Ramón H. Jurado

Teatro, Literatura, Periodismo, Economía, Panamá

Ramón Heberto Jurado (1921-1978). Narrador, principal exponente de la corriente “ruralista” en la narrativa y uno de los iniciadores de la renovación de la novela panameña a mediados del siglo XX. Ensayista y periodista.

Ramón H. Jurado nació el 29 de mayo de 1921 en Pocrí de Aguadulce, donde pasó su niñez. Fue hijo de Ricardo Miró, el Poeta de la Patria, y de Bertilda Jurado, cuyo apellido llevaría el escritor para honrarlo, a pesar de que el padre no le negara el suyo. Desde la adolescencia vivió en la ciudad de Panamá, donde realizó estudios de economía y se dedicó al periodismo. Su activismo político se incrementó a partir del Primer Congreso Nacional de Estudiantes, del cual surgió el Frente Patriótico de la Juventud, movimiento que reclamaba el saneamiento de la nación y la devolución del canal -en manos del gobierno estadounidense- al pueblo panameño. Este movimiento fue la semilla de relevantes conquistas institucionales y políticas. Jurado llegó a ser su Secretario General en 1951. Antes, de 1945 a 1946, se desempeñó como primer presidente de la Unión de Estudiantes Universitarios, filial de la Federación de Estudiantes de Panamá, la otra organización que tuvo su origen en aquel Congreso. También fue postulado como candidato a diputado por la Unión Nacional. Mientras participaba intensamente de la lucha política de entonces y se iniciaba en la vida laboral, era un lector voraz de los novelistas latinoamericanos más sobresalientes de entonces: Gallegos, Azuela, Rivera, Amado, Alegría -sin soslayar autores de otras latitudes.

Desempeñó su primer empleo como cajero del Banco Nacional, de 1942 a 1946. Posteriormente dirigió la imprenta La Moderna (1946-1947), hasta que fue nombrado en la Caja de Seguro Social, donde organizó y dirigió el Departamento de Créditos Hipotecarios. Esta experiencia se convertiría en la base de reflexiones que posteriormente canalizó a través del ensayo.

En 1960 pasó a laborar en el Instituto de Vivienda y Urbanismo (IVU). En ese período se construyeron los barrios populares de San Miguelito, La Locería, Villa Cáceres y otros. De allí, pasó como gerente al Banco de Crédito Popular, que hacía préstamos a personas humildes. También ejerció el cargo de Director de Cultura y Bibliotecas en el Ministerio de Educación. Finalmente, en 1974 fue designado Embajador de Panamá en Venezuela por el gobierno del General Omar Torrijos. Cuando concluía esas funciones diplomáticas, el 3 de noviembre de 1978, encontró la muerte de forma repentina.

Su labor como periodista fue abundante durante catorce años. De 1946 a 1947 se encargó, junto con Rodrigo Miró, de la dirección de la página literaria del “Suplemento Dominical” de El Panamá América. En 1948 comenzó a publicar, en La Hora, la columna titulada “Caligari”. En 1950, en el mismo diario, la columna “Camino Abierto”, que firmó con el seudónimo de Juan Cristóbal. Más tarde publicó la columna “El Ágora”, con el seudónimo de Erasmo de Roterdam. Entre 1952 y 1954 escribió la columna “De sol a sol”, en el diario Prensa Libre. En este periódico trabajó con Mario Augusto Rodríguez. Fue editor, junto a Jorge Franco, de la revista Tierra Firme. Junto a Carlos Iván Zúñiga transmitió, en 1952, el Radioperiódico “Libertad” por la Radio Panamericana; sufrió cárcel, y el programa fue clausurado por haber emitido opiniones contrarias al gobierno de José Antonio Remón Cantera. En el diario El Día redactó la columna “Puntos Cardinales”, y trabajó junto a Fabián Velarde.

Intelectual multifacético, escribió cuentos, novelas, tres obras de teatro -aún inéditas- y ensayos. Sus primeros cuentos, concebidos mientras era estudiante en el Instituto Nacional, aparecieron bajo el seudónimo de “Javier Campesino”. Once cuentos escritos entre 1942 y 1975, algunos publicados en la prensa, fueron recogidos en el volumen Un tiempo y todos los tiempos (1975), donde aparece “Piedra”, escrito en enero de 1944, claro antecedente de la cuarta novela escrita por Jurado: El desván (1954), donde se percibe la huella de la obra de Jean-Paul Sartre. Concebida dentro del ruralismo, San Cristóbal (1947), primera novela de Jurado, obtuvo el Premio del Ministerio de Educación en 1943, mientras que Desertores (1952) recibió el segundo premio del Concurso Miró en 1948. Esta segunda novela, según su autor, introduce la temática histórica dentro del movimiento ruralista. Una novela quedó inédita: En la cima mueren los suicidas (Tercer Premio Ricardo Miró, 1949).

