Olga Guillot

Música, Cuba

Olga Guillot (1922-2010). Destacada intérprete de la canción sentimental en habla hispana. Figura emblemática del bolero latinoamericano durante más de sesenta años.

Olga Guillot nació en Santiago de Cuba el 9 de octubre de 1922.

Siendo muy pequeña se mudó a La Habana y fue ahí cuando formó al lado de su hermana Ana Luisa, el dúo Hermanitas Guillot, que se presentó con éxito en el programa de radio La Corte Suprema del Arte.

En 1938 inició su preparación musical con maestros como la soprano Hortensia Coalla y el tenor Mariano Meléndez. En su primera juventud cantaba tangos.

En 1940 su hermana contrajo matrimonio y se retiró del arte. A principios de esta década, Olga formó parte como segunda voz del cuarteto Siboney, dirigido por la compositora Isolina Carrillo, autora de "Dos Gardenias", "Increíble", "Miedo de ti" y otras conocidas piezas.

El pianista Facundo Rivero, quien también formó parte de dicho cuarteto, descubrió las posibilidades de la joven como solista y la hizo debutar en La Habana en 1945, en el exclusivo Zombie Club.

Grabó una versión en español de Stormy weather ("Lluvia gris"), de Harold Arlen y de At Last ("Al fin"), de Warren, para la firma Panart, con la orquesta The Swingmakers. Ese mismo año, la Asociación de Críticos la seleccionó como la cancionera más destacada de Cuba. Entre sus primeros números grabados se encuentran también, "Ironía", de Isolina Carrillo, "Traicionera", de Gonzalo Curiel, "Dos almas", de Don Fabián y Stardust ("Polvo de estrellas") de Hoagy Carmichael, con letra en castellano. En estas grabaciones (1945-1946) la acompañó la orquesta Cosmopolita.

Miguelito Valdés, quien se encontraba radicado en Estados Unidos desde 1940, la condujo a Nueva York para realizar grabaciones para el sello Coda con orquesta y arreglos del pianista René Hernández. En esa oportunidad grabó, entre otros boleros, "La gloria eres tú", de José Antonio Méndez, "Rosa", de Agustín Lara y "Amorosa guajira", de González Allué. Actuó en Nueva York, en el Teatro Hispano y en el cabaret Havana-Madrid. A su regreso a Cuba empezó a presentarse en teatros y programas de radio.

En 1948, por mediación del tenor cubano René Cabell, viajó a México, donde apareció por primera vez en una película: La venus de fuego, protagonizada por Meche Barba. A lo largo de su carrera ha aparecido en unos quince filmes. Grabó algunas piezas acompañada de la orquesta del mexicano Gonzalo Curiel y con el respaldo del pianista y compositor Juan Bruno Tarraza, de quien ha sido su mejor intérprete. Entre 1952 y 1953 recorrió casi toda Latinoamérica y en 1954, firmó contrato de exclusividad con el sello cubano Puchito. Colocó varios sucesivos hits en las victrolas, respaldada por la orquesta Hermanos Castro: "Vivir de los recuerdos" (Bobby Collazo), "Eso y más", "Por eso estoy así", "Palabras calladas" (Juan Bruno Tarraza), "No me quieras así" (Facundo Rivero) y "Miénteme", del mexicano Chamaco Domínguez, que se convirtió en su mayor éxito. De 1954 a 1956, la Unión de Crónica Tele-Radial la proclamó la "Mejor Voz Cancionera de Cuba".

Tras el éxito de su primer disco de larga duración para Puchito con los Hermanos Castro, la casa disquera la contrató para nuevas grabaciones: "Campanitas de cristal" (Rafael Hernández), "No importa si mentí" (Baz Tabrane), "Qué dirías de mí" (María Greever), "Dos caminos" (Francisco Fellove) y otros boleros que aparecieron en el mercado en 1956. Grabó a dúo con Miguelito Valdés el bolero "Lágrimas negras" de Miguel Matamoros y la guajira "La sitiera" de Rafael López.

Su siguiente disco de larga duración lo grabó con la Orquesta Riverside (reforzada con una sección de cuerdas) dirigida por Pedro Vila, con arreglos de Rafael Somavilla, Juan Bruno Tarraza, Carlos Faxas y Peruchín Jústiz. La placa incluye "Tú mi delirio" y "Contigo en la distancia", de César Portillo de la Luz; "Franqueza", de Consuelo Velázquez  y "Porque tú me acostumbraste", de Frank Domínguez, que se impuso en el primer lugar de preferencia en el público en 1957 en México.

