Guy Tirolien

Política, Literatura, Guadalupe

Guy Tirolien (1917-1988) Poeta y antiguo funcionario colonial disidente, se implicó en el combate de la negritud junto a Senghor, Césaire y Damas. Contribuyó eficazmente al acercamiento entre africanos y antillanos.

Nacido el 13 de agosto de 1917 en Marie-Galante (isla perteneciente al departamento francés de Guadalupe), aunque algunas fuentes sitúan su nacimiento en Pointe-à-Pitre. Su padre fue director de escuela en la Guadalupe colonial. Estuvo toda su vida apasionadamente vinculado a la isla de Marie-Galante, donde sus abuelos eran agricultores y a donde regresó a los ocho años, cuando su padre se fue electo miembro del consejo general y más tarde diputado de la comuna de Grand- Bourg (Marie Galante).

Cursó estudios en el liceo Carnot, en Pointe-à Pitre, donde se vinculó por fuertes lazos de amistad con el también guadalupeño Paul Niger. Viajó a Francia en 1936. En la ciudad de París, en el liceo Louis le Grand  preparó el examen de ingreso a la Escuela nacional de Francia de Ultramar. Continuó luego sus estudios en Francia, en la Facultad de Derecho de París. Como su amigo Paul Niger, haría toda su carrera como administrador colonial en África.   

Tirolien había conocido a Léopold Sédar Senghor en 1940 en el campo de prisioneros a donde ambos habían sido llevados por los alemanes durante la segunda guerra mundial. Liberado en 1942, Tirolien participó en la etapa de efervescencia de la negritud que culminó con la creación de la revista  Présence Africaine publicada simultáneamente en París y en Dakar desde 1947. Por esa época conoció también a los afroamericanos Claude MacKay, Langston Hugues y Richard Wright, miembros de la Harlem Renaissance.

De 1944 a 1960 trabajó como administrador de la Francia de Ultramar en diversas colonias francesas de África: en Guinea (jefe de subdivisión de Dubreka y a cargo de los asuntos económicos en Conakry); en Níger (jefe de las subdivisiones de Dakoro y de Maïnè Souva) ; en Mali (jefe de subdivisión de Djéné, adjunto del comandante de círculo de Gao) ; y en Costa de Marfil (jefe de subdivisión de Touba, de Lakota, adjunto al comandante de círculo  de Seguela).

Al mismo tiempo, Tirolien tomó parte activa en la labor del RDA (Rassemblement Démocratique Africain–Unión democrática africana), partido anticolonialista fundado en 1946.

Después de la liberación de Francia, Tirolien trabajó como administrador de la Francia de Ultramar en varias colonias africanas: en Guinea, en Níger, en Mali, en Costa de Marfil. Después del acceso a la independencia de las colonias africanas, trabajó en algunos de estos países: en Níger, donde fue Comisario de información cultural entre 1961 y 1965, luego en Mali, donde fue representante de la ONU entre 1965 y 1970 para ejercer luego esa función en Gabón, entre 1970 y 1973.

Fue Consejero cultural del Segundo festival Mundial de Artes negras, celebrado en Nigeria (1975-1976).

Tirolien no se limitó a un regreso simbólico a África. Emprendió este peregrinaje a los orígenes para vivir en carne propia la experiencia africana, tal y como lo harían después otros intelectuales antillanos. Balles d’or –Balas de oro-  (1961), su primer poemario, es el recuento poético de ese regreso al África materna.  Allí denunció el colonialismo y mostró a la vez su deseo de ver nacer a un hombre negro nuevo, liberado de las secuelas del pasado, lo que coincidía con las preocupaciones esenciales de la negritud.

Balles d’or reunía poemas compuestos en los años de efervescencia de la negritud,  de 1945 a 1960. Diferentes estratos pueden discernirse en este texto, pero más allá de su ambiguo título y del registro aparente –paz de los campos de Marie Galante, aliados a la  “risa virginal de las olas”, entorno generoso y favorable al hombre- aparece el tema recurrente de las esporádicas explosiones, expresión de las venganzas proletarias.

La obra de Tirolien –frecuentemente organizada sobre el paradigma del “no…más”- es también la del rechazo, la de las rupturas. Escritura flagrante de antiguo funcionario colonial disidente. Uno de sus poemas de septiembre de 1979, publicado en la revista Europa, (abril de 1980) predica explícitamente la violencia como instrumento de liberación política.

Tirolien es el autor de un poema mundialmente célebre, "Prière d’un petit enfant nègre"–"Plegaria de un pequeño niño negro" (1943) retomado en su poemario Balles d'or, publicado por Presencia africana en 1961.  El poema, escrito durante la ocupación alemana de París, cuando el escritor tenía 22 años, tuvo un éxito enorme. Cuenta la historia de un niño negro que no quiere ir más a la escuela. Se trata de una protesta contra la alienación cultural de los antillanos. Bajo una apariencia inocente, ese poema es de un anticolonialismo militante.

En 1977, Guy Tirolien publicó Feuilles vivantes au matin –Hojas vivas en la mañana-, texto que reúne poemas y noveletas. En julio de ese año se instaló en Guadalupe, donde llevaría a cabo, sin éxito, una lucha electoral en ocasión de las elecciones legislativas de marzo 1978. Su propósito era dar al pueblo guadalupeño “un poder de decisión, negociando por vías democráticas los medios que le permitieran decidir directamente sobre los asuntos que le conciernen”.

Rechazando el “gueto del exotismo”, Tirolien fundió sus Balas de oro para resucitar las revueltas y los mártires de antaño, todos esos “recuerdos que uno no mata”. Muy cercano a Cesaire en su mirada sobre el estado de su tierra natal, sobre la alienación de los antillanos, sobre su propia condición de mestizo, dividido, descuartizado entre sus tres componentes. En Balas de oro escribió: ("Je suis une dent mal chaussée dans l’éclatant dentier/ des Caraïbes/ un triple vouloir m’écartèle / (…) dans des directions trois fois inféconde". ("Soy un diente mal encajado en la brillante dentadura / del Caribe /  un triple anhelo me lleva (me descuartiza) / en direcciones tres veces infecundas").

El mensaje humanista de Tirolien es de una simplicidad serena, alejada de los estruendos que se perciben en la poesía de Cesaire, pero esta cualidad, generadora de una tranquila armonía de la escritura, hace que el lector descanse de la vehemencia de los poetas antillanos de esa generación.   

Guy Tirolien falleció el 8 de marzo de 1988, a los 80 años, con los ojos puestos en “el mentiroso azur del mar Caribe” mirado desde su isla de Marie-Galante.

 

Bibliografía activa                                     

Poesía

Balles d'or. Paris: Présence Africaine, 1961, 1982.

Feuilles vivantes au matin (nouvelles et poésie). Paris: Présence Africaine, 1977.

Entrevista

De Marie-Galante à une poétique afro-antillaise, entretiens recueillis par Michel Tétu. Paris: Éd. Caribéennes; Québec: GEREF, 1990.

Bibliografía pasiva

Alante-Lima, Willy. Clefs pour Guy Tirolien. Fort-de-France: Académie des Antilles et de la Guyane, 1990.

Alante-Lima, Willy. Guy Tirolien: l'homme et l'oeuvre. Paris:  Présence Africaine, 1991.

Condé, Maryse et Alain Rutil (coordination). Bouquet de voix pour Guy Tirolien. Pointe-à-Pitre: Jasor, 1990.