Rafael María de Labra

Historia, Cuba

Rafael María de Labra Cadrana (1841-1918). Publicista, político, profesor y abogado cubano. En su condición de diputado a Cortes se destacó en sus posiciones a favor del abolicionismo en Cuba.

Nació en La Habana, el 12 de septiembre de 1841, en una familia de labradores asturianos acomodados. Su padre fue destinado como militar a esta ciudad desde 1836; alcanzó el grado de brigadier y ocupó la gobernación de la ciudad de Cienfuegos, en el centro de la Isla. Este acumuló una larga hoja de servicios en favor del liberalismo, que comenzó al alistarse como voluntario en la lucha por la independencia de la península. Participó en el Grito de Riego y tuvo un lugar destacado en la defensa de Pamplona, al invadir un ejército francés conocido por los Cien Mil Hijos de San Luis el territorio. Permaneció exiliado en Londres durante diez años.

En 1849, Rafael María de Labra, con 8 años de edad, se trasladó con su familia a España, donde después de permanecer en Cádiz, se mudó a Madrid en 1851. Comenzó a darse a conocer muy joven, por su actividad en el Ateneo de Madrid, al cual ingresó en 1857; a ella sumó su colaboración en la prensa liberal: La Discusión, La Democracia y la Revista Hispanoamericana (1864-1867), publicación en la cual se pronunció por la autonomía de Cuba.

Se graduó de licenciado en Administración y Derecho en la Universidad Central de Madrid, en 1859. En este año fue distinguido con un premio de elocuencia otorgado por la Academia de Jurisprudencia y Legislación, reconocimiento recibido de manos del político liberal español, Salustiano de Olózaga.

Vinculado a intereses del liberalismo hispano republicano, promotores de una posición diferente con respecto a la política colonial y la esclavitud, estuvo entre los fundadores —junto con Giner de los Ríos— de la Sociedad Abolicionista Española (1865), institución que presidió en 1869, además de director de su órgano de prensa, El Abolicionista (1866).

Su vida política se inició en 1868, al irrumpir una nueva generación de liberales españoles, que prevalecieron a partir de la Revolución de este año. En 1871 participó por primera vez en el Congreso, como representante del distrito asturiano de Infiesto, dignidad que logró sin estar adscrito a Partido político alguno, lo que se atribuye al prestigio alcanzado por su familia en esa localidad. En su primer discurso abogó, junto con otros diputados firmantes, para que el nuevo gobierno se pronunciara contra los graves ataques que sufría en Cuba el principio de la autoridad y la inobservancia de las leyes y decretos dados desde 1870, para llevar a Ultramar el espíritu democrático de la Revolución de Septiembre.

La labor en que Labra se vio envuelto tanto en el Congreso, como en el Ateneo de Madrid y la Sociedad Abolicionista, le provocó reacciones adversas entre sectores del liberalismo hispano en la península, los exponentes del integrismo español en Cuba y las Antillas, y de integrantes de los sectores medios cubanos, que como en el caso de José Antonio Saco se había manifestado, desde 1832, contrario a la trata esclavista. En 1869, Labra publicó La abolición de la esclavitud en las Antillas españolas, contestación a R. A. Cochin y Saco.

En las repercusiones favorables de su primer discurso en las Cortes, estuvo que recibiera, una vez disueltas éstas en 1871, una invitación de la representación de Puerto Rico para que fuera su diputado, lo que inició en 1872, al instalarse nuevas Cortes. Su dedicación en este destino, le valió ser elegido posteriormente presidente de la Comisión Parlamentaria de las Antillas por el Partido Liberal, e integrante de la Junta Central del Partido Liberal Abolicionista.

A instancia de Labra y en consonancia con el programa propuesto a Cortes por Manuel Ruiz Zorrilla —de tendencia liberal democrática—, se votó con resultado aprobatoria la ley para la inmediata abolición de la esclavitud en Puerto Rico, representado por él en cuatro candidaturas.

