Movimiento Rastafari o Rastafarismo

Historia, Política, Religión, Jamaica

Movimiento Rastafari o Rastafarismo.  Una de las manifestaciones culturas del Caribe de mayor auge y difusión internacional, que nació y se desarrolló en Jamaica, tras la crisis capitalista de 1929.

El Rastafarismo debe entenderse como un movimiento sociocultural y político muy amplio, que incluye una variedad de expresiones -espirituales, políticas, sociales, artísticas y musicales, entre otras- y que se asocia a un estilo de vida, de profundo sentido religioso, surgido del sincretismo del cristianismo con creencias autóctonas africanas.

Una de sus principales raíces fue el movimiento nacionalista negro creado por el líder sindical y político jamaicano Marcus “Mosiah” Garvey, quien se había radicado en Estados Unidos, donde vertebró un ideario panafricanista enfilado contra el colonialismo y el racismo blanco, que llamaba a la hermandad entre todos los negros. Garvey promovió, desde los años veinte, el regreso al África de los descendientes de los antiguos esclavos cuando un rey negro fuera coronado, quien sería el redentor.

La coronación en 1930 del príncipe Ras (en idioma amárico), Tafari Makonen, como Emperador de Etiopia, "Rey de Reyes, Señor de los Señores, y León conquistador de la tribu de Judea", con el nombre de Hailé Selassié, fue interpretado por muchos de los seguidores de Garvey como el cumplimiento de aquel vaticinio. Desde entonces, comenzó el culto a la figura del Ras Tafari como Jah (Jehová), o sea el prometido y esperado Dios bíblico, considerado por los rastafaris como el mesías que pondría fin a la diáspora africana.

El surgimiento y desarrollo del rastafarismo en Jamaica estuvo también asociado al retorno a la isla, en los años treinta, de unos veinte mil jamaicanos que habían trabajado en Estados Unidos, Panamá, Cuba y otros países cercanos. Entre ellos figuraban Leonar Percibal Howell, Joseph Nathaniel Hibbert, Archibold Dunkley y Robert Hinds, quienes de manera independiente y paralela divulgaron muchas de las ideas de Garvey, junto a una relectura afrocéntrica de la Biblia. Además, iniciaron el culto al Emperador negro Haile Salassie, a quien consideraban debían reconocer como soberano y no al Rey de Inglaterra, lo que conjugaban con la defensa de las aspiraciones sociales y políticas de la comunidad negra pobre, entre ellas sus demandas de tierras y otras reivindicaciones. Como parte de este proceso, el libro Holy Piby, compilado entre 1913 y 1917 por Robert Athllyi Rogers, nativo de Anguila, fue considerado un texto sagrado.

Por estas prédicas, consideradas subversivas por las autoridades británicas en Jamaica, varios de esos líderes sufrieron persecuciones e incluso encarcelamiento, lo que los obligó en los años cuarenta a realizar sus actividades proselitistas en zonas intrincadas o en la semi clandestinidad. En 1947, surgió la organización “Fe Negra Joven” (YBF por sus siglas en inglés) donde participó Ras Boanerges o Congo Wattu. Desde el punto de vista formal, la YBF fue la primera gran organización Rastafari, que estableció los principios básicos del movimiento y una serie de tradiciones que en la actualidad representan el núcleo identitario de ese movimiento cultural y religioso. Arraigada en Jamaica, el rastafarismo pronto se extendió por todo el Caribe y en las comunidades negras de Gran Bretaña y los Estados Unidos.

La doctrina básica de los rastafris es ecléctica, pues incorpora elementos de la tradición religiosa y el imaginario africano con ciertos preceptos bíblicos del Antiguo y Nuevo Testamento. Pero el rastafarismo no sólo es un culto religioso, sino también una orientación política, cuya característica principal es la de no aceptar los valores impuestos por la ideología dominante blanca. La base fundamental de su orientación se sustenta en la Biblia, utilizada como una herramienta de análisis para los explotados, no sólo del sistema social injusto sino también de la propia religión cristiana. En su doctrina, el mundo occidental, racista, capitalista y blanco, tiene previsto su fin en el Apocalipsis, tras lo cual llegará la redención del pueblo negro.

El rastafarianismo incorporó a sus principios la prohibición de bebidas alcohólicas, el tabaquismo y la dieta de carnes, sobre todo de cerdo, así como de ciertos alimentos marinos. En cambio, promovió el consumo ritual de la marihuana (Cannabis sativa), considerada la hierba de la sabiduría. Entre las prohibiciones está también el corte del pelo, que debía crecer sin obstáculos formando trenzas enmarañadas, conocidas en inglés como dreadlockes. A las largas cabelleras con rastas (trenzas), se une el uso de tams (gorros tejidos), ropas cómodas hechas con fibras vegetales, pantalones anchos y camisetas holgadas. En su vestimenta, se preferencia los colores verde, amarillo y rojo, típico del emblema de Etiopia. Otro elemento simbólico de los rastafris es la estrella negra de seis puntas, que representa al hombre y a la mujer negra, así como el León, que alude al continente africano y al emperador Haile Selassie, y se interpreta como la fuerza que lucha contra la opresión del pueblo negro.

En los años sesenta el vertiginoso crecimiento del rastafarianismo como movimiento político y de sincretismo religioso estuvo influido por al auge de la música jamaica, en especial de la mezcla de la tradicional de la isla con el rythm y el blues de Estados Unidos, que dieron lugar al ska y luego al reggae. La popularidad del cantante y compositor Robert Nesta Marley, Bob Marley, desde los años setenta, convertido al rastafarianismo, dieron resonancia mundial a este movimiento. En la actualidad, el rastafarianismo, como religión o como fuente de estilos estéticos contraculturales y de resistencia, tiene gran influencia sobre todo en los jóvenes negros de América y en especial en Jamaica, Brasil y Estados Unidos.

 

Bibliografía

Barahona Martines, Juan Carlos: Marcus Garvey: Vida y Obra, Universidad Nacional de Costa Rica, San José, Costa Rica 1986.

Bermúdez, Darío: Rastafaris, la mística de Bob Marley, Buenos Aires, Editorial Kier, 2005.

Del Socorro Herrera, María B.: “Los Rastafari de Jamaica: movimiento social de resistencia”, en América Negra, Pontificia Universidad Javeriana, Bogotá, 1995.

Romero Contreras, Alberto: “La Cultura Rastafari y sus principales manifestaciones identitarias”, en Pacarina del Sur, núm. 10, enero-marzo, 2012.

Sader, Emir, Ivana Jinkings, Rodrigo Nobile y Carlos Eduardo Martins [Coordinadores]: Latinoamericana. Enciclopedia Contemporánea da América Latina e do Caribe, Rio de Janeiro, Boitempo Editorial/Universidade do Estado do Rio de Janeiro/ALPAC, 2006

Torquillo Cavalcanti, María Cristina: Rastafari, filosofía de resistencia, México, Escuela Nacional de Antropología e Historia/Secretaría de Educación Pública, 1984.

Villapoll, Nitza: “Hábitos alimentarios africanos en América Latina”, en Manuel Moreno Fraginals: África en América Latina, Siglo XXI,  México, 1977.