la par de su trabajo en el Museo, Alegría se desempeñó como profesor del Departamento de Historia de la Universidad de Puerto Rico, donde fue Catedrático de Antropología e Historia hasta su jubilación en 1976. En la educación superior fue también responsable de la creación del Centro de Investigaciones Arqueológicas y Etnológicas, que desarrolló excavaciones científicas en Luquillo, Loíza, Utuado y Ponce. En Loíza, en la Cueva de María la Cruz, descubrió la primera evidencia material de la cultura preagrícola y preceramista en Puerto Rico. Por otro lado, en el yacimiento de Hacienda Grande encontró los restos más remotos de los primeros agricultores que poblaron la isla, denominada Cultura Hacienda Grande.

En 1950 Ricardo Alegría ganó el Premio en el Concurso de Reportajes del Mundo Hispánico con “Fiesta de Santiago en Loíza”, lo que le permitió publicar después su primer libro La fiesta de Santiago Apóstol en Loíza (1954). Este texto sirvió de base para el documental “Las fiestas de Santiago Apóstol en Loíza Aldea”, dedicado a resaltar las contribuciones de la cultura afropuertorriqueña, considerado el primer documental a color filmado en Puerto Rico.

Los resultados de sus rigurosas y prolíferas investigaciones arqueológicas, antropológicas e históricas sobre el pasado precolombino de su país y del posterior mestizaje cultural con los componentes hispanos y africanos, Alegría los dio a conocer en diversos artículos, libros y conferencias. Entre sus primeros ensayos sobresalen: Cacicazgo among the aborígenes of the West Indies (1947) y La población aborigen antillana y su relación con otras áreas de América (1948). Muchas de sus investigaciones se publicaron en prestigiosas revistas académicas, como su artículo West Indian Cultural Traditions”, dado a conocer originalmente en el Bulletin of the Philadelphia Anthropological Society (1953).

El amplio dominio de Alegría sobre el pasado precolombino de su tierra natal lo volcó en un libro de texto de historia y antropología para la enseñanza elemental. Esta obra, titulada Historia de nuestros indios, publicada en 1950, la dedicó a la formación de las nuevas generaciones de puertorriqueños y fue patrocinada por el Departamento de Instrucción Pública de Puerto Rico. Escrita con gran rigor, adecuado a un texto de divulgación general, el libro fue enriquecido con ilustraciones por su esposa Mela Pons.

En 1953 Alegría obtuvo una beca de la Fundación Guggenheim de Estados Unidos que le permitió hacer su doctorado en Antropología en la Universidad de Harvard. Su tesis, basada en una rigurosa investigación, fue dedicada al estudio del juego de pelota en las Antillas, sobre la base de evidencias arqueológicas halladas en Puerto Rico.

En 1955 pasó a dirigir el recién fundado Instituto de Cultura Puertorriqueña. Bajo la experta dirección de Ricardo Alegría, que se extendió por casi dos décadas, la nueva entidad enfiló su desempeñó al desarrollo de una visión antropológica nacional fundamentada en la integración del folclor, la historia, el arte, la literatura, la música y el teatro, a la vez que desarrollaba un sólido programa de conservación y renovación del Viejo San Juan. La meritoria labor del Instituto de Cultura Puertorriqueño en el fomento y conservación del patrimonio histórico y arquitectónico nacional, así como a la divulgación de la cultura boricua, se expresaron, entre otros resultados, en la organización del Archivo General de Puerto Rico, la catalogación sistemática de los documentos históricos puertorriqueños en los archivos españoles, la creación de la Biblioteca General, así como la restauración del más importante centro ceremonial indígena del área antillana en Caguana, Utuado. Entre sus logros deben también mencionarse la fundación de la Escuela de Artes Plásticas de Puerto Rico, el establecimiento de los Festivales de Teatro Internacionales y de Vanguardia Puertorriqueños, la organización de la célebre Bienal del Grabado Latinoamericano, de la Escuela y los Talleres de Artes Plásticas, así como el primer ballet folclórico de Puerto Rico, denominado Areyto. A ellos hay que añadir la apertura de quince nuevos museos sobre diversas manifestaciones de la cultura en toda la isla y la recuperación de algunos de los principales monumentos históricos y arquitectónicos del país, así como de la elaboración de la metodología para regular la restauración de residencias coloniales y preservar los valores artísticos y culturales del Viejo San Juan. 

