Rafael María Merchán Pérez

Periodismo, Cuba

Rafael María Merchán Pérez (1844-1905). Periodista y escritor cubano. Fue activista político, editor, relevante crítico literario y el primer ministro plenipotenciario de la República de Cuba en el exterior.

Nació el 2 de noviembre de 1844 en la ciudad de Manzanillo, en el oriente cubano. Fue hijo de una criolla y un médico colombiano. En su adolescencia fue aprendiz de tipógrafo en la imprenta del primer periódico manzanillero, El Eco, cuyo propietario era Francisco Murtra. Allí surgió su interés por las letras.

Desde muy joven se dedicó al periodismo en su ciudad natal y en la de Bayamo, en la cual trabajó como cajista de la imprenta La Regeneración. Ingresó en el Seminario de Santiago de Cuba para iniciar estudios eclesiásticos, pero hacia 1860 desistió de ese empeño. Escribía entonces artículos para La Aurora y El Comercio.

En 1867, a sus veintidós años, se trasladó a La Habana, donde comenzó por desempeñarse como profesor en el colegio Santo Tomás. Más tarde ingresó en la redacción del periódico político El Siglo, exponente del reformismo, corriente a la cual se afilió. Tras el fracaso de la Junta de Información, el director de El Siglo, Francisco Frías Jacott, conde de Pozos Dulces, reestructuró la dirección del rotativo y Merchán se trasladó en 1868 al recién fundado El País. En este periódico, dirigido por el independentista Francisco Javier Cisneros, Merchán alcanzó renombre. Entre los trabajos que publicó en él se destacó "Laboremus" -voz latina de la cual, al parecer, se derivó el nombre de "Laborantes" que dieron las autoridades españolas a los propagandistas de la independencia. Asimismo, colaboró en La Opinión y, en 1869, en La Verdad.

También en 1869 Merchán fundó el periódico El Tribuno, de corta vida. Ya entonces las autoridades coloniales lo calificaban de independentista o "laborante". Amenazado de prisión y de muerte, emigró a Nueva York, en Estados Unidos.

En ese país se reunió con su amigo Cisneros y colaboró en la lucha por la independencia de Cuba. Se afilió a organizaciones separatistas de emigrados cubanos. Escribió para periódicos de perfil propagandista como La Revolución, órgano oficial de la Junta Cubana, cuya dirección asumió en 1870. En ese periódico protagonizó una polémica de carácter político con el poeta cubano Juan Clemente Zenea.

En el mismo año fundó y dirigió, en la mencionada ciudad estadounidense, Diario Cubano. Más tarde viajó a Europa. En 1874 colaboró en La Liberté y en Revista Latinoamericana.

Se trasladó a Colombia a finales de 1874 para encontrarse con Cisneros, quien le ofreció trabajo en la construcción del ferrocarril de Antioquia. Se estableció en esa nación, y llegó a ser el secretario particular del presidente colombiano, Rafael Núñez. Asimismo fue miembro honorario de la Academia Colombiana de la Lengua y secretario del Ateneo. Mantuvo su quehacer periodístico como colaborador de La Reforma, Repertorio Colombiano, La Estrella de Panamá, El Estudio, El Promotor(Barranquilla) y El Hispanoamericano (Panamá). Además, trabajó como redactor del periódico La Luz.

A la par de su labor periodística, Merchán se destacó como crítico literario, y en 1886 publicó en Bogotá sus trabajos en el volumen Estudios críticos. Entre los creadores destacados que Merchán investigó en ellos figuraron Juan Clemente Zenea y el escritor uruguayo Carlos Reyles. La obra de Merchán se caracterizó por ser fragmentada, aunque sus juicios se basaron en sus extensos conocimientos culturales. Se destacó más en la crítica que en la ensayística.

Lucía una particular capacidad para polemizar, de la cual legó importantes obras. Amaba la poesía; sin embargo, solo publicó un libro de poemas, Emociones, con versos de corte modernista, y otros de motivos políticos. Emociones salió a la luz en 1899, en Colombia, en una edición privada a la que solo accedió un número reducido de amigos.

