Luis Beltrán Prieto Figueroa

Política, Educación, Periodismo, Venezuela

Luis Beltrán Prieto Figueroa (1902-1993). Político, pedagogo, periodista y educador venezolano. Es considerado en Venezuela un Maestro de Maestros.

Nació en La Asunción, Estado de Nueva Esparta, el 14 de marzo de 1902, en el seno de la familia formada por Loreto Prieto y Josefa Figueroa. Realizó estudios primarios en la Escuela Federal Graduada Francisco Esteban Gómez y los secundarios en el Colegio Federal, ambos en su ciudad natal; aunque en 1925 se trasladó a la capital venezolana donde dos años después culminó esta última enseñanza en el Liceo Caracas, dirigido entonces por Rómulo Gallegos. Se graduó en 1934 en la Universidad Central de Venezuela de doctor en Ciencias Políticas y Sociales.

Desde muy joven manifestó su vocación pedagógica. En 1932 fundó la Sociedad de Maestros de Instrucción Primaria y cuatro años después la Federación Venezolana de Maestros (FVM). En 1937 abrió la librería Magisterio, que importó textos docentes y de pedagogía, y en el propio año comenzó a publicar en el periódico Ahora, de Caracas, su columna "La escuela, el niño y el maestro", que mantuvo hasta 1942. 

Atraído por la llamada “generación del 28”, se unió a varios de sus integrantes, entre otros a Rómulo Betancourt, Alberto Adriani y Mariano Picón Salas, para fundar, después de la muerte del dictador Juan Vicente Gómez en diciembre de 1935, el Movimiento de Organización Venezolana (ORVE), que a fines del siguiente año se incorporó al recién creado Partido Democrático Nacional (PDN). Elegido Senador por el Estado de Nueva Esparta hasta 1941, formó parte de la comisión encargada de redactar un proyecto de nueva constitución para el país.

En esa última fecha, participó activamente en la fundación de Acción Democrática (AD), partido encabezado por Betancourt y otros miembros de la “generación de 1928”. El 19 de octubre 1945, tras el derrocamiento del General Isaías Medina Angarita por un movimiento militar con gran participación de los adecos, Prieto Figueroa fue designado Secretario de la Junta Revolucionaria de Gobierno presidida por Betancourt. Efectuadas por primera vez en 1947 elecciones por sufragio directo, universal y secreto, para la Presidencia de la República, fue elegido para ese alto cargo Rómulo Gallegos, quien lo nombró Ministro de Educación el 15 de febrero de 1948. 

Aprovechando sus responsabilidades en los gobiernos de Betancourt y Gallegos, Prieto Figueroa consiguió en 1947 publicar en La Habana, y poner en circulación en Venezuela, las primeras Obras Completas de Simón Bolívar, compiladas por Vicente Lecuna. Además, entre ese año y el siguiente, vertebró la Comisión Organizadora de las Obras Completas de Andrés Bello y transformó la vieja Escuela de Artes y Oficios para Hombres en Escuela Técnica Industrial. También impulsó la creación del Consejo Nacional de Universidades, el Patronato de Roperos Escolares y Comedores Escolares, el Taller Libre de Arte, el Instituto de Profesionalización del Magisterio y modernizó las instalaciones de la Radio Nacional, fundada en 1946, que adscribió al Ministerio de Educación.

Por si esto fuera poco, incrementó el apoyo financiero gubernamental a la Orquesta Sinfónica Venezuela, impulsó el Servicio de Investigaciones Folklóricas Nacionales y su órgano divulgativo, la Revista Venezolana de Folklore, vertebró el Servicio de Cine Educativo y propició se adjudicaron por primera vez los premios nacionales de Literatura, Artes Plásticas y Música. 

Quizás lo más sobresaliente de su gestión fue el primer Proyecto de Ley Orgánica de Educación Nacional (1948), que se propuso la ambiciosa meta de que en cuatro años el 80% de la población venezolana asistiera a la Escuela Pública. En el mismo programa plasmó sus avanzadas concepciones filosóficas educativas, resumidas en su concepto de Humanismo Democrático –que había dado a conocer en una conferencia en agosto de 1946-, que consideraba a la Educación una responsabilidad del Estado, abogando sin tapujos en favor de la enseñanza pública, gratuita, obligatoria y universal. 

Tras el derrocamiento del Presidente Gallegos por los militares el 24 noviembre de 1948, Prieto Figueroa debió abandonar el país y exiliarse, continuando en el exterior su amplia labor educativa. En Cuba, donde permaneció hasta 1951, fue profesor en la Universidad de La Habana, luego trabajo al servicio de la Comisión para la Educación, la Ciencia y la Cultura de las Naciones Unidas (UNESCO) en Costa Rica, durante cuatro años, y después en Honduras. Aquí permaneció hasta la caída de la dictadura del General Marcos Pérez Jiménez, el 23 de enero de 1958.

A su regreso a Venezuela, ocupó la Secretario General de Acción Democrática (1958-1959) y fue Senador de esta agrupación por el Estado de Nueva Esparta durante toda la década del sesenta, periodo en el que incluso presidió el propio congreso legislativo (1962-1967). En ese lapso, fundó el Instituto Nacional de Cooperación Educativa (INCE), laboró en la comisión encargada de preparar la nueva constitución de 1961 y presidió también el partido Acción Democrática entre 1963 y 1967. 

