Ballet de la Televisión Cubana

Danza, Cuba

Ballet de la Televisión Cubana. Compañía de baile creada para este fin en 1963.

El 16 de diciembre de 1950, con la inauguración de CMQ-TV, se comenzaron a transmitir momentos de baile dentro del espacio «Cabaré Regalías», programa musical transmitido cada miércoles. Su dirección coreográfica estuvo a cargo de Alberto Alonso, quien utilizaba bailarines del teatro Warner (hoy cine Yara), del cual también era director.

Los bailables para la televisión se apoyaban en solistas, parejas o agrupaciones independientes o aglutinadas a través de coreógrafos o personalidades de la danza cubana. Por su parte, «Jueves de Partagás», «Álbum Phillips» o «Casino de la Alegría» fueron apareciendo durante toda la década del cincuenta y utilizaban bailables coreografiados realizados por Carlos Sandor (integrante de la pareja Juliette y Sandor) o el maestro Luis Trápaga (ex  bailarín cubano de los Ballets Rusos de Monte Carlo y del Ballet de Cuba), bajo la dirección general de Joaquín M. Condall o Amaury Pérez, quienes en los sesenta dirigieron producciones en el Cabaret Tropicana.

No fue hasta 1963 cuando, en el Instituto Cubano de Radiodifusión, como entidad estatal, se fundó de manera estable, la compañía Ballet de la Televisión. Su primer director fue el maestro Luis Trápaga, quien para acelerar el proceso de formación de bailarines para el medio, creó el método de «técnica básica», mezcla de clases de ballet, elementos del baile popular y tradiciones folklóricas cubanas. Esta técnica se convirtió en punto de partida para desarrollar una personalidad estética peculiar dentro de la compañía, y para sus coreografías.

En el Ballet de la Televisión trabajaron muchos de los mejores coreógrafos cubanos de la década del sesenta y de sus filas surgieron parejas memorables: Cristy y Tomás, Gladys y Antonio, Tania y Gustavo, Tania y Ervitti, Rosendo y Caruca, quienes trascendieron en otros medios: el teatro musical y el cabaré. También Menia Martínez, estrella del ballet cubano, y maestros como Joaquín Banegas o Ceferino Barrios impartieron clases y crearon coreografías.

Banegas sustituye a Trápaga al frente del Ballet de la Televisión y luego Cristy Domínguez, quien se mantiene actualmente al frente de la institución. A partir de su experiencia profesional como bailarina, coreógrafa y maestra, supo organizar el trabajo en momentos difíciles de la radiodifusión cubana, debido a la reducción de horas de transmisión y programas musicales.

La compañía comenzó a nutrirse, cada vez más, de bailarines egresados de la Escuela Nacional de Arte, en las especialidades danzarias; y al crearse la Escuela Nacional de Espectáculos Musicales se produjo una conexión más orgánica y calificada.

Hoy día, con más de cien integrantes, el Ballet de la Televisión, no solo apoya la programación televisiva, también sirve de soporte a producciones teatrales, espectáculos musicales y cabarés; y tiene una gran demanda internacional, desde Mónaco y París hasta México y Seúl.

Bibliografía

----------: “Luis Trápaga”, en Cuba en el Ballet, Vol. 1, No. 1, La Habana, enero-marzo, 1982.

“Quince años de esfuerzo”, en Revista Cuba en el Ballet, Vol IX, No 2 , La Habana, mayo-agosto, 1978.