Camilo Cienfuegos Gorriarán

Historia, Política, Cuba

Camilo Cienfuegos Gorriarán (1932-1959). Combatiente revolucionario cubano. Expedicionario del yate Granma. Jefe de la Columna Invasora No. 2 "Antonio Maceo" y del Estado Mayor del Ejército Rebelde.

Camilo Cienfuegos Gorriarán nació el 6 de febrero de 1932 en la casa marcada con el Nº 71 de la calle Pocito, en la barriada de Lawton, en La Habana. Sus padres, españoles de nacimiento, fueron Emilia Gorriarán Zaballa y Ramón Cienfuegos Flores. Sus primeros años transcurrieron en la localidad habanera de San Francisco de Paula.

En 1939 la familia regresó a Lawton. En la escuela 105, "Félix Ernesto Alpízar", Camilo Cienfuegos recibió la instrucción primaria. En la escuela superior No.13, de la localidad de La Víbora, cursó el séptimo y el octavo grados. Por esa misma época colaboró como cronista deportivo en Lídice, revista publicada por los alumnos de la escuela "Félix Ernesto Elmuza".

Porque tenía gran afición por la escultura, a los diecisiete años ingresó en la escuela anexa de San Alejandro, donde estudió durante un año. Siendo estudiante de ese centro comenzó a trabajar en la sastrería El Arte, como mozo de limpieza, mojador de telas, mensajero y, por fin, como dependiente. En su hogar se aplicó a aprender el oficio de sastre.

En 1948 participó en las protestas populares contra el aumento del precio del abono en el transporte por ómnibus urbanos, y por el asesinato del líder azucarero Jesús Menéndez.

El 1 de abril de 1953 Camilo Cienfuegos y su amigo Rafael Sierra emigraron a Estados Unidos, donde recorrieron varias ciudades en busca de empleo y desempeñaron distintas labores. En su estancia en ese país, que duró dos años, Camilo participó en actos patrióticos y manifestaciones promovidos por los cubanos emigrados durante la dictadura de Fulgencio Batista. Por esa época fue corresponsal de La Voz de Cuba, órgano de los exiliados cubanos en Nueva York.

El 5 de junio de 1955 regresó a la Isla, y se vinculó a la lucha contra la dictadura. El 7 de diciembre de 1955, durante una manifestación estudiantil con motivo del sexagésimo cuarto aniversario de la caída en combate de Antonio Maceo, fue herido en un pie por las fuerzas represivas de la dictadura de Fulgencio Batista. Al mes siguiente participó en otro acto de protesta estudiantil, en el Parque Central de La Habana, al conmemorarse ciento dos años del natalicio de José Martí. Allí fue apresado, golpeado y fichado por el Buró Represivo para Actividades Comunistas (BRAC). Dos meses más tarde regresó a Estados Unidos, para evadir la persecución de que era objeto.

Se integró la oposición revolucionaria en el exilio. Enviado por las autoridades de emigración de Estados Unidos hacia México por haberse extinguido el plazo de su permiso de residencia, pudo contactar con Fidel Castro para unirse al grupo de revolucionarios que se preparaban a marchar a Cuba con el fin de combatir la dictadura; así fue uno de los últimos elegidos para integrar la expedición del yate Granma.

Salió el 25 de noviembre de 1956 de Tuxpan, México, en el Granma; el 2 de diciembre de 1956, con las primeras luces del alba, la embarcación arribó a suelo cubano, por la playa Las Coloradas, en el municipio de Niquero, de la costa sudoriental de Cuba. El 5 de diciembre Camilo Cienfuegos recibió su bautismo de fuego, combatiendo junto a sus compañeros de expedición en un cayo de monte cercano a la colonia cañera Alegría de Pío. Luego de audaces estrategias y acciones para sobrevivir, lograron de reagruparse los expedicionarios y se hicieron fuertes en la Sierra Maestra. El 24 de marzo de 1957, con un refuerzo enviado por Frank País, se reorganizó la tropa rebelde, y Camilo Cienfuegos fue nombrado jefe del pelotón de la vanguardia en la Columna No. 4, a las órdenes de Ernesto "CheGuevara".

Participó en el combate de La Plata, el 17 de enero de 1957. En la acción militar de El Uvero, que tuvo lugar el 28 de mayo de 1957, ya ostentaba los grados de teniente y dirigía un pelotón. Fue el primer capitán rebelde que marchó a combatir en las zonas llanas, en Bayamo, Manzanillo y Las Tunas. Participó en los combates de Bueycito, el 1º de agosto de 1957; El Hombrito, el 30 de agosto 1957, y Pino del Agua, el 17 de septiembre de 1957, en los cuales alcanzó una mayor experiencia militar el Señor de la Vanguardia, como se le conoció. El 26 de abril de 1958 fue ascendido por Fidel Castro al grado de comandante. Fue el primero en recibir atribuciones para reorganizar el movimiento clandestino en las ciudades y demostrar que, fuera del escenario natural de las montañas, el Ejército Rebelde también podía derrotar al aparato militar de la tiranía.

