Orquesta Aragón

Música, Cuba

Orquesta Aragón. Orquesta insignia de la música cubana. Llamada "la estilista del chachachá" y "la charanga eterna". Durante muchas décadas, embajadora de la cultura de Cuba en el mundo.

El antecedente de la orquesta Aragón fue la agrupación Rítmica del 39, organizada en la ciudad de Santa Clara en el mes de enero de 1939 por el pianista Generoso Jiménez, Gilberto de la Rosa (violín), un músico sobrenombrado El Diablo (contrabajo) -sustituido muy pronto por Orestes Aragón Cantero-, Alberto Suárez (güiro), José Cheo Díaz (timbalero), Efraín Loyola (flautista) y Anisio Arencibia (cantante apodado Príncipe Azul).

Al disolverse la agrupación cinco meses después de creada, se reorganizó una nueva orquesta en la ciudad de Cienfuegos con otros músicos y el mismo nombre, siguiendo el formato de «charanga francesa» (piano, violines, contrabajo, flauta, güiro, timbales o pailas), que era el usual para la interpretación de un repertorio de danzones, aunque también el conjunto interpretaba pasodobles, valses y boleros. La integraban originalmente Filiberto Depestre y René Candelario González, (violines), Orestes Varona, (timbal), Rufino Roque (piano), Efraín Loyola (flauta), Noelio Morejón (güiro), Pablo Romay (cantante) y Orestes Aragón (contrabajo y director). Con el nombre de Rítmica Aragón, debutó en la estación de radio CMHJ, de Cienfuegos, el 30 de septiembre de 1939, y amenizó el primer baile el 9 de octubre del mismo año. Más tarde se presentó en fiestas organizadas por sociedades locales como el Club Minerva.

En 1940 ingresó a la orquesta, con trece años de edad, el violinista Rafael Lay Apesteguía (1927-1987), quien la dirigió posteriormente, al retirarse por motivos de salud Orestes Aragón, que fue reemplazado en el contrabajo por José (Joseíto) Beltrán Guzmán hasta 1985. En 1945 se incorporó Guido Sarría en la tumbadora, instrumento que Antonio Arcaño había introducido poco antes en el formato de charanga, para significativa ganancia rítmica en las interpretaciones de ese tipo de orquesta.

En 1949 Rafael Lay se trasladó a La Habana con el propósito de buscar nuevo repertorio para la Aragón, ya por entonces muy solicitada en varias ciudades del centro de la isla. En la capital encontró un apoyo decisivo en el violinista, compositor y arreglista Enrique Jorrín, quien le proporcionó partituras de las piezas más populares que tocaba por entonces la orquesta América de Ninón Mondéjar -charanga dirigida musicalmente por Jorrín-, que daba a conocer los primeros números del ritmo chachachá.

En los primeros años de la década de 1950 la Aragón comenzó a ser contratada para actuar fuera del marco provincial. En octubre de 1952, en los estudios Sonovox, de La Habana se realizaron sus primeras grabaciones –danzones en su mayoría–, que no fueron nunca editadas, aunque muy utilizadas en programas de radio.

La orquesta comenzó a actuar en sociedades y clubes habaneros junto a agrupaciones entonces en boga: Melodías del 40, Fajardo y sus Estrellas, la Unión, de Orestes López, e Ideal, de Joseíto Valdés. En 1952, en un baile en la sociedad Unión Fraternal, rivalizó exitosamente con la famosa orquesta Arcaño y sus Maravillas. A finales de ese año el flautista Efraín Loyola fue sustituido por Rolando Lozano. El 5 de octubre de 1953 entró como cantante Pepe Olmo, quien permaneció en nómina hasta 1997.

El 9 de junio de 1953 la Aragón realizó sus primeros registros fonográficos para la casa discográfica RCA Víctor: "El agua del clavelito", chachachá de Miguel Ángel Pozo, y "Mambo inspiración", de Rafael Lay. Entre julio y agosto, "Tres lindas cubanas", de Castillo y Romeu; "Nunca", de Guty Cárdenas; "Mambo sensacional", de Felito Molina y "Mentiras criollas", de Félix Chappottín. El 5 de enero de 1954 ingresó a la orquesta Eduardo Richard Egües, quien –además de aportar su personal estilo en la interpretación de la flauta, que estableció la sonoridad distintiva de la charanga–, comenzó a realizar, junto a Rafael Lay, la mayor parte de los arreglos de los números que la orquesta interpretaba.

