Belisario Porras

Historia, Política, Panamá

Belisario Porras Barahona (1856-1942). Caudillo liberal panameño de la Guerra de los mil días. Tres veces presidente de la República de Panamá, estadista y modernizador de la vida social panameña.

Belisario Porras nació en la ciudad de Las Tablas, el 28 de noviembre de 1856. Sus padres fueron Demetrio Porras Cavero y Juana Gumersinda Barahona. Realizó estudios de doctorado en Derecho y Ciencias Políticas en la Universidad de Colombia, en 1881.

En 1885 contrajo matrimonio con Raquel Eva Paniza, y de su unión nacieron sus hijos Belisario, Camilo, Teresa, Leticia y Demetrio. En 1911 contrajo nuevo enlace con Alicia Castro, oriunda de Costa Rica, con quien tendría varios hijos: Rodrigo, Alicia, Hernán y Álvaro.

A temprana edad abrazó las ideas liberales, y encauzó su militancia política en las filas de la corriente liberal radical, que promovía el estado laico y la lucha armada como solución final a los problemas políticos nacionales. Gran influencia ejercieron en su ideario liberal los caudillos liberales panameños Buenaventura Correoso y Gil Colunje.

Como jefe militar participó en la Guerra de los mil días (1899-1902), junto a destacados liberales panameños de la talla de Carlos Antonio Mendoza y Eusebio A. Morales, y alcanzó triunfos militares, entre los que se destacaron los de las batallas de la Negra Vieja, en el distrito de Bejuco, junto a Victoriano Lorenzo; en la de Aguadulce, en Coclé, y en la de San Pablo, en Chiriquí, entre otras, después de haber obtenido ayuda en armas y hombres del general José Santos Zelaya, Presidente de Nicaragua. Tras la victoria de los conservadores en el Puente de Calidonia, que dio fin a la primera etapa de la guerra civil, y debido a diferencias personales con Emiliano Herrera y Benjamín Herrera -o a la lucha por el poder, finalizada la guerra en 1902-, Porras se exilió en El Salvador.

Durante la época de unión a Colombia, orientó su actuación hacia el servicio público, y ocupó los cargos de Secretario Interino del Juzgado de lo Civil en Panamá, en 1876; de Editor Oficial en Panamá, en 1877; de director de la Biblioteca Popular de la ciudad de Panamá, en 1879; de Cónsul de Colombia en Bruselas, Bélgica, en 1881; de diputado a la Asamblea del Estado Soberano por Los Santos, en 1883; de abogado de la Compañía Universal del Canal Interoceánico, en 1884; de abogado, en sociedad con el doctor Francisco Filós, en 1885.

Fue un crítico del Tratado Herrán-Hay entre Colombia y Estados Unidos de Norteamérica, rechazado el 22 de enero de 1903 por el Senado de Colombia. Con respecto a la separación de Panamá de Colombia, el 3 de noviembre de 1903 objetó la forma en que se había llevado a cabo. En 1903 escribió un documento titulado Reflexiones canaleras o la Venta del Istmo, en el que vislumbraba los peligros que se cernían sobre la nación panameña por la presencia de tribunales norteamericanos en territorio panameño-colombiano.

Su oposición a la independencia del 3 de noviembre de 1903 condujo a que la Asamblea Legislativa le negara la nacionalidad panameña, y la Corte Suprema de Justicia lo privara de la ciudadanía panameña hasta1906, cuando la misma Corte se la restituyó.

En noviembre de 1904, bajo el gobierno de Manuel Amador Guerrero, formó parte de una Comisión ad hoc, integrada también por Francisco Filòs, Facundo Mutis Durán y Ricardo Arias, cuyo propósito era estudiar el contenido y alcance del Tratado canalero Hay-Bunau-Varilla. Esta Comisión de panameños identificó aspectos de orden político y económico, consignados en dicho tratado, que afectaban y limitaban la condición de Panamá como Estado soberano, en documento que fue el referente que orientó el movimiento revisionista por lograr equidad con respecto a las relaciones entre las dos naciones vinculadas por la construcción del canal, durante las tres primeras décadas de la República .