En los meses siguientes, Camilo Cienfuegos participó en la contraofensiva que destruyó totalmente las tropas lanzadas por el Ejército de Cuba contra las fuerzas rebeldes. Después fue designado al frente de la Columna Invasora No. 2 “Antonio Maceo”, para llevar la invasión desde el Oriente hasta el Occidente de la Isla, hasta abrir un nuevo frente guerrillero en las montañas de Pinar del Río, que llevaría el nombre de Osvaldo Herrera. Fue el primer jefe guerrillero en iniciar la invasión, que comenzó el 21 de agosto de 1958 cuando Camilo partió de El Salto, en la Sierra Maestra, hacia la zona norte de la antigua provincia de Las Villas, en el centro de la Isla, donde fijó su campamento. Desde el momento de su llegada a esa provincia, se le incorporaron una guerrilla del Partido Socialista Popular y otra del Movimiento Revolucionario 26 de Julio (MR 26-7) que actuaban de forma independiente en esa región. Desplegó una intensa actividad combativa y organizativa, que obligó al enemigo a enfrentarlo. En esa región desarrolló importantes combates, como los de El Cristo, Narcisa, Mayajigua y Zulueta.

El 23 de diciembre de 1958 completó un cerco sobre el pueblo de Yaguajay, en la referida provincia, e inició una batalla con la ayuda de refuerzos enviados por el comandante Che Guevara. La acción se extendió hasta el 31 de diciembre de 1958, lo que propició la caída del cuartel Leoncio Vidal, de la ciudad de Santa Clara, y le valió ser también reconocido con el sobrenombre de Héroe de Yaguajay. Con esa victoria, Camilo Cienfuegos culminó su campaña en el Frente Norte de Las Villas.

Tras la fuga de Batista, recibió de Fidel Castro la orden de avanzar con su columna hacia La Habana para tomar la Ciudad Militar Columbia, sede del Estado Mayor del Ejército. Entró allí el 2 de enero de 1959, y recibió la rendición de las tropas congregadas. Tres días más tarde asumió el cargo de Jefe del Estado Mayor del Ejército Rebelde.

Al organizar las nuevas fuerzas armadas de Cuba, y con el objetivo de garantizar la formación de las instituciones militares, Camilo Cienfuegos solicitó a los soldados y oficiales del antiguo régimen no comprometidos con crímenes y atropellos, que permanecieran en las filas del ejército. Preparó con especial interés la instrucción y el adiestramiento del personal militar, creando las primeras academias y escuelas de adiestramiento del Ejército Rebelde.

El 18 de febrero de 1959 dispuso la disolución del Buró Represivo para Actividades Comunistas (BRAC), el Servicio de Inteligencia Militar (SIM) y el Buró de Represión de Actividades Enemigas (BRAE), organizaciones represivas de la dictadura.

Pronunció su último discurso el 26 de octubre de 1959, en la terraza norte del antiguo Palacio Presidencial, en un acto de respuesta al ataque llevado a efecto por un avión de los grupos enemigos de la Revolución, que había realizado varias incursiones sobre la capital, dejando un saldo de varios muertos y heridos. En esa ocasión realizó un llamamiento a la unidad nacional, a la confianza en Fidel Castro y en la Revolución.

Al mediodía del 28 de octubre siguiente, Camilo Cienfuegos partió hacia Camagüey en su calidad de jefe del Estado Mayor del Ejército Rebelde, en un esfuerzo por normalizar la situación política e inestabilidad creada por Hubert Matos, comandante militar en aquella provincia. Este jefe del Ejército Rebelde planeaba hacer pública su renuncia para generar, como parte de un plan sedicioso, un movimiento opositor dentro de las fuerzas armadas contra la radicalización de la revolución.

A las seis de la tarde de ese día, luego de desactivar el complot contrarrevolucionario en Camagüey, despegó Camilo Cienfuegos de regreso a La Habana, en un avión bimotor Cessna, pero nunca llegó a su destino. Se presume que, como consecuencia de una avería o de un fenómeno atmosférico, la nave cayó al mar. Después de varios días de exploración por cayos, costas y montes, que abarcó todo el territorio comprendido entre las ciudades de Camagüey y Matanzas, el Comandante en Jefe Fidel Castro informó, el 12 de noviembre de 1959, sobre los infructuosos esfuerzos realizados en la búsqueda de Camilo Cienfuegos. Anualmente desde entonces, en la fecha del 28 de octubre, los cubanos lanzan al mar ofrendas florales, en recordación del Señor de la Vanguardia.

 

Bibliografía

Cabrera, Guillermo: Hablar de Camilo, Instituto Cubano del Libro, La Habana, 1970.

Díaz Martínez, Fernando: Camilo por los montes surcados, Editorial Oriente, Santiago de Cuba, 1989.

Edición especial dedicada a Camilo Cienfuegos, en Revista Las Clavellinas, Camagüey, 1989.

Gálvez, William: Camilo, Señor de la Vanguardia, Editorial de Ciencias Sociales, La Habana, 1979.

_____________________: Camilo en Camilo, Ediciones Verde Olivo, Ciudad de La Habana, 1998.

Jiménez, Sergio del Valle: Camilo: táctica y estrategia de una gran victoria. Diario de guerra del general de división Sergio del Valle Jiménez, Editorial Ciencias Sociales, La Habana, 2009.

Pérez Tarrau, Gabriel: Camilo: cronología de un héroe, Editorial Gente Nueva, La Habana, 1976.

Suárez Felipa; Quesada Pilar: Camilo en la memoria, Editora Política, La Habana, 1999.