Rafael Caldera

Política, Literatura, Venezuela

Rafael Caldera (Rafael Antonio Caldera Rodríguez, 1916-2009). Abogado, sociólogo, escritor y político venezolano. Fundador del Comité de Organización Política Electoral Independiente (COPEI) y dos veces Presidente de la República.

Nació en San Felipe, Estado Yaracuy, el 24 de enero de 1916. Hijo de Tomás Rafael Caldera Izaguirre y Rosa Sofía Rodríguez Rivero, fue criado desde los cinco años por su tía María Eva Rodríguez Rivero, de una familia muy católica. A principios de los veinte comenzó la escuela en San Felipe, luego siguió en el Colegio San Ignacio de Caracas y después en el Colegio Padre Delgado de Yaracuy.

Cursó bachillerato con los jesuitas del colegio San Ignacio de Caracas y Ciencias Políticas en la Universidad Central de Venezuela (UCV), graduándose en 1939. Siendo estudiante ingresó en la Juventud de Acción Católica, de la cual llegó a ser secretario general, y en 1933 viajó a Roma para participar en el Congreso Iberoamericano de Estudiantes Católicos. En mayo de 1936 encabezó el grupo de jóvenes que abandonó la izquierdista Federación de Estudiantes de Venezuela (FEV) y formó la Unión Nacional Estudiantil (UNE), de orientación falangista. En julio de 1935 ganó el Premio Andrés Bello de la Academia Venezolana de la Lengua –a la que ingresaría más tarde-, con un ensayo sobre la vida de este ilustre patriota y escritor.

Durante el gobierno del General Eleazar López Contreras, iniciado a fines de 1935 tras la muerte del dictador Juan Vicente Gómez, ocupó el cargo de subdirector de la Oficina Nacional del Trabajo y fue miembro de la comisión que redactó la Ley laboral de 1936, pues se había hecho conocido por sus artículos en la prensa sobre la necesidad de instaurar en Venezuela una legislación obrera moderna. Entre 1938 y 1945, se desempeñó como dirigente de las agrupaciones políticas Acción Electoral (1938), Movimiento de Acción Nacionalista (1939) y Acción Nacional (1942), por la que fue electo diputado ante el legislativo (1941-1944), comenzando también de profesor de Sociología y Derecho del Trabajo en la Universidad Central de Venezuela (UCV). El 6 de agosto de 1941 contrajo matrimonio con Alicia Pietri de Caldera, nieta de Juan Pietri y prima de Arturo Uslar Pietri y Andrés Boulton Pietri. De este único matrimonio nacieron seis hijos: Mireya, Juan José, Rafael Tomás, Alicia Helena, Cecilia, y Andrés Antonio Caldera Pietri.

Tras la destitución del Presidente Isaías Medina Angarita por un movimiento cívico-militar en octubre de 1945, la Junta Revolucionaria le encargó la Procuraduría General de la Nación, cargo al que renunció por conflictos con Acción Democrática (AD). Opuesto a la Junta de Gobierno presidida por el adeco Rómulo Betancourt, fue uno de los fundadores, el 13 de enero de 1946, del Comité de Organización Política Electoral Independiente (COPEI), organización por la que fue Constituyente (1946-1947).

También en nombre de este partido socialcristiano presentó su candidatura a las elecciones presidenciales de diciembre 1947, en las que quedó en segundo lugar detrás del novelista Rómulo Gallegos de Acción Democrática (AD). Establecida una Junta Militar, tras el derrocamiento en noviembre de 1948 del Presidente Gallegos, Caldera aceptó integrar, unos meses después, la comisión creada por el gobierno de facto para la redacción de un proyecto de Estatuto Electoral, presidida por Luis Jerónimo Pietri, de la que fue vicepresidente por COPEI. En abril de 1951, el nuevo código electoral fue puesto en vigor para las elecciones previstas para el año siguiente.

En los comicios de fines de 1952 Caldera fue de nuevo candidato presidencial por COPEI, pero el burdo fraude electoral que dio inició a la dictadura del General Marcos Pérez Jiménez lo llevó a la oposición; incluso fue encarcelado en 1957 y debió exiliarse poco después, tras refugiarse en la Nunciatura Apostólica. Regresó a Venezuela tras la huida de Pérez Jiménez y el 31 de octubre de 1958 acogió en su residencia de Caracas, llamada Punto Fijo, las reuniones con los dirigentes Rómulo Betancourt de Acción Democrática (AD) y Jóvito Villalba de Unión Republicana Democrática (URD) que desembocaría en el llamado Pacto de gobernabilidad de Punto Fijo, que excluía al Partido Comunista.

