Emilio Ballagas

Literatura, Cuba

Emilio Ballagas (Emilio Ernesto Ballagas Cubeñas, 1908-1954). Poeta vanguardista cubano que cultivaría tanto la poesía tradicional como la poesía negra. Es uno de los más estimados líricos nacionales de todos los tiempos, por la finura y perfección de su estilo.

Nació en Camagüey el 7 de noviembre de 1908. Obtuvo el título de Bachiller en Ciencias y Letras en el Instituto de Segunda Enseñanza de su ciudad natal. A los quince años ya había escrito un cuento y a los dieciocho publicó su primer poema, “Rostro de cara”. En 1933, se graduó en la Escuela de Pedagogía de la Universidad de La Habana y comenzó a trabajar como profesor de Literatura y Gramática en la Escuela Normal para Maes­tros de Santa Clara, donde ejerció hasta 1946, y cuya dirección desem­peñó en 1934. En 1946, se graduó de Doctor en Filosofía y Letras. Fue profesor en el Instituto de Segunda Ense­ñanza de Marianao. Viajó por Francia, Portugal y los Estados Uni­dos.

Emilio Ballagas es representativo del vanguardismo cubano de la década de 1930 y su personalidad poética se movió entre dos de las tres direcciones principales (además de la poesía social) en que se expresaría este movimiento: la "poesía pura", junto a Mariano Brull (considerado un precursor por su Poemas en menguante, 1928), Eugenio Florit y Ramón Guirao; y la “poesía negra”, junto a Nicolás Guillén y el propio Guirao.  

La poesía pura (término acuñado en Francia hacia 1925 para designar una poesía que, según Valéry, suprime los elementos prosaicos y deja sólo aquello que no puede ser dicho, sin perjuicio, en prosa) apeló a la perfección y exactitud formal: formas bellas y esbeltas (el soneto de factura clásica y el verso regular, sobre todo el endecasílabo, por su tradicional equilibrio) y asuntos extraídos del mundo de lo perfecto, lo intrínse­camente hermoso.

La más importante contribución de Ballagas a la poesía pura es su libro Júbilo y fuga (1931), de gran valor en el desarrollo de la lírica cubana. Desde este libro y Elegía sin nombre (1936), hasta Nuestra Señora del Mar (1943) y Cielo en rehenes (1951) –libros reunidos más tarde en Obra poética de Emilio Ballagas, Edición póstuma, 1955– está documentado el proceso a través del cual pasó su lírica: de un verbalismo jubiloso –“gimnástico”, según lo definió él mismo– del que es singular ejemplo el “Poema de la ele” –en las huellas de “Verdehalago”, de Brull–, a una doliente expresión romántica, para llegar finalmente a tonalidades neoclásicas.

Sin embargo, en la dirección de la “poesía negra” también desarrolló el poeta una obra significativa, con una brillante interpretación lírica de sentimientos y tradiciones que le eran ajenos (Ballagas era blanco y de extracción burguesa) y en los que rebasó el folklorismo para alcanzar una profunda participación humana. En el “Baile del papalote”, por ejemplo, se convierte en intérprete feliz de la espiritualidad negra en la que actúan profundamente el rito y el animismo; en la “Comparsa habanera” lo que domina es el ritmo, mientras que en la “Elegía a María Belén Chacón”, se impone el problema humano y social que da vida a una de las interpretaciones más sensibles de la condición negra americana.

En 1951, Ballagas obtuvo el Premio Nacional de Poesía con Cielo en rehenes y, en 1953, el Premio del Centenario con sus Décimas por el júbilo mar­tiano en el centenario del apóstol José Martí.

Alternó la creación literaria con el periodismo durante toda su vida. Fue colaborador en Antenas, Social, Revista de Avance, Grafos, Clavileño, Orígenes, Revista Cubana, Diario de la Marina, Sur (Argentina) y Cuadernos Americanos (México).  Editó la revista Fray Junípero: cua­dernos de la vida espiritual, de la que sólo se publicaron dos números. Es autor de la Antología de la poesía negra hispanoamerica­na (Madrid, 1935) y de Mapa de la poesía negra americana (Buenos Aires, 1946).

Se destacó, además, por sus conferencias y por sus traducciones de Ronsard, Keats, Yeats, Hopkins y otros.

Emilio Ballagas murió en La Habana el 11 de septiembre de 1954.

 

Bibliografía activa

Júbilo y fuga, Poemas, “Inicial angélica” [prólogo] por Juan Marinello, Eds. La Cooperativa, La Habana, 1931.

Cuaderno de poesía negra, Imp. La Nueva, Santa Clara, 1934.

Pasión y muerte del futurismo, Molina, La Habana, 1935.

Elegía sin nombre, Poemas, Úcar, García, La Habana, 1936.

Nocturno y elegía; un poema, Úcar, García, La Habana, 1938.

Sergio Lifar, el hombre del espacio, La Habana, 1938.

Sabor eterno, Poemas, Eds. Héroe, La Habana, 1939.

La herencia viva de Tagore, Eds. Clavileño, La Habana, 1941.

Nuestra señora del mar, Poema, Entrega de Fray Junípero, La Habana, 1943.

Décimas por el júbilo martiano en el centenario del Apóstol José Martí, Comisión Organizadora de los Actos y Ediciones del Centenario y del Monumento de Martí, La Habana, 1953.

Obra poética de Emilio Ballagas, Edición póstuma, con un ensayo preliminar de Cintio Vitier, Úcar, García, La Habana, 1955.

