Ricardo Adolfo de la Guardia Arango

Política, Panamá

Ricardo Adolfo de la Guardia Arango (1899-1969). Político panameño. Presidente de la República de Panamá en el período de 1941 a 1945.

Ricardo Adolfo de la Guardia nació el 14 de marzo de 1899 en la ciudad de Panamá.   Sus padres fueron Camilo de la Guardia y Raquel Arango, de cuya unión nacieron Raquel, Elia, Camilo, Roberto, Ana y Ricardo Adolfo. Camilo de la Guardia fue comerciante, asociado en varios almacenes y en la compra y venta de maderas con los señores Ramón Jiménez, Camilo Quelquejeau y Manuel Cucalón.  También estableció una empresa comercial en sociedad con su hermano Roberto y su cuñado, el doctor Augusto S. Boyd.

En el año 1943 se casó en segundas nupcias con Carmen Estripeaut. De aquella unión nació su hija Aminta.

Desde su infancia Ricardo Adolfo de la Guardia mostró gran fortaleza, pues padecia de una dolencia en la pierna derecha que no le permitió caminar hasta los dieciocho años.  Fue atendido por el Dr. Ciro Urriola a lo largo de dos años, y luego fue operado en un centro médico de Pittsburgh, Estados Unidos, con lo que consiguió una discreta mejoría. Posteriormente, el doctor Fred H. Albee, en Maine, Estados Unidos, le hizo un reajuste de las coyunturas óseas lesionadas.

Aprendió las primeras letras con la guía de la Srta. Estefanía Cervera. Fueron sus preceptores los profesores Agustín Torres y Nicolás Victoria Jaén.  Realizó estudios secundarios en el Colegio La Salle y en el Instituto Nacional.

De la Guardia se desempeñó como periodista y político. Ocupó diversos cargos públicos: Oficial Mayor de la Alcaldía del distrito capital, Jefe de Sección en la Alcaldía (1919), Gobernador de la provincia de Panamá (1936), Ministro de Gobierno -durante la primera administración del Dr. Arnulfo Arias Madrid- y Superintendente del Hospital Santo Tomás (1938-1940). Su principal reto fue asumir la más alta magistratura del Estado panameño en 1941, en el marco del golpe de Estado perpetrado al gobierno del Dr. Arias Madrid. Ricardo Adolfo de la Guardia fue parte importante en esa conspiración, que recibió apoyo de los servicios secretos de Estados Unidos.

Luego del golpe de Estado, y al momento de dimitir el segundo vicepresidente, Ernesto Jaén Guardia, ascendió Ricardo Adolfo de la Guardia a la primera magistratura de la nación el 9 de octubre de 1941, y la ocupó hasta el 15 de junio de 1945. Conformaron su gabinete de gobierno Camilo de la Guardia, como Ministro de Gobierno y Justicia; Octavio Fábrega, como Ministro de Relaciones Exteriores; José Antonio Sosa, como Ministro de Hacienda;  Víctor Florencio Goytía, como Ministro de Educación Pública; Ernesto Fábrega, como Ministro de  Agricultura, y Manuel Pino, en el cargo de Ministro de Salubridad y Obras Públicas.

Entre las medidas que le correspondió tomar luego del golpe de Estado de octubre al Dr. Arnulfo Arias Madrid, fueron las principales la supresión de la cuota política -consistente en la sustracción forzosa del cinco por ciento de los salarios de los empleados públicos para cubrir los gastos de la campaña política de 1940-, y un apreciable incremento de los ingresos para los empleados de más bajos salarios. También, la comisión asignada a las vendedoras de billetes de la Lotería Nacional, que aumentó en un 6%.

Su  programa de gobierno fue exitoso en la medida en que cooperó con Estados Unidos durante la Segunda Guerra Mundial, en calidad de aliado contra el bloque de los países del eje conformado por Japón, Alemania e Italia. El 12 de diciembre de 1941, el gobierno nacional recibió de la Asamblea Legislativa la autorización requerida para dar a conocer una declaración de guerra a Alemania e Italia. En el contexto de la conflagración bélica y con pretexto en la defensa del Canal, Ricardo Adolfo de la Guardia cooperó con Estados Unidos en su política exterior, suscribiendo el convenio Fábrega-Wilson, de 18 de mayo de 1942, que concedía a ese país la instalación de ciento treinta y cuatro bases militares, aéreas y navales en la República de  Panamá.

