Omar Torrijos

Historia, Política, Panamá

Omar Efraín Torrijos Herrera (1929-1981). Relevante militar y político nacionalista panameño, quien firmó el tratado que devolvió el Canal a Panamá.

Omar Torrijos nació el 13 de febrero de 1929 en Santiago, cabecera de la provincia de Veraguas, en la República de Panamá. Fue el octavo hijo de los maestros rurales José María Torrijos -oriundo de Roldanillo, en el Valle del Cauca, Colombia- y Joaquina Herrera, veragüense de origen. Estudió hasta quinto curso en la Escuela Normal Juan Demóstenes Arosemena, de Santiago, que era entonces un bastión del movimiento estudiantil. Animado por el interés de hacerse de una profesión ante las precarias condiciones económicas de su familia, concursó y ganó en 1948 una beca que le permitió graduarse de subteniente de infantería en la Academia Militar Gerardo Barrios, de la República de El Salvador. Ingresó en la Policía Nacional en 1952. Fue ascendido al rango de capitán en 1956; recibió cursos en la Escuela Policial Interamericana y en la Escuela de las Américas. Ambas instituciones estaban instaladas dentro del territorio de la Zona del Canal, controlado por Estados Unidos.

El 3 de abril de 1959, siguiendo la estela de los triunfos de los revolucionarios en Cuba, varios jóvenes panameños se levantaron en armas en Veraguas, Colón y Chiriquí. Omar Torrijos fue enviado al frente de un pelotón a reprimir el movimiento. Fue herido en el primer enfrentamiento y relevado del mando de la operación. Para contrarrestar la influencia de la triunfante revolución cubana en todo el continente, Estados Unidos fortaleció su alianza con los ejércitos de la región centro, suramericana y del Caribe; y ejecutó la doctrina de contrainsurgencia, entrenando en tácticas antiguerrilleras a los militares latinoamericanos. Nuevamente, el capitán Torrijos recibió cursos de comando y contrainsurgencia, y ascendió al grado de mayor en 1960. Fue enviado en misiones de represión al contrabando en la comarca de Kuna Yala, en 1962; al levantamiento del Mayor Hurtado, en Pacora, en el mismo año, y, finalmente, en 1965, a los levantamientos indígenas de Boca Balsa, en Veraguas.

Después de desempeñar labores de jefe de las Zonas Militares de Colón y Chiriquí, fue promovido al grado de teniente coronel en 1966, y se hizo cargo de la secretaría ejecutiva de la Comandancia, adscrita al comandante Bolívar Vallarino. Desde la firma del Tratado Hay-Bunau Varilla, del 18 de noviembre de 1903, que había convertido a la nación en un protectorado con una colonia denominada Zona del Canal, y que había hecho posible la construcción del canal interoceánico para servir a los intereses estratégicos -económicos y militares- de Estados Unidos, las relaciones entre los dos países habían sido marcadas por las demandas panameñas en favor de una mayor participación en los beneficios generados por la explotación de su posición geográfica.

Gracias a esas reclamaciones, algunos mandatarios panameños lograron beneficios económicos, sin variar el estatus colonial y de protectorado con el que había nacido la república. En cambio, los sectores nacionalistas del país reconocieron desde muy temprano que la independencia y la consolidación del Estado Nacional dependían de la recuperación de la soberanía panameña sobre la totalidad de su territorio. Se dio inicio a lo que el propio Torrijos calificaría, más tarde, como “alpinismo generacional”, en referencia al sacrificio y el aporte que cada generación de patriotas panameños había hecho por la supresión del estatus colonial.

Estados Unidos, además del control de la zona de tránsito -canal, puertos, carreteras-, concentrado en las riberas del Canal, maniobraba una docena de bases militares, desde las cuales organizó actividades intervencionistas en toda la región, y llegó a la agresión de naciones hermanas cuando consideró amenazados sus intereses. Además, debido a lo pactado en el Tratado del Canal hasta 1936, Washington era garante de la independencia nacional. En esa fecha, el presidente Harmodio Arias logró revisar el Tratado, en el marco de la política “del buen vecino”. A partir de esa reforma al Tratado (Arias-Rosevelt), el orden interno y la seguridad del país quedarían garantizados por la Policía Nacional, institución con la doble función de policía y de ejército.