Aunque ganó en oposiciones la Cátedra de Colonización en la Universidad Central de Madrid, debido a sus posiciones críticas, nunca pudo integrar el claustro, y se nucleó en el grupo de sus profesores que promovieron, en 1876, el Instituto de Libre Enseñanza, por su disconformidad con la instrucción confesional predominante en los centros oficiales y debido a su separación de funciones por sus posiciones políticas. En el Instituto desarrolló la Cátedra de Derecho Internacional Público, y también la de Historia Contemporánea. Fue vicerrector y rector de esta casa de altos estudios.

Luego de la Paz del Zanjón —que puso fin a la Guerra de los Diez Años librada en la mayor de las Antillas—, Labra obtuvo en 1879, por primera vez, la condición de diputado por La Habana. En las sesiones del Congreso en 1880 —dominado por un gabinete más de derecha—, también sospechosos en la cuestión económica, saturados del espíritu de intransigencia de la Guerra Grande, los diputados liberales de la Isla estaban incapacitados para realizar la política expansiva firmada en el Zanjón. Razón por la que planteó que en esas condiciones éstos no podían mantenerse en el aliento de la transacción en la cuestión de la esclavitud y rogó al señor Cánovas del Castillo que abandonara el poder, y lo calificó como un hombre funesto en esos instantes.

En España, como parte de su labor abolicionista, defendió a los implicados en juicios en los cuales no se aplicaba la legislación sobre el trato a los antiguos esclavos, o eran acusados injustamente. Entre los casos más sonados, el de un ex esclavo de Santiago de Cuba, a quien el dueño de un establecimiento se negó a atenderlo como cliente, y el del periodista e intelectual negro cubano, Juan Gualberto Gómez, quien por su artículo "Por qué somos separatistas" (1890), fue encarcelado, y Labra logró que el Tribunal Supremo declarase "perfectamente" legal la defensa de las ideas separatistas, quedando anulada la sentencia.

Resultó un publicista extraordinario en los temas de su dedicación: la abolición de la esclavitud; las cuestiones coloniales, relacionadas con los intereses de España, y la autonomía. Sobre estos particulares escribió más de 150 volúmenes y folletos. En la temática sobre la abolición de la esclavitud se destacaron, entre otros: La abolición de la esclavitud en las Antillas españolas (1869), La emancipación de los esclavos en los Estados Unidos de América (1873) y La experiencia abolicionista en Puerto Rico (1874).

A lo largo de su vida fue profesor de la Academia de Jurisprudencia, presidente de la Sección de Enseñanza Primaria y Normal del Consejo de Instrucción Pública, del Instituto Ibero-Americano de Legislación Comparada, miembro del Institut de Droit International, del Instituto Científico de Coimbra (Academia de Ciencias de Lisboa). También representó a España en el Tribunal Internacional de Arbitraje y de la Paz de La Haya, de la Junta de Reformas Sociales, de la Comisión de Códigos, de la Junta Consultiva del Ministerio de Estado sobre las colonias de África, de la Academia francesa de Toulosse y de otros organismos.

Murió en la capital española el 16 de abril de 1918.

 

Bibliografía activa

La abolición de la esclavitud en las Antillas españolas, J. E. Morete, Madrid, 1869.

La cuestión colonial. Cuba, Puerto Rico, Filipinas, G. Estrada, Madrid, 1869.

La pérdida de las Américas, G. Estrada, Madrid, 1870.

La cuestión social en las Antillas españolas, Discursos, Sociedad Abolicionista Española, Madrid, 1872.

La abolición de la esclavitud en el orden económico, Imprenta de J. Noguera a cargo de M. Martínez, Madrid, 1873.

La abolición y la Sociedad Abolicionista Española en 1873, Discurso, Sociedad Abolicionista Española, Madrid, 1874.

La brutalidad de los negros, Imprenta de Aurelio J. Alaria, Madrid, 1876.

La cuestión de Cuba, Imprenta de Aurelio J. Alaria, Madrid, 1880.

