Federación Estudiantil Universitaria

Historia, Cuba

Federación Estudiantil Universitaria (FEU). Organización que reúne y representa a los estudiantes de la enseñanza superior cubana. Desde su surgimiento se ha vinculado a las luchas sociales y políticas en Cuba.

El 20 de diciembre de 1922 se creó, en la sede de la Asociación de Estudiantes de la Universidad de La Habana, la Federación Estudiantil Universitaria (FEU), que desde su nacimiento abogó por la Reforma Universitaria, movimiento que se extendía en América Latina. Su primer Directorio estuvo constituido por Felio Marinello, como presidente, y Julio Antonio Mella, como secretario. Estaba integrada por las asociaciones de estudiantes de cada una de las facultades de la Universidad. A mediados de 1923 Mella ocupó la presidencia, y bajo su dirección la FEU creó la Liga Antiimperialista de Cuba y las revistas Juventud y Alma Mater,  que fue su órgano oficial.

El 12 de enero de 1923 la FEU lanzó un manifiesto -considerado más tarde el programa de la Reforma Universitaria en Cuba- que exigía la depuración del profesorado, la participación del estudiantado en la dirección de la Universidad, la personalidad jurídica de esta y su autonomía en asuntos económicos y docentes, entre otras demandas. El 24 de enero, el rector, el Directorio de la FEU, numerosos profesores y representantes de escuelas públicas y privadas realizaron una disciplinada manifestación hasta el Palacio Presidencial, para entregar al mandatario Alfredo Zayas las bases de un proyecto de ley sobre la concesión de autonomía universitaria. Zayas reconoció a la Comisión Mixta entre profesores y alumnos, y también a la FEU.

En octubre de 1923 se celebró por iniciativa del Directorio de la FEU el Primer Congreso Nacional de Estudiantes, entre cuyos acuerdos más importantes figuraron la creación de la Universidad Popular José Martí y la Declaración de Derechos y Deberes del Estudiante, en la cual se establecía su deber de divulgar en la sociedad los conocimientos a los que tenían acceso. Hacia finales de 1923 las contradicciones en el Directorio de la Federación se intensificaron y Mella tuvo que renunciar a su cargo.

El 26 de diciembre de 1925 el presidente Gerardo Machado declaró ilegal a la FEU. En 1927 la organización se opuso a la prórroga de poderes con la cual Machado extendió su período de gobierno. En consecuencia, decenas de alumnos fueron expulsados de la Universidad y la policía detuvo a cientos de ellos. Un grupo de universitarios creó el Directorio Estudiantil Universitario (DEU) de 1927, el cual lideró la lucha contra la prórroga de poderes. Del DEU de 1927 surgió, en enero de 1934, el Ala Izquierda Estudiantil.

El 30 de septiembre de 1930 el alumnado universitario encabezó una manifestación -a la cual se sumaron otros sectores- contra el gobierno de Machado. El primer mártir de los estudiantes cubanos, Rafael Trejo, fue herido en la protesta y murió días después. En ese mismo año la vanguardia revolucionaria de la FEU retomó la experiencia de 1927 y creó una organización clandestina, el Directorio Estudiantil Universitario, como su brazo armado.

El gobierno de Ramón Grau San Martín, de 1933 a 1935, reconoció la autonomía universitaria, que solo en 1937 fue decretada por el Congreso, y refrendada más tarde en la Constitución de 1940.

Los nuevos Estatutos Universitarios de 1937 reconocieron la legalidad de la Federación. Entre 1936 y 1937, los grupos de acción estudiantiles se dividieron, y aparecieron con fuerza grupos gangsteriles llamados «bonches»  -del inglés bunch, pandilla-, que tenían relaciones con el ejército y el gobierno. El profesor universitario Ramiro Valdés Daussá fue el principal opositor del bonchismo, por lo cual fue asesinado en 1940. Manuel (Manolo) Castro, quien pertenecía a una organización bonchista y había sido presidente de la FEU, murió en un altercado  en 1948 después de ultimar a  Raúl Fernández Fiallo. 

En la misma época, otros grupos dentro de la FEU tuvieron proyecciones políticas diferentes. En 1947 Grau San Martín intentó trasladar a La Habana la campana de La Demajagua, símbolo de las luchas por la independencia en época colonial, para emplearla en su campaña de reelección presidencial. Para impedir tal ultraje, Fidel Castro Ruz, en representación de la FEU, solicitó en préstamo al ayuntamiento de Manzanillo la campana, que presidiría una protesta universitaria contra la corrupción del gobierno. En la Universidad, el gángster Eufemio Fernández robó la campana, que corrió toda suerte de peripecias hasta llegar al Palacio Presidencial. Los universitarios aglutinaron a 30 000 personas el 6 de noviembre, en desagravio a la insignia patriótica, y lograron su retorno a la ciudad de Manzanillo. Durante el mandato de Carlos Prío Socarrás (1948-1952), la FEU organizó numerosos mítines en protesta por el aumento de las tarifas eléctricas y las de los ómnibus urbanos, y por los precios de algunos alimentos.