En esta última fecha, Prieto Figueroa abandonó Acción Democrática, junto a alguno de sus más cercanos colaboradores y amigos, entre ellos Jesús Ángel Paz Galarraga, en desacuerdo con la política seguida por el gobierno adeco de Raúl Leoni y la ausencia de democratización en la vida pública y la economía, así como por las maniobras urdidas por la cúpula de este partido en contra de su candidatura a la presidencia de la República para favorecer a Gonzalo Barrios. Como resultado de la salida de sus partidarios de Acción Democrática, surgió el Movimiento Electoral del Pueblo (MEP), de orientación socialista heterodoxa. La nueva organización lo presentó como su aspirante a la primera magistratura en los comicios de 1968, en los que obtuvo el cuarto lugar con el 19,34% de los sufragios. Una década después volvió a presentar su candidatura a la presidencia de Venezuela por el propio Movimiento Electoral del Pueblo, aunque en esta segunda ocasión sólo obtuvo el 1,12% de la votación. 

A lo largo de su extensa vida, Prieto Figueroa publicó varias obras, en su mayoría sobre temas políticos, pedagógicos y sociales, así como numerosos artículos de prensa en importantes diarios venezolanos. Algunos de esos trabajos fueron recogidos en los libros: Maestros de América (1975),  Las ideas no se degüellan (1980), Pido la palabra (1982) y Mi hermana María Secundina y otras escrituras (1984). En este último año ingresó como individuo de número a la Academia Venezolana de la Lengua. En 1986 comenzaron a publicarse sus Obras completas, de las que circularon los dos primeros tomos. Fue coautor de la Ley de Educación, promulgada el 9 de julio de 1980, y seis años después participó en la Comisión Presidencial del Proyecto Educativo Nacional.

Nonagenario, falleció en Caracas el 22 de abril de 1993, dejando un valioso legado en la educación y la política venezolana. Muchas de sus avanzadas ideas pedagógicas y educativas fueron retomadas durante la Revolución Bolivariana encabezada por Hugo Chávez, entre ellas la de una educación popular, gratuita y universal, bajo responsabilidad del Estado, que Prieto Figueroa no pudo desarrollar en su momento debido a la tenaz resistencia de los intereses creados, en particular la abierta oposición de la Iglesia católica y los sectores más conservadores de la sociedad. Dejó a las nuevas generaciones de venezolanos su magisterio ejemplar, comprometido con la educación del pueblo, que lo ha llamado Maestro de Maestros.

 

Bibliografía activa

De una educación de castas a una educación de masas, La Habana, Editorial Lex, 1951.         

Homenaje a Andrés Eloy Beltrán, Caracas, Universidad Central de Venezuela, 1958.

El humanismo democrático y la educación, Caracas, Las Novedades, 1959.   

La colaboración privada en la educación popular americana, Caracas, Universidad Central de Venezuela, 1959.

En esta hora, Caracas, Comité Directivo Nacional de la Federación Venezolana de Maestros,  1961.

Por qué los venezolanos defendemos nuestro petróleo, Caracas, Oficina Central de Información, 1966.

Joven Empínate, Caracas, Universidad Central de Venezuela, 1968

Persistencia y trascendencia en la poesía de Fernando Paz Castillo, Caracas, Editorial Arte, 1981.

Antonio Pinto Salinas: militante y poeta: vida y lección, Caracas, Ediciones Centauro, 1984.

Principios generales de la educación o una educación para el porvenir. Caracas, Monte Ávila Editores, 1984.   

Tejer y destejer: orientaciones en la poesía de Andrés Eloy Blanco, Caracas, Ediciones del Congreso de la República, 1985.

El maestro como líder, Caracas, Alcaldía de Caracas, 2003.

Prieto Figueroa: la educación y otros temas en la revista Política, Caracas, Consejo Nacional de Universidades, 2003.

La Magia de los Libros, Caracas, Editorial El Perro y la Rana, 2005.

El Estado Docente, Caracas, Fundación Biblioteca Ayacucho, 2006.

Principios generales de la educación, Caracas, Ed. IESALC-UNESCO, 2007.

Las inmunidades parlamentarias, Caracas, Dirección Nacional de Información, [s.f.].

 

Bibliografía pasiva

Cordero Velázquez, Luis: Betancourt y la conjura militar del 45, Caracas, Impreso por Lumevec, 1978.

Maza Zavala, D.F.: “Historia de medio siglo en Venezuela: 1926-1975”, en Pablo González Casanova, Pablo [compilador]: América Latina: historia de medio siglo, México, Siglo XXI, 1977, [tomo 1].

Mora García, José Pascual: “La filosofía educativa de Luis Beltrán Prieto Figueroa y su aporte a la historia de la educación actual: Análisis de los indicadores de las políticas de inclusión en educación 1998-2006”, Educere, v.12 n.42, Mérida, Universidad de Los Andes, sep. 2008.

Peña, A.: Conversaciones con Luis Beltrán Prieto, Caracas, Ateneo, 1979.

Rivas Casado, Eduardo: “Luis Beltrán Prieto Figueroa: paradigma del educador”, en: Investigación y Postgrado, v.18 n.2, Caracas, oct. 2003.

Subero, Efraín: Historia de un maestro que quiso ser. Vida y obra de Luis Beltrán Prieto Figueroa, Caracas, Universidad Pedagógica Experimental Libertador, 2001.