Candelario Obeso de la Cruz

Literatura, Colombia

Candelario Obeso de la Cruz (1849-1884). Poeta, novelista y dramaturgo colombiano, considerado el precursor de la llamada poesía negra.

Candelario Obeso nació en Mompox (Departamento de Bolívar), el 12 de enero de 1849. Hijo natural del abogado liberal Eugenio María Obeso y de María de la Cruz Hernández, lavandera con quien creció en medio de la precariedad y estrechez económica. Realizó sus primeros estudios en el Colegio Pinillos, de Mompox, y luego del cierre de la institución como consecuencia de la guerra de 1863, su educación estuvo a cargo de su padre y del profesor Pedro Salzedo del Vilar, de quien recibió sus primeras lecciones de gramática, aritmética y geografía.

Una vez concluidos los estudios que pudo adelantar en Mompox, Obeso viajó a Bogotá, donde trató de incorporarse al nuevo ambiente nacional. Allí llegó con una beca del Colegio Militar que fundó Tomas Cipriano de Mosquera, donde estudió sólo un año, hasta que fue cerrado en 1867. Al fundarse la Universidad Nacional, Obeso continuó su formación profesional en la Facultad de Ingeniería de esa institución. De allí pasó a la Facultad de Derecho y Ciencias Políticas, en la que después de dos años de estudio, y sin terminar su carrera, obtuvo el título de maestro y regresó a Mompox.

Durante su estadía en Bogotá, Obeso frecuentaba varios cafés, donde compartía y reflexionaba sobre la cotidianidad colombiana con un reducido grupo de intelectuales. Allí no sólo se enteraba de hechos políticos, sino que además se mantenía actualizado sobre los últimos sucesos literarios.

Posteriormente, viajó a la región de La Mojana, lugar en el que tuvo su primera experiencia como maestro de escuela, y en el que se vio envuelto en el primer duelo, del que se retiró con una mano herida. Varios serían los lances de esta naturaleza a lo largo de su vida. Tras este incidente, se trasladó al puerto de ferias de Magangué, donde ejerció como Tesorero Municipal.

Posteriormente se dirigió a Santa Marta. Allí se estableció por varios años, se casó y tuvo varios hijos que no llegaron a sobrevivir mucho tiempo. Durante esa época estuvo preso, y en ese tiempo escribió el libro Gramática de la lengua castellana. Posteriormente escribió su primera novela, La familia Pygmalion, la cual está considerada dentro del género satírico.

Regresó a Bogotá, donde logró enriquecer su obra literaria, y donde se vinculó activamente a luchas políticas. Rafael Núñez lo nombró cónsul en Tours, Francia, puesto en el que estuvo por poco tiempo. Durante la presidencia de Manuel Murillo Toro (1872-1874), fue nombrado intérprete nacional en Panamá, cargo que mantuvo hasta la Guerra Civil de 1876-1877, en la que acogió una postura liberal y se enroló en las filas del ejército de ese partido. Hacia el año 1879, Obeso trató de viajar a Europa pero sólo pudo llegar a Puerto Cabello (Venezuela), por lo que retornó nuevamente a Bogotá.

La producción literaria y crítica de Candelario Obeso se inició con la publicación de traducciones e imitaciones de poetas europeos en el periódico El Rocío. En este diario, Obeso publicó entre 1873 y 1874 aproximadamente quince poemas. Más adelante, sus trabajos aparecieron en varios periódicos y suplementos literarios. En 1877 publicó Cantos populares de mi tierra, poemario inspirado en la vida y sentimientos de los bogas del río Magdalena, obra que permite reconocerlo como el gran fundador de la poesía negra en Colombia. Este libro, que expresa una crítica no solo a las formas canónicas dominantes en el contexto colombiano, sino también al gobierno y la sociedad, contiene dieciséis poemas, escritos bajo una imitación fonética del habla de los bogas. Con él, Obeso se adelantó al poeta cubano Nicolás Guillen y a Luis Palés Matos en el rescate para la poesía de las formas de hablar del hombre negro, que, sin menoscabo de su capacidad estilística, le sirven para plasmar las vivencias y el rigor de una sociedad excluyente. Ubicada dentro del Romanticismo, su obra tomó temas, ritmos, onomatopeyas, expresiones, palabras y cantos rituales propios de los negros, y los convirtió en actores principales dentro de la literatura colombiana. Inició en las letras colombianas una nueva postura, la de la autenticidad y la de la conciencia racial del negro, actitud con la que van a continuar los escritores negros del siglo XX, como el poeta y periodista Jorge Artel.