Particularmente significativa fue la aparición de El desván, pues revela un cambio de signo estético en la novelística de Jurado, y también una consolidación de la renovación narrativa panameña —iniciada con Plenilunio (1947), de Rogelio Sinán— al ser concebida con presupuestos temáticos y composicionales afines al cambio del modo narrativo que ya era perceptible en la novela contemporánea de América Latina.

Los ensayos revelan sus preocupaciones como economista: La economía panameña frente a los mercados extraordinarios (1968), El Banco Hipotecario Nacional: estudio de un sistema (1968), y el volumen El lucro, constante dinámica en la conducta del hombre occidental (1970), seguido de El lucro, la escasez y la violencia (1972), son depositarios de reflexiones que brindan un nuevo punto de vista sobre el desarrollo social. Sus meditaciones filosóficas quedaron registradas en Descartes, Dios y la crisis (1954), texto que se centra en el pensamiento y actitudes del filósofo francés y sus consecuencias para la filosofía occidental. Desde el punto de vista del programa ideoestético de Jurado, resulta esclarecedor el ensayo “Itinerario y rumbo de la novela panameña”, concluido en 1953, a raíz de la conmemoración del cincuentenario de la fundación de la república.

También fue dramaturgo. Su obra Con la muerte en la mano recibió el Tercer Premio del Concurso Ricardo Miró en 1949, y dejó inéditas las piezas La otra cara de Dios y El invitado desconocido.

Con notable talento, se dedicó igualmente a la pintura, sobre todo en los años finales de su vida, y escribió varios boleros que fueron interpretados por Neville Chang con la Orquesta de Armando Boza. Murió en 1978, cuando viajaba desde Panamá a Caracas, en donde terminaba su período como Embajador de Panamá en la República de Venezuela.

En sus múltiples facetas, Jurado rindió un trabajo generoso y abundante. Sin embargo, es particularmente estimable la herencia que dejó, en la práctica, mediante sus ejecutorias en el IVU y en el Banco Hipotecario Nacional, como panameño ejemplar preocupado por el desarrollo de su pueblo. Pero, sobre todo en el campo literario, se destacó entre los escritores que vieron en la literatura un modo de rescatar el pensamiento netamente istmeño para proyectarlo en toda su bondad.

En el año 2009, el INAC realizó una exposición/homenaje al pintor Jurado en la Galería de artes Visuales, treinta y un años después de su muerte; y mediante la Resolución No. 049-DG/DAJ del mismo INAC, de 19 de febrero de 2009, el local ubicado en el Edificio PH Cinemas Plaza, en Aguadulce, recibió el nombre de Centro Cultural Ramón H. Jurado. Por otro lado, el premio ADEP de novela corta lleva el nombre del escritor y, en Paitilla, una avenida honra la memoria de este panameño.

 

Bibliografía activa

Cuento

"Orgullo de cholo"; en revista Épocas, Panamá, 15 de julio de 1947.

"Salinas", en revista Épocas, Panamá, 15 de marzo de 1949.

"El caso 62"; en revista Lotería no. 168, Panamá, noviembre de 1968.

Un tiempo y todos los tiempos, Instituto Nacional de Cultura, Panamá, 1975. (Consta de once cuentos: “Herenia, la lejana”; “Piedra”; “El Hilo de Sangre”; “El Meteorólogo”; “Salinas”; “De las cosas que ocurrieron cuando la incorregible Austroberta tapó la olla”; “Cruce de cartas”; “Perdiendo el Rastro”; “Calidonia 126”; “La última aventura de Godofredo”; “La casa en el cuarto siete”.) El Hilo de Sangre; La casa en el cuarto siete; Salinas; en revista Lotería, no. 275, Panamá, enero de 1979.

Novela

San Cristóbal, Ministerio de Educación, Imprenta Nacional, Panamá, 1947.

Desertores, Dirección General de Cultura y Bibliotecas, Imprenta Nacional, Panamá, 1952.

El desván, Editora La Tribuna, Panamá, 1954.

