Pacho Alonso

Música, Cuba

Pacho Alonso (Pascasio Alonso Fajardo, 1929-1982). Cantante cubano  caracterizado por una excelente calidad vocal. Merecedor de la Distinción por la Cultura Nacional.

Nació en Santiago de Cuba, el 22 de agosto de 1929. Fue el antepenúltimo de los dieciséis hijos del matrimonio de una puertorriqueña y un cubano.

Inició los estudios musicales dentro del ámbito familiar y en una compañía de variedades infantiles con la que hizo representaciones en teatros y fiestas escolares.

A mediados de la década de 1940 matriculó  la carrera de magisterio en la  Escuela Normal para Maestros de su provincia natal e  integró   una agrupación coral en dicha institución.

A los 18 años se presentó en un programa radial para artistas aficionados cantando el bolero “Lástima de ti”, con el que obtuvo uno de los premios. Poco después, de visita en La Habana,  actuó en la Emisora Mil Diez, de gran popularidad en aquel entonces. Durante esta época conoció a José Antonio Méndez, compositor, y a Bebo Valdés, director de orquesta, y se puso en contacto con las creaciones de Orlando de la Rosa, Felo Bergaza, Bobby Collazo, entre otros destacados músicos que en esos momentos representaban las nuevas tendencias de la canción popular.

Al regresar a Santiago de Cuba, prosiguió y concluyó  sus estudios de magisterio los cuales alternó con sus presentaciones como cantante.

En 1948 participó en el programa radial Revista Popular del Aire, donde su voz se escuchó acompañada por las orquestas de Pancho Portuondo y  Chepín Choven.

En 1951 el destacado músico Mariano Mercerón organizó su propia orquesta  y llamó a  Pacho Alonso  quien permaneció en ella  hasta 1954. Esta agrupación  fue una verdadera escuela para el cantante, porque le dio la posibilidad de interpretar no sólo boleros sino disímiles géneros musicales cubanos y de realizar  sus  primeras grabaciones. Asimismo, le facilitó su actuación  en  bailes populares, cabarets,  programas de la Cadena Oriental de Radio y en otras emisoras de su ciudad natal.

En 1954  organizó su propio conjunto, Pacho Alonso y sus Modernistas con el que actuó  en centros nocturnos  y espectáculos públicos en general.

A fines de la década de 1950 se radicó en La Habana y reestructuró  su conjunto, ahora con el nombre de Pacho Alonso y sus Bocucos. Realizó presentaciones en la televisión y grabaciones de las obras  “Dame un chance de Electo Rosell” (Chepín)  y “Enferma del alma” de Otilio Portal, ésta última de gran éxito en el mercado discográfico.

Durante 1959 y 1960 popularizó creaciones de importantes autores como  Enrique Bonne, cuyas canciones serían muy significativas en su  futura carrera, y se puso a la venta su primer disco de larga duración, Una noche en Scherezada.

Su peculiar forma de cantar le permitió insertarse entre 1958 y 1961 en el movimiento estético musical llamado “filin”, lo que le permitió laborar estrechamente con otros cultivadores de ese estilo como las cantantes Elena Burke, Gina León, Elsa Balmaceda y los pianistas Frank Domínguez, Frank Emilio y Pepe Delgado, entre otros.

A partir de 1959 su desempeño artístico estuvo muy ligado al trabajo con su agrupación. Con ella actuó en los carnavales de la capital y de otras provincias del país, en Tropicana y en los cabarets de los hoteles Habana Libre, Nacional, Riviera, así como en  programas televisivos. Grabó un segundo disco de larga duración para el sello Víctor  que fue uno de los más vendidos durante el año 1969 y contentivo de grandes éxitos como “A cualquiera se le muere un tío” y la guaracha “Que me digan feo”.

En 1962 viajó a Panamá, Unión Soviética y Francia, países donde promovió la  sonoridad de los ritmos cubanos tradicionales.

Por estos años interpretó creaciones de Enrique Bonne, su amigo de la infancia. “Yo no quiero piedra en mi camino”, “Se tambalea”, “A cualquiera se le muere un tío”  y “Que  me digan feo”, fueron los títulos de los primeros éxitos del dúo.

En el transcurso de la década de 1960, en Cuba se perfilaron tipos  y modalidades bailables  -en algunos casos llamados “nuevos ritmos”-   como el pilón, pacá, mozambique, wa-wa, shake y otras búsquedas que tuvieron influencias del pop y la música ligera internacional.  El Pilón, creado por Enrique Bonne y difundido por  Pacho Alonso y su orquesta, se gestó dentro de la difusión de los sones pero con variaciones.

Según las musicólogas cubanas Zoila Gómez y Vitoria Eli, en el baile del pilón se emplearon gestos miméticos semejantes a los realizados por quien despega la pulpa del café o descascara arroz en un pilón (especie de gran mortero de madera), coincidentes con el acento rítmico de las tumbadoras.

Posteriormente, basados en esta experiencia, Pacho y Bonne crearon otros ritmos como el simalé y el upa-upa que resultaron, al igual que el pilón,  efímeros, pero que quedaron como exponentes del quehacer de una década marcada por la innovación de los músicos populares y su interés por motivar la aceptación masiva.

