Fabricio Ojeda

Política, Educación, Periodismo, Venezuela

Fabricio Ojeda (1929-1966). Político, maestro, periodista y revolucionario venezolano. Comandante de las Fuerzas Armadas de Liberación Nacional (FALN) y Presidente del Frente de Liberación Nacional (FLN) de Venezuela.

Fabricio Ojeda, nació en Boconó, un pueblo del Estado Trujillo, el día 6 de febrero de 1929. Fue criado hasta su adolescencia, en medio de las penurias y las carencias de la población rural, por su abuelo materno, Pedro Ojeda, cuyo apellido llevó. Fue maestro de escuela en un campo petrolero. A los 17 años se inició en la actividad política, inscribiéndose en 1949 en el Partido Unión Republicana Democrática (URD), tras el derrocamiento de Rómulo Gallegos, y muy pronto estuvo vigilado por los cuerpos represivos debido a su oposición al régimen militar, el 23 de agosto de 1952, fue detenido en Maturín por efectivos de la Seguridad Nacional del dictador Marcos Pérez Jiménez.

En 1955 comenzó a estudiar periodismo en la Universidad Central de Venezuela (UCV), al año siguiente trabajaba en los periódicos La Calle, El Heraldo y El Nacional, cubriendo para este último la información política del Palacio de Miraflores. Era miembro por la URD de la Junta Patriótica clandestina (1957), amplia alianza integrada también por el Partido Comunista (PCV), el social cristiano Comité de Organización Política Electoral Independiente (COPEI) y Acción Democrática (AD) para luchar contra la dictadura. En enero de 1958, como presidente de la propia Junta Patriótica, le correspondió realizar la primera alocución pública tras la huida de Pérez Jiménez, lo que lo convirtió en una figura nacional.

En diciembre de ese año, postulado por la URD, Ojeda ganó la diputación al Congreso Nacional por el Distrito Federal. En enero del año siguiente se produjo la visita del Comandante Fidel Castro a Caracas y Fabricio Ojeda fue uno de los oradores en la Plaza de El Silencio donde también habló el líder cubano, quien lo invitó a visitar la Mayor de las Antillas. A fines de 1959 fue por primera vez a la isla y estuvo cuatro meses, regresando más comprometido con la Revolución Cubana y las luchas sociales en Venezuela. Un día después de su regreso, el 20 de abril de 1960, manifestó que la URD debía abandonar su alianza con AD y COPEI, que excluía a los comunistas, y dejar de apoyar actitudes ajenas e indiferentes a los intereses del pueblo, postura que siguió en definitiva su partido el 6 de septiembre de ese año. Fundó entonces la revista Siete Días (1960). Dos años más tarde apareció publicado en La Habana su libro Presencia revolucionaria de Martí.

Como resultado de su creciente radicalización política, el 30 de junio de 1962 dio a conocer una dura carta al Congreso Nacional. En ella anunciaba su renunció como diputado para entregarse a la lucha armada contra el gobierno y el imperialismo norteamericano, misiva que cerraba con el lema de "Hacer la Patria Libre o morir por Venezuela.".

Integrado como combatiente de las recién creadas Fuerzas Armadas de Liberación Nacional (FALN) estuvo entre los fundadores, el 1 de enero de 1963, del Frente Nacional de Liberación (FNL), su órgano político. El 13 de octubre de ese mismo año fue detenido en una carretera de Acarigua con cuatro guerrilleros y sentenciado a 18 años de cárcel por rebelión, aunque logró fugarse herido en compañía de otros compañeros.

En el Frente Guerrillero “José Antonio Páez” de las FALN fue nombrado su Primer Comandante. Desde esas montañas mantuvo, junto con los también comandantes Douglas Bravo y Argimiro Gabaldón, una batalla política con aquellas personas y organizaciones que querían abandonar la lucha armada y volver a la vida electoral. Con la llegada al poder de Raúl Leoni, a principios de 1964, las directivas del Movimiento de Izquierda Revolucionaria (MIR) y del Partido Comunista (PCV) habían comenzado a alejarse de la actividad militar atraídos por las promesas y concesiones gubernamentales. Fallecido ya el Comandante Gabaldón en diciembre de ese mismo año, Fabricio Ojeda se opuso, junto con Douglas Bravo, a abandonar la lucha armada, polemizando en forma abierta con dirigentes del PCV. Como parte de su labor política, en marzo de 1966 terminó de escribir en el campamento Venus, en las montañas de Trujillo, su libro La Guerra del Pueblo.

