César López

Literatura, Cuba

César López (César Antonio de Jesús López Núñez 1933). Poeta, cuentista, ensayista, profesor cubano. Premio Nacional de Literatura.

Nació en Santiago de Cuba en 1933, en el seno de una familia de denominación religiosa bautista. Desde la infancia tuvo una influencia pedagógica en su hogar.

Cursó estudios primarios en la Escuela pública anexa a la Escuela Normal para Maestros de Oriente. La instrucción posterior la recibió en el Instituto de Segunda Enseñanza de Santiago de Cuba, donde se graduó de Bachiller en Ciencias en el año 1950. Ese mismo año, se mudó a La Habana para  estudiar Medicina; continuó estos estudios en la Universidad Central de Madrid y los concluyó en Salamanca en 1959.  A su llegada a España se graduó de Bachiller en Letras e inició estudios de Filosofía y Letras  que dejó inconclusos.

A partir de la segunda mitad de los años cincuenta comenzó a prestar mayor atención a sus inquietudes literarias. Colaboró en 1957 con la revista Ciclón, que editaba José Rodríguez Feo. El tiempo que estuvo radicado en España dirigió teatro estudiantil y se vinculó a jóvenes intelectuales allí residentes, como José Triana y Ambrosio Fornet. Estableció con el poeta Vicente Aleixandre una fructífera amistad intelectual. En 1960 regresó a Cuba, trabajó en el servicio diplomático como cónsul de Cuba en Glasgow y Londres (1960-1962). Inició su colaboración con el semanario Lunes de Revolución. Al retorno de Gran Bretaña continuó en el Ministerio de Relaciones Exteriores como Jefe de Departamento y Consejero de Europa Occidental (1962-1963). Participó en la fundación la UNEAC y fungió como  Secretario coordinador de la Sección de Literatura. Fue creador de los Premios UNEAC de Novela en 1965, que al año siguiente se extendieron a Ensayo, Teatro, Poesía y Biografía; también creó los Premio David de poesía para autores inéditos.

En el año 1963 publicó su primer libro de poesía Silencio en voz de muerte. Este libro está compuesto por un extenso poema dedicado al héroe santiaguero Frank País; es un texto elegíaco en el cual conviven los versos libres con formas cerradas. Fue escrito íntegramente entre 1957 y 1958, al conocer la noticia del asesinato de su amigo. También salió publicado ese año el volumen de cuentos Circulando el cuadrado, enmarcado en la corriente de la narrativa del absurdo, en la que se ubican creadores de la talla de Virgilio Piñera y Ezequiel Vieta. Esta colección de cuentos se caracteriza por la adecuada utilización del humor, la ironía y la puesta en duda de ciertos valores sociales establecidos. A la edición cubana le siguieron las realizadas en Hungría  (1969), España (1987) y Francia (1990). En 1966 salió su cuaderno Apuntes para un pequeño viaje en las ediciones La Tertulia. Se trata de un conjunto de pequeños poemas que recogen la vasta experiencia de los viajes que el joven poeta realizó en sus años de estudios españoles.

Ese mismo año ganó una mención del Concurso Casa de las Américas con el Primer libro de la ciudad, que inicia una serie instalada por derecho propio en lo mejor de la poesía que se estaba escribiendo en ese momento en Cuba. Desde los espacios íntimos, familiares, su infancia y adolescencia  comienza a tejer el entramado de las relaciones humanas. Aquí aparecen grandes temas  de la poesía universal como la muerte, el odio y el amor, llevados por el autor a la ciudad de provincia. Resulta un retrato santiaguero de la Cuba republicana. El libro salió publicado por la colección Contemporáneos de la UNEAC en 1967. Posteriormente, continuó el ciclo que había iniciado y entregó el  Segundo libro de la ciudad. Con él obtuvo el Premio OCNOS en la ciudad de Barcelona, España, en 1971. El libro publicado ese mismo año sufrió la mutilación de la sección titulada Salmos y Comentarios debido al temor de los editores por la suerte que pudiera correr frente a los censores, y tuvo que esperar a 1989 para que la Editorial Letras Cubanas lo publicara íntegro; ganó con él en 1990 el Premio de la Crítica. En este libro caminamos la ciudad de inicios de la Revolución. Aquí la ciudad cada vez es menos Santiago para convertirse en la ciudad cubana por excelencia. Son poemas donde se revela una mirada crítica de la nueva sociedad que ha comenzado a gestarse con el triunfo revolucionario. En 1997 publicó el Tercer Libro de La Ciudad en  Sevilla, dando continuidad a la serie donde lo citadino y lo histórico se dan la mano para colocar al hombre en el centro. Al año siguiente vio la luz la edición cubana que recibió el Premio Nacional de Crítica de 1999. En el año 2000 los tres volúmenes se unieron bajo el título de Libro de la ciudad.

