Julián Alienes Urosa

Economía, Cuba

Julián Alienes Urosa (1909-1998). De origen español, fue uno de los principales estudiosos de la economía cubana en el siglo XX. Desde las  responsabilidades gubernamentales que ocupó, propuso políticas económicas a favor de los intereses  de la burguesía industrial no azucarera, a partir de sus concepciones keynesianas sobre el desarrollo económico.

En 1932 se graduó en la Escuela de Altos Estudios Mercantiles de Madrid. Al comenzar la Guerra Civil Española fue llamado a filas y  nombrado jefe del Servicio de Inspección Económica de Madrid y luego capitán del Estado Mayor del Ejército de Maniobras. Finalizada la guerra, en 1939, emigró a Francia y en 1941 a Cuba, donde permaneció 18 años. Regresó a España en 1959.

Desde su llegada  a Cuba  se vinculó con el eminente intelectual don Fernando Ortiz, quien lo incorporó como profesor en la Asociación Hispano-Cubana de Cultura. De inmediato se reconoció su talento y se le nombró director del Departamento de Estudios Económicos de la Cámara de Comercio de Cuba. Fue profesor de Estadística en la Asociación Cubana de Estudios de Seguros y  participó como miembro en varias comisiones de la Junta Nacional de Comercio. En 1948 se le designó director técnico de la Conferencia para el Progreso de la Economía Nacional.

Una de las responsabilidades que le permitió encauzar algunas de sus propuestas económicas, fue la de director jefe del Departamento de Investigaciones Económicas del Banco Nacional de Cuba, de 1949-1959. A su vez, fue director del Instituto Cubano de Investigaciones Tecnológicas y  profesor de la Cátedra de Política Económica de la Universidad de La Habana; miembro de la comisión interdepartamental de la Dirección de Asuntos Económicos del Ministerio de Estado y de varios comités del Banco Nacional de Cuba y director de la revista de esta institución.

El pensamiento económico de Alienes estuvo dirigido a fundamentar  propuestas concretas ante realidades específicas. No es el debate teórico lo que identificó su obra, aunque incursionó en la teoría económica, cuando lo exigían sus planteamientos. Muchos de sus trabajos estuvieron condicionados y generados por sus responsabilidades institucionales. Se destacó por la rigurosidad matemática, estadística y factual de sus investigaciones.

Asimiló  las principales corrientes económicas de los años 40 y 50, alineándose en lo fundamental al keynesianismo. Fue uno de los artífices de la política económica del gasto compensatorio aplicada por Fulgencio Batista, consistente en  el aumento del gasto público sobre la base de la deuda pública. En la práctica, esto provocó pérdidas sustantivas de las reservas del Banco Nacional, ante el inevitable  incremento desmedido de las importaciones. Algunos estiman que esas políticas aceleraron el endeudamiento del país y profundizaron la deformación estructural. Sus propuestas de medidas centradas en una mayor participación del aparato estatal en la economía, tuvieron un efecto contraproducente sobre el nivel de vida del pueblo cubano, por el grado de corrupción de los personeros del régimen de Fulgencio Batista, con el cual estuvo comprometido

En su libro Características fundamentales de la economía cubana (1950) realizó un profundo análisis de los problemas de la economía del país. Demostró, con cifras irrebatibles, que la dependencia a la industria azucarera exigía la diversificación industrial y agrícola y el incremento de las obras públicas, para promover, de esta manera, un aumento de la oferta de trabajo. Por muchos ha sido reconocido su precoz análisis de lo que después se denominó crisis estructural de la economía. Aunque no llegó a sus causas últimas, resultó significativo el solo planteamiento del problema, cuando todavía la corriente estructuralista estaba en ciernes.