Entre otros cargos que llegó a ocupar antes de ser presidente estuvieron el de concejal del Municipio capital y el de presidente del Concejo. Fue designado delegado de la República ante el Tribunal Internacional de La Haya en 1907. Como ministro de Panamá en Costa Rica para examinar soluciones al problema limítrofe, suscribió con el Secretario de Estado de Estados Unidos, Philander Knox, una Convención que aceptaba el arbitraje norteamericano en la solución de la cuestión de los límites. En 1910, bajo la gestión gubernamental de Pablo Arosemena, fue nombrado Ministro de Panamá en Washington.

Por su relevancia de político y estadista, logró capitalizar a los distintos sectores de la sociedad local, que lo llevarían a la presidencia en tres ocasiones (1912-1916, 1918-1920, 1920-1924). En esos períodos logró impulsar un programa de modernización del Estado panameño, de gran impacto. A partir de su primera gestión presidencial, iniciada en 1912, el Dr. Porras asumió la tarea de luchar contra los resabios de la regeneración colombiana que aún imperaban en el Istmo, por acrisolar la nacionalidad y defender la República. Denunció el acoso de que era objeto por parte de los “hombres de 1903”. Al respecto expresó, en carta al General Manuel Quintero Villarreal del 7 de diciembre de 1911, que sus enemigos le hacían la guerra porque veían que él representaba la causa de los pueblos, en la que están afiliados los tristes y los desposeídos; la de los orejanos, gente de color entre quienes había encontrado muchos corazones de oro. Agregaba que su causa era combatida por el nepotismo feudatario de quienes querían triunfar por su apellido o por el poder de una familia. Sin embargo, terminaba diciendo, esos amos poderosos le temían.

Como político dirigió el Partido Liberal. No obstante, desde los primeros años de la República se manifestaron tendencias fraccionalistas en el interior del liberalismo, porque los asuntos políticos respondían a personalismos y no a programas ideológicos. Un grupo, unido al Dr. Amador Guerrero, creó el Partido Constitucional; otro hizo alianza con el conservador José Domingo de Obaldía para fundar la Unión Republicana. En 1914 se produjo una ruptura entre Belisario Porras y Carlos A. Mendoza. Este arrastró tras sí a una poderosa fracción del partido, y a la mayor parte de la juventud. Pronto surgieron nuevas diferencias en la lucha por el poder entre Rodolfo Chiari y Belisario Porras, quien tenía pretensiones presidenciales en el torneo electoral de 1928, pero finalmente dimitió a favor de Jorge E. Boyd, figura sancionada por Estados Unidos. En esa oportunidad el triunfo en las elecciones recayó en la figura del liberal Harmodio Arosemena, quien perdió el poder por un golpe civil asestado por el movimiento de Acción Comunal, el 2 de enero de 1931. Por decisión de la Corte Suprema de Justicia, el Dr. Ricardo J. Alfaro llevó el solio presidencial. En el año de 1922, el Dr. Belisario Porras fundó la Liga Nacional Porrista, y luego creó la Concentración Liberal Porrista.

Belisario Porras identificó las limitaciones del desarrollo panameño, centrado en la posición geográfica, y lamentaba que Panamá no hubiera conseguido ventaja de esa circunstancia para desarrollar la industria nacional y crear una economía propia. Ante esa realidad, vislumbró en el trabajo productivo la forma de asegurar la verdadera independencia.

Para el logro de dicho plan de gobierno era necesario dotar de agua potable a los ciudadanos y asegurar salud a la población mediante la construcción de pozos artesianos (Los Santos, Colón, Herrera, Veraguas) y letrinas en el interior del territorio. Así, creó la Junta Nacional de Higiene, construyó centros hospitalarios en varias regiones del país e inició una campaña nacional de vacunación antituberculosis; creó el Departamento de Uncinariasis y el Leprosorio Nacional. Promovió la instalación del Instituto de Investigación Gorgas, para la investigación de enfermedades tropicales.