Las primeras de las numerosas obras de Richard Egües grabadas por la Aragón fueron los chachachá "Picando de vicio", llevado a placa fonográfica el 10 de mayo de 1955, y, meses más tarde, "El bodeguero", considerado un clásico del género. Ese año la Aragón se radicó definitivamente en La Habana. Otros piezas exitosas de esa década fueron "Qué bien estamos" y "Cero codazos, cero cabezazos", de Lay; "Los tamalitos de Olga", de José Antonio Fajardo; "Noche azul", de Ernesto Lecuona; "Silencio", de Rafael Hernández; "Cachita", de Rafael Hernández y Bernardo Sancristóbal; "Cuatro vidas", de Justo Carreras; "Señor juez", de Jorge Zamora; "Nosotros", de Pedro Junco; "Pare cochero" y "A mi manera", de Marcelino Guerra, grabados todos entre 1954 y 1955. En los primeros discos participó en los coros Rafael Felito Molina, y más adelante, hasta 1958, Fernando Álvarez, en los coros y ocasionalmente como solista.

El 7 de agosto de 1955 la orquesta fue contratada por la estación Radio Progreso para presentarse de martes a sábado en programas patrocinados por la Cerveza Cristal, en actuaciones que se extendieron por más de un lustro. Por esos días ingresó al conjunto el violinista Celso Valdés Santandreu, hoy el más antiguo miembro de la agrupación, aún activo.

A mediados de la década, la Aragón comenzó a actuar de manera sistemática en numerosos espacios habaneros destinados al baile, entre ellos el Salón Mamoncillo de la cervecería La Tropical, el Club Marianao Social, Jardines de La Polar y muchos otros; tocaba cada jueves en El Niche, y de lunes a viernes, durante años, se presentó en el popular programa de televisión El Show del Mediodía, animado por Germán Pinelli.

El 25 de marzo de 1956 la orquesta recibió un homenaje nacional en el Cinódromo de Marianao y se presentó en los carnavales de Panamá, en su primera actuación fuera de Cuba. En febrero del año siguiente, "los aragones", -como los identificaba gran parte de su público- tocaron por primera vez en Caracas, Venezuela, que con los años se convertiría en una de sus plazas fuertes. El 26 de abril de 1957 la charanga actuó en un gran concierto en el Estadio La Tropical, junto a algunos de los cantantes y agrupaciones más populares del momento –Sonora Matancera, Olga Guillot, Paulina Álvarez con Melodías del 40, Fernando Albuerne, Benny Moré y Rolando Laserie, entre otros-, y la Unión de Cronistas de Televisión y Radio la declaró "mejor orquesta del año".

El éxito hizo que la firma RCA Victor –y más tarde su filial Discuba– contratara a la orquesta para nuevas grabaciones, las cuales, una vez editadas en discos sencillos de 45 revoluciones (que habrían de alimentar a los fonógrafos automáticos accionados por monedas), eran integradas en placas de larga duración.

Entre los grandes éxitos de la Aragón de finales de la década estuvieron "El trago", "La cantina", "La muela" (Richard Egües); "Sabrosona" (Lay-Egües); Bombón chá (Egües-Rafael Ortiz); "Parampampán" (Bertha Valdés); "Ven, morena" (Ramón Paz); "Noche de farra" (Armando Medina); "Ritmo de azúcar" (Víctor Marín); "Espíritu burlón" (Miguel Jorrín); "No puedo vivir" (Osvaldo Alburquerque); "Le dije a una rosa" (Virgilio González) y "El baile suavito" (María Aurora Gómez). Fueron muy bien recibidas también joviales versiones que presentó de viejas tonadillas españolas grabadas en 1958 en tiempo de chachachá: "Ven y Ven" (González-Retama); "Clavelitos" (Cadenas-Valverde) y "Mi escapulario" (Álvarez-Bernal).

En 1959 entró a la orquesta como cantante Rafael (Felo) Bacallao Hernández, quien había tomado parte con anterioridad en algunas grabaciones fortaleciendo los coros. Con Pepe Olmo, por más de treinta años Bacallao constituyó un formidable dúo unísono –reforzado por la voz de Lay–, y demostró en incontables presentaciones de la orquesta sus grandes dotes de bailarín. En 1993 se radicó en Venezuela.

En 1960 la orquesta recibió el Disco de Oro por sus producciones discográficas con Discuba, entre ellas, Caminito de Guarenas (de Billo Frómeta), que constituyó un fenómeno de popularidad. Entre sus grabaciones significativas de la época se encuentran los discos de larga duración Danzones de ayer y de hoy (con dos volúmenes); Me voy para la luna; Ja já pa chá; Charangas y pachangas; y las tres entregas de Cójale el gusto a Cuba, la tercera de las cuales apareció en el mercado en 1962.