En las elecciones presidenciales llevadas a cabo el 7 de diciembre de 1958, Caldera obtuvo el tercer lugar de la votación. En 1959, como Presidente de la Cámara de Diputados, contribuyó a mantener a COPEI dentro de la coalición gubernamental creada por el Pacto de Punto Fijo y, sobre todo, después de 1960 cuando fue abandonada por la URD en rechazo a la postura del gobierno de Betancourt contra la Revolución Cubana. En 1963, COPEI, tras romper esta alianza, presentó de nuevo la candidatura de Caldera para las elecciones a celebrarse en diciembre de ese año, en las que obtuvo el segundo lugar.

En los comicios de 1968, donde figuró por cuarta vez como candidato a la presidencia, Caldera triunfó con el 27% de los votos, aunque su partido obtuvo una débil representación parlamentaria con solo el 22% de los curules. Su primer gobierno, extendido de 1969 a 1974, culminó el proceso de pacificación con la reincorporación a la vida política legal del Partido Comunista (PCV) y el Movimiento de Izquierda Revolucionario (MIR), que habían abandonado la lucha armada. También durante su mandato impulsó una reforma educativa y un programa de viviendas, nacionalizó el gas (1971) y favoreció la colonización nacional de la Guayana venezolana, así como la incorporación del país al Pacto Andino.

Terminado su periodo de gobierno, Caldera, ahora Senador vitalicio, fue elegido presidente de la Unión Interparlamentaria Mundial y en 1983 hizo un intento fallido para volver a la primera magistratura de la nación, lo que solo logró una década después empujado por la profunda crisis económica y política que azotaba al país y que condujo al caracazo (1989) y a la fracasada sublevación militar de Hugo Chávez en febrero de 1992. La inestabilidad generada por estos sucesos desembocó en la impugnación y encarcelamiento del impopular presidente Carlos Andrés Pérez, en mayo de 1993, acusado de corrupción. El desprestigiado mandatario adeco fue sustituido por el breve interinato del historiador Ramón J. Velázquez, quien convocó a nuevas elecciones presidenciales.

Para estos comicios, que se realizaron en medio de una profunda crisis política y económica, el septuagenario Caldera –que en una conocida intervención ante el congreso había justificado la sublevación chavista por la terrible situación del país- rompió con su propio partido, el desacreditado COPEI, para hilvanar una amplia alianza electoral llamada Convergencia, en la que ocupaban sitio partidos de izquierda y centro-derecha con las que ganó los comicios en diciembre de 1993 con el 30% de la votación.

Este segundo mandato, extendido de 1994 a 1999, estuvo marcado por la aguda crisis financiera y bancaria. En su gabinete incluyó políticos de otros partidos aliados en Convergencia, como Teodoro Petkoff y Pompeyo Márquez, así como algunos independientes, apoyos decisivos para poder aprobar las leyes en el legislativo. Además, comenzó su gestión con la liberación, en marzo de 1994, de Hugo Chávez y demás militares encarcelados por las intentonas golpistas contra el gobierno de Carlos Andrés Pérez. También al principio de su mandato aplicó una estricta política de intervención del Estado en la economía, que incluyó la nacionalización de la banca (1994) y el control cambiario. Pero poco tiempo después terminó por aplicar el clásico recetario neoliberal, olvidando su promesa de campaña de no acudir jamás al Fondo Monetario Internacional (FMI), al que se solicitó un crédito de emergencia (1996). En consonancia con este dramático giro, el bolívar fue devaluado en un 70%, el control de cambio fue abandonado, los combustibles se encarecieron en un 800%, se liberalizaron los tipos de interés -el IVA subió a 16,5%-, se retomó la privatización de empresas estatales y se restringió en forma drástica el gasto público. Las medidas neoliberales del Presidente Caldera –que incluían la apertura petrolera y el comienzo de la reprivatización de PDVSA, el consorcio estatal de ese ramo- no mejoraron la crítica situación del país y en cambio provocaron nuevas manifestaciones y protestas de la población. Otra consecuencia fue la salida de la coalición de gobierno de los partidos de izquierda, por lo que buscó el respaldo de los adecos, que tenían mayoría en el congreso.