Obeso contribuyó a esclarecer la conciencia étnica americana y a replantear derroteros que desde la cultura y literatura europeas miraban al negro, desde el siglo XII, como objeto exótico. Sin embargo, no fue esa la única arista importante de su obra. Sus traducciones de autores europeos en el periódico literario La Patria, la traducción de un tratado de estrategia militar del teniente belga León de Sagher, una traducción del Otelo de William Shakespeare, así como diversas traducciones al castellano de cursos de italiano, francés e inglés, demuestran su interés por la enseñanza y el aprendizaje de las lenguas.

Entre 1880 y 1884 publicó la obra de teatro Secundino el Zapatero (1880), un drama dividido en tres actos de carácter moralizante y de costumbres; el poema Lucha de la vida (1882), considerado por muchos un trabajo autobiográfico.

En las primeras décadas del siglo XX, los temas sobre las culturas africanas adquirieron importancia; en el campo literario se abrió el debate sobre la poesía negra. Fue sólo entonces cuando la obra de Candelario Obeso empezó a ser realmente objeto de atención y estudio por parte de la crítica. La obra de este poeta –negro, pobre e idealista– puede ser considerada como la exaltación de un modo de vivir de un grupo étnico del que él mismo procede.

Se ha afirmado que la condición racial de Obeso lo llevó a enfrentar la discriminación de la sociedad bogotana. Sin embargo, se conoce de su cercanía con importantes personajes de la época, entre ellos, Manuel Murillo Toro, Rafael Núñez, Diógenes Arrieta, Antonio José Restrepo, José María Vargas Vila, Miguel Antonio Caro y Aníbal Galindo.

Candelario Obeso murió en la ciudad de Bogotá el 3 de julio de 1884, a causa de un disparo de pistola ocasionado por sí mismo. Parte de la bibliografía se refiere al suicidio del poeta; sin embargo, otras versiones afirman que fue un accidente. Fue enterrado en el Cementerio de Occidente de Bogotá con grandes honores, tanto así que la Cámara de Representantes de Colombia le rindió el día de su entierro una sesión especial a su memoria y obra literaria.

 

Bibliografía activa

La familia Pygmalión, 1871

Lecturas para ti, 1878

Segundino el Zapatero, Teatro, 1880

Lucha de la vida, 1882

Cantos populares de mi tierra, Biblioteca Popular de Cultura Colombiana, Prensa del Ministerio de Educación Nacional, Bogotá, 1950.

Bibliografía pasiva

Alemán Padilla, Máximo: “El poeta Candelario Obeso: 120 años de su muerte”, Revista Internacional Magisterio, No. 10, Bogotá, agosto-septiembre, 2004, pp. 62-64.

Ayala Poveda, Fernando: Manual de literatura colombiana,  Educar Editores, Bogotá, 1992.

Bolaño Saldoval, A: “Ruptura estética y conciencia de identidad en la poesía de Candelario Obeso”,  Espéculo. Revista de estudios literarios, Universidad Complutense de Madrid, Madrid. http://www.ucm.es/info/especulo/numero33/cobeso.html

Lagos, Ramiro: “La poesía ebanista y su precursor Calendario Obeso”, Boletín Cultural y Bibliográfico, Vol. 20, No 1, Bogotá, 1983, pp. 217-227.

Prescott, L.E.: Candelario Obeso y la iniciación de la poesía negra en Colombia, Instituto Caro y Cuervo, Bogotá, 1985.

Smith Córdoba, A.: Vida y obra de Candelario Obeso, Centro para la Investigación de la Cultura Negra, Bogotá, 1984.

Uribe, Juan de Dios y Antonio José Restrepo: Candelario Obeso, Imprenta de Vapor de Zalamea hermanos, Bogotá, 1886.

Valdelamar Sarabia, L.: “La actividad intelectual de Candelario Obeso: entre el reconocimiento y la exotización”, Cuadernos de literatura del Caribe e Hispanoamérica, No. 9, Barranquilla-Cartagena de Indias, 2009, pp. 9-34.