Contribuyó al mejoramiento de los medios de comunicación, dotando a la nación de líneas telegráficas y de correos, y activando la red telefónica. Logró la construcción del Ferrocarril de Chiriquí, que alivió el transporte de pasajeros y de mercaderías en esa provincia; también dotó al país de carreteras, puentes, muelles, faros, boyas. También impulsó medidas para la profesionalización de la Policía Nacional e intentó crear una policía montada.

Por otra parte, promovió la inmigración de europeos que incorporarían nuevas técnicas para cultivar los campos, contribuyendo con ello al mejoramiento y crecimiento de la economía. Así, se autorizó la entrada de colonos provenientes de Alemania, Rusia, Yugoslavia y España. Paralelamente, creó la Estación Experimental de Agricultura y la Escuela de Agricultura.

Desarrolló una prolífica tarea en el campo educativo, promoviendo la organización y el mejoramiento de la infraestructura y la calidad de la educación, a través de un plan de gobierno tendiente a dotar de recursos didácticos a maestros y profesores, para el desempeño exitoso de sus labores académicas. Promovió reformas internas en la Secretaría de Instrucción Pública, gracias a las cuales se confeccionaron nuevos planes y programas de estudios. Gran impulso cobró entonces la instrucción, tanto primaria como secundaria, profesional y universitaria. En ese marco dictó, el l3 de febrero de 1915, la Ley 34, cuyo objetivo era la elevación de la eficiencia de la labor educativa de maestros y profesores, y clasificó las escuelas en urbanas y rurales.

Bajo la gestión del Dr. Porras se fundaron la Escuela de Adultos, la Escuela Profesional de Mujeres y la Escuela Normal de Institutoras; se amplió la Escuela de Artes y Oficios, se dio nueva orientación al Instituto Nacional y a la Escuela Normal de Señoritas, y se extendió la coeducación con base en el principio de igualdad ante la Ley y la experiencia de las escuelas mixtas en otros países. En una memoria de 1920, citaba Jeptha B. Duncan los criterios de Belisario Porras, expresados en 1919, en cuanto a que la coeducación es una de las evoluciones que caracterizan a las democracias, y está basada en la igualdad de todos los habitantes ante la Ley, sin tener en cuenta la diferencia de sexo, además de ser un derecho que se impone.

Fundó bibliotecas escolares y se dio la expansión del sistema educativo. En ese sentido, las cifras revelan un aumento del número de escuelas y de matrícula en el sistema educativo entre 1912 y 1924. Así, en 1912 había 323 escuelas y 15 082 estudiantes; hacia 1924, los establecimientos educativos se elevaban a 420, con una matrícula de 54 792 estudiantes, de los cuales 44 280 estaban en el nivel primario, mientras que el resto cursaba estudios secundarios, profesionales o de nivel superior.

Entre sus ejecutorias están la creación del Registro Civil y el Registro Público, el Hospital Santo Tomás, el Archivo Nacional, la nacionalización de la Lotería Nacional, el Asilo de la Infancia, la Plaza de Francia, la Cárcel Modelo, el Banco Nacional, la reconstrucción del Edificio de Correos, la colonización de San Blas y el Javillo, y la elaboración de los Códigos nacionales: Administrativo, Penal, de Comercio, Civil. Judicial, Fiscal, de Minas. También, la creación del Barrio La Exposición, en conmemoración al descubrimiento del Mar del Sur y en honor a su descubridor, Vasco Núñez de Balboa.

Bajo su gestión se creó la Junta Nacional de Caminos. Se construyeron las carreteras de Panamá a Las Sabanas y Panamá Viejo, la Avenida lera. de La Exposición, la de Aguadulce al Puerto de Santa María y Santiago de Veraguas, la del Puerto de Mensabé a Chitré, la de Perequeté a Chorrera, y otras. En 1922 se creó la provincia de Darién, con sus distritos, Pinogana y Chepigana.