Realizó trabajos de edición y recopiló y prologó varias obras, como A la memoria de Francisco Javier Cisneros. Entre sus traducciones sobresalió la del poema Evangelina, del escritor estadounidense Henry Woodsworth Longfellow. Editó además tres tomos de Folletines de La Luz, dos tomos de la Biblioteca de La Luz, un tomo de Mil anécdotas y diez tomos de FolletinesdeEl Correo Nacional.

Desde Colombia, Rafael María Merchán seguía el curso del devenir político de Cuba. Después del Pacto del Zanjón abrazó el autonomismo, como solución posible para su país, pues le parecía improbable la emancipación de España. Al estallar la Guerra de Independencia, en 1895, retomó los ideales de liberación y publicó, en 1896, el alegato Cuba: justificación de su Guerra de Independencia. Fungió como delegado del Partido Revolucionario Cubano en Colombia. Encauzó una campaña en la prensa colombiana a favor de la independencia de Cuba, en periódicos como Rayos X y Repertorio Colombiano.

En 1899 fue nombrado representante por Oriente a la Cámara Revolucionaria que se reuniría en Santa Cruz del Sur, en territorio habanero, pero no pudo trasladarse a Cuba.

Ese año, sus amigos en Colombia lograron que Merchán permitiera una edición comercial de su libro Emociones.

Demostró su clarividencia política en una carta dirigida a Juan Gualberto Gómez, fechada en mayo de 1901 con motivo de la imposición de la Enmienda Platt, en la cual intuyó que el gobierno de Estados Unidos tenía pretensiones imperialistas en relación con Cuba. En 1902 arribó a Santiago de Cuba, donde recibió homenajes.

Instaurada la República de Cuba, su primer presidente, Tomás Estrada Palma, designó a Merchán como ministro plenipotenciario en España, por lo que este se trasladó a Madrid en 1903. Para esa fecha padecía trastornos de salud, y tuvo que renunciar a sus funciones de diplomático. Por razones médicas viajó a París y a Londres. Regresó a España, para muy pronto trasladarse a Colombia.

Firmó sus obras con los seudónimos El Anotador literario, Benigno, Cauto, P.M. Casqueado, Jasón y Sportsman, en publicaciones de Colombia; empleó el de Un Cubano, en Estados Unidos; el de Huberto y las iniciales J.M.M., en textos publicados en Cuba.

Murió en la finca Boitá, de Guatavita, en Colombia, el 19 de marzo de 1905.

 

Bibliografía activa

Juan Clemente Zenea, poeta cubano, Echeverría Hermanos, Bogotá, 1881.

Cuba, justificación de su guerra de independencia, La Luz, Bogotá, 1886.

Estudios críticos, La Luz, Bogotá, 1886.

La educación de la mujer, Imprenta de La Luz, Bogotá, 1894.

Variedades, Imprenta de La Luz, Bogotá, 1894.

Emociones, Librería Nueva, Bogotá, 1899.

La Ley Platt. Carta abierta al señor Juan Gualberto Gómez, con motivo del informe que redactó la Convención Constituyente, 1901.

Patria y Cultura, Compilador Félix Lisazo, Ministerio de Educación, Dirección de Cultura, La Habana, 1948.

Bibliografía pasiva

Bobadilla, Emilio: "Estudios Críticos. R. M. Merchán", en Crítica y Sátira, Editorial de la Universidad de La Habana, La Habana, 1964.

Bueno, Salvador: "Los grandes críticos: Piñeyro, Merchán, Justo de Lara", en Cuadernos de la Universidad del Aire del Circuito CMQ, 4 (48): 383-391, mar. 2, 1953.

Cesáreo, G. A.: "Misceláneas. Comentario sobre Estudios Críticos, por Rafael María Merchán", en Revista Cubana, 8: 569-572, La Habana, 1888.

Entralgo, Elías: "Tres forjadores finiseculares de la conciencia nacional: Rafael M. Merchán, Raimundo Cabrera y Diego Vicente Tejera y Calzado", en Cuadernos de la Universidad del Aire del Circuito CMQ, 4 (48): 373-382, La Habana, mar. 2, 1953.

Henríquez Ureña, Max: Panorama histórico de la literatura cubana, t 2, Editorial Félix Varela, La Habana, 2005.

Varona, Enrique José: "Estudios Críticos de Rafael M. Merchán", en Revista de La Habana: 252-256, La Habana, nov. 1944.