Desde 1957 la Aragón se presentó en varios escenarios de Estados Unidos (Nueva York, Miami, Tampa, Los Ángeles) hasta finales de 1960. La ruptura de relaciones entre Estados Unidos y Cuba impidió el regreso de la orquesta a tierra norteamericana hasta 1978, cuando actuó en el Avery Fisher Hall, del Lincoln Center de Nueva York, junto a Elena Burke y Los Papines. En la década de 1960 la orquesta realizó numerosas giras por Europa del Este; formó parte del espectáculo Grand Music Hall de Cuba (Teatro Olympia, París, 1965) y recibió la Distinción de Honor del Conservatorio Chaikovski de Moscú, entre otros lauros. En 1970 realizó una gira por varias ciudades de Japón y grabó en Tokio, para la filial nipona de la firma RCA Víctor, catorce obras. En los años siguientes se presentó en varios países latinoamericanos, europeos y africanos, con inmenso éxito. Hasta mediados de la década de 1980, la orquesta se mantuvo viajando casi anualmente a países de África.

El sello de la agrupación lo impusieron, en su época de oro, las voces de Pepe Olmo, Bacallao y Lay; la flauta de Richard Egües; el piano de José Palma Perelló (quien ingresó en la orquesta en 1941 y tras varias entradas y salidas quedó fijo en su nómina hasta 1987), el repertorio y los eficientes arreglos de Lay-Egües, el "bajo soneado" de Joseíto Beltrán y el peculiar modo de tocar las pailas y el timbal de Orestes Varona, quien permaneció en la orquesta durante más de cuatro décadas.

Con el paso de los años el repertorio de la orquesta se enriqueció con obras de autores como Pedro Aranzola, Julio César Fonseca y Tony Taño, y con nuevos ritmos como el mozanchá y el cha-onda, creado este último por Alejandro Tomás Valdés, quien ingresó como chelista en 1965 y permaneció en la orquesta hasta 1997. El violinista Dagoberto González Piedra (que también integró la Aragón en 1965) escribió arreglos y aportó números de su autoría, algunos de gran aceptación, como "Aprende, muchacho".

El 13 de agosto de 1982 Rafael Lay Apesteguía falleció en un accidente de tránsito y Richard Egües quedó como director del conjunto, que cumplió bajo su conducción contratos en Francia, Finlandia y África, hasta que en 1984 el joven violinista Rafael Lay Bravo asumió la dirección. En ese año «los aragones» viajaron por varios países de África, Francia, Italia y México. Poco después, escalonadamente, al jubilarse algunos de sus integrantes de mayor edad, ingresaron músicos jóvenes como el actual pianista, Orlando (Landy) Jesús Pérez Montero, y los cantantes Justo Emilio Rueda (entre 1987 y 1995) y Ernesto Bacallao Serrano (quien entró en 1993). La comprometida vacante dejada por Richard Egües fue ocupada de 1984 a 1988 por René Lorente García, y a partir de septiembre de 1990, por Eduardo Ramón Rubio Pérez.

En décadas recientes han aparecido numerosas grabaciones de la orquesta para varias firmas disqueras cubanas y extranjeras. Se han reeditado en soporte digital éxitos de antaño, y grabado nuevas piezas. La agrupación ha recibido altas distinciones del Ministerio de Cultura de Cuba, y continúa presentándose en diversos escenarios del mundo. Es considerada una leyenda viva de la música cubana.

El disco La Charanga Eterna fue nominado al Premio Grammy Latino 2002; así mismo alcanzó nominación el disco  Con tremenda sabrosura, por la categoría de Mejor álbum tropical contemporáneo en el 2009, junto a afamados músicos como Chucho Valdés y X Alfonso.

Entre los más recientes éxitos de la orquesta se  encuentran los  conciertos en el Mayne Stage, Chicago, Illinois y en el Centro de Bellas Artes Luis A. Ferré de San Juan, Puerto Rico, ambos en abril del 2014. En mayo del 2015 deleitó al público colombiano en la ciudad de Barranquilla.

Discografía

That Cuban Cha-Cha-Cha, 1956

Cuba En Vivo, 1970

Heart of Havana, Volume 1, 1992

Cójale el Gusto a Cuba, 1993

Danzones de Ayer y de Hoy, 1993

Cha Cha Charanga!,1997

Los Aragones de la Onda de la Alegría, 1988

Quien sabe sabe, 1998

Baila Carla, 1998

La Charanga Eterna, 1999

La nueva orquesta Aragón, 2001

Maracas, bongó y conga, 2003

Live at Brirdland, 2003

Los tamalitos de Olga, 2003

The History Continues..., 2005

Afia a Cuba, 2008

The 70th anniversary album, 2009

La charanga eterna, 2011

 

Bibliografía

Díaz Ayala, Cristóbal: Música cubana. Del areyto a la Nueva trova (3ª. Edición), Editora Universal, Miami, 1993.

Hernández, Erena: La música en persona, Editorial Letras Cubanas, La Habana, 1986.

Martínez, Mayra A.: Cubanos en la música, Editorial letras Cubanas, La habana, 1994.

Ulloque Germán, Héctor: Orquesta Aragón, Editorial Nomos, Colombia, 2004.