Con el transcurso del tiempo, las contradicciones entre la nación panameña y el imperialismo se agudizaron: fueron rechazados los tratados de 1927 y los Tratados Filós-Hines de 1947, estos últimos considerados como primera derrota a la potencia estadounidense en los inicios de la guerra fría.

Las reclamaciones del Estado Panameño continuaron. En 1955 los dos países firmaron nuevos acuerdos revisionistas, que buscaban crear compensaciones económicas sin resolver el estatus colonial de protectorado; esto llevó a jornadas patrióticas del pueblo organizado, que sembró banderas en la zona ocupada, hasta el estallido nacionalista del Nueve de enero de 1964, que dejó un saldo de veintiún panameños muertos y más de quinientos heridos. Ante la desproporcionada agresión norteamericana, el gobierno panameño decidió romper relaciones con Washington y exigió iniciar un proceso de negociaciones para abolir los Tratados de 1903 y desarticular las causas fundamentales de conflicto entre ambos Estados.

Tres años de negociaciones bilaterales permitieron un primer esbozo de tratados: uno concerniente a la devolución gradual del Canal a Panamá, un tratado de neutralidad y otro para la construcción de un canal a nivel (complementario del existente, de esclusas). Estos fueron rechazados por las principales organizaciones sociales panameñas por considerarlos lesivos a los intereses nacionales.

A esa situación se agregó una creciente inestabilidad política. Los fraudes electorales, el gamonalismo y el clientelismo político practicado por los partidos políticos condujeron al país a sucesivas crisis. Una y otra vez, correspondió a los militares sofocar el malestar popular y aplacar el caos mediante la represión. En 1968 se celebraron elecciones en las que ganó el poder presidencial el caudillo Arnulfo Arias, quien lo asumió el 1 de octubre de 1968. Arias, declarado enemigo de la institución militar, ordenó traslados y cambios que violentaban el escalafón y tendían a desarticular su mando unificado. La respuesta de los militares, encabezados por el Coronel Omar Torrijos y el Teniente Coronel Boris Martínez, fue derrocar a Arias e instalar un gobierno provisional.

Se clausuró la Universidad, se ilegalizaron los partidos políticos, se suspendieron las garantías constitucionales, se reprimieron las manifestaciones contra el golpe y se encarceló a dirigentes políticos y populares. Arnulfo Arias se refugió en la Zona del Canal y exigió a Estados Unidos que interviniera para aplastar a los golpistas y restituirlo en el poder, pero Washington no accedió a sus demandas.

En busca de legitimidad política y social, el sector de los militares encabezado por Torrijos dio inicio a un “patrullaje” por las zonas más pobres del país, formulando propuestas reivindicadoras que en su conjunto dieron inicio al llamado “proceso revolucionario”, el cual se propuso llevar adelante una reforma agraria e instrumentar cambios en instituciones y sectores económicos, con base en patrones diferentes a los establecidos por los clanes económico-políticos tradicionales.

En medio de estos avances, el Coronel Omar Torrijos ascendió a General de la Guardia Nacional, y el 25 de febrero de 1969 expulsó del poder al Coronel Martínez, que mantenía desacuerdos con los cambios puestos en marcha por su compañero de armas. Pero las amenazas contra la conducción de Torrijos persistieron. Hubo una resistencia armada de baja magnitud en la ciudad y el campo, y una conspiración abierta de los sectores oligárquicos desplazados del poder, hasta que algunos de ellos lograron concitar el apoyo de importantes sectores políticos de Estados Unidos.

El 16 de diciembre de 1969, aprovechando su ausencia del país, esos sectores, apoyados por un grupo de oficiales, intentaron dar un golpe a Torrijos, quien, en una acción considerada temeraria, emprendió el retorno de México a Panamá a bordo de un pequeño avión civil. Fueron apresados los golpistas. Consolidado su liderazgo iniciado el año de 1970, y acorde con un “Plan Nacional de Desarrollo”, Torrijos ejecutó reformas a la estructura económica y política, y promovió la organización de los sectores populares. Se modificaron las leyes de vivienda -prohibiéndose el desalojo y creándose el principio proteccionista de “vivienda de interés social”-; se aprobó un nuevo código laboral progresista, que otorgó derechos como estabilidad laboral, sindicalización y contratación colectiva, y se crearon nuevas instituciones dentro del sistema educativo: masificación, creación de ciclos básicos de producción, fortalecimiento de la educación vocacional y diseño de reforma educativa. Se modernizó el sistema sanitario y se llevó a cabo la integración de todos los servicios públicos de salud; se introdujo la prevención y la búsqueda de equidad en esos servicios, y se organizaron las comunidades en cientos de comités de salud en todo el país.

