José Gregorio Hernández Cisneros

Ciencia, Educación, Medicina, Venezuela

José Gregorio Hernández Cisneros (1864-1919). Eminente médico, científico, profesor y religioso venezolano. Considerado un mito popular.

Nació en Isnotú, pequeña localidad del Estado Trujillo, el 26 de octubre de 1864, hijo del matrimonio de Benigno Hernández con Josefa Antonia Cisneros. Era una familia conservadora de la región andina, dueños de un comercio y con profundas creencias religiosas.

José Gregorio finalizó sus primeros estudios en su pueblo natal a cargo del maestro Pedro Celestino Sánchez, y por recomendación de este se trasladó a Caracas para continuar superándose.

Cursó el bachillerato en el prestigioso Colegio Villegas y, posteriormente, se formó como médico en la Universidad Central de Venezuela (UCV) a petición de su padre, pues José Gregorio prefería la abogacía. Además, por su talento, estudió música.  

Con sólo 23 años recibió el título de Doctor en Medicina. Fue el mejor estudiante de su promoción y por ello fue seleccionado por el Gobierno para perfeccionar sus conocimientos científicos en Europa.

Entre 1889 y 1891 recorrió París, Berlín y Madrid. Se destacó como discípulo de prominentes médicos y recibió la “Medalla de Honor” como mejor médico alumno de la Facultad de Medicina de París, adscrito a la Cátedra de Anatomía.

Regresó a Venezuela con vastos conocimientos útiles para su nación. Su labor se encaminó por los derroteros de la medicina experimental. Creó el Laboratorio de Fisiología del Hospital Vargas de Caracas, institución recién creada entonces. Este laboratorio fue organizado con patrocinio del Estado. Hernández compró también los materiales necesarios y se ocupó de adquirir bibliografía actualizada para su labor docente. Se le atribuye el mérito de haber introducido el primer microscopio en Venezuela. Su carrera en la medicina por más de 23 años fue extraordinaria.

En la Escuela de Medicina se desempeñó como titular de las cátedras de Histología, Fisiología, Bacteriología y Parasitología. Bajo su tutela fue establecida la primera cátedra de Bacteriología en territorio americano. Lideró los estudios experimentales en la mencionada rama y en la Fisiología.

Hablaba múltiples idiomas, poseía conocimientos de Filosofía, Teología y Física. Su método docente se basaba en lecciones explicativas, en la experimentación, la observación, las prácticas y las pruebas; por ello se afirma que revolucionó la manera en que esta disciplina era enseñada hasta el momento. Fue co-fundador de la Academia Nacional de Medicina.

Publicó numerosos artículos e investigaciones científicas de gran valor. En 1906 vio la luz su obra Elementos de Bacteriología, primera de su tipo publicada en Venezuela.

Como docente preparó a una generación de destacados médicos venezolanos, entre ellos: Martín Vegas, Pedro del Corral, Domingo Luciani y Diego Carbonell.

Sus creencias religiosas no entraron en conflicto con su labor científica, sus aportes a la ciencia médica venezolana son innegables.

En 1907 interrumpió su exitosa carrera como docente y médico y nombró a su alumno Luciani como sustituto al frente de su cátedra de la Universidad Central de Venezuela y decidió seguir su vocación religiosa. Tras convencer al Arzobispo de Caracas, monseñor Juan Bautista Castro, entró en el monasterio de clausura de la Orden de San Bruno en Lucca, Italia y tomó el nombre de Hermano Marcelo. Sin embargo, una enfermedad precipitó su regreso a Venezuela.

Llegó a Caracas en abril de 1909 e ingresó en el Seminario Santa Rosa de Lima por tres años, pasado ese tiempo regresó a Roma con su hermana. Ingresó en los cursos de Teología en el Pontificio Colegio Pio Latino Americano, con la idea de prepararse para el monasterio. Una vez más se vio forzado a retornar a Venezuela por su afección pulmonar.

Perteneció a la Orden Franciscana Seglar de Venezuela (OFS), en la fraternidad de la Merced de Caracas, en la Iglesia Nuestra Señora de la Merced de los Frailes Capuchinos, donde realizó su profesión como franciscano seglar. Allí desarrolló su ya natural vocación de servicio a los demás.

Falleció el 29 de junio de 1919 víctima de un fatal accidente automovilístico. Su muerte causó conmoción. Cientos de personas se congregaron para acompañar su cortejo fúnebre.

En 1986 el Papa Juan Pablo II decretó al Dr. José Gregorio Hernández “Venerable”, primer paso para la beatificación. El proceso para beatificarlo y canonizarlo se inició en 1949, por iniciativa del Arzobispo de Caracas, Monseñor Lucas Guillermo de Castillo, y aunque no ha sido finalizado hoy, José Gregorio es considerado Santo, no solo para muchos venezolanos, la veneración a su figura es parte del imaginario latinoamericano.

En homenaje a la obra de su vida son múltiples los hospitales que llevan su nombre, principalmente en Venezuela.

La televisión venezolana produjo en el año 1990 dos telefilmes sobre su vida: “El Venerable”, por RCTV, interpretado por el actor Flavio Caballero; y “José Gregorio Hernández, El Siervo de Dios”, por Venevisión, protagonizado por Mariano Álvarez.

Como parte de las misiones fundadas por la Revolución bolivariana de Hugo Chávez, se creó la Misión José Gregorio Hernández para atender a discapacitados.

 

Bibliografía activa

Sobre el número de glóbulos rojos, Gaceta Médica de Caracas, Caracas, 1893

Sobre angina de pecho de naturaleza paludosa, Gaceta Médica de Caracas, Caracas,1894

Elementos de Bacteriología, Gaceta Médica de Caracas, Caracas, 1906.

Lecciones de Bacteriología, Gaceta Médica de Caracas, Caracas, 1910.

Lesiones anatomo-patológicas de la pulmonía simple o crupal, Gaceta Médica de Caracas, Caracas, 1910.

Renuncia ante la Academia Nacional de Medicina, Gaceta Médica de Caracas, Caracas, 1913.

Nota preliminar acerca del tratamiento de la tuberculosis por el aceite de Chaulmoogra, Gaceta Médica de Caracas, Caracas, 1918.

Elementos de Filosofía, Ed Bibliográfica venezolana, Caracas, 1959.

Obras Completas, Universidad Central de Venezuela, Caracas, 1968.

 

Bibliografía Pasiva

 

Álvarez del Real, María Eloísa: José Gregorio Hernández: su vida y su obra, Editorial América, Panamá, 1988.

Hernández Briceño, Ernesto: Nuestro tío José Gregorio: contribución al estudio de su vida y de su obra, Primera Edición, Caracas, 1958. 2 vols.

 Dr. Núñez Ponte, J. M.: Estudio Crítico Biográfico del Dr. José Gregorio Hernández. Caracas, 1924.

Sanabria, Antonio: José Gregorio Hernández de Isnotú (1864-1919): creador de la moderna medicina venezolana. Imprenta Universitaria de la U. C. V., Caracas, 1977.

Briceño-Iragorry, Leopoldo: José Gregorio Hernández, su faceta médica (1864-1919), Gaceta Médica de Caracas, Caracas, 2005.

Sánchez, Marianny: José Gregorio Hernández, la filosofía de una ciencia, Academia Biomédica Digital, 2006.

Suárez, María Matilde: José Gregorio Hernández, El Nacional y Banco del Caribe, Caracas, 2006.