También grabó para la firma Musart, acompañada por la orquesta dirigida por José Sabre Marroquín, Olga en México, con obras de compositores cubanos (Frank Domínguez, Tarraza, José Antonio Méndez) y mexicanos (Vicente Garrido, Roberto Cantoral, Miguel Prado, Gonzalo Curiel y  Salvador Rangel).

En 1958 viajó a Europa y actuó en el Palm Beach Casino, de Cannes, Francia; compartió el escenario con la legendaria cantante francesa Edith Piaff. Ese año apareció el larga duración Intimidades con Olga Guillot, con arreglos y dirección de René Touzet, quien firmó varias de las selecciones incluidas ("Estuve pensando", "Cuando tú quieras", "La noche de anoche" y "No te importe saber").

Al año siguiente presentó un nuevo long playing –Creaciones de la Guillot–, en el cual se encontraba un bolero de Orlando de la Rosa con el cual gustaba iniciar sus presentaciones en los años 50: "La canción de mis canciones"; de Tarraza, "La novia de todos" y "Tú me niegas", y "Vete", de Candito Ruíz, que eran frecuentemente interpretadas por la Guillot en sus actuaciones en centros nocturnos y en la televisión.

En su disco de 1960, Olga de Cuba, con orquesta dirigida por Humberto Suárez, se encontraban temas de Ela O’Farrill, Tania Castellanos, Frank Domínguez y Piloto y Vera –compositores vinculados a la expresión filin-, junto a boleros de los mexicanos Luis Demetrio, Roberto Cantoral, Benjamín Correa, Álvaro Carrillo y Vicente Garrido; y de los compositores-pianistas cubanos que se dieron a conocer en los años de la década de 1940: "Libre de pecado", de Adolfo Guzmán, "Por qué tendrá que ser así",  de René Touzet y "Ya ves, así pienso yo", de Osvaldo Farrés. Este LD es un fiel reflejo de los alcances de su repertorio por esa época, en la cual consolidó firmemente su personalidad artística.

Impuso en el gusto del público su versión de "Sabor a mí", de Álvaro Carrillo, el número más popular de 1960.

Su último disco publicado en Cuba, Comunicando con la Guillot, que tomaba su nombre de una canción-rock entonces de moda, era un compendio de grabaciones realizadas en años anteriores con varias orquestas (Riverside, Hermanos Castro y Humberto Suárez).

Entre 1959 y 1960 actuó en el Cabaret Caribe del recién inaugurado Hotel Havana Hilton, más tarde nombrado Habana Libre, cuando es intervenido por el gobierno revolucionario. Fue declarada por los columnistas de espectáculos de Cuba, la cancionera más popular de 1959. En 1961, se le entregó el Disco de Brillantes por sus altas ventas, las mayores en Cuba entre 1954 a 1960.

A principios de ese año fue la figura principal del show Serenata Mulata, del cabaret del hotel Capri. Abandona Cuba definitivamente en 1961 con su hija Olga María (hija del compositor René Touzet) rumbo a Caracas, Venezuela. El maestro Sabre Marroquín la invita a visitar México, y allí vivió por más de tres décadas, hasta radicarse en Miami.

En México realizó grabaciones para la firma Musart con orquestas dirigidas por Cuco Valtierra y Jorge Ortega. Eran los días de "Poquita fe" (Bobby Capó), "Escándalo" (Rubén Fuentes), "Cualquier pretexto" (Garrido). Su estilo interpretativo se tornó más agresivo y el tempo de los arreglos más vivaz y rítmico.

Realizó un disco con composiciones de María Greever acompañada por la orquesta de Sabre Marroquín. Popularizó "¿Qué sabes tú?", de Myrta Silva; "Seguiré mi viaje", de Alvaro Carrillo y Remate, de Rubén Fuentes. En 1963, la Academia de Artes John F. Kennedy, de Hollywood, le otorgó el premio Golden Palm como la Mejor Bolerista de América Latina. El 31 de octubre de 1964 realizó su primer concierto en el Carnegie Hall, de Nueva York. Más tarde actuó en el Teatro Paramount, de Broadway y brindó también varios recitales en el Teatro Olympia de París.