En 1971 había publicado otro poemario, La búsqueda y su signo, esta vez en Las Palmas, Canarias, que continuó indagando en las esencias del hombre. Los temas se alejan de la ciudad natal para abrirse a temáticas más universales.

En 1983 publicó Quiebra de la perfección, un libro de poesía donde el autor vuelve a utilizar las formas cerradas. Este poemario indaga más allá de la ciudad, la sonoridad del idioma es marcada con insistencia. En 1986 la Editorial Letras Cubanas publicó en su colección Giraldilla el libro de cuentos Ámbito de los espejos, conformado por catorce piezas fechadas entre 1959 y 1985. En el año 2001  la colección  Premio Nacional de Literatura reunió toda su obra de ficción  publicada con anterioridad y un par de textos inéditos: El muro y los artefactos y Objetos provisionales.

En 1988 presentó otro libro de poesía: Ceremonias y ceremoniales, fechado entre 1968-1974. Éste nos permite observar como el hombre cívico, de marcado compromiso con la Patria, se enfrenta a las adversidades sin rendirse. Un libro de poemas apretados y de gran concentración, dolorosos en ocasiones. Ha dejado aquí los versos largos para trabajar con imágenes más directas, más descarnadas.  Con el ganó el Premio de la Crítica del año 1989. Se vuelve a vincular en 1982 a los  Talleres Literarios. Viajó por casi todas las provincias para acercarse a los jóvenes creadores y fungió como jurado de sus concursos. En 1989 realiza un viaje a la India para participar en el Festival Mundial de poesía que se  desarrolló entre las ciudades de Nueva Delhi, Bhopāl y otras del Sur.

En 1990 la Editorial Orígenes de España publicó Consideraciones, algunas elegías, libro donde la memoria de amigos, un hermano o los  hombres muertos en la isla caribeña de Granada, son recordados como seres preciosos para el universo del poeta. La edición cubana data de 1993.

En el año 2006 salió por Ediciones Caserón de Santiago de Cuba Manos de un caminante, el primer libro del autor que  mantuvo inédito por cerca de medio siglo. La Feria Internacional del libro de La Habana del año 2007 le fue dedicada y en ese contexto se  presentó su libro Paisaje, Panorama. En Buenos Aires presidió el Festival de Poesía en el marco de la Feria de esa ciudad.

Realizó crítica teatral y literaria en la década del sesenta en las publicaciones periódicas cubanas del momento como Casa de las Américas, Revolución y Cultura, Unión, Caimán Barbudo, Revolución, Lunes de Revolución, Cultura’64, Conjunto y La Gaceta donde tuvo una columna fija. Fuera de la isla también desplegó una intensa colaboración con revistas como Ínsula, Índice y Ruedo Ibérico, en Francia; Siempre y Parva, en México; Poor Old Tired House, de Inglaterra, y Vanguardia,  en Colombia. A partir de los años ochenta y noventa aparecieron regularmente sus textos en revistas cubanas como Unión, Letras Cubanas y La Gaceta y, en España, Encuentro de la Cultura Cubana.  En los inicios del siglo XXI, con el auge de las  revistas provinciales colaboró en ellas; sus trabajos en Videncia, Cauce, SIC, Caserón y Ámbito son prueba fehaciente de ello.

Es de gran importancia su trabajo pedagógico. Impartió clases en el Instituto Preuniversitario Raúl Cepero Bonilla (1964-1965), en 1967 ofreció un Curso de Cultura del Habla para actores y fue asesor de los grupos Joven Teatro y Ocuje. En esa época tuvo sus primeros contactos con los Talleres Literarios. Entre 1969 y 1970 ofreció seminarios en la Universidad de Oriente y trabajó en el Centro de investigación y estudio de la literatura.  En 1971 comenzó a trabajar en la Academia de Ciencias de Cuba, donde estuvo hasta 1986. Primero se desempeñó como traductor y después laboró en el Instituto de Documentación e Información Científico-técnica. En 1986 fue nombrado profesor titular de la Universidad de Catania (Italia), en la Facultad de Filosofía y Letras enseñó literatura hispánica y en la Facultad de Economía y Comercio impartió Evolución política y Economía de América. 