En 1968 Alonso formó un nuevo grupo, Pacho Alonso y sus Pachucos, caracterizado por una sonoridad tímbrica más contemporánea que le permitió ampliar su repertorio.

En 1969 le fue otorgada la Medalla de Oro por el destacado trabajo artístico realizado en la Feria de Barcelona en España, país donde ofreció  recitales para la radio y la televisión,  grabó  un disco de larga duración dedicado totalmente al simalé y trabajó junto a agrupaciones musicales muy populares  entonces,  como Los Fórmula V, Los Javaloyas y Los Diablos, y con cantantes  famosos como Rafael, el argentino Luis Aguilé y el mexicano Armando Manzanero.

En 1970 fue invitado a los Juegos Centroamericanos y del Caribe celebrados en Panamá  y  participó con su orquesta,  dos años después,  en el espectáculo Directo de Cuba que se presentó en Bulgaria, Unión Soviética, Rumania, República Democrática Alemana y Checoslovaquia, y años  más tarde,  en siete ciudades españolas.

Longino Alonso (Pachito), su hijo, integró Los Pachucos en calidad de pianista, orquestador y director musical. Con él, la agrupación alcanzó una nueva sonoridad al mezclar diversos ritmos e introducir importantes cambios tímbricos en su conformación vocal-instrumental dada la incorporación de sintetizadores, máquinas e instrumentos de percusión electrónicos. Pachito Alonso dirige actualmente una orquesta con el nombre de Pachito y los Kini kini.   

Como creador, el catálogo de Pacho Alonso no es muy extenso y está compuesto por boleros, canciones, guarachas, danzones y, fundamentalmente, sones. Incorporó a su repertorio creaciones como  Imágenes de Frank Domínguez y Juguete de Boby Capó que en su voz se hicieron antológicas. Entre otros premios y reconocimientos  ostentaba la Distinción por la Cultura Nacional.

Pacho Alonso falleció en La Habana el 28 de agosto de 1982.

 

Obras

Canción: “Jingle Polar”.

Bolero: “Magdalena”, “En secreto”, “Otra vez nuevamente”.

Son: “Camisa de ovalitos”, “Vamos a bailar pilón”, “Rico pilón”,   “Papá Okonu”, “Ritmo Simalé”,  “María Luisa Simalé”,  “Guajira Simalé”,  “Simalé niña”,  “Atrevido simalé”,   “El profesor simalé”,  “Divertido simalé”,  “La ligera”,   “El upa upa del chanselón”,  “El upa upa tiene mendó”,  “Panamá siempre”, “Yo no sé como baila usted”,  “El sachatón”, “Que roña da”,  “Palmarito se quema”.

Guaracha: “Mira tú”, “Suelta que te quema”.

Danzón: “La danzonata”.

Discografía

(LP-MOMO): Dame un traguito ahora. Pacho Alonso con el mendó de Cuba. (LP-DISCUBA): Una noche en el Scherezada con Pacho Alonso.

(LP-AREITO): Pacho Alonso y sus Bocucos.

(LP-AREITO): Pacho Alonso y sus Pachuchos.

(LP-AREITO): Upa upa. Pacho Alonso y sus Pachucos.

(LP-DISCUBA): A bailar con Pacho Alonso. (LP-PALMA): Vía libre, llegó Pacho.

(LP-AREITO): Pacho Alonso. 12 éxitos románticos.

(LP-AREITO): Pacho Alonso, En guayabero me quieren dar.

(LP-SIBONEY): Pacho Alonso.

(LP-DISCUBA): Pacho Alonso. Qué me digan feo.

(LP-AREITO): Cubano, cubano, cubano. Pacho Alonso y sus Pachucos.

Bibliografía

Díaz-Ayala, Cristóbal: Cuba canta y baila. Discografía de la música cubana.1925-1960 (en formato de CD), Ed. Florida International University, Miami, Estados Unidos, 2002, pp. 66-71.

Gómez, Zoila y Victoria Eli: Música Latinoamericana y Caribeña, Editorial Pueblo y Educación, La Habana, 1995.

Hernández, María del Rosario y Dinorah Valdés: "Pacho Alonso", Ponencia presentada en el Coloquio Internacional Boleros de Oro organizado por la Unión de Escritores y Artistas de Cuba (UNEAC). Fondos del Coloquio (material inédito), La Habana, 1994.

Linares, María Teresa: La música popular, Instituto del Libro, La Habana,1970.

  Martínez, Raúl: Pacho Alonso, ed. Ministerio de Cultura, La Habana, 1988.

 Orozco, Danilo: Nexos globales desde la música cubana con rejuegos de Son y no Son, Sello Ojalá, La Habana, 2001, p. 54.

 Española e Hispanoamericana, compilado por Emilio Casares, t. 1, Editorial de la Sociedad General de Autores e España (SGAE)- ICCMU, Madrid (España), 1999, pp. 314-315.

Vázquez,  Omar:  “Pacho  Alonso  en  el  recuerdo”,  en Granma,  La Habana, 25 de agosto de 2003, pág. 6