Cuba Sono Film

Cine, Cuba

Cuba Sono Film. Productora cinematográfica cubana al servicio de los partidos políticos de izquierda, entre la tercera y la cuarta décadas del siglo XX.

Fundada en 1938 por el Partido Comunista, la Cuba Sono Film fue una productora cinematográfica que propició la realización de películas documentales para cubrir los espacios desatendidos por el cine de ficción y la documentalística de visos turísticos, que por su parte tenían el apoyo del circuito comercial de la época. Con el interés de reflejar los conflictos sociales del momento, la orientación de Cuba Sono Film era fundamentalmente propagandística y de denuncia. Muchos de los filmes que llevaban su sello fueron dirigidos por el médico cardiólogo Luis Álvarez Tabío y por José Tabío.

La productora apoyaba a los sindicatos de trabajadores, los partidos de izquierda, los derechos de los campesinos, las causas internacionalistas y la lucha contra el franquismo en España.

Entre sus líneas de realización cinematográfica estuvo el testimonio de abusos cometidos contra el campesinado o la población, como en La Jata, intento de desalojo en Guanabacoa (1939), donde se recogía la movilización del PSP (Partido Socialista Popular) para impedir el desalojo en un barrio pobre de La Habana, y en El desalojo de Hato del Estero (1942), que daba cuenta de cómo, por orden de los latifundistas, la guardia rural echaba de sus casas a los campesinos en la provincia de Camagüey.

En películas como Gran manifestación del 20 de agosto de 1939 (1939), se reflejaban las protestas organizadas por la CTC en contra de la ofensiva patronal, mientras que Azúcar amargo (1943) -asesorada por el líder sindical Jesús Menéndez- mostraba las condiciones de vida de los trabajadores azucareros.

La productora Cuba Sono Film se ocupaba de verificar las acciones de las diversas organizaciones políticas y sindicales. Así, entre sus documentales se destacan Toma de posesión del Comité Nacional del Partido Comunista (1938), donde se llevó al celuloide el acto de toma de posesión del Comité Nacional de la organización en el parque Hatuey, de La Habana; Asamblea Juvenil por la Constituyente (1939), que registró la asamblea que movilizó a la juventud progresista cubana con motivo de la promulgación de la Constitución de 1940; Constitución de la CTC (1939), donde se recogía la constitución de la Confederación de Trabajadores de Cuba; Primero de mayo de 1939 (1939), desfile obrero en conmemoración del día de los trabajadores; Tercera Asamblea Nacional del PCC en Santa Clara (1939), que reportaba una de las reuniones más importantes del Partido Comunista; Talleres para Hoy (1939), campaña del PCC realizada por todo el país para adquirir fondos para los talleres del periódico Hoy, de la propia organización; y Tercer Congreso Nacional Femenino (1939), que registraba el congreso de mujeres cubanas -adscrito a la Federación Mundial de Mujeres-, que promovía la lucha por los derechos femeninos con los auspicios del Partido Comunista de Cuba.

La Cuba Sono Film recogía también manifestaciones de carácter popular como El caso del barco Lady Norse (1939), protesta emprendida por el embarque de chatarra hacia Japón en el buque de ese nombre. También realizó el documental Por un cerro mejor (1939 ó 1940), musicalizado por Alejo Carpentier, donde se exhibía la movilización de vecinos de la barriada del Cerro, en acción cívica popular, para reclamar el mejoramiento de las escuelas y las condiciones de pavimentación e higiene de la localidad.

Apoyaba, asimismo, a los españoles republicanos en filmes como Acto a Castelao (1938), que reportaba el homenaje al notable intelectual gallego y el apoyo de los cubanos a su causa, y Llegada de combatientes internacionalistas cubanos (1939), con filmaciones de los combatientes de la Isla que regresaban después de haber participado en la Guerra Civil Española.

La Cuba Sono Film contribuyó a recoger historias individuales de personalidades notables. En la película documental Un héroe del pueblo español, José Gómez Gayoso (1946), se narraba el tránsito por Cuba del maestro y luchador antifranquista, muerto después de su regreso a España, victimado por el régimen.

La productora realizó una película de ficción, El desahucio (1940), escrita por Juan Marinello sobre un cuento de Vicente Martínez, fotografiada por José Tabío, musicalizada por Alejo Carpentier y narrada por Ibrahím Urbino. En su argumento, un hombre que quedaba sin trabajo era conminado por un delegado sindical a luchar por sus derechos. Los actores, y entre ellos su protagonista, Virgilio Hernández, eran obreros de la ruta 20 de la empresa Ómnibus Aliados, un grupo de sindicalizados que colaboraron con entusiasmo en el proyecto. La película fue estrenada en el local-teatro de la ruta 20, en La Ceiba, el 19 de octubre de 1940.

La Cuba Sono Film reunió a relevantes intelectuales cubanos que participaron en sus realizaciones, como Nicolás Guillén, Alejo Carpentier, Ángel Augier, Mirta Aguirre y José Antonio Portuondo.

 

Bibliografía

Douglas, Maria Eulalia: Catálogo del cine cubano 1897-1960, Ediciones ICAIC, La Habana, 2008.

García Borrero, Juan Antonio: Guía crítica del cine cubano de ficción, Editorial Arte y Literatura, La Habana, 2001.

Sacerio, Miriam: “¿Qué fue la Cuba Sono Film?”, en Bohemia, 29: 14-19, La Habana, jun., 1984.