Estas reformas se legitimaron mediante una nueva constitución, que sustituyó a la clausurada Asamblea de Diputados por una Asamblea del Poder Popular integrada por 505 representantes de corregimiento, electos de forma directa y respaldados por nuevas formas de organización: Juntas Comunales y Locales.

Torrijos también hizo nacionalizar los servicios de telefonía y energía, entonces en manos de transnacionales estadounidenses, y creó un número plural de empresas estatales con la intención de construir una economía mixta e independiente y desplegar “polos de desarrollo” regionales alternativos a la zona de tránsito, que era el eje económico comercial creado alrededor de la ruta interoceánica. Adquirió préstamos de instituciones financieras que permitieron ejecutar un ambicioso plan de construcción de infraestructuras, como carreteras, hospitales, centros de salud, escuelas, puertos y aeropuertos, centro de convenciones y otros.

En el plano internacional, Torrijos asumió la bandera de la lucha por la eliminación del enclave colonial y la recuperación del Canal. Para ello convocó a todos los sectores sociales, pero se apoyó principalmente en el movimiento popular. Como primer paso, rechazó los tratados propuestos en 1967, considerándolos lesivos a los intereses nacionales, y rompió el marco de la bilateralidad, haciendo de la causa de la soberanía panameña un problema regional, luego continental y finalmente de todo el mundo.

Las nuevas negociaciones se iniciaron con la firma del acuerdo de principios Tack-Kissinger (1974). Torrijos convocó y ganó la solidaridad internacional hacia la causa panameña, tanto de gobiernos de todos los signos ideológicos como de movimientos políticos y revolucionarios, personalidades de la cultura y de las artes. Después de un prolongado y complejo proceso de negociación, se suscribieron los Tratados Torrijos- Carter, el 7 de septiembre de 1977.

El primer Tratado devolvió a Panamá, mediante un cronograma, la administración de la vía interoceánica y la jurisdicción plena sobre todas las tierras y aguas bajo control de Estados Unidos, y desmanteló el complejo integrado por catorce bases militares de las tres armas. El proceso se inició el 1 de octubre de 1979 y culminó el 31 de diciembre de 1999. El segundo Tratado es el de Neutralidad Permanente del Canal.

Culminada esta etapa, se inició el llamado proceso de repliegue de los militares a los cuarteles, y el retorno a un régimen de instituciones propias de la democracia liberal.

Ronald Reagan -expresión de la ultraderecha estadounidense- ascendió a la presidencia en Estados Unidos en 1980, con una plataforma agresiva para revertir los avances de los movimientos progresistas y revolucionarios en el continente y el mundo. Su administración incluyó entre sus objetivos –en el Documento de Santa Fe I- la eliminación de Omar Torrijos, quien, convertido en figura importante del Movimiento de los No Alineados y de la Internacional Socialista, organizó el Grupo de Contadora para promover la paz en Centroamérica, y continuaba brindando apoyo a organizaciones y movimientos revolucionarios de otros países y ejerciendo una substancial influencia política como líder regional latinoamericano.

En Panamá se nombró un gobierno civil de transición (presidido por Arístides Royo) y se convocaron elecciones generales en 1984. La mañana del 31 de julio de 1981, la avioneta en la que viajaba Torrijos, acompañado de personal con destino al proyecto autogestionario de Coclesito, estalló y se estrelló contra el cerro Marta, en el centro de Panamá.

 

Bibliografía activa

La batalla de Panamá. Editorial Universitaria de Buenos Aires, Buenos Aires. 1973.

Carta del General Torrijos al Senador Kennedy. En archivos de la Guardia Nacional, Panamá, 1970.

“Discurso del jefe de gobierno de Panamá, General Omar Torrijos Herrera”; en Lotería, Nos. 258-260, Panamá, ago.-oct. 1977.

“Discurso pronunciado por el General Omar Torrijos Herrera en ocasión de la firma de los Tratados Torrijos-Carter”; en Lotería. Nos. 473-474, Panamá, 2007.