Los hombres del siglo. El negro Santos, de Santo Domingo (Toussaint Louverture), Conferencia, Imprenta de Aurelio J. Alaria, Madrid, 1880.

El primer presupuesto de Cuba, Imprenta de Aurelio J. Alaria, Madrid, 1881.

La política en las Antillas. El partido liberal de Cuba, Imprenta de Aurelio J. Alaria, Madrid, 1882.

La violación de las leyes en Cuba, Imprenta de Aurelio J. Alaria, Madrid, 1882.

La situación de Cuba en 1884, Discurso pronunciado en el Congreso de los Diputados de España (sesión del 20 de junio de 1884), Imprenta de Aurelio J. Alaria, Madrid, 1884.

Mi campaña en las Cortes españolas de 1881 a 1883, Imprenta de Aurelio J. Alaria, Madrid, 1885.

Algo de todo, Artículos sueltos, Crítica ligera, Notas de viaje, Declós y Boisch, Barcelona, 1886.

Estudios biográfico-políticos, Primera serie, Imprenta de la Guirnalda, Madrid, 1887.

La instrucción pública en Cuba, Discurso parlamentario [s.e.], Madrid, 1888.

El presupuesto de Cuba de 1891-1892, Discurso parlamentario [s.e.], Madrid, 1891.

Estudios literarios [Taine-Dixon-Poe-La choza del tío Tom-Las novelas de Cooper-Mesoneros Romanos] [s.e.], Madrid, 1891.

Personalidades Antillanas: D. Calixto Bernal; el Maestro Rafael [s.e.], Madrid, 1891.

La raza de color de Cuba, Establecimiento y Tipografía de Fortanet, Madrid, 1894.

El descubrimiento de las Antillas [s.e.], Madrid, 1895.

El Partido Autonomista Cubano y la ley de reforma de 1895, Documentos emanados de la Junta Directiva de aquel Partido y que respetuosamente presenta a la consideración del Senado español, Tipografía de Alfredo Alonso, Madrid, 1896.

La autonomía colonial ante las Cortes Españolas y la opinión pública de la Península con motivo de la guerra de Cuba [s.e.], Madrid, 1896.

La cuestión de Cuba en 1896 [s.e.], Madrid, 1896.

El pacto del Zanjón [s.e.], Madrid, 1897.

La cuestión de Cuba en 1897 [s.e.], Madrid, 1897.

La situación de Cuba en 1895 [s.e.], Madrid, 1897.

La reforma colonial en las Antillas. Discursos pronunciados en las sesiones celebradas por el Congreso de los Diputados el 13 de febrero y 9 de junio de 1895, Tipografía de Alfredo Alonso, Madrid, 1896.

La cuestión de Cuba en 1898, Discurso pronunciado en el Congreso de los Diputados. Sesión del 10 de mayo de 1898, Tipografía de Alfredo Alonso, Madrid, 1898.

Aspecto internacional de la cuestión de Cuba, Tipografía de Alfredo Alonso, Madrid, 1900.

Las colonias españolas después del tratado de París, Imprenta de Fortanet, Madrid, 1900.

La crisis colonial de España (1868 a 1898), Estudios de política palpitante y discursos parlamentarios, Tipografía Alfredo Alonso, Madrid, 1901.

La reforma política de Ultramar, Discursos y folletos, Tipografía de Alfredo Alonso, Madrid, 1901.

Intimidad hispano-americana. Las instituciones docentes y sociales de la República de Cuba, Imprenta de Fortanet, Madrid, 1912.

Las relaciones económicas de España y Cuba [s.e.], Madrid, 1912.

Españoles y cubanos después de la separación, Establecimiento y Tipografía de J. Rates, Madrid, 1916.

En memoria y honor de los héroes del Caney, Monumento levantado en el Paseo de Atocha de Madrid en 1915, por suscripción pública y voluntaria en España y Cuba. Descubrimiento del monumento en la tarde de 11 de junio de 1915, Establecimiento y Tipografía de J. Ratés, Madrid, 1917.

