Necrópolis Cristóbal Colón

Arquitectura e Ingeniería, Cuba

Necrópolis Cristóbal Colón. Situada en la ciudad de La Habana, es una de las más hermosas del mundo, y avanzada por su diseño y concepto en época de su construcción. En su centro agrupa importantes obras de arte y monumentos arquitectónicos.

La Necrópolis Cristóbal Colón está considerada como uno de los cementerios arquitectónicos monumentales más relevantes del mundo. Su fundación fue una consecuencia del crecimiento de la ciudad, que en la segunda mitad del siglo XIX ya había dejado de ser una villa intramuros y necesitaba espacio para enterrar sus muertos, después de haber desbordado las parroquias y posteriormente el pequeño Cementerio de Espada.

El arquitecto gallego Calixto de Loira fue el ganador del concurso convocado para la construcción del nuevo cementerio. De Loira concibió una imponente planta neoclásica, rebosante de connotaciones simbólico-religiosas y sociales. Además, proyectó las fachadas principales, la Galería de Tobías, la Capilla Central, las cercas perimetrales, el osario y los edificios administrativos; edificaciones todas eclécticas, e influidas por la sobriedad del estilo románico.

La primera piedra se colocó el 30 de octubre de 1871 en el lugar que ocuparía la puerta principal. Para la ocasión se realizó una ceremonia eclesiástica en la que también participaron las principales autoridades de la Isla. El nombre que se dio a la necrópolis correspondía a la idea inicial de dar sepultura en ella a los restos del Gran Almirante, pero tal propósito no pudo realizarse.

La planta del cementerio se inspira tanto en el neoclasicismo como en la tradición medieval italiana de las cinco cruces: una gran cruz latina central con cuatro más pequeñas a su alrededor. Está orientado hacia el norte, donde se halla su acceso principal. Sus dimensiones aproximadas en su fundación eran de 825 metros de este a oeste y 640 de norte a sur. En 1922 se demolió parte del muro histórico para hacer la ampliación del cuartel oeste. Las dimensiones actuales aproximadas de la necrópolis son de 1 005 metros de este a oeste y de 640 de norte a sur. Su área total es 589 400 metros cuadrados.

En su centro se encuentra una plaza circular -símbolo de la eternidad- donde se levanta la Capilla Central, edificio de planta octogonal de estilo románico.

La avenida que parte de la Puerta Norte hasta la plaza central se denomina Avenida Cristóbal Colón. Desde la plaza central hasta la Puerta Sur se extiende la avenida Obispo Espada. El cementerio es cruzado de este a oeste por la avenida Fray Jacinto -obispo de La Habana en la fecha en que se concluyeron las obras.

La Puerta Norte o de la Paz comenzó a construirse en 1871 y se culminó en 1886. Es un gran arco de triunfo que se abre en tres vanos, simbolizando la Santísima Trinidad y la Resurrección. Dentro de su eclecticismo presenta gran influencia románica, como todos los edificios proyectados por De Loira, además de algunas influencias bizantinas en las columnillas adosadas. En 1904 se le agregó, en su extremo superior, un grupo escultórico creado por el cubano José Vilalta de Saavedra, que simboliza las Tres Virtudes Teologales: Fe, Esperanza y Caridad. La Fe porta una cruz; la Esperanza, un áncora, y la Caridad, un niño en brazos. Bajo el grupo escultórico, una inscripción reza Janua sum pacis (Soy la puerta de la paz). Vilalta de Saavedra también fue autor de los dos bajorrelieves que se encuentran en la puerta: el exterior representa El Calvario, y el interior la resurrección de Lázaro.

El cementerio constituye un gran museo al aire libre donde se hallan los sepulcros de grandes personalidades cubanas y extranjeras. También contiene gran número de monumentos, panteones, capillas y esculturas de gran relevancia por diversas razones, como el Monumento a los Bomberos, el Monumento a los Emigrados Cubanos, la Capilla de los Naturales de Ortigueira, el Monumento a las Víctimas de la Masacre de Orfila, el Panteón de la Sociedad de Beneficencia Naturales de Asturias, el Panteón General de los Veteranos y Patriotas, el Panteón de los Deportistas, el Panteón de los Becarios del Gobierno Revolucionario, el Monumento a las Víctimas Cubanas de la II Guerra Mundial, el Monumento a los Mártires del Corynthia, el Monumento a los Mártires de la Expedición del Granma, el Panteón de las Fuerzas Armadas Revolucionarias, el Panteón de la Legión Americana, el Panteón de los Peloteros, el Monumento a los Mártires del 13 de Marzo, la Fosa Común de los Estudiantes de Medicina y el sepulcro de La Milagrosa, entre otras.

Los monumentos arquitectónicos y escultóricos fueron realizados por notables escultores y arquitectos como José Vilalta de Saavedra, Juan José Sicre, Félix Cabarrocas, René Lalique, Eugenio Batista, Enrique Rayneri, Aurelio Melero, Teodoro Ramos Blanco, Fernando Boada, Florencio Gelabert, Rita Longa, Agustín Querol, Raffaello Romanelli, Mariano Benlliure, Mario Coyula, Emilio Luis Escobar y Orestes Modesto del Castillo, entre otros.

Desde su fundación, la Necrópolis fue administrada por el Obispado de La Habana, posteriormente Arzobispado. En agosto de 1961 fue intervenida por el Gobierno Revolucionario, y en julio de 1967 nacionalizada.

 

Bibliografía

Artime, Rafael: "Cinco Cruces sobre la Ciudad", Pensamiento: teoría, historia y crítica, pp. 32-35, La Habana, 1997.

_______________: Apasionadamente hacia la muerte, La Habana, 1998.

Del Castillo, Orestes Jr.: The Cristóbal Colón Monumental Cementery in Havana: Necrópolis [s.e.], Miami, 1997.

Fernández, Alberto y Fernando Gómez: Cementerio Cristóbal Colón, Editorial José Martí, La Habana, 1994.

Guía de la "Necrópolis Cristóbal Colón" de La Habana, Editorial Escudo de Oro, S.A., Barcelona, 1998.