Camilo Pascual Luís

Deporte, Cuba

Camilo Pascual Luís (1934). Lanzador de béisbol cubano que jugó en las Grandes Ligas estadounidenses, en las cuales tuvo ejecutoria destacada.

Camilo Alberto Pascual Luis nació el 20 de enero de 1934 en La Habana. Su primer equipo de béisbol fue el club Ferroviario de Lawton. Pasó al profesionalismo durante la temporada 1952-1953 con el club Marianao, que lo cambió al club Cienfuegos al año siguiente, en una transacción insólita, al canjearlo por una docena de bates. Con ese club lanzó toda su carrera en la liga invernal cubana, fue campeón en la temporada 1955-1956 y en sus dos últimos torneos, de 1960 y 1961, bajo la dirección de Tony Castaño. En ocho años impuso récord de 58 juegos ganados y 32 perdidos, para un promedio de 644 puntos. Lanzó 750, dos entradas; permitió 582 hits, propinó 612 ponches, concedió 254 bases y permitió 2,85 carreras limpias por juegos de nueve entradas.

Fue un verdadero coloso en las series del Caribe, que finalizó invicto en sus tres presentaciones con 6 y 0, con dos triunfos per cápita en 1956, 1959 y 1960, gracias a sus lanzamientos rápidos y su curva de arco de barril, lanzada desde arriba, que caía a gran velocidad.

Su inicio en el béisbol organizado estadounidense se produjo en las Ligas Menores en 1951. En 1952 ingresó en los Havana Cubans, y también jugó para el club Tampa. Debutó en Grandes Ligas el 15 de abril de 1954, con los Senadores de Washington (1954-1960 y 1967-1969), y su último juego fue el 5 de mayo de 1971 con los Indios de Cleveland. Además militó en los Mellizos de Minnesota (1961-1966), Rojos de Cincinatti (1969) y Dodgers de los Ángeles (1970). El hecho de lanzar muchos años con equipos de segunda línea se reflejó en sus estadísticas finales, de 174 juegos ganados y 170 perdidos. Su primer gran año en las Ligas Mayores fue 1959, cuando con los Senadores ganó diecisiete juegos y perdió diez, con 2,64 de promedio en carreras limpias. Al año siguiente terminó con doce y ocho, y en 1962, ya con los Mellizos, archivó récord de veinte ganados y once perdidos.

Su mejor temporada fue la de 1963, en que ganó veintiún juegos y perdió nueve, con 2,46 de efectividad. Fue tres veces líder en juegos completos (1959, 1962 y 1963) y también tres veces encabezó las lechadas (1959, 1961 y 1962) en la Liga Americana. De 1961 a 1963 ponchó más de 200 bateadores por temporada. Participó en tres Juegos de Estrellas (1959, 1962 y 1964) y lanzó en la Serie Mundial de 1965 con los Mellizos, en que perdió el tercer juego con 4 por 0. Sus números definitivos en las Grandes Ligas fueron 529 juegos lanzados, 404 juegos iniciados, 132 juegos completos, 2 930 entradas y promedio de limpias de 3,63. Regaló 1 069 boletos y ponchó a 2 167 bateadores. Propinó 36 juegos de cero carreras y le conectaron 256 jonrones.

En diciembre del año 2014 -junto con otros 9 peloteros- integró  el Salón de la Fama del Béisbol Cubano, homenaje que formó parte del Juego de las Estrellas de la LIV Serie Nacional Béisbol, celebrado en la provincia Granma.

Actualmente vive en Estados Unidos, donde después de su retiro fue coach de equipos de Grandes Ligas como el Oakland.

 

Bibliografía

Bjarkman, Peter C.: A History of Cuban Baseball, 1864-2006, McFarland & Company, Inc., Jefferson, N.C. and London, 2006.

González Echevarría, Roberto: The Pride of Havana: A History of Cuban Baseball, Oxford University Press, New York and London, 1999.

Rucker, Mark & Peter Bjarkman: Smoke. The Romance and Lore of Cuban Baseball, Total Sports Illustrated, New York, 1999.

Torres, Ángel: Tres Siglos de Béisbol Cubano, 1878-2006, Pico Rivera, California, 2006.