Bibliografía pasiva

Cabrera, Raimundo: Cuba y sus jueces (rectificaciones oportunas), La Compañía Levytype, Impresores y Grabadores, Filadelfia, 1891.

Castellanos, Juan R.: "Don Rafael María de Labra: autonomista español", en Journal of Inter Americas Studies, 2 (4): 391-404, Florida, octubre de 1960.

Castellanos, José Guadalupe: "D. Rafael María de Labra", en José Guadalupe Castellanos: Figuras nacionales. Cubanos del siglo XIX, pp. 23-27, Editorial El Arte, Manzanillo, 1950.

Cepeda, Francisco: "Conferencias de Abuli celebradas con el jefe de la minoría autonomista parlamentaria, donde Rafael M. de Labra sobre política antillana, sus relaciones con la política peninsular y procedimientos que deben seguirse en interés de la reforma colonial", en Revista de Puerto Rico, Ponce, 1890.

Domínguez Roldán, Guillermo: Rafael María de Labra, Estudio leído en la Sociedad Económica de Amigos del País, 10 de enero de 1919, El Siglo XX, La Habana, 1920.

El poder de las ideas, Solemnidad verificada en la calle de Águila de la ciudad de La Habana el 12 de diciembre de 1915 para sustituir el nombre de dicha calle con el de Rafael M. de Labra. Notas biográficas. Reseña de los periódicos de Cuba y la península española, editado por varios amigos de la Intimidad de España y Cuba, Establecimiento y Tipografía de J. Ratés, Madrid, 1916.

Figueroa y Torres, Álvaro de (Conde de Romanones): D. Rafael María de Labra y la política de España en América y Portugal, Discurso pronunciado por el Excmo. Sr. Conde de Romanones, presidente del Ateneo de Madrid, en la sesión inaugural del curso 1922-1923, Gráfica Ambos Mundos, Madrid 1922.

García Kohly, Mario: Discurso de inauguración del curso académico. En honor a D. Rafael María de Labra, Talleres Poligráficos, Madrid, 1931. Gómez, Juan Gualberto: «D. Rafael María de Labra», en La Ilustración Cubana, 1 (35): 275-278, Barcelona, diciembre de 1885.

Martí, José: Obras Completas, ts. 5 y 14, Editorial Nacional de Cuba, La Habana, 1964.

[Martín Caballero, F.] Una semblanza (Rafael María de Labra), Establecimiento y Tipografía de J. Ratés, Madrid, 1915.

Méndez Capote, Renée: "La muerte de un insigne americanista", en El Fígaro, 25 (16): 442, La Habana, 21 de abril de 1918.

__________________________: Rafael María de Labra, en su Oratoria Cubana. Ensayos, Editorial Fermes, La Habana [1927].

Olivia Bulnes, Juan H: "Rafael María de Labra en las Cortes Españolas", en Revista Bimestre Cubana, 45, 46 y 47: 190-262, 194-253 y 65-89, La Habana, 1950.

Sánchez de Bustamante y Sirven, Antonio: "Discurso sobre el Sr. Rafael María de Labra y la Universidad de Oviedo pronunciado en el Centro Asturiano el 27 septiembre de 1908", en Antonio Sánchez de Bustamante: Discursos, pp. 60-74, Imprenta El Siglo XX, La Habana, 1915.

Sanguily, Manuel: "Oradores de Cuba", en Manuel Sanguily: Obras, t. 3, pp. 154-156, A. Dorrbecker Impresor, La Habana, 1926.

Sendras Burin, Antonio: D. Rafael M. de Labra, estudio biográfico. Propagandistas y políticos contemporáneos, Imprenta de Emilio Saco y Brey, Madrid, 1887.

Villar Buceta, María: Contribución a la bibliografía de Rafael María de Labra, Ordenación y notas por Rafael María de Labra, Nota preliminar de José Manuel Pérez Cabrera, Imprenta El Siglo XX, La Habana, 1944.