"Discurso pronunciado por el Jefe de Gobierno de Panamá, General de Brigada Omar Torrijos H., el 11 de octubre de 1975 en el Gimnasio Nuevo Panamá", Sistema estatal de radiodifusión Radio Libertad, Panamá, 1975.

Este es un triunfo del pueblo (discursos de Torrijos y Carter), Impreso en la Contraloría, Panamá, s.f.

Ideario: Omar Torrijos. Martínez, Selección y prólogo de José de Jesús. Editorial Universitaria Centroamericana, San José de Costa Rica, 1982.

La línea. Centro de Impresión Educativa, Panamá, 1981.

Mi pueblo. La Prensa Médica Argentina, Buenos Aires, Argentina 1974.

Nuestra revolución: discursos fundamentales del general Omar Torrijos Herrera, jefe de gobierno de la República de Panamá. Presentación por Juan Antonio Tack, Ministerio de Relaciones Exteriores, Departamento de Información, Litho Impresora Panamá, Panamá, 1974.

Objetivo fundamental: nivelar los perfiles de la distribución de la riqueza, porque mientras unos se están muriendo de opulencia, otros se mueren de miseria. Comisión Nacional de Reforma Educativa, Panamá, 1973.

“La oligarquía no tiene nacionalidad”, en Tareas, No.39, Panamá, jul.-sept. 1977.

Discurso pronunciado por el General Torrijos en Santiago de Cuba, en enero de 1976. Biblioteca Naconal Ernesto J. Castillero, Panamá, 1976.

Papeles del General. Centro de Estudios Torrijistas, Panamá, 1984.

La quinta frontera: partes de la batalla diplomática sobre el Canal de Panamá, Prólogo de Gabriel García Márquez; epílogo de Graham Greene. EDUCA, Panamá, 1978.

Una revolución diferente: mensajes en la historia, Editora La Nación, Panamá, 1972.

Videos sobre la trayectoria de Omar Torrijos [Videograbación]. Biblioteca Nacional Ernesto J. Castillero, Editorial Panamá, [s.n., s.f.].

Omar en su propia voz: el General Torrijos prepara el documento soy un soldado de América Latina [Grabación], Disco compacto (36 min.): digital; 4 3/4 plg. Editorial Indica, San José de Costa Rica, 1985.

Discursos del General Torrijos y del Presidente Carter, Ministerio de Educación, Panamá, 1978.

Bibliografía pasiva

Ahumada, Adolfo: Omar Torrijos, Fundación Omar Torrijos, Panamá, 2000.

Amado III, Juan José: “Septuagésimo noveno aniversario del natalicio del general Omar Torrijos”; en Revista Consenso, Año 1, no. 4, Fundación Omar Torrijos, Panamá, abr. 2007.

Araúz Monfante, Celestino A: “Estados Unidos invade Panamá: la visión estadounidense”. En Panamá: nuestra historia 1501-2003, Panamá América No.31, Panamá, oct. 26 de 2003.

__________________________:”La República bajo la égida de Torrijos”. En Panamá: nuestra historia 1501-2003, No.29, Editora Panamá América, Panamá, oct. 26 de 2003.

Arditto Barletta, Nicolás: “Omar Torrijos H. y el desarrollo nacional de Panamá”; en Lotería, Vol.1, Nos.305-309, Panamá, ago.-dic. 1981; No. 484, Panamá, mayo-jun. 2009.

Bernal, Juan Bosco: “Omar Torrijos Herrera: un líder de dimensión continental”. Lotería, Nos. 476-477, Panamá, ene. abr. 2008.

Bósquez De León, Everardo: “Fuerzas de Defensa y el año 2000”; en Revista Panameña de Sociología, No. 5, Universidad de Panamá, Panamá, 1989.

Carter, James: “Carta de Jimmy Carter a Omar Torrijos”; en La Estrella de Panamá, Panamá, sep. 12 1991.

Castro Herrera, Guillermo: “Panamá, 2009”. En Temas de nuestra América, No. 324, Vicerrectoría de Extensión, Universidad de Panamá, feb. 2009.

Cedeño Cenci, Diógenes: Omar Torrijos Herrera y su concepción de Panamá como un Estado docente, Cátedra Omar Torrijos, Fundación Omar Torrijos, Panamá, 2000.

Centro de Estudios Torrijistas: Omar Torrijos, imagen y voz. Centro de Estudios Torrijistas, 1985, Colección 9 de enero.