El  programa de modernización del Estado panameño que puso en marcha el gobierno de De la Guardia fue amplio e integrador. En el campo económico logró la tecnificación de la agricultura.  Con el fin de apoyar esa finalidad fue construida la carretera de David a Boquete, terminada en 1943. Se desarrolló un plan agrícola para la provincia de Los Santos, mediante el cual se distribuyeron 6 594 hectáreas de tierra que beneficiaron a 1 082 agricultores -gracias a la expropiación previa de 5,122 hectáreas de tierras de propiedad particular-;  4,000 de esas hectáreas estaban ubicadas en el fértil distrito de Tonosí. Se crearon cooperativas agrícolas, y, en 1942, el plan de reparto de tierras llegó a abarcar 28,820 hectáreas en toda la República. 

La salud pública fue otra preocupación primordial de Ricardo Adolfo de la Guardia, quien fundó el Hospital de Tuberculosos, que, luego, se trasladaría al pueblo de Chorrera, cercano a la ciudad de Panamá, con el nombre de Hospital Nicolás Solano. 

También se abrieron caminos, se tendieron puentes, se pavimentaron calles, se ensanchó  la vía España en la ciudad de Panamá y se construyó el tramo de carretera que va de Carrasquilla a Panamá Viejo, en la ciudad de Panamá. 

En cuanto a la educación –otro de los principales objetivos de De La Guardia- se construyó gran cantidad de escuelas: en San Lorenzo, Las Lajas, San Juan de Chiriquí, Pinogana, Yaviza y Camogantí. Además, se reanimaron y ampliaron edificios requeridos para usos administrativos en las esferas de bienestar social y desarrollo del país.

Bajo su gestión fueron mejorados los cuarteles de policía y las cárceles del país, y se estableció una sección especial para mujeres delincuentes en Panamá y Los Santos. También se fundó el Banco de Urbanización y Rehabilitación (BUR, luego conocido como INRE), que contribuyó a la edificación de viviendas y concedió préstamos para construcciones e instalaciones, dotándolas de electricidad, agua y alcantarillado.

Se construyeron instalaciones para albergar las agencias de la Lotería Nacional, Rentas Internas, Banco Nacional, y Correos y Telégrafos. Se edificó un cuartel de policía en David, un matadero de reses en San Francisco de Veraguas, casetas para las plantas eléctricas de Otoque, Las Lajas, Ocú y Chame. Se construyó el Palacio de Justicia de Penonomé, y se repararon la cárcel modelo y el cuartel de policía de la ciudad de Panamá.  Se erigió un edificio para oficinas públicas en Las Tablas y se reparó la cárcel pública del lugar; se levantaron otros locales públicos y se acondicionaron la Casa Municipal de Los Santos, la telegrafía de Divisa, pueblo que se encuentra en el límite entre las provincias de Herrera y Veraguas, los graneros ubicados en este mismo lugar, el gimnasio de la escuela “Juan Demóstenes Arosemena”, en Santiago de Veraguas; el depósito de alcoholes y el cementerio de David, en la provincia de Chiriquí; la oficina municipal de San Carlos, en la provincia de Panamá; los cuarteles de Sabanitas y de Colón; el matadero de Chitré, en Herrera, y el parque municipal de Las Tablas, cabecera de la provincia de Los Santos.

Se instalaron plantas eléctricas en Otoque, pueblo situado en una isla del golfo de Panamá; en Pacora (Panamá Este); Arraiján y Chame (Panamá Oeste); Narganá (en Kuna Yala); Ocú (en Herrera); Bocas del Toro, Los Santos, Divisa y otros lugares; se trazaron, edificaron y levantaron calles, tanto en las ciudades de Panamá y Colón como en el interior. En la granja agrícola de David, Chiriquí, lo mismo que en la de Divisa, se hicieron viviendas para casados y casas típicas para solteros, además de edificarse gran número de bodegas. Se construyó un incinerador en La Chorrera y se reparó el Mercado de Antón.

Igualmente, se renovó la línea del acueducto de Pueblo Nuevo, Río Abajo y Monte Oscuro, lugares aledaños de la capital; se construyó el alcantarillado de la Chorrera y se instaló el acueducto de Chitré. Se perforaron en toda la República más de ciento cincuenta  pozos de agua de toda clase y tamaño.

