Miguel Acosta Saignes

Política, Ciencia, Educación, Periodismo, Venezuela

Miguel Acosta Saignes (1908-1989). Profesor, periodista, antropólogo, historiador y  político venezolano. Precursor de la antropología histórica y cultural, es considerado una de las figuras más notables de la intelectualidad venezolana del siglo XX.

Miguel Acosta Saignes nació en San Casimiro, Estado de Aragua el 8 de noviembre de 1908. Sus padres fueron Miguel Acosta Delgado, maturinés, y Adela Saignes, de origen francés, los que le facilitaron una esmerada educación. Su infancia transcurrió en Rio Chico, un pueblo del Estado de Miranda donde realizó sus estudios primarios. Más tarde hizo su bachillerato en el Colegio de San Pablo de Caracas y el Liceo de Caracas (1927), entonces dirigido por Rómulo Gallegos.  Egresado de bachiller, laboró como docente en el propio Colegio de San Pablo y fue subdirector en la Escuela Federal Zamora.

Al año siguiente, matriculó Medicina en la Universidad Central de Venezuela, mientras trabajaba como corrector de pruebas en el diario El Heraldo. Ese año de 1928, tuvo que interrumpir su carrera universitaria al ser detenido por participar en manifestaciones estudiantiles en oposición a la dictadura de Juan Vicente Gómez.  Junto a varios compañeros, estuvo recluido primero en los calabozos de la terrible prisión de La Rotunda -donde compartió con el poeta vanguardista José Pío Tamayo, quien lo indujo al estudio del marxismo- y después ocho meses en el penal de Las Colonias (hoy Araira) y el Castillo de Puerto Cabello. 

Liberado a fines de 1929, se reincorporó a la lucha contra el régimen gomecista integrando la llamada “generación del 28”, junto a Pío Tamayo, Rómulo Betancourt, Rodolfo Quintero y otros jóvenes opositores. Fue miembro de la junta directiva de la recién constituida Federación de Estudiantes de Venezuela (FEV) y participó en la toma de la Universidad el 17 de diciembre de 1930, para impedir que el General Gómez presidiera los actos por el primer centenario de la muerte de Simón Bolívar.

Miguel Acosta Saignes conjugó su activa participación en las luchas políticas y estudiantiles con la labor de linotipista y periodista en publicaciones como El Heraldo, Ahora, La Voz del Estudiante, Ultimas Noticias y El Nacional. Además, fue docente en escuelas de educación media y superior, se desempeñó como profesor de Matemáticas y Preceptiva en el Instituto San Pablo(1930-1931) y de Matemáticas y Psicología en el Colegio Católico Venezolano(1933-1936).

Tras la muerte del dictador Juan Vicente Gómez en 1935, continuó su intervención activa en la política nacional, de lo que fue expresión su papel en la creación de organizaciones gremiales y sindicales. En ese mismo año, fundó La Gaceta de América, junto a Inocente Palacios, y al año siguiente La Victoria, en colaboración con Juan Morales Lara y Alejandro Alfonso Larraín. Suscribió el “Llamamiento por la Unidad Popular para la Defensa de la Democracia”,  que buscaba la integración de los partidos de izquierda. Participó en la creación del Partido Republicano Progresista (PRP) –nombre dado al Partido Comunista mientras estaba ilegalizado- y fue director de su periódico El Popular. Colaboró en la fundación del Partido Democrático Nacional (PDN), liderado por Rómulo Betancourt, que agrupó al PRP y otros partidos de izquierda.

Perseguido por su actividad política, tuvo que pasar a la clandestinidad hasta que fue expulsado del país por el sucesor de Gómez, el también general Eleazar López Contreras, en diciembre de 1937. Exiliado en México, Acosta Saignes colaboró con la prensa mexicana, ahora con artículos más centrados en la realidad social y cultural de Hispanoamérica, mientras completaba su formación académica en la Universidad Nacional Autónoma de México (UNAM). Tras cursar tres años de Economía, decidió cambiarse a la carrera de Antropología e Historia, especializado en Etnología, en la que se graduó de doctor cum laude en 1945, con la tesis titulada El comercio de los aztecas.  En México también publicó en 1938 su primer libro Latifundio, obra de investigación sobre la realidad rural en Venezuela que revela su compromiso político con el cambio social.