Entre 1973 y 1976, Ricardo Alegría dirigió la Oficina de Asuntos Culturales del Estado Libre Asociado de Puerto Rico. Al término de esta importante responsabilidad pública, fundó en 1977 el Centro de Estudios Avanzados de Puerto Rico y el Caribe que dirigió hasta 2001. La nueva institución surgió con el propósito de modernizar y adecuar los estudios e investigaciones histórico-culturales a las más modernas técnicas y concepciones científicas. Bajo su dirección, esta institución –que fijo su sede en el antiguo seminario conciliar recién restaurado- se encaminó a ofrecer programas de maestría y doctorado en áreas de estudios relacionados con los aspectos sociales, culturales, artísticos, económicos e históricos puertorriqueños. Uno de sus últimos proyectos fue intentar conseguir que Puerto Rico, a pesar de no ser un país independiente, estuviera representado en la Organización de la Naciones Unidas para la Educación, la Ciencia y la Cultura (UNESCO).

Ricardo Alegría fue miembro de la Academia Puertorriqueña de la Lengua Española, la Academia Puertorriqueña de la Historia, la American Archaeological Society y el Movimiento en Defensa de los Derechos del Pueblo en Puerto Rico. Su constante interés por el legado arqueológico de los primeros pobladores de la isla antillana, le valió, entre otros muchos premios y distinciones, el galardón Cronic-Shield Award, otorgado por el National Trust for Historic Preservation, de los Estados Unidos. También le fue concedida la Condecoración Turismo del Gobierno de España (1959), el Premio Extraordinario Instituto de Puerto Rico en Nueva York (1982), la Medalla “Picasso” de la UNESCO (1993), en reconocimiento a su aportación al patrimonio cultural de la humanidad; la Distinción Humanista del año 1990 de la Fundación Puertorriqueña de Humanidades, el Premio de la Fundación Fernando Ortiz de Cuba (1998) y la Medalla Haydeé Santamaría de Casa de las Américas (2000). En de junio de 2011 la Asociación de Historiadores Latinoamericanos y del Caribe (ADHILAC) lo hizo Miembro de Honor, unos pocos días antes de su fallecimiento, ocurrido en San Juan de Puerto Rico el 7 de julio de 2011.

Ricardo Alegría es considerado el principal defensor de la cultura y la identidad nacional puertorriqueña, así como de sus valores esenciales, surgidos del sincretismo aborigen, africano y español. En la propia capital de Puerto Rico se levanta en su honor la escultura de “El ángel guardían del Viejo San Juan”, en la plazoleta que lleva su nombre.

 

Bibliografía Activa

Historia de nuestros indios, Versión Elemental, Departamento de Instrucción Pública, 1950.

La Fiesta de Santiago Apóstol en Loíza Aldea, Prólogo de Fernando Ortiz, Colección de Estudios Puertorriqueños, San Juan de Puerto Rico, 1954.

El Instituto de Cultura Puertorriqueña: Los primeros cinco años. 1955-1960, Instituto de Cultura Puertorriqueña, San Juan de Puerto Rico, 1960.

Como texto adjunto se puede consultar la relación ampliada de esta bibliografía

Bibliografía Pasiva

Hernández, Carmen Dolores: Ricardo Alegría, Una Vida, Editorial Plaza Mayor, San Juan de Puerto Rico, 2002.

Reina Pérez, Pedro Ángel: La semilla que sembramos, Editorial Cultural, 2003.

Rivera Quiñones, Eladio: “Semblanza de Ricardo E. Alegría: Héroe de la Cultura Puertorriqueña”. Revista Dominicana de Antropología, Museo del Hombre Dominicano. http://www.svsu.edu/~kerman/MHD/Boletin-Publicaciones-Cultura/Semblanza.pdf