Ricardo Adolfo de la Guardia supo aprovechar la situación particular por la que atravesaba el país durante la Segunda Guerra Mundial, para dar impulso a la industria y a la agricultura. Así, el 25 de junio de 1943 creó -por medio de la Escritura Pública 920 de la Notaría Primera del Circuito de Panamá- la empresa Cemento Panamá, industria de gran envergadura, cuyos fundadores fueron Augusto Boyd, Augusto S. Boyd Jr., Leopoldo Arosemena, Enrique Halphen, Augusto Guillermo Arango y Leopoldo Villanueva Mayer.

Entre otros logros de su gestión de gobierno, fue un precursor del voto femenino, pues mediante el Decreto No. 12, de 2 de febrero de 1945, dispuso que podría votar para la integración de la Convención Nacional Constituyente toda persona -varón o mujer- en pleno goce de sus derechos.  También promovió la fundación de la Biblioteca Nacional y organizó la Cruz Roja de la Juventud.

La Constitución de 1941, aprobada durante el gobierno de Arnulfo Arias, había reducido a siete  las provincias del país. El gobierno de Ricardo Adolfo de la Guardia restableció las nueve provincias en que antes se dividía, restituyendo a la provincia de Los Santos y la de Darién.

Mediante el Decreto No.4 de 29 de diciembre de 1944, el presidente De la Guardia convocó una Convención Nacional que se reuniría en la ciudad de Panamá el día 15 de  junio de 1945 con el fin de redactar una nueva Constitución. Entre los juristas designados para la elaboración del ante-proyecto de Constitución figuraban Ricardo J. Alfaro, Eduardo Chiari y José D. Moscote. En 1945, la Asamblea Nacional Constituyente adoptó una nueva Constitución,y sus miembros eligieron como presidente de la República de Panamáa Enrique A. Jiménez, quien ejerció el cargo desde 1946 hasta 1948.

Ricardo Adolfo de la Guardia recibió un gran número de condecoraciones de países como México, Chile, Bolivia, Perú, Paraguay, Brasil, Ecuador, Venezuela y Honduras.

Murió el 29 de diciembre de 1969, en la ciudad de Panamá.

 

Bibliografía activa

Discurso pronunciado por el Excelentísimo señor presidente de la República, Don Ricardo Adolfo de la Guardia, en la inauguración de la Primera Conferencia de Ministros y Directores de Educación de las Repúblicas Americanas, el 26 de septiembre de 1943, Panamá, Imprenta Nacional, 1943.

Discurso del Excelentísimo Señor Presidente de la República, Sr. Don Ricardo Adolfo de la Guardia, en la Primera Conferencia de Ministros y Directores de Educación de las Repúblicas Americanas, Panamá, 27 de septiembre de 1943.

Manifiesto del Excelentísimo Señor Presidente de la República, Sr. Don Ricardo Adolfo de la Guardia, con motivo del decreto No. 4 de 29 de diciembre de 1944, por el cual se suspenden los efectos de la Constitución Nacional de 1941 y se convoca a una convención constituyente, Ministerio de Relaciones Exteriores, Panamá: [s.n.], 1945.

Manifiesto que dirige a la nación el Excmo. Sr. Presidente de la República, don Ricardo Adolfo de la Guardia, con motivo de su segundo año de administración: palabras dichas en la noche del 8 de octubre de 1943, por las radiodifusoras nacionales,Panamá, Imprenta Nacional, 1943.

Mensaje que el Excelentísimo Señor Presidente de la República, Don Ricardo Adolfo de la Guardia, dirige a la segunda Asamblea Nacional Constituyente en su sesión inaugural, de 15 de Junio de 1945, Poder Ejecutivo, Panamá, Imprenta Nacional, 1945.

Bibliografía pasiva

Araúz Monfante, Celestino A.; Pizzurno, Patricia: “Panamá durante la segunda guerra mundial. 1941-1945”; en Historia de Panamá, no.31, Panamá, La Prensa, (abr. 1993).

Figueroa Navarro, Alfredo: “Ricardo Adolfo de la Guardia: le tocó gobernar en uno de los lapsos más turbulentos de la primera mitad
de la vigésima centuria”; en La Prensa, domingo 26 de octubre de 2003.

Gasteazoro, Carlos Manuel; Araúz, Celestino A.; Muñoz Pinzón, Armando: La Historia de Panamá en sus textos, t. II (1903-1968), EUPAN, Panamá, 1980.

Segunda Asamblea Nacional Constituyente de la República de Panamá. Documentos históricos para las presentes y futuras generaciones, Imprenta Nacional, Panamá, 1945.

Tejeira, Gil Blas: Biografía de Ricardo Adolfo De la Guardia, Impresora Panamá, S.A., 1971.