Miguel Acosta Saignes regresó a Venezuela en 1946, en la coyuntura favorable creada por el gobierno del general Isaías Medina Angarita, quien había permitido el retorno de los exiliados y legalizado todos los partidos. Reintegrado a la academia y foros intelectuales de su país, creó la Comisión Nacional Indigenista (1948) y fue cofundador de la revista Archivos Venezolanos de Folklore (1949), fue Profesor Titular de la recién creada Facultad de Filosofía y Letras de la Universidad Central de Venezuela, a petición del escritor Mariano Picón Salas, decano fundador de esa facultad. Acosta organizó el Departamento de Antropología en 1947, y colaboró de forma activa en la formación de la Sección de Historia de las Facultades de Periodismo y Filosofía y Letras. También impartió clases de Geografía en el Liceo Caracas (1947), de Antropología en el Instituto Pedagógico de Caracas (1947) y de Culturas Prehispánicas de América, Antropología y Etnografía Antigua de Venezuela en la Universidad Central de Venezuela (1947).

Durante la década siguiente, consagrado como pensador dentro y fuera de su país, aportó una valiosa producción ensayística, entre las que destacan: Estudios de Etnología de Venezuela (1954), -con prólogo del sabio cubano Fernando Ortiz- constituida por ensayos clásicos de antropología sobre las poblaciones indígenas, un estudio de clasificación de conceptos y de hipótesis novedosas aun hoy consultadas por especialistas.

Miguel Acosta Saignes siguió desarrollando una activa vida política. Se presentó como candidato independiente del Partido Revolucionario de Integración Nacional (PRIN) por el Distrito Federal para el Senado de la República, entre 1964 y 1969, y fue presidente del Comité Nacional de Amnistía. Fue electo Decano de la Facultad de Humanidades y Educación en dos periodos consecutivos (1965 -1968) y (1968 a 1971). Para entonces, Saignes había añadido a su currículo una Licenciatura en Geografía en 1961, y un año después el título de Doctor en Antropología.

Tras este doctorado, publicó sus Estudios de folklore venezolano (1962) otra de sus grandes obras en la que analiza las creaciones culturales de los sectores socialmente explotados de su país. Luego editó por primera vez su tesis doctoral en antropología: Vida de los esclavos negros en Venezuela (1967), considerada uno de los trabajos más relevantes de la historiografía venezolana y abarca el fenómeno de la esclavitud a través de una minuciosa indagación histórica que analiza la situación de los africanos y sus descendientes en Venezuela.

Su siguiente obra Bolívar: acción y utopía del hombre de las dificultades (1977), representa un elaborado acercamiento a la figura del Libertador y su importancia en la historia de Venezuela, pero alejado de toda mitificación. Por este ensayo obtuvo el Premio Extraordinario “Bolívar en Nuestra América” de Casa de las Américas, Cuba, en 1977.

Ya septuagenario, participó en la realización del I Programa de Maestría en Estudios Afroasiáticos realizado en la Universidad Santa María de Caracas. También preparó en 1983 un nuevo texto sobre el Libertador publicado con el título de Introducción a Simón Bolívar. Un año después comenzó a elaborar otra obra acerca de este prócer que provisionalmente llamó Dialéctica del Libertador, y que se publicó póstumamente en 2002 por la Universidad Central de Venezuela.

Entre los rasgos más representativos de la obra intelectual de Acosta Saignes está la multidisciplinariedad, al abordar la variedad de contenidos y enfoques integrados en diversas materias (etnografía, geografía, historia, antropología, sociología, periodismo, literatura, pedagogía, folklore, etc.), incluyendo obras de relevancia artístico-literaria como: Edad cualitativa (1978) y Tiempo secreto de Sonia Sanoja (1981).

Poco antes de su fallecimiento en Caracas, el 10 de febrero de 1989, a los 80 años de edad, las principales instituciones académicas de su país le rindieron numerosos homenajes, entre ellos los realizados por la Academia Nacional de la Historia en 1986 y la Universidad Central de Venezuela en 1988, en los que se destacó su alto rigor intelectual, capacidad crítica y elevado dominio de los métodos y técnicas de la investigación científico social, así como su inclaudicable compromiso con las causas populares y la justicia social.

 

Bibliografía activa (selección)

Vida y milagros de Royal Criollos”. El Heraldo, Caracas, 1933.

El comercio de los aztecas”. (Tesis para optar al grado de etnólogo).Escuela Nacional de Antropología e Historia, México, 1946.

Los Teopixque. Revista Mexicana de Estudios Antropológicos, México, 1946.