Chau, Lucy Cristina: “Lejana casita de muñecas”. En Temas de nuestra América, No. 308, Vicerrectoría de Extensión, Universidad de Panamá, Panamá, 2007.

Chomsky, Noam: El miedo a la democracia, Barcelona, Crítica, 1992.

____________________: Estados fallidos. El abuso de poder y el ataque a la democracia, Barcelona, Ediciones B, 2007.

Collado, Héctor y otros: Verde infinito comandante, s.e. Panamá, 1981.

Conte Porras, Jorge: “Iconografía de Omar Torrijos Herrera”. Lotería, Vol. 2, Nos. 305-309, Panamá, ago-dic. 1981.

Corporación Medcom (Televisora): Omar y Arnulfo [Videograbación], Producción de Abdiel Antonio Gutiérrez, MEDCOM, Panamá, 1999. 1 Videocasete (VHS) (2 hrs. 10 min. aprox.).

Escobar Bethancout, Rómulo: “Torrijos en la Sexta Cumbre de lo no Alineados”, en Lotería, Nos. 401-402, Panamá, ene.-abr. 1995.

Figueroa Navarro, Alfredo: “Torrijismo y sociología de la modernización”, en Lotería, Vol.1, Nos. 305-309, Panamá, ago.-dic. 1981.

Gandásegui hijo, Marco Antonio: “La crisis de una alianza: la coyuntura panameña” en Tareas, No. 67, Centro de Estudios Latinoamericanos Justo Arosemena (CELA), Panamá, oct.-dic. 1987.

García Márquez, Gabriel: “Torrijos”. Maga: revista panameña de cultura, No.4, Editorial Signos: Universidad de Panamá, Panamá, oct.-dic. 1984; Consenso, Año 1, No. 2, Fundación Omar Torrijos Herrera, Panamá, sept. 2006.

Gasteazoro, Carlos Manuel: "Tabla cronológica de Omar Torrijos H"; en Lotería, Vol. 2, Nos. 305-309, Panamá, ago.-dic. 1981.

González, Felipe: “Omar es mucho más Coclesito que el cana”. Discurso de Felipe González en Coclesito. Alternativa Magazine, Fundación Alternativa, Panamá, 2007.

________________________________: “Torrijos: 25 años después”. Alternativa Magazine, 2ª. Época, No. 10, Panamá, 2006.

Greene, Graham: Descubriendo al General Torrijos: historia de un compromiso, Trad. de Rosalía Vásquez, Plaza & Janes, Barcelona,1985.

________________________________: El General (traducción Juan Villoro). 3a. reimp., Fondo de Cultura Económica, México, 1995.

Illueca Sibauste, Jorge E.: Torrijos: conciencia nacional y dinámica soberana del futuro patrio. Información y Relaciones Públicas del Estado, Panamá, 1984.

Koster, Richard M.y Guillermo Sánchez Borbón: In the time of the tyrants: Panamá, 1968-1990, 5th. ed.,W. W. Norton & Company, New York, 1990.

Martínez, José de Jesús: Apuntes del General, Centro de Impresión Educativa, Panamá, 1980.

______________________________________________: Mi General Torrijos, Centro de Estudios Torrijistas, Panamá, 1987.

Priestley, George: Military government and popular participation in Panama: the Torrijos regime, 1968-1975, Westview Press, London, 1986.

Pritsiolas, Juan: “ Torrijos ordenó a Noriega asesinar a Gallego”; en El Panamá América, Panamá, mayo 27 de 1991.

"Homenaje a Omar Torrijos", en Lotería. 1981: Ago.-Sept.-Oct.-Nov.-Dic. Nº 305-306-307-308-309: VOL. 1. 1981: Ago.-Sept.-Oct.-Nov.-Dic. Nº 305-306-307-308-309: VOL. 2. 2da, edición especial julio de 1996.

Selser, Gregorio: El rapto de Panamá: de cómo los Estados Unidos inventaron un país y se apropiaron de un canal. Alcándara, Buenos Aires, 1964.

________________________: Panamá: érase un país a un canal pegado. Universidad Obrera de México, México DF, 1989.

________________________: Los Documentos de Santa Fe I y II. Universidad Obrera de México, México DF, 1990.

Soler, Ricaurte: “Torrijos: estado, nación e imperialismo, 1968-1981”, en Lotería, 7a. época, No. 400, Panamá, dic. 1994.