Mario Menéndez

Política, Periodismo, Venezuela

Mario Renato Menéndez Rodríguez  (1937).  Periodista y político mexicano. Director de varios periódicos y revistas de México.

Mario Menéndez nació en Mérida, Yucatán (México), el 14 de enero de 1937, en una familia mexicano-cubana, pues su bisabuelo era Rodolfo Menéndez, patriota cubano radicado desde 1869 en Yucatán, amigo de José Martí y representante del Partido Revolucionario Cubano (PRC) en ese país. El joven Mario Menéndez, hijo del conocido periodista yucateco Mario R. Menéndez Romero y Pilar Rodríguez Carrillo, tuvo una formación católica y llegó a ser dirigente de Cursillos de la Cristiandad. Se licenció en Filosofía en la Universidad de Tulane, en Estados Unidos, donde se involucró en las luchas por los derechos civiles. A su regreso a Mérida comenzó a trabajar, el 1 de septiembre de 1958, en el Diario de Yucatán, periódico fundado por su padre y su abuelo Carlos R. Menéndez Rodríguez, quien poseía una imprenta.

Su labor en este periódico le permitió conocer de cerca los problemas sociales de México, en particular de los explotados trabajadores del henequén en la península yucateca, que se convertiría entonces en el tema principal de sus artículos en la prensa y al que dedicaría incluso su primer libro, titulado Yucatán o el genocidio, publicado en 1964. Por problemas familiares, dejó el Diario de Yucatán el 25 de marzo de 1965 y se radicó en la Ciudad de México, donde fue designado desde octubre de ese año director de la popular revista Sucesos para todos, propiedad del empresario Gustavo Alatriste. En 1966, emprendió viajes a Guatemala y luego a Cuba que dieron un giro a su vida.

A la tierra del quetzal llegó integrando la comitiva de periodistas que acompañaba al presidente Gustavo Díaz Ordaz en su visita a la nación centroamericana. Ello le permitió contactar con las Fuerzas Armadas Rebeldes (FAR)  y, tras muchas vicisitudes, entrevistar al comandante guerrillero Luis Augusto Turcios Lima en las montañas guatemaltecas, reportaje que dio a conocer en la revista Sucesos el 18 de junio de ese año y que, junto con otros que le precedieron sobre el movimiento revolucionario en este país, tuvieron enorme difusión internacional. En Cuba estuvo al mes siguiente, invitado al Congreso Latinoamericano de Estudiantes y a los festejos del 26 de julio de ese año, donde conocería a los comandantes Fidel Castro y Ernesto Che Guevara. Estos encuentros fueron decisivos para su radicalización política, que se expresó en su identificación con el movimiento revolucionario armado que entonces sacudía al continente americano. Poco después, el 10 de septiembre de 1966, dio a conocer en Sucesos la entrevista exclusiva realizada en Cuba a Fidel Castro.

Con posterioridad, estuvo como periodista en los frentes guerrilleros de Venezuela y Colombia, frustrándose su planeado reportaje en Bolivia por el asesinato del Che Guevara. El 17 y 24 de diciembre de 1966 Sucesos divulgó las entrevistas a los entonces jefes guerrilleros venezolanos, Douglas Bravo y Luben Petkoff, y el 1 de julio de 1967 la realizada en las intrincadas selvas de Santander en Colombia al comandante Fabio Vázquez Castaño del Ejército de Liberación Nacional (ELN). Por este último reportaje, Mario Menéndez fue secuestrado de la embajada de México en Bogotá por agentes del Departamento Administrativo de Seguridad (DAS) para conocer sus contactos con los líderes guerrilleros y los medios utilizados para llegar a las zonas de operaciones. Aunque fue acusado de colaborar con el movimiento revolucionario armado colombiano y estuvo bajo amenaza de ser sometido a juicio militar, fue expulsado de Colombia con el argumento de que se había negado a cooperar con el gobierno, según publicó El Espectador de Colombia el 22 de abril de 1967. También entre sus sensacionales entrevistas publicadas en Sucesos estuvo la realizada al líder afronorteamericano Stokely Carmichael, titulada “Por qué luchamos los negros”, que apareció en el número del 26 de agosto de 1967.

Por discrepancias con el propietario de Sucesos para Todos, Mario Menéndez renunció a la dirección de este semanario, en diciembre de 1967, para fundar POR QUÉ?, revista independiente. En el primer número de la nueva publicación, originalmente quincenal, puesta en circulación en la ciudad de México el 28 de febrero de 1968, su director proclamó que su brújula sería “la Verdad; su bandera la Justicia, y su anhelo más ferviente: el progreso constante de la Patria”. POR QUÉ? se enfiló contra la corrupción gubernamental y por la democratización de México, destacándose en particular por su respaldo al movimiento estudiantil que sacudía al país y la amplia cobertura brindada a los trágicos sucesos del 2 de octubre de 1968. Un número extraordinario de POR QUE? dejó constancia de la sangrienta represión a los estudiantes en la céntrica plaza de Tlatelolco cometida por las fuerzas represivas de Díaz Ordaz. 

