Regla Torres

Deporte, Cuba

Regla Torres Herrera (1975). Sobresaliente jugadora cubana de voleibol. Tres veces campeona olímpica, dos veces mundial y cuatro titular de la copa del mundo. Elegida la mejor jugadora de voleibol del mundo en el siglo XX.

Regla Torres nació en la ciudad de La Habana el 12 de febrero de 1975. Comenzó a practicar el voleibol a los ocho años de edad. Participó con éxito en varios Juegos Escolares Nacionales. A sus catorce años, por sus extraordinarias dotes físicas y estable rendimiento, fue incorporada a la preselección cubana de ese deporte, pues su estatura de 1,91 metros y

sus condiciones la favorecían. Como bloqueadora y atacadora principal, fue miembro del equipo cubano en los Juegos Olímpicos de Barcelona, en 1992. Junto a sus compañeras, denominadas por el narrador deportivo cubano René Navarro "Las espectaculares Morenas del Caribe", logró eslabonar victoria tras victoria hasta conseguir la medalla de oro, por primera vez en la historia del voleibol cubano. Con solo diecisiete años, se convirtió en la medallista de oro más joven en la historia de los Juegos Olímpicos. Por tal motivo y por tener aún edad juvenil reglamentaria, participó al año siguiente en el Campeonato Mundial de esa categoría, celebrado en Brasil. Allí resultó la líder ofensiva del conjunto cubano, que logró el título tras derrotar 3-0 a Ucrania. Recibió, además, la distinción de mejor atacadora del torneo.

Sus progresos fueron en aumento, y en 1994 se convirtió en campeona mundial de mayores. En el Campeonato Mundial, celebrado nuevamente en Brasil, fue la mejor bloqueadora, y su equipo ganó el oro. Su desempeño resultó tan impactante, que en la votación de jugadora más valiosa le ganó a Mireya Luis, líder emocional del equipo cubano. Entonces empezó a brillar por otra faceta: su belleza. La Federación Internacional de Voleibol comenzó a publicitar su imagen, para atraer público a los estadios y practicantes a los gimnasios. Se impuso como el ideal de voleibolista por su cuerpo escultural y su espíritu de lucha. No obstante, ese mismo espíritu de lucha le costó una suspensión en el Grand Prix de 1996, cuando persiguió airada, por toda la cancha, a una jugadora brasileña.

En los Juegos Olímpicos de la ciudad estadounidense de Atlanta, en 1996, la selección cubana femenina de voleibol tuvo un mal comienzo. Perdió dos partidos, uno frente a Brasil y el otro ante Rusia. Sin embargo la reacción no se hizo esperar y, liderada por Regla Torres y otras figuras de altísimo nivel como Mireya Luis, Magalys Carvajal y Regla Bell, logró ganar los juegos restantes de la etapa clasificatoria, y obtener una vez más la medalla de oro.

En 1998, Regla Torres encabezó una vez más al equipo cubano en el Campeonato del Mundo que se celebró en Sao Paulo, Brasil, en el cual el conjunto perdió un solo set. Resultó elegida la más valiosa y mejor bloqueadora.

En los Juegos Olímpicos de Sydney, Australia, en el año 2000, las cubanas no eran favoritas, a pesar de haber triunfado en el Grand Prix de ese año. No obstante, alcanzaron su tercer título consecutivo en Juegos Olímpicos.

Cuatro años después de la cita de Sydney, Regla Torres no había anunciado su retiro oficial, aunque ya no realizaba prácticas. La selección cubana estaba conformada en ese momento por muchachas muy jóvenes y de gran calidad, y a la veterana le costaba gran esfuerzo igualar el nivel físico de aquellas. No había cumplido treinta años.

Entre sus trofeos aparecen, además de los títulos mencionados, las medallas de oro en la Copa Mundial de Japón de 1995, el Grand Prix de 1993 (mejor sacadora), la Copa de Campeones de 1993 (mejor recibidora), los Juegos Deportivos Panamericanos de La Habana de 1991 y de Mar de Plata, en 1995, y los Juegos Centroamericanos y del Caribe de Ponce (1993) y Maracaibo (1998). También las medallas de plata en los Grand Prix de 1994, 1996 y 1997 (mejor bloqueadora), la Copa de Campeones de 1997 y los Juegos Panamericanos de Winnipeg (1999), además de las medallas de bronce correspondientes a los Grand Prix de 1995 y 1998.

Atacadora central por excelencia, se destacó por su entrega y disciplina, tanto en las agotadoras jornadas de entrenamiento como en la cancha de juego. En la cúspide de su vida deportiva, a los veintiséis años de edad, se retiró del voleibol con doce años de partidos en la elite, las rodillas destrozadas y un saldo de tres cirugías.

Regla Torres fue una de las jugadoras más versátiles en la historia del voleibol mundial, dotada de una notable agilidad combinada con una estatura impresionante. Fue seleccionada en 2001 por la Federación Internacional de Voleibol (FIVB) como la jugadora más destacada del siglo XX.

 

Bibliografía

Forbes, Irene, Ana Maria Lujan y Juan Velázquez: Famosos y desconocidos. Cubanos en Juegos Olímpicos, Ediciones Unión, La Habana, 2003.

Forbes, Irene y Juan Velázquez: Elegidos por la gloria, Editora Científico-Técnica, La Habana, 2003.