Juan Crisóstomo Falcón Zavarce

Historia, Política, Venezuela

Juan Crisóstomo Falcón Zavarce (1820-1870). Militar y político venezolano. Uno de los principales jefes de la Guerra Federal.  Primer Presidente de los Estados Unidos de Venezuela.

Nació el 27 de enero de 1820 en el Hato Tabe, Jadacaquive, Península de Paraguaná, en el actual Estado venezolano que lleva hoy su apellido. Sus padres, José Ildefonso Falcón y Josefa Zavarce, formaron una familia en la que Juan Crisóstomo fue el único varón. Cursó estudios en el Colegio Nacional de Coro y luego pasó a la vida militar. Su bautismo de fuego se produjo en el combate de Taratara, el 6 de abril de 1848, cuando al mando de una columna se enfrentó a las fuerzas del General Judas Tadeo Piñango, partidario del viejo caudillo José Antonio Páez, levantado contra el gobierno del General José Tadeo Monagas. En los meses finales de ese mismo año, Falcón participó en el sitio de Maracaibo, formando parte de las tropas del General Carlos Luis Castelli. El 18 de agosto de 1849 al frente de una columna, estuvo en el combate de La Bacoa en Coro, donde fue derrotado el General rebelde Francisco Carmona.

Terminada la contienda civil y en reconocimiento a sus servicios, fue nombrado Comandante de Armas de Maracaibo y en 1853 ocupó igual cargo en Coro, año en que fue ascendido a General de Brigada. Con este grado militar, enfrentó la nueva revuelta paecista contra el presidente José Gregorio Monagas en la península de Paraguaná, en las cercanías del istmo de los médanos, así como en Barquisimeto, donde capturó al General alzado Clemente Fonseca. En 1857 fue ascendido a General de División y nombrado jefe de armas de la provincia de Barquisimeto. Ese mismo año se casó con Luisa Isabel Pachano Muñoz, natural de La Vela de Coro.

Tras el derrocamiento del gobierno de José Tadeo Monagas, el 5 de marzo de 1858, ocupó la Presidencia de la República Julián Castro, quien favoreció el retorno al país del General José Antonio Páez. Además, Castro persiguió a los liberales y obligó, el 7 de julio de 1850, a que Juan Crisóstomo Falcón se exiliara en las islas holandesas del Caribe junto al también General Ezequiel Zamora, casado con una de sus hermanas.

A su cuñado correspondió el inicio de las hostilidades contra el gobierno de Castro, lo que ocurrió el 22 de marzo de 1859 cuando Ezequiel Zamora, al frente de una expedición armada, invadió Venezuela por La Vela de Coro. Zamora asumió el cargo de Jefe de Operaciones del Ejército Federal de Occidente, enarbolando la bandera del liberalismo amarillo (federal); mientras Falcón permaneció en el exilio para conseguir armamentos y municiones. Los intentos gubernamentales, respaldados por Páez, para prolongar el orden centralista y conservador frente al ascenso del liberalismo federalista, radicalizaron la lucha, la cual devino en una masiva sublevación de los desheredados del campo. 

La revolución federalista fue una sangrienta guerra de cinco años de duración. El 24 de julio de 1859 Falcón desembarcó en Palmasola, donde lanzó una emotiva proclama, y pronto fue aclamado como primer jefe del movimiento federalista, mientras Zamora, convertido en el principal comandante militar revolucionario, incursionaba en los llanos occidentales. Entre las metas de la revolución federalista, enfilada contra los privilegios de la oligarquía conservadora, se incluía la libertad de cultos, de prensa, eliminación de la pena de muerte, disminución de aranceles de aduana, ratificación del fin de la esclavitud –que había sido abolida en 1854- y eliminación de la prisión por deudas.

Falcón participó, el 13 de septiembre de 1859, en la batalla de La Cruz y en la toma de Barquisimeto, así como en el combate de Siquisique el 3 de octubre de ese mismo año. Una importante victoria federalista se obtuvo el 10 de diciembre de 1859 en la batalla de Santa Inés (Barinas), donde actuaron unidas las fuerzas de Falcón con las de Zamora, que permitió a los insurgentes avanzar hacia el centro del país. En la marcha hacia la capital se produjeron los combates de La Sabana, Corozo y Curbatí, en diciembre de 1859, y el del sitio de San Carlos, donde murió el General Zamora el 10 de enero de 1860.

La inesperada muerte de su cuñado, obligó a Falcón a asumir personalmente el mando militar de la revolución. El 17 de febrero de 1860 dirigió la batalla de Coplé, ganada por el general conservador León Febles Cordero. Este revés obligó a Falcón a promover la guerra irregular, dividiendo sus fuerzas en tres cuerpos, y a viajar poco después a Nueva Granada (hoy Colombia) y al Caribe en busca de recursos para continuar la contienda. En julio de 1861, Falcón se reincorporó al mando supremo en tierra venezolana, sobresaliendo en la batalla de Los Chucos y en los combates de San Pedro y Parupano. 

