José Bordas Valdéz

Política, República Dominicana

José Bordas Valdéz (1874 -1968). Senador y presidente de la República Dominicana en dos ocasiones.

Nació en Santiago de los Caballeros  el 6 de agosto de 1874, fueron sus padres Francisco Antonio Bordas y Bernardina Valdez. Entró en la vida política cuando Ramón Cáceres era gobernador de Santiago. Ocurrido el golpe de Estado del 26 de abril de 1902 que depuso al presidente Juan Isidro Jimenes, Bordas fue nombrado comandante de armas de Mao y luego de Dajabón. Estando en ese puesto, tuvo efecto en la Línea Noroeste la reacción contra el Gobierno Provisional de Horacio Vásquez y combatió a los rebeldes.

Siendo gobernador de Santiago, los linieros entraron arrolladoramente en la ciudad en febrero de 1904, pero supo sortear la embestida. La muerte de un hermano suyo en esos días le produjo una crisis nerviosa y viajó a Nueva York para someterse a un tratamiento. Al regresar al país fue gobernador de San Pedro de Macorís y, en 1907, de Puerto Plata. Senador cuando el presidente Ramón Cáceres fue asesinado, volvió a salir al exterior. En la revolución de 1812 contra el Gobierno de Eladio Victoria, llegó a Puerto Plata con su tropa y sitió la ciudad, de la que tomó posesión cuando el Presidente capituló.

Nombrado el arzobispo Adolfo Alejandro Nouel Presidente provisional con el encargo de organizar nuevas elecciones en el plazo de un año,  Desiderio Arias se pronunció contra él en enero de 1913 y Nouel renunció en marzo. Reunido el Congreso para elegir su sustituto, las divisiones políticas le impidieron seleccionar a uno de los tres candidatos propuestos: Horacio Vásquez, Juan Isidro Jimenes y Federico Velázquez. Bordas sugirió que se eligiese a un hombre independiente de los partidos y el Senado se inclinó por él, por lo que asumió la Presidencia provisional en abril.

Contrariamente a lo que se esperaba de él, empezó a maniobrar para quedarse en el poder. Para obtener el apoyo de los jimenistas designó a Desiderio Arias delegado del Gobierno en el Cibao y a Luis Felipe Vidal comisionado en el sur. Los partidarios de Horacio Vásquez se sintieron traicionados cuando Bordas los despojó de la administración del Ferrocarril Central Dominicano y se sublevaron el 1 de septiembre. La revuelta fracasó en corto tiempo debido a que Bordas contó con los recursos militares de los jimenistas encabezados por Arias y con la intervención del Gobierno de Estados Unidos, que amenazó a Vásquez con suspender la entrega de los fondos de la Receptoría General de Aduanas en caso de que triunfara, a la vez que medió para lograr un entendimiento entre los dos bandos en pugna. Los horacistas aceptaron deponer las armas después de que Estados Unidos les garantizó la limpieza y total libertad en los comicios a celebrarse en diciembre para elegir los ayuntamientos y los diputados a la Asamblea Constituyente que prepararía las reformas legales para la contienda cívica presidencial de junio del año siguiente. Las elecciones constituyeron un grosero fraude, pues el Gobierno lanzó a la calle las tropas para reprimir los mítines políticos, encarcelando a docenas de líderes en todo el país y cambiando votos en las urnas.

Bordas fue reelecto Presidente el 15 de junio de 1914. Los horacistas continuaron su revolución, a la que se unieron los adeptos de Jimenes y de Vidal. De nuevo intervino el Gobierno norteamericano con una propuesta redactada por su presidente Woodrow Wilson que los contendientes debían aceptar so pena de enviar a la infantería de Marina para proteger los intereses de sus conciudadanos residentes en el país. El Plan Wilson, como se le llamó, incluía la elección obligatoria de un Presidente provisional que celebraría elecciones supervisadas por los norteamericanos. Los dirigentes opositores se mostraron de acuerdo y Bordas renunció.

Murió el 12 de julio de 1968 en Santo Domingo.

 

Bibliografía 

Martínez, Rufino: Diccionario biográfico-histórico dominicano, 1821-1930, Universidad Autónoma de Santo Domingo, 1971.

Moya Pons, Frank: Manual de historia dominicana, Santiago, Universidad Católica Madre y Maestra, 1977.

Pichardo, Bernardo: Resumen de historia patria, Colección Pensamiento Dominicano, Santo Domingo, Librería Dominicana, 1969.

Rosa, Antonio de la: Las finanzas de Santo Domingo y el control americano, Santo Domingo, Editora Nacional, 1969.

Sáez, José Luis (Compilador): Documentos inéditos del arzobispo Adolfo Alejandro Nouel, Tomo II, Archivo General de la Nación Vol. XLIX, Santo Domingo, D. N., 2008.