Estudió la problemática del desarrollo económico, tanto en el plano conceptual como en el práctico; sus trabajos más destacados sobre ese tema son: Tesis sobre el desarrollo económico de Cuba (1951) y  Desarrollo económico de Cuba en 1955-1956. En este último sintetizó su concepción sobre el desarrollo económico nacional: "Es el proceso de inversiones netas sostenido y persistente —aunque no necesariamente continuo— que incrementa la dotación de capital por trabajador y permitiendo aplicar extensa e intensivamente tecnología moderna, eleva su productividad y, por tanto, el ingreso y el consumo de la mayoría de la población; al tiempo que mediante un mayor ahorro permite mantener la corriente de formación creciente de capitales, base del desarrollo económico mismo".

A partir de esa concepción, las medidas concretas que propuso y se aplicaron —nunca compartidas por los sectores populares—, se debatieron ampliamente en esa época; sobre todo, lo relacionado con el ahorro y la inversión. Desde su concepción keynesiana, negó la redistribución de ingresos a favor de los sectores populares, pues, según esa corriente, la inversión para el desarrollo proviene, en lo fundamental,  del "ahorro" de las capas de altos ingresos.

En su enfoque del desarrollo económico de Cuba prestó especial atención al factor demográfico y, dentro de él, a los procesos migratorios. Calculó el ingreso nacional per cápita y atribuyó, como un factor importante de su descenso, el exceso de población motivado por el auge migratorio, de ahí que propusiera la emigración económica y el freno a la inmigración.

Abogó por la industrialización del país, teniendo como pivote la burguesía vernácula en contraposición con otras corrientes que hacían descansar el desarrollo en el dominio del capital extranjero. Representó los intereses de la oligarquía cubana y defendió la tesis de priorizar las inversiones del capital nacional frente a  las extranjeras. Por los aportes que brindó a los estudios de la economía iberoamericana, la Universidad de Granada organizó un evento científico internacional en homenaje a Julián Alienes. Murió en España en  1998.

 

Bibliografía activa

Economía cubana e inversiones internacionales; el mercado de valores de renta fija, Imprenta El Siglo XX, La Habana, 1942.

Economía de post-guerra y desempleo, Publicaciones de la Junta Nacional de Economía, Editorial Lex, La Habana, 1949.

"Ensayo sobre la economía de la caña de azúcar en Cuba", El Trimestre Económico, Fondo de Cultura Económica, México, XVI (3): 432-457, julio-septiembre, 1949.

Características fundamentales de la economía cubana, Publicaciones del Banco Nacional de Cuba, La Habana, 1950.

"Evolución de la economía cubana en la post-guerra", en Revista Bimestre Cubana, LXVII, La Habana, 1951.

Inversiones extranjeras y desarrollo económico, Trabajo presentado  en la IV Reunión de Técnicos de Bancos Centrales del Continente Americano celebrado  en Washington y Nueva York, Publicaciones del Banco Nacional de Cuba, La Habana, 1954.

La Economía Cubana en 1954-1955, Banco Nacional de Cuba, 1955.

La Economía Cubana en 1955-1956. Banco Nacional de Cuba, 1956.

"Estabilidad y desarrollo económico de Cuba", en Diario de la Marina, Número extraordinario, La Habana, septiembre, 1957.

El desarrollo económico de Cuba, Asociación Nacional de Industriales, La Habana, 1957.

Bibliografía pasiva

Besada, Benito: "Algunos proyectos del Banco central de la Cuba de ayer", en Revista Economía y Desarrollo, La Habana, julio-agosto, 1973.

Cepero Bonilla, Raúl: "Las opiniones azucareras de Alienes", en Escritos Económicos, Selección de Félix Torres, Editorial de Ciencias Sociales, La Habana, 1983. 

González, Alfredo: "Viaje a Granada", Ponencia presentada en las Jornadas sobre Economía Cubana, Granada, junio del 2000.

Martín Rodríguez, Manuel: "Julián Alienes Urosa. Un Economista Matemático del Exilio de 1939", Ponencia presentada en las Jornadas sobre Economía Cubana, Granada, junio del 2000.

Molina, Ernesto: "La crisis estructural y el desarrollo económico de Julián Alienes", El pensamiento económico en la nación cubana, Editorial de Ciencias Sociales, La Habana, 2007.