Fracasadas las conversaciones con Páez, puesto al frente de los conservadores, en diciembre de 1861, siguieron los enfrentamientos militares de Purureche, El Corubo, La Peñita, Caujarao y Coro, todos en 1862. La rendición de esta última plaza, el 7 de abril de 1863, permitió la firma de un tratado de paz que puso fin a la guerra civil. El 24 de abril de 1863, el liberal Antonio Guzmán Blanco firmaba en nombre de Falcón el Tratado de Coche. 

Como resultado de estos acuerdos, el 17 de junio de ese mismo año Juan Crisóstomo Falcón fue designado por la asamblea de La Victoria Presidente provisional de Venezuela. El 24 de diciembre de 1863 ratificado en el mismo cargo y al día siguiente la Asamblea constituyente le otorgó el título de Gran Ciudadano y el grado de Mariscal. 

Durante su gobierno se instaló la Asamblea Constituyente que promulgó la Constitución de 1864. La nueva carta magna estableció el sistema federal de autonomía de las provincias y dio a la República la denominación de Estados Unidos de Venezuela. En octubre de 1864 Falcón fue elegido Presidente Constitucional y ratificado por el congreso el 18 de marzo de 1865.

Pero el mandato de Falcón se vio oscurecido por la excesiva influencia de su vicepresidente Antonio Guzmán Blanco, representante del ala terrateniente del liberalismo, con quien el centro del poder pasó de las élites orientales a las occidentales, siendo abandonado el programa social de la revolución federalista. Ese proceso se vio favorecido por la extendida corrupción administrativa y la renuencia del mandatario a permanecer en Caracas, dejando el ejecutivo con frecuencia en manos de otras personas, sobre todo, de Guzmán Blanco. 

 A fines de 1867 estalló en oriente la llamada revolución "Reconquistadora", que tomó como divisa el color azul intermedio de la bandera, a diferencia del amarillo de los liberales y del rojo de los conservadores, con el propósito de atraer a los dos bandos. Acosado por esta sublevación y la crítica de sus propios partidarios –acrecentada tras la destitución del General Manuel Ezequiel Bruzual, su mano derecha en el ejército tras la muerte de Zamora-, Falcón renunció a la presidencia en abril de 1868 y se retiro a Coro. Pocos meses después, el 26 de junio, tras el triunfo de la llamada revolución azul liderada por el General José Tadeo Monagas, Falcón se vio obligado a marchar al extranjero. 

Aquejado de una grave enfermedad, viajó a Francia, donde los médicos le diagnosticaron, en marzo de 1870, cáncer en la laringe, por lo que decidió regresar al Caribe. El 29 de abril de ese año, cinco días después de su llegada a la isla de Martinica, murió en una habitación del hotel Toulouse en Fort de France. En 1874 sus restos fueron repatriados a Venezuela y depositados en el Panteón Nacional. El 17 de agosto de 1881 fue nombrado Falcón el estado venezolano donde se enclavaba su pueblo natal.

 

Bibliografía activa

Archivo del Mariscal Juan Crisóstomo Falcón, Caracas, Academia Nacional de la Historia, 1957-1960, [cinco tomos].

Exposición del General Juan Crisóstomo Falcón a los federalistas, Bogotá, Imprenta de Echeverría Hnos y Co., 1869.

Manifiesto del Mariscal Juan Crisóstomo Falcón al pueblo de Venezuela, Paris, Laplace, Sánchez y Co., 1869.

Bibliografía pasiva

Alvarado, Lisandro: Historia de la Revolución Federal en Venezuela, Caracas, Oficina Central de Información, 1975.

Diccionario de Historia de Venezuela, Caracas, Fundación Polar, 1988, [tres tomos].

Hurtado Leña, Miguel: El caso del Mariscal Juan Crisóstomo Falcón, Caracas, Archivo General de la Nación, 1972.

Navarro, Emilio: La Revolución Federal 1859 a 1863, Caracas, Oficina Central de Información, 1976.

Pachano, Jacinto Regino: Biografía del Mariscal Juan Crisóstomo, Caracas, Ediciones Conmemorativas del Primer Centenario de la Revolución Liberal, 1960.

Pérez Tenreiro, Tomás: Juan Crisóstomo Falcón. Ensayo de interpretación militar, Caracas, Tipografía Vargas, 1963.

Reyes, Vitelio: Vida y obra del Mariscal Juan Crisóstomo Falcón, arquetipo de longanimidad, Caracas, Casa Editorial La Opinión Nacional, 1891.