Órbita de Emilio Ballagas, Prólogo de Ángel Augier, selección y notas de Rosario Antuña, Eds. Unión, La Habana, 1965; 2da. ed., Instituto Cubano del Libro, La Habana, 1972.

Emilio Ballagas, Introducción y selección de textos por Emilio de Armas, MINED, Dirección Nacional de Educación General, La Habana, 1973.

Bibliografía pasiva

Álvarez Álvarez, Luis: "Ballagas, desde este fin de siglo", en La Gaceta de Cuba, p. 3-11, nov.-dic., 1997.

Arcos, Jorge Luis: Las palabras son islas. Panorama de la poesía cubana, siglo XX (1900- 1998), [antología], pp. 85-93, Letras Cubanas, La Habana, 1999.

Augier, Ángel: "Órbita de Emilio Ballagas", De la sangre en la letra, p. 353- 363, UNEAC, La Habana, 1977.

Baquero, Gastón: “En la muerte de Emilio Ballagas”, en Boletín Comisión Nacional Cubana de la UNESCO, 3 (9): 25-26 y 32, La Habana, sep., 1954.

Caillet Bois, Julio: Antología de la poesía hispanoamericana, p. 1651-1661, Madrid, 1958.

Carpentier, Alejo: "La muerte de Emilio Ballagas",en  Revista de la Biblioteca Nacional José Martí, 3:121-123, La Habana, 1989.

Entralgo, Elías: “Emilio Ballagas. Júbilo y fuga. Poemas”, Aventura en Mal Tiempo. Papel proteico, (1): 5, Santiago de Cuba, oct., 1932.

Feijóo, Samuel: “Impresiones de Emilio Ballagas”, en Lunes de Revolución, 2 (26): 9, La Habana, sep. 14, 1959

____________: “Una añeja entrevista inédita a Emilio Ballagas, en 1938”, Azar de lecturas; crítica, Universidad Central de Las Villas, Dpto. de Estudios Hispánicos, La Habana, 1961.

____________: La décima culta en Cuba, [Antología], Santa Clara, 1963, p. 316-323.

____________: Sonetos en Cuba, [Antología], Santa Clara, 1964, p. 286-293.

Fernández, Pablo Armando: “Ballagas: amigo y poeta”, en Lunes de Revolución, 2 (26): 13-16, La Habana, sep. 14, 1959.

Fernández Retamar, Roberto: “Emilio Ballagas (1908)”, en La poesía contemporánea en Cuba (1927-1953), Orígenes, La Habana, 1954, p. 39-43.

_______________________: “Recuerdo a Emilio Ballagas”, Papelería, Universidad Central de Las Villas, Dirección de Publicaciones, La Habana, 1962, p. 195-204.

Figueroa, Esperanza: “Júbilo y fuga de Emilio Ballagas”, en Revista Iberoamericana, 32 (62), Pittsburgh (Pennsylvania, EE. UU.), 1966.

Guirao, Ramón: Órbita de la poesía afrocubana, 1928-37, [Antología], pp. 107-124, La Habana, 1938.

Instituto de Literatura y Lingüística de la Academia de Ciencias de Cuba: Diccionario de la literatura cubana, Editorial Letras Cubanas, Ciudad de La Habana, 1980.

Jiménez, Juan Ramón: La poesía cubana en 1936, [Antología], Prólogo y apéndice de Juan Ramón Jiménez, comentario final de José María Chacón y Calvo, La Habana, 1937, p. 22-25.

Lezama Lima, José: “Gritémosle: ¡Emilio!”, en Lunes de Revolución, 2 (26): 2-3, La Habana, sep. 14, 1959.

López Lemus, Emilio: Doscientos años de poesía cubana (1790- 1990); cien poemas antológicos, [Antología], Editorial Abril, 1999, p. 227- 236.

Marinello, Juan: "Inicial angélica", Cuba. Cultura, La Habana, Letras Cubanas, 1989, p. 286-288.

Navarro Luna, Manuel: "Sobre Emilio Ballagas, Cuaderno de poesía negra", en Revista Hispánica Moderna, New York, julio, 1935, p. 292.

Panero, Leopoldo: Antología de la poesía hispanoamericana, Madrid, 1944, tomo 2, p. 499-500.

Piñera, Virgilio: “Dos poetas, dos poemas, dos modos de poesía”, en Espuela de Plata, (H): 16-19, La Habana, ago., 1941.

____________: “Ballagas en persona”, en Ciclón, 1 (5): 41-50, La Habana, sep., 1955.

____________: "Permanencia de Ballagas", en Lunes de Revolución, 26: 3-5, La Habana, 14 de septiembre de 1959.

Rodríguez Rivera, Guillermo: “Visión de la isla. Emilio Ballagas”, en Bohemia, 57 (7): 30-32, La Habana, feb. 12, 1965.

Sarría, Leonardo: “Fe y poesía en Emilio Ballagas”, en La Gaceta de Cuba, 2: 49-53, La Habana, marz.-abr., 2009.

Torriente, Loló de la: “Emilio Ballagas muerto vive detenido en el espacio”, en Lunes de Revolución, 2 (26): 10-12, La Habana, sep. 14, 1959.

Vitier, Cintio: “Emilio Ballagas”, Cincuenta años de poesía cubana (1902-1952), Ministerio de Educación, Dirección de Cultura, La Habana, 1952, p. 206-207.

__________: Lo cubano en la poesía, Universidad de Las Villas, Dpto. de Relaciones Culturales, La Habana, 1958, p. 318-338.

__________: "La poesía de Emilio Ballagas", en Lyceum, La Habana, año XII, vol. 40, p. 5-34 (Publicado también como ensayo preliminar a la Obra poética de Emilio Ballagas).