Migraciones de los Mexica. Volumen VII de Tlatelco a través de los tiempos, México, 1946.

Los Caribes de la costa venezolana”. Acta Antropológica. Número especial. Sociedad de alumnos de la Escuela Nacional de Antropología e Historia. México, 1946.

“Raíces y signos de la transculturación. Separata de la revista Nacional de Cultura. Ministerio de Educación, Venezuela, 1948.

Noticias sobre el problema indígena en Venezuela. Publicaciones de la Comisión Indigenista. Imprenta Nacional, Caracas, 1948.

Esquema de las áreas culturales de Venezuela. Separata de la revista Nacional de Cultura, año X, No.72. Ministerio de Educación, Venezuela, 1949.

Aguado y Simón: historiografía de Venezuela. Separata de la Revista Nacional de Cultura. Ministerio de Educación. Venezuela, 1949.

Arqueología para aficionados. Separata de la Revista Cultura Universitaria. Editorial Ávila Gráfica, Caracas, 1950.

Tlacaxipeualitzli: un complejo mesoamericano entre los Caribes. Serie de Etnología. Instituto de Antropología y Geografía. Facultad de Filosofía y Letras. Universidad Central de Venezuela. Caracas, 1950.

¿Cómo se descubrió el río Apure?. Revista Nacional de Cultura 86, Caracas, 1951.

Una fuente de Fernández de Oviedo”. Periscopio. Revista Nacional de Cultura y Bibliografía. Editorial Nueva Venezuela, Caracas, 1952.

“Arqueología de la Guajira Venezolana. Sociedad Suisse des Américanistes. Bulletin: 7 (6-8). Musée et Institud´Etnographie de la Ville de Geneve, Suisse, 1953.

El saber campesino, en El Nacional, 28 de enero de 1954, Caracas, 1954.

La familia campesina en Venezuela, en El Nacional, 27 de mayo de 1954, Caracas, 1954.

“Alejandro Humboldt”. Ediciones de la Fundación Eugenio Mendoza. Biblioteca Escolar. Colección de Biografías: 19. Caracas, 1955.

Bibliografía pasiva

Amodio, Emanuele. “El granero de 105 hechos perdidos. Aproximaciones a la obra historiográfica y antropológica de Miguel Acosta Saignes”, en Opción, No.13, Maracaibo, 1994, pp.3-42.

Diccionario Enciclopédico de las Letras de América Latina. Monte Ávila Editores Latinoamericana. Fundación Biblioteca Ayacucho. Tomo I 1995, Venezuela.

Le Riverend, Julio: “Miguel Acosta Saignes: ejemplo”, en Revista Casa de las Américas, XXX, No. 175.La Habana, 1989, pp.133-136.

Madero, Alejandro: Miguel Acosta Saignes. Cultura Popular. Colección Premios Nacionales. Fundación Editorial el perro y la rana. Caracas, Venezuela, 2011

Rivas, Pedro. “Algunos aspectos del método etnográfico en la obra de Miguel Acosta Saignes”, en Revista Venezolana de Economía y Ciencias Sociales, vol.16, núm.1, enero-abril, 2010, pp.169-186. Universidad Central de Venezuela, Caracas, Venezuela. Disponible en:http://www.redalyc.org/articulo.oa?id=17731127011

Rodulfo Cortés, Santos: Miguel Acosta Saignes. Caracas, Universidad Central de Venezuela, Facultad de Humanidades y Educación, 1970.

Rojas, Reinaldo C. y Abraham Toro: Miguel Acosta Saignes. Recopilación Bibliográfica y hemerográfica. Valencia: Vadell Hermanos Editores, 1984.

Rojas, Reinaldo:. Miguel Acosta Saignes: Ciencia y política en la Venezuela del siglo XX.  (Disponible en http://www.elecodelospasos.net/article-11882905.html).

Strauss K, Rafael: Miguel Acosta Saignes. Editora El Nacional, Fundación Bancaribe, Vol.90, Caracas, Venezuela, 2008.

Tarble, Kay: “Episodios de la transculturación: Aportes de Miguel Acosta Saignes para el estudio de la dinámica del contacto cultural”, en Revista Venezolana de Economía y Ciencias Sociales, vol.16, núm. 1, enero-abril, 2010, pp.157-168. Universidad Central de Venezuela, Caracas, Venezuela. (Disponible en: http://www.redalyc.org/articulo.oa?id=17731127010)