En represalia por las constantes denuncias de la revista, los anunciantes fueron obligados a retirar su publicidad, mientras las autoridades gubernamentales saboteaban su circulación con restricciones al papel, atentados y amenazas. La agresiva escalada culminó con el encarcelamiento de Mario Menéndez, a principios de 1970, en la célebre prisión de Lecumberri, acusado de integrar un grupo guerrillero en Tabasco. Poco más de un año después fue liberado como resultado del secuestro efectuado el 19 de noviembre de 1971 por la Asociación Cívica Nacional Revolucionaria (ACNR) de Guerrero, comandada por Genaro Vázquez Rojas, quien exigió la excarcelación de varios guerrilleros presos y del director de POR QUE? a cambio de la liberación de un acaudalado propietario plagiado. La inclusión de Mario Menéndez en la lista de la ACNR obedecía, como dio a conocer la propia revista POR QUÉ? en su número 180, debido a su defensa de ese movimiento revolucionario guerrerense, al que había dedicado varios reportajes en julio y agosto de 1971, y que era calumniado por toda la prensa nacional.

Obligado a exiliarse en Cuba, Mario Menéndez continuó dirigiendo la revista desde La Habana hasta  el 12 de septiembre de 1974, cuando tras la salida del número 324, POR QUÉ? dejó de publicarse. En la Mayor de las Antillas, Mario Menéndez vivió casi una década, laborando en el Instituto de Filosofía de la Academia de Ciencias de Cuba. En esos años, realizó su doctorado en la Academia de Ciencias de la Unión Soviética y se casó con su segunda esposa, la artista y locutora cubana Alicia Figueroa, con la que tuvo una hija. De su primer matrimonio ya tenía siete vástagos.

En 1981 Mario Menéndez regresó a México y poco después fundó la revista POR ESTO! En su primer número, aparecido el 2 de julio de ese año, publicó dos sensacionales reportajes titulados: “Guatemala: un pueblo en armas” y “En el umbral de la historia: Nayarit”, ratificando su compromiso con el movimiento revolucionario latinoamericano. La revista dejó de editarse el 28 de marzo de 1990, luego de la salida de 415 números.

Un año después, el 21 de marzo de 1991, Mario Menéndez comenzó a publicar en la ciudad de Mérida un diario con el mismo nombre de Por Esto!, acompañado del lema: “Dignidad, Identidad y Soberanía”. En menos de un cuarto de siglo, Por Esto! se convirtió en uno de los principales periódicos mexicanos, con presencia en Campeche, Quintana Roo y Yucatán. Bajo su dirección, Por Esto! ha sostenido una postura progresista y democrática, denunciando el narcotráfico, la corrupción y defendiendo la causa de la Revolución Cubana y de las fuerzas progresistas en todas partes del planeta.
Mario Menéndez ha recibido numerosas distinciones, entre las que destacan, el Premio Internacional de Periodismo (1967), el Certificate of Appreciation del Departamento de Justicia del gobierno de los Estados Unidos de América por su notable contribución en el apoyo de la aplicación de la legislación sobre drogas (2006), el Reconocimiento de la Asociación de Historiadores Latinoamericanos y del Caribe (ADHILAC) (2006), la Utilidad de la Virtud (2008), conferida por la Sociedad Cultural José Martí de Cuba, el Reconocimiento de la Agencia Informativa Prensa Latina (2009), la Distinción Félix Elmuza, otorgada por la Unión de Periodistas de Cuba (2009), y la Medalla a la Amistad de la República de Cuba (2013). Ha sido también colaborador, de los periódicos Excelsior, El Porvenir, de Monterrey, El Informador, de Guadalajara y El Dictamen, de Veracruz, entre otros muchos.
 

Bibliografía activa

Yucatán o el genocidio, México, Fondo de Cultura Económica, 1964.

El Ejército de Liberación Nacional, México, Nuestra América S.A., 1967.

El Salvador: una auténtica guerra civil, San José de Costa Rica, EDUCA, 1980.

La dialéctica y los métodos científicos generales, Moscú, Tesis doctoral, Moscú, Academia de Ciencias de la URSS, 1981.

Bibliografía pasiva

Figueroa González, Alicia : «Cuarenta y dos años con los mismos principios » en Unicornio, Por Esto !, domingo 22 de marzo del 2015, año 22, No. 1246.

García Almeida, Alfredo: «Mi conocimiento de Mario », en Unicornio, Por Esto !, domingo 22 de marzo del 2015, año 22, No. 1246.

Sánchez Novelo, Faulo M. : Mario Menéndez Rodríguez. Índice de artículos, Cuadernos de la Hemeroteca José María Pino Suárez, Secretaría de la Cultura y las Artes, Gobierno del Estado de Yucatán, Enero-Junio 2015, Año 2, num. 7.