La FEU rechazó el golpe de Estado del 10 de marzo de 1952 y apoyó al depuesto gobernante Prío Socarrás, cuando un grupo de estudiantes encabezado por el entonces presidente de la Federación, Álvaro Barba, se presentó en el Palacio Presidencial para solicitar armas en defensa de la democracia. La decisión del estudiantado de luchar contra el régimen militar se ratificó en la Declaración de Principios. La Federación desarrolló acciones de movilización, denuncia y enfrentamiento al gobierno castrense, como el entierro simbólico de la Constitución de 1940 en la escalinata universitaria.

El 15 de enero de 1953 la FEU organizó una inmensa manifestación de desagravio por el ultraje realizado al busto de Julio Antonio Mella ubicado en el parque frontero a la escalinata universitaria. La protesta pretendía recorrer la calle San Lázaro, desde la Universidad hasta el Paseo del Prado, pero fue reprimida por la policía antes de culminar su trayecto. Resultaron heridas decenas de personas; entre ellas, Rubén Batista Rubio, quien murió un mes después.

En 1954 la dirección de José Antonio Echeverría intensificó la participación de la FEU en la lucha revolucionaria, y aunó fuerzas contra el bonchismo hasta neutralizarlo. A principios de 1955, Echeverría y otros jóvenes de la FEU constituyeron el Directorio Revolucionario (DR), que seguía las experiencias de 1927 y 1930, pero reuniría a otras fuerzas revolucionarias de la Isla. El Directorio Revolucionario dirigía en secreto las acciones de la FEU.  El 13 de febrero de 1955, Echeverría exigió la libertad de los presos políticos del régimen; en particular, de Fidel Castro y los combatientes del asalto al cuartel Moncada. José Antonio Echeverría oficializó la existencia del Directorio Revolucionario y su relación con la FEU el 24 de febrero de 1955, en un acto celebrado en el Aula Magna, conocido como Proclamación del Directorio Revolucionario.

Con Echeverría la FEU tuvo una intensa proyección internacionalista: en 1954 instó a los cubanos a combatir en defensa del pueblo guatemalteco contra la invasión de Carlos Castillo Armas; cada año realizaba actos de apoyo al pueblo puertorriqueño y su líder Pedro Albizu Campos, en conmemoración del Grito de Lares, y José Antonio, junto a otros compañeros de la FEU, viajó en 1955 a Costa Rica, para oponerse a una invasión organizada por el dictador nicaragüense Anastasio Somoza. El 9 de marzo de 1956 organizó un acto en el Aula Magna de la Universidad, en el cual pronunció el discurso «Contra las Dictaduras de América», exponente de su pensamiento latinoamericanista.

El 27 de noviembre de 1956, fue reprimida por la policía la tradicional manifestación de los universitarios en recordación al fusilamiento de los estudiantes de Medicina en la etapa colonial. La Universidad cerró y las acciones posteriores que realizaban miembros o dirigentes de la FEU, se llevaban a efecto a través del Directorio Revolucionario. El 13 de marzo de 1957, Echeverría, al frente de un grupo armado del Directorio Revolucionario, tomó la estación de Radio Reloj, y otro grupo asaltó el Palacio Presidencial, en un intento por derrocar el gobierno de Fulgencio Batista. El ataque falló y murieron varios asaltantes; entre ellos, el propio Echeverría. Algunos de los que lograron huir, como Joe Westbrook, Juan Pedro Carbó, Fructuoso Rodríguez y José Machado Rodríguez, fueron perseguidos y asesinados. Después, un sector del Directorio Revolucionario mantuvo la lucha en las ciudades, mientras otro se alzó en armas en las montañas del Escambray, en el centro de la Isla.

Miembros de la FEU que salieron de Cuba tras el 13 de marzo de 1957, activaron la organización en el exilio, en Estados Unidos. El 13 de octubre de 1958 un grupo liderado por Juan Nuiry —presidente de la Federación por sustitución de las sucesivas muertes de Echeverría y Fructuoso Rodríguez— llegó a la Sierra Maestra en una expedición aérea, para incorporarse al Ejército Rebelde.