En la cima mueren los suicidas, (s/e) Colección Ricardo Miró, Panamá, 1949.

Ensayo

Itinerario y Rumbo de la Novela Panameña. El ruralismo como expresión ideológica; en El Panamá América, Año vigésimo noveno, Edición conmemorativa del Cincuentenario. Panamá, 2 de noviembre de 1953; y Librería Cultural Panameña, Panamá, 1978. (Contiene, además, los ensayos “Descartes, Dios y la crisis” y “El lucro, la escasez y la violencia”).

Descartes, Dios y la crisis, Editores Ferguson & Ferguson, Serie Cuaderno de Cultura Mensual. Panamá, s/f.

El Banco Hipotecario Nacional: estudio de un sistema, Imprenta Universidad de Panamá, Panamá, s/f.

La economía panameña frente a los mercados extraordinarios, Librería Cultural Panameña, Panamá, 1968.

"El lucro, constante dinámica en la conducta del hombre occidental"; en Revista Lotería, Núm. 192, Panamá, marzo de 1970; y Librería Cultural Panameña, Panamá, 1971.

Teatro

Con la muerte en la mano (Tercer Premio Ricardo Miró en 1949; inédita).

La otra cara de Dios (inédita).

El invitado desconocido (inédita).

Revista Lotería, Núm. 275, Panamá, enero de 1979. (Dedicada íntegramente a la obra de Jurado. Portada. Escritos de Ramón H. Jurado. El lucro, la escasez y la violencia. Itinerario y rumbo de la novela panameña. Un tiempo y todos los tiempos. Piedra. El hilo de sangre. ¡Salinas! La casa en el cuarto siete. San Cristóbal. Capítulo VIII. Desertores. Capítulo XII. El desván).

Bibliografía pasiva

Acevedo, Luis: "La literatura caribeña en el contexto latinoamericano"; en Revista Nacional de cultura, nos. 11-12 Instituto Nacional de Cultura, Panamá, 1979.

Barragán de Turner, Isabel: Letras de Panamá. Historia compendiada de la literatura panameña, Instituto de Estudios Nacionales. Universidad de Panamá, Panamá, 2008.

García S., Ismael: Historia de la literatura panameña, [1964] 3ª ed., Editorial Manfer S.A., Panamá, 1992.

Miró, Rodrigo: Aspectos de la literatura novelesca en Panamá, Impresora Panamá, Panamá, 1968. (También en R.M.: La literatura panameña (Origen y proceso), Imprenta Trejos Hermanos, San José, Costa Rica, 1972).

Morán Rovi, Anais: Novelistas panameños-1940-1959, Tesis para optar al título de Licenciada en Humanidades con especialización en Español, Universidad de Panamá, Facultad de Humanidades, 1986. Págs. 66 a 83, dedicadas a Ramón H. Jurado, Biblioteca “Simón Bolívar”, Universidad de Panamá.

Pulido Ritter, Luis: "En busca de la nación panameña: San Cristóbal, de Ramón H. Jurado, y Plenilunio de Rogelio Sinán", en Tareas, No. 121 (sept-dic.-2005); Centro de Estudios Latinoamericanos Justo Arosemena (CELA), Panamá, 2005.

Rodríguez Coronel, Rogelio: Prólogo a Desertores, Biblioteca Literaria Iberoamericana y Filipina, Agencia Española de Cooperación Internacional, Ediciones de Cultura Hispánica, Madrid, 1999.

____________________ y Margarita Vásquez: Contrapunto. Doce ensayos sobre la literatura en Panamá, Editorial Universitaria Carlos Manuel Gasteazoro, Universidad de Panamá, Panamá. 2008.)

Revista Lotería, no. 275, Panamá, enero de 1979. (Dedicada íntegramente a la obra de Jurado. Portada. Discurso ante la tumba de Ramón H. Jurado por Jorge Illueca. Monchi Jurado por Mario Velásquez). Universidad de Panamá.

Comentario crítico de la obra de Ramón H. Jurado, Imprenta de la Universidad de Panamá, Panamá, 1999. (Contiene: Jilma Noriega de Jurado: “Jurado y yo”; Rafael Ruiloba: “San Cristóbal o la estética de la conciencia nacional”: Ricardo Segura J.: “El alegorismo en la novela Desertores”; Franz García de Paredes: “La importancia de El desván en la narrativa panameña”; Arístides Martínez Ortega: “Respuestas y tesis de Ramón H. Jurado en su ensayo "Itinerario y rumbo de la novela panameña”).