Su obra literaria ha inspirado creadores plásticos. Se debe a  ese tipo de colaboración Seis canciones ligeramente ingenuas (España), con dibujos de Eduardo Polaina, Pilar Gómez, Chema Sánchez, Mercedes Mateo, Luis Cabrera; En el aire como un trazo empezado (España), con trabajos de Eduardo Polaina; Oráculos Ceremoniales, una carpeta que contiene también poemas de Pablo Armando Fernández y obras de Eduardo Roca (Choco) y José Omar Torres; el último fue  Reafirmación del tiempo (estampas tristes y jocosas), libro artesanal salido del estudio de la pintora Julia Valdés. Su obra tanto poética como narrativa ha sido traducida a diversas lenguas, tales como el inglés, francés, ruso, alemán, húngaro, italiano, rumano, checo, búlgaro, griego y japonés.

En 1996 ingresó en la Academia Cubana de la Lengua, y se convirtió a su vez en miembro correspondiente de la Real Academia Española de la Lengua. En 1999 recibió el Premio Nacional de Literatura.

A César López se deben un número considerable de antologías, ediciones críticas y comentadas de obras de autores como Pedro Salinas, José Lezama Lima, Henrik Ibsen, Heinrinch Mann, Luis Cernuda, Dulce María Loynaz, Manuel Altolaguirre, entre otros. Ha realizado traducciones del inglés a Lawrence Durrel y del francés al poeta griego Yannis Ritzos. Desde 2003 realiza la tertulia Cantidades rosadas de ventanas donde convoca a lo mejor de la intelectualidad cubana.

Su obra poética y narrativa se encuentra incluida en un importante número de antologías tanto cubanas como extranjeras.

Ha sido merecedor de numerosos reconocimientos a lo largo de su vida. En el último lustro vale destacarse el Premio Rafael Alberti (2000), la Distinción "Gitana Tropical" (2012), otorgada por la Dirección Provincial de Cultura de La Habana; la Medalla "Raúl Gómez García" y el Sello de Laureado, mayor distinción del Sindicato Provincial de la Cultura, ambos reconocimientos entregados en el año 2012. 

 

Bibliografía activa

Silencio en voz de muerte, Ediciones Unión, La Habana, 1963.

 Circulando el cuadrado, Ediciones Revolución, La Habana, 1963.

 Apuntes para un pequeño viaje, Ediciones La Tertulia, La Habana, 1965.  

Primer libro de la ciudad, Ediciones Unión, Colección Contemporáneos, La Habana, 1967.

 La búsqueda y su signo. Inventarios Provisionales, Las Palmas, España, 1971.

Segundo libro de la ciudad, Editorial Ocnos, Barcelona, España, 1971  

_____________________, Edición completa, Ediciones Unión, La Habana, 1989.  

Quiebra de la perfección, Ediciones Unión, Colección Manjuarí, La Habana, 1983.  

Ámbito de los espejos, Editorial Letras Cubanas, La Habana, 1986.  

Ceremonias y ceremoniales, Editorial Letras Cubanas, La Habana, 1988.

Consideraciones, algunas elegías, Editorial Orígenes, S. A., Colección La Lira de Licario, Madrid, 1990.  

Doble espejo para muerte denigrante, Ediciones Extramuros, Colección La Ceiba, La Habana, 1991.  

Seis canciones ligeramente ingenuas, Taller Tórculo II, España, 1992.

Pasos, paseo, pasadizos. Udine, Italia, 1996.

Tercer libro de la ciudad, Editorial Renacimiento, Colección Azul, Sevilla, 1997.

Manos de un caminante, Editorial Oriente, Ediciones Caserón, Santiago de Cuba, 2006.  

En el comienzo de todos los principios, Centro Cultural Dulce Maria Loynaz, Cuadernillos Fe de Vida, La Habana, 2006.

Paisaje, panorama, Letras Cubanas, Colección poesía, La Habana, 2007.  

Reafirmación del tiempo (estampas tristes y jocosas), Estudio de Julia Valdés, La Habana, 2008.   


Bibliografía pasiva

Alcides, Rafael: “A César lo que es de César”, en Encuentro de la Cultura Cubana, Buena Letra, No. 23, Madrid, invierno, 2002, pp.129-139.

Álvarez Bravo, Armando: “El caso Circulando”, en La Gaceta de Cuba, La Habana, mayo, 1964, p. 21.