La bandera de la FEU, de color púrpura y con sus siglas estampadas en blanco,  ondeó por primera vez el 13 de marzo de 1959. La Universidad reanudó sus actividades el 11 de mayo de 1959, y con ella se reactivó la FEU.  El 10 de enero de 1962 se aplicó la Reforma Universitaria y se creó el Movimiento de Alumnos Ayudantes (MAA), como apoyo a la enseñanza. El 6 de noviembre de 1967 se integraron la Unión de Jóvenes Comunistas (UJC) y la FEU en una sola organización. La UJC-FEU se mantuvo hasta el 17 de abril de 1971, cuando se celebró el primer pleno de la FEU, entre cuyos acuerdos figuró la creación de su Consejo Nacional. En mayo resurgió la Federación, pero con alcance nacional. Desde esa fecha, la FEU integra y representa a todos los estudiantes cubanos de la enseñanza superior.

La Federación apoyó la creación del Destacamento Pedagógico Internacional Ernesto Che Guevara, del Contingente Pedagógico Manuel Ascunce Doménech y del Contingente Médico Carlos J. Finlay. En el ámbito internacional pertenece a la Organización Continental Latinoamericana y Caribeña de Estudiantes (OCLAE) y a la Unión Internacional de Estudiantes (UIE). Desde el año 2000 ha convocado las Brigadas Universitarias de Trabajo Social (BUTS), en las cuales los estudiantes laboran en beneficio social. En diciembre de 2004, el Consejo Nacional de la FEU aprobó un cambio de estructura en la organización, para extenderla a las sedes universitarias de todos los municipios del país. Ha celebrado siete congresos, en los años 1979, 1983, 1987, 1990, 1995, 2000 y 2006. Tiene una estructura ascendente: jefe de brigada, presidente de facultad, presidente de instituto y Secretariado Nacional. Realiza un Consejo Nacional cada dos años.

De 1922 a 1959 al frente de la FEU estuvieron Felio Marinello, Julio Antonio Mella, Francisco Palomares, Isauro Valdés, Eduardo Dumois, José P. Iriarte, Ovidio Fernández, Octavio Hernández, Enrique Santana, Justo Nicola, Norberto Martínez, Manuel Castro, Enrique Ovares, Enrique Huertas, Álvaro Barba, Joaquín (Quino) Peláez, Germán Moré Espinosa, Benigno Arbesú, José Antonio Echeverría, Fructuoso Rodríguez  y Juan Nuiry, los dos últimos por sustitución. Han sido presidentes de 1959 a 1970 Rolando Cubelas, Ricardo Alarcón de Quesada, José Rebellón, Jaime Crombet Hernández, Francisco Dorticós, Enrique Velasco, Juan Vela Valdés y Julio Castro Palomino. Han dirigido la FEU Nacional, Néstor del Prado, Ismael González, Carlos Lage Dávila, Roberto Robaina González, Olga María Oceja, María de Jesús Calderus, Salvador Lavielle, Felipe Pérez Roque, Carmen Rosa Báez, Otto Rivero Torres, Alejandro García, Carlos Manuel Valenciaga, Hassan Pérez, Joan Cabo, Carlos Lage Codorniú, Adalberto Hernández Santos y Gladys Gutiérrez Bugallo.

 

Bibliografía 

Abad, Diana: "La lucha estudiantil por la reforma universitaria", en Bohemia, año 65 (68), La Habana, 21 de septiembre de 1973.

Armas, Ramón de, Ana Cairo Ballester y Eduardo Torres-Cuevas: Historia de la Universidad de La Habana, Editorial de Ciencias Sociales, 2 t., La Habana, 1984.

Chomón, Faure: "La FEU y los moncadistas", Juventud Rebelde, La Habana, 28 de mayo de 1995.

______________________: "La hombrada de José Antonio", en Enrique Oltuski Ozacki, Héctor Rodríguez Llompart y Eduardo Torres-Cuevas, coordinadores: Memorias de la Revolución, t. 1, pp. 192-203, Ediciones Imagen Contemporánea, La Habana, 2007.

García Olivares, Julio: José Antonio, La Habana, Editora Abril, 1988.

Instituto de Historia de Cuba: Historia de Cuba. La neocolonia, organización y crisis, desde 1899 hasta 1940, Editora Política, La Habana, 1998.

López, Félix: "En los 71 años de la FEU… Nostalgia de un presidente", Juventud Rebelde, La Habana, 19 de diciembre de 1993.

Mencía, Mario: "El Directorio Revolucionario y la FEU de José Antonio", en Enrique Oltuski, Héctor Rodríguez Llompart y Eduardo Torres-Cuevas, coordinadores: Memorias de la Revolución, t. 1, pp. 165-191, Ediciones Imagen Contemporánea, La Habana, 2007.

Nuiry, Juan: Tradición y combate. Una década en la memoria, La Habana, Ediciones Imagen Contemporánea y Editorial Félix Varela, La Habana, 2007.

Pérez Rojas, Niurka: El movimiento estudiantil universitario de 1934 a 1940, La Habana, Editorial de Ciencias Sociales, 1975.