En el año 1921 tocó al Presidente Belisario Porras enfrentar la invasión de Costa Rica al territorio de Coto, en la provincia de Chiriquí. Los panameños defendieron el terruño agredido por el país vecino, el cual contó con el apoyo político y militar de Estados Unidos, que situó barcos de guerra tanto en el lado atlántico como en el pacífico del Istmo, para obligar a los panameños a acatar el Fallo White y a entregar el territorio de Coto a Costa Rica. El presidente Porras declaró una semana de duelo nacional y el Ministro Narciso Garay presentó una denuncia internacional por la afrenta asestada a la nación panameña, avizorando mejores días para que la justicia panameña se hiciera sentir.

Porras escribió trabajos de diversos temas e índoles, que sirven hoy a la memoria colectiva.

El doctor Belisario Porras murió en la pobreza, el 28 agosto de 1942.

 

Bibliografía activa

Archivo del Doctor Belisario Porras. Universidad de Panamá, Panamá.

“Manifiesto: Punta Burica, 31 de marzo de 1900” por Belisario Porras, Eusebio A. Morales y Carlos A. Mendoza; en Revista Lotería, 2da. Época, no.11 Panamá, oct. 1956.

“La intelectualidad brasilera”. Nuevos ritos, Año 2, no. 42, Tipografía Moderna, Panamá, dic. 1908. “Discurso en el Teatro Nacional el 1 de octubre de 1912 al Inaugurar su Gobierno”; en Revista Lotería, Nos. 454-455 Panamá, mayo-junio-julio-agosto 2004.

“Discursos pronunciados por el Dr. Belisario Porras, durante su período presidencial de 1915 a 1916, recopilados y editados por Jeptha B. Duncan y Cristóbal Rodríguez”; en Diario de Panamá, Panamá, 1916.

“Discursos pronunciados por el Dr. Belisario Porras durante su peróodo presidencial de 1912 a 1916”; en La Revista Nueva, Tomo 2, no. 2, Imprenta Nacional, Panamá, feb. 1917.

“Una carta interesante”; en La Revista Nueva, Tomo 3, año 2, Panamá, 5 nov. 1917. “Discurso del Excelentísimo Señor Dr. Belisario Porras, Presidente de la República de Panamá, en ocasión de la Colocación de la Primera Piedra del Instituto Conmemorativo Gorgas de Medicina Tropical y Preventiva en Panamá, República de Panamá, 18 de febrero de 1923”; en Revista Lotería, No. 222-223, Panamá, agosto-septiembre 1974.

“Discurso Pronunciado por el Excelentísimo Señor Presidente de la República de Panamá, Doctor Belisario Porras, en la Inauguración del Edificio de los Archivos Nacionales, el día 15 de agosto de 1924”; en Revista Lotería, No. 105, Panamá, agosto 1964.

“Discurso Pronunciado por el Excelentísimo Señor Dr. Don Belisario Porras en la Inauguración del Nuevo Hospital de Santo Tomas el día 1 de septiembre de 1924 y en la Inauguración del Monumento al Insigne Descubridor del Océano Pacífico, Vasco Nuñez de Balboa, el 29 de septiembre de 1924”; en Revista Lotería, No. 106, Panamá, septiembre 1964.

“La Venta del Istmo”; en Revista Lotería, No. 373, Panamá, julio-agosto-septiembre 1988.

“La batalla del Puente de Calidonia”; en Revista Lotería, edición especial Guerra de los mil días, Lotería Nacional de Beneficencia, Panamá, 2001.

De los derechos del ciudadano y de su grandes virtudes en nuestras democracia. Imprenta Pio X, Roma, 1932.

“Demasiado tarde”; En Nuevos ritos, Año 2, no. 29, Tipografía Moderna, Panamá, jun. 1908.