___________________ “Apuntes sobre los Apuntes”, en El Mundo, p. 4, La Habana, marzo 31, 1967.  

Antón, Mercedes: “César López: Circulando el cuadrado”, en Casa de las Américas, La Habana, diciembre, 1964, pp. 118-121.  

Bianchi Ross, Ciro: “Mi compromiso es absoluto” (Entrevista), en Cuba Internacional, No. 244, pp. 48-53, La Habana, abril, 1990.  

Bobes, Marilyn: “Cuatro visiones de César López”, en Letras Cubanas, No. 14, La Habana, abril-junio, 1990, pp. 244-248.  

Chávez Rivera, Armando: “César López: poeta en la ciudad” (Entrevista), César López: poeta en la ciudad, Ediciones Sed de Belleza, Colección Arca, Villa Clara, 2004.  

Conte, Antonio José: “Un cronista de la ciudad”, en Revolución y Cultura, pp. 77- 78, La Habana, octubre, 1989.  

Cortejoso, Leopoldo: “La vuelta al mundo en veinte médicos poetas”, en Noticias Médicas, Madrid, noviembre, 1971, pp.39-40.  

Escobar, Ángel: “César López. El revés de la trama” (Entrevista), en Letras Cubanas, No. 5, La Habana, julio-septiembre, 1987, pp. 227-236.

____________: “Recreación de los espejos”, en El Caimán Barbudo, No. 246, La Habana, enero, 1988, p.30.  García Montiel, Emilio: “Agudeza sin historia”, Revolución y Cultura, La Habana, febrero, 1990, pp. 77-78.

 García Verdecia, Manuel: “Ceremonias del hombre circunstancial”,  Ceremonias y ceremoniales, Ediciones Holguín, Holguín, 2002, pp. 7-10.  

González, Reynaldo: “César López entre tópicos y trópicos”, en Letras Cubanas, No. 14, La Habana, abril-junio, 1990, pp. 249-253. 

Goytisolo, José Agustín: “Tres poetas de Cuba”, en Hora de poesía, No. 23-24, s.f., pp. 62-64. 

Kozer, José: “Tercer libro de la ciudad”, en Encuentro de La Cultura Cubana, Buena Letra, No. 6/7, Madrid, otoño/invierno, 1997, pp.245-247.  

Lihn, Enrique: “Anotación sobre Primer libro de la ciudad”, en Revista del Granma, Suplemento del periódico Granma. La Habana, agosto, 1967.  

López Lemus, Virgilio: “Comentarios a César”, Palabras del Trasfondo, Letras Cubanas, La Habana, 1988, p. 322-341.  

Méndez Martínez, Roberto: “Silencio en cuerda de elegía”, Silencio en voz de muerte, Letras Cubanas, La Habana, 2005, pp. 5-18.  

Morejón, Nancy: “César López y su Quiebra de la perfección”, en La Nueva Gaceta, La Habana, marzo, 1984, p. 9. 

Papastamatíu, Basilia: “La realidad de lo irreal”, en Revolución y Cultura, No. 8, La Habana, agosto, 1987, pp.73- 75.

Piñera, Virgilio: “Mitificación en Santiago de Cuba”, en Unión, La Habana, julio- septiembre, 1967, pp.136-139.  

Pombo, Álvaro: “El primer César López”, en Encuentro de La Cultura Cubana, Homenaje a César López, No. 16/17, Madrid, primavera/verano, 2000, pp. 26- 27.

Rodríguez Coronel, Rogelio: “Las aristas del círculo”, Circulando el cuadrado, Letras Cubanas, Colección Premio Nacional de Literatura, La Habana, 2001, pp. 7-17.  

Rodríguez Santana, Efraín: “César López: Entrevista. Palabra enunciada y palabra callada”, en Encuentro de La Cultura Cubana, Homenaje a César López, No. 16/17, Madrid, primavera/verano, 2000, pp. 13- 25.

Valle Ojeda, Amir: “Ámbito de lo absurdo en la narrativa de César López”, en Encuentro de La Cultura Cubana, Homenaje a César López, No. 16/17, Madrid, primavera /verano, 2000, pp. 37-43.  

Vieta, Ezequiel: “Silencio en voz de muerte”, en Unión, La Habana, julio- septiembre, 1964, p.147.  

Vitier, Cintio: “Arpas de troncos vivos”, en  La Revista del Libro Cubano, Año III, No. 1, La Habana, 2000, pp. 11-14.  

Yáñez, Mirtha: “La vehemencia de la palabra” (Entrevista), en El Caimán Barbudo, No. 233, La Habana, abril, 1987, pp. 22-24.