Continuó su carrera discográfica en México e hizo giras por España y por países de América Latina. En esa década grabó con las orquestas de Jorge Ortega y Nacho Rosales una larga serie de boleros de marcado estilo teatral, casi todos de despecho: "Bravo", "Voy", de Luis Demetrio; "Te doy dos horas", "Pronto", de Álvaro Carrillo; "Esas lágrimas son pocas" y "Con mil desengaños", de Touzet.

Dedicó una producción discográfica en 1967 a composiciones de Armando Manzanero ("Adoro", "Parece que fue ayer", "Cuando estoy contigo", entre otras...) que constituyó un éxito continental.

Cuando popularizó "Me muero, me muero", de la mexicana Lolita de la Colina, se le consideró "Pionera de la Canción Erótica". Por esta ruta continuó con otras letras referidas a la relación íntima, a la vez que las alternó en sus presentaciones y discos con sus éxitos de años atrás y nuevas composiciones, de Chico Novarro ("Debut y despedida", "Mañana puedes irte"), Palito Ortega ("Lo mismo que usted") Concha Valdés Miranda ("La mitad"), Paco Chanona ("Te felicito") y Juan Gabriel ("Se me olvidó otra vez").

En México ofreció un extenso recital en 1977 con el conjunto de Chucho Altamirano y, luego, otro en Buenos Aires, con arreglos y dirección de Raúl Parentella y Mike Rivas, que fueron editados en discos en los años ochenta. En 1988 celebró sus bodas de oro como intérprete de la canción y el bolero.

Grabó en los años noventa con Los Sabandeños, con el pianista Enrique Chiá y participó como invitada en varias producciones de otros intérpretes y grupos.

En 2001 grabó un CD titulado Faltaba yo (Warner Music) con dirección musical y arreglos de José Manuel (Meme) Solís, quien había debutado junto a ella como pianista acompañante a finales de la década de 1950. Incluyó nuevas versiones de varios de sus grandes éxitos, como "Miénteme" (A. Domínguez), "Sin mí" (Mario Clavell), "Tú me acostumbraste" (Frank Domínguez), además, "Alma adentro" (Silvia Rexach), "No digas por favor" (Armando Manzanero), "Un poco más" (Álvaro Carrillo) y dos composiciones de Solís ("Y pensar" y "Cuando me hablan de amor").

Otros discos significativos en su carrera son: Temperamental (1963); Añorando el Caribe (1964); 12 Éxitos Románticos (1964); Más Éxitos Románticos (1965); Y siguieron los Éxitos (1966); Bravo (1967); Adoro & Celoso (1967); Olga le canta a América (1968); Olga Guillot Volumen 14 (1969); La mujer que te ama (1970); Quien da más? (1971); Y ahora....Olga (1972); Se me olvidó otra vez (1976); Lo nuevo de Olga (1978) y Para mi público (1982).

Además de imponer un peculiar estilo dramático en la interpretación de la canción y el bolero, que ha sido imitado por otras cantantes durante décadas, Olga Guillot ha recorrido buena parte del repertorio sentimental en habla hispana creado –sobre todo en América Latina– a partir desde los años cuarenta hasta hoy.

Su extensísimo repertorio incluye páginas de la trova tradicional, de la canción –fue una de las primeras en grabar canciones de filin- y la balada, así como boleros son, boleros mambos, boleros beguines, boleros ranchera, y demás modalidades del género.

El 7 de noviembre de 2007 recibió el Grammy Latino a la Excelencia, junto a otros destacados artistas como Alberto Cortez, Lucho Gatica, Los Tigres del Norte y Os Paralamas do Sucesso.

Olga Guillot falleció en la ciudad de Miami el 12 de octubre de 2010.

 

Bibliografía

Díaz Ayala, Cristóbal: Cuando salí de la Habana. 1898-1997: Cien años de música cubana por el mundo, Fundación Musicalia, Puerto Rico, 2001.

Giro, Radamés: Diccionario Enciclopédico de la Música en Cuba, Editorial Letras Cubanas, La Habana, 2007.

Orejuela, Adriana: El son no se fue de Cuba. Claves para una historia, 1959-1973, Ediciones ACS, Bogotá, Colombia, 2004.