Tras entregar la presidencia en febrero de 1999 al nuevo Presidente Hugo Chávez, el octogenario Caldera, cuyo etapa final de gobierno se vio afectada por cierto inmovilismo derivado de su precario estado de salud, se retiró de la vida política activa, pues la condición de Senador Vitalicio desapareció con la nueva carta magna aprobada ese mismo año. Rafael Caldera murió mientras dormía en la madrugada del 24 de diciembre de 2009, a los 93 años de edad. Durante su larga trayectoria política e intelectual recibió numerosos reconocimientos y condecoraciones, entre estas las órdenes Francisco de Miranda y Libertador.

 

Bibliografía activa

Rasgos biográficos del prócer José Gabriel Álvarez de Lugo, Caracas, Editorial Sur-América, 1932.

Andrés Bello, Caracas, Parra León Hermanos Editores, 1935.

Derecho del trabajo, Caracas, La Nación, 1939.

Hacia el renacimiento del derecho, Caracas, Tipografía La Nación, 1942.

Sociología jurídica, Caracas, Editorial Universitaria, 1948-1949, [tres tomos].

Aspectos sociológicos de la cultura venezolana, Caracas, Academia de Ciencias Políticas y Sociales, 1953.

La hora de Emaus. Reflexiones sobre esta hora de la cristiandad, Caracas, Empresa El Cojo, 1956.

Moldes para la fragua, Buenos Aires, Librería El Ateneo Editorial, 1962.

Democracia cristiana y desarrollo, Caracas, Editorial Arte, 1966.

Responsabilidad de las Universidades, Caracas, Fundación Eugenio Mendoza, 1967.

Discurso de incorporación como individuo de la Academia Venezolana de la Lengua, Caracas, Imprenta Delta, 1968.

La democracia cristiana en América Latina, Barcelona, Editorial Ariel, 1970.

Justicia social internacional y nacionalismo latinoamericano, Madrid, Seminarios y Ediciones, 1973.

El bloque latinoamericano, Caracas, Oficina Central de Información, 1973, [tercera edición].

Especificidad de la democracia cristiana, Barcelona, Editorial Nova Terra, 1973, [segunda edición].

La solidaridad pluralista de América Latina, Caracas, Oficina Central de Información, 1973.

Temas de sociología venezolana, Caracas, Editorial Tiempo Nuevo, 1973.

Metas de Venezuela. Selección de discursos del Presidente de la República, Caracas, Presidencia de la Republica, 1971-1978 [ocho tomos].

5 años de cambio. Planificación y desarrollo en el Gobierno de Rafael Caldera. 1969-1974, Caracas, Gráficas, 1974, [cuatro tomos].

Reflexiones de La Rabida, Madrid, Seix Barral, 1976.

La nacionalización del petróleo en Venezuela, Caracas, Editorial Nueva Política, 1976, [sexta edición aumentada].

La hora de Emaus, Caracas, Editorial Arte, 1982.

De Carabobo a Punto Fijo, Los Causahabientes, La historia de la democracia en Venezuela, Prólogo de Teodoro Petkoff, Cognitio. Caracas, 1989.

Venezuela civil, constructores de la república, Caracas, Biblioteca Rafael Caldera, 2014, [post mortem].

Los desafíos a la gobernabilidad democrática, Presentación de Fernando Luis Egaña, Caracas, Biblioteca Rafael Caldera, 2014, [post mortem].

 

Bibliografía pasiva

Diccionario de Historia de Venezuela, Caracas, Fundación Polar, 1988, tres tomos.

Escovar Salom, Ramón: Evolución política de Venezuela, Caracas, Monte Ávila Editores, 1972.

Gouveia F., Antonio M. de: Bibliografía de Rafael Caldera, Caracas, Congreso de la República, 1988.

Maza Zavala, D.F.: “Historia de medio siglo en Venezuela: 1926-1975”, en Pablo González Casanova, Pablo [compilador]: América Latina: historia de medio siglo, México, Siglo XXI, 1977, tomo 1.

Rodríguez Campos, Manuel: Venezuela 1948-1958, Caracas, Alianza Gráfica Editorial, 1983.

Tablante Garrido, Pedro Nicolás: Excelentísimo señor doctor Rafael Caldera, Presidente de la República de Venezuela, Mérida, Imprenta Oficial, 1972.

Toro, Alfredo: Rafael Caldera. El hombre, el político, el candidato, Caracas, Pro-Imagen, 1983.

Villalba Villalba, Luis: Un retrato de Caldera, Caracas, Instituto Venezolano de Derecho Social, 1969.