Derecho administrativo: lecciones dictadas el año de 1902, 1903 y parte de 1904, en la Escuela de Derecho de El Salvador, Imprenta Nacional, Panamá, 1922.

“Las elecciones de 1918: intervención o arbitraje por parte de los Estados Unidos", en Revista Lotería, No.368, Panamá, sept.-oct. 1987.

Estudio sobre el tratado del Canal, Imprenta Nacional, 1920.

“Expedición al istmo”; en Revista Lotería, Edición especial: Guerra de los mil días, Panamá, 2001.

Una lección de civismo que debe permanecer eternamente fresca en la mente de los panameños: el Doctor Belisario Porras relata interesante episodio relacionado con la solicitud de intervención efectuada en los comienzos de la República de Panamá, Imprenta Nacional, Panamá, 1924.

“El orejano”; en Revista Lotería, 2a. Época, vol. 13, no.154, Panamá, Sept. 1968.

“Mi padre”; en Revista Lotería, No. 86, Panamá, jul. 1948.

Bibliografía pasiva

Agudo Atencio, Edilcia X: “La Tarea Educativa en Octavio Méndez Pereira y Belisario Porras -Con referencia a la Correspondencia que entre ellos se cursa-”; en Revista Lotería, No. 367, Panamá, julio-agosto 1987.

Araúz, Celestino Andrés; Gasteozoro, Carlos y Pinzón: La Historia de Panamá en sus textos, Tomo I, 1501 – 1903, Editorial Universitaria, Panamá, 1980.

Araúz, Celestino A. y Pizzurno, Patricia: “La Modernización de la República y el Intervencionismo Norteamericano -1912-1918-“; en Historia de Panamá, Fascículo Mensual, No. 24, La Prensa, Panamá, 1992.

___________: “Caudillismo e Intervencionismo - 1918-1924”; en Historia de Panamá, Fascículo Mensual, No. 25, La Prensa, Panamá,1992.

____________: Estudios sobre El Panamá Republicano (1903-1989), Manfer, S. A., Panamá. S.f.

Araúz, Celestino Andrés: Belisario Porras y las relaciones de Panamá con los Estados Unidos, Cuadernos Universitarios, Nº 3, Ediciones Formato Dieciséis, Panamá, 1988.

McCain, William D.: Los Estados Unidos y la República de Panamá, Editorial Universitaria, Panamá, 1965.

Peña, Concha: Belisario Porras: poeta, Imp. La Nación, Panamá, 1956.

__:”El lirismo del Dr. Belisario Porras”; en Revista Lotería, 2da. Época, no.12, Panamá, nov. 1956.

Pinzón, M.: “Belisario Porras Barahona (1856-1942)”. Disertación con Motivo de Conmemorarse 150 Años de Nacimiento de Belisario Porras Barahona, Fundación Francisco Céspedes, Panamá, 2006.

Presidencia de la República: Homenaje a Belisario Porras, Imprenta Nacional, Panamá, 1942.

Quintero, César A.: “Belisario Porras el Civilizador”; en Revista Lotería, No. 277, Panamá, marzo 1979.

Robles, G: Filosofía Educativa bajo la Administración del Dr. Belisario Porras en Cuadernos Nacionales, IDEN. Imprenta de la Universidad de Panamá, Panamá, 2008.

Sisnett, Manuel Octavio: Belisario Porras o vocación de la nacionalidad. 2ª edición, obra premiada con el Primer Premio en el concurso biográfico del centenario del Dr. Belisario Porras, Panamá, 1972.

Soler, Ricaurte: Panamá: Nación y Oligarquía 1925-1975, Centro de Impresión Educativa del Ministerio de Educación, Panamá, 1989.

Szok, Peter A.: “Rey sin Corona”. Belisario Porras y la formación del Estado Nacional: 1903 – 1931”; en Alfredo Castillero Calvo: Historia General de Panamá, Volumen III, Tomo I, Comité Nacional del Centenario de la República, Panamá, 2004.