En los primeros días de abril de 1966 impulsó, junto con Douglas Bravo, la reorganización total de las FALN y la fundación del Partido de la Revolución Venezolana (PRV), de línea marxista-leninista. Con esa finalidad, se produjo, entre el 21 y el 23 de abril de ese año, una reunión de la comandancia revolucionaria en la ciudad de Caracas. En ella Fabricio Ojeda resultó elegido Presidente del FLN con apoyo de los Frentes Guerrilleros, de las Unidades Tácticas de Combate (UTC) urbanas y de militantes del PCV y el MIR que habían roto con sus respectivas directivas. El enfrentamiento con estas organizaciones llegó tan lejos, que el día 17 de junio de 1966 el periódico Tribuna Popular, vocero legal del PCV, publicó un comunicado de esta agrupación que calificaba de traidores a los dos comandantes de la FALN. Ese mismo día, Fabricio Ojeda, el máximo dirigente de las FLN, fue detenido en la casa de su amigo Mario Matute Bravo, en Playa Grande, por el Servicio de Información de las Fuerzas Armadas (SIFA), junto a su compañera Anayansi Jiménez –madre de su hija Thais- y el revolucionario Tulio Dugarte.

Encerrado en una celda del Servicio de Información de las Fuerzas Armadas (SIFA) en el llamado Palacio Blanco, ubicado muy cerca de Miraflores, el martes 21 de junio voceros del gobierno de Leoni informaron a la prensa que Fabricio Ojeda había sido encontrado ahorcado y estaba muerto. Aunque la versión oficial atribuyó su fallecimiento a un suicidio, la convicción de sus familiares, amigos y compañeros de lucha ha sido desde entonces que fue asesinado por la policía política del gobierno de Leoni.

Fabricio Ojeda, el legendario Comandante Bernardo de las guerrillas venezolanas y el valiente Presidente de la Junta Patriótica contra la dictadura de Pérez Jiménez, es considerado como uno de los grandes héroes de las luchas revolucionarias de su patria. Su vida y obra han sido reverenciadas por los gobiernos de Hugo Chávez y Nicolás Maduro con diversos homenajes, la publicación de sus escritos y la referencia permanente a su legado bolivariano. Escuelas, consejos comunales, comités de tierra y otros sitios llevan su nombre en homenaje póstumo a esta destacada personalidad del siglo XX venezolano.

 

Bibliografía activa

“Prólogo”” [Trujillo, Cárcel Nacional. Agosto de 1963] a Manuel Cabieses: ¡Venezuela, Okey!, (Origen y objetivo de la lucha armada), La Habana, Ediciones Venceremos, 1964.

Presencia revolucionaria de Martí, Caracas, Instituto de Altos Estudios y Auditoria de Estado/Fundación Gumersindo Torres, 2004, [segunda edición].

“La revolución verdadera, la violencia y el fatalismo geopolítico”, Revista Pensamiento Crítico, La Habana, febrero de 1967, número 1.

Hacia el poder revolucionario, Caracas, Presidencia de la República, 2008. [Capítulo III del libro inédito de Fabricio Ojeda, Hacia la Conquista del Poder].

Vida y obra revolucionaria de Fabricio Ojeda, Prólogo de Fernando Soto Rojas, Caracas, 2012.

Luchar hasta vencer, Caracas, Fondo Editorial William Lara, 2013, [prólogos de Juan José Barreto González y Fernando Soto Rojas].

 

Bibliografía pasiva

Blanco Muñoz, Agustín: La lucha armada. Hablan cinco jefes: Gustavo Machado, Pompeyo Márquez, Pedro Ortega Díaz, Guillermo García Ponce, y Teodoro Petkoff, Caracas, Universidad Central de Venezuela, 1980.

Diccionario de Historia de Venezuela, Fundación Polar, Caracas, 1988.

Escovar Salom, Ramón: Evolución política de Venezuela, Caracas, Monte Ávila Editores, 1972.

Gott, Richard: Las guerrillas en América Latina, Santiago de Chile, Editorial Universitaria, 1971.

Maza Zavala, D.F.: “Historia de medio siglo en Venezuela: 1926-1975”, en Pablo González Casanova, Pablo [compilador]: América Latina: historia de medio siglo, México, Siglo XXI, 1977, tomo 1.

Rivas Rivas, José: Historia Gráfica de Venezuela. (El Gobierno de Larrazábal 1958), Caracas, Ediciones Torán, 1987, T. VII.

Salazar, Diego: Los últimos días de Pérez Jiménez, Caracas, Editorial Ruptura, 1979.

Umaña Bernal, José: Testimonio de la revolución en Venezuela: 1 de enero-23 de julio de 1958, Caracas, Tipografía Vargas, 1958.