Aurora Basnuevo

Radio y TV, Cuba

Aurora Basnuevo Hernández (1938). Actriz de la radio, el cine, la televisión y el teatro cubanos, cantante y comediante. Su personaje más popular es Estelvina Zuasnábar y Subisarreta. Premio Nacional de Humorismo. Premio Nacional de Radio.

Nació el 13 de agosto de 1938 en la provincia de Matanzas y vivió hasta los 12 años en la ciudad matancera de Colón. Sus padres se mudaron a la capital cuando cumplió los 13 años con la intención de que estudiara magisterio. Ingresó en la Escuela Normal para Maestros de La Habana y en el Conservatorio de Monte y Rastro, en el actual municipio de Centro Habana.

En 1957, cuando todavía cursaba el tercer año de la escuela para maestros, se presentó en el programa La Corte Suprema del Arte. Como parte del grupo de ganadores, llamados Estrellas Nacientes de la CMQ, Aurora Basnuevo recibió clases de canto con Zoila Gálvez y de repertorio con Isolina Carrillo. Al final del ciclo competitivo, obtuvo el carné que la acreditaba como cantante profesional.

A partir de su triunfo en el espacio televisivo, comenzó una vertiginosa carrera en el teatro, la radio, la televisión y el cine. Al mismo tiempo continuó estudiando hasta que se graduó de maestra primaria, de manera que alternaba el magisterio con las presentaciones artísticas.

Su mayor legado  a la radiodifusión nacional es el espacio Alegrías de Sobremesa, trasmitido por la emisora Radio Progreso. El popularísimo personaje que interpreta Aurora Basnuevo se llama Estelvina Zuasnábar y Subisarreta, también conocido como la mulatísima, caracterizada por su gracejo criollo y popular, y que se ha convertido en su alter ego pues el público de todas las edades no concibe a una sin la otra.

Otro espacio de Radio Progreso en el que marcó pautas fue Fiesta Guajira, donde se ha mantenido durante más de 20 años realizando la conducción y cantando. Desde sus inicios ha trabajado en la programación dramática de esta emisora, bajo la dirección de Caridad Martínez y Gilberto Enríquez en el espacio Novela cubana, en el histórico Así se forjó la Patria y en Aventuras. Con la dirección de Erdwin Fernández trabajó en el humorístico Quien bien te quiere te hará reír, también con guion de Alberto Luberta.

Su primera experiencia como actriz de teatro se produjo en 1962, en la sala Tespis del Hotel Habana Libre, cuando se filmó la obra Habitación 406, de Héctor Quintero bajo la dirección de Miguel Montesco. Anteriormente había asistido a un seminario de actuación, impartido por Cuqui Ponce de León, directora del grupo Rita Montaner. Luego interpretó el protagónico en la obra Los cuchillos del 23, de Hernández Sabio, donde además cantaba y bailaba. La crítica fue muy favorable y compartió la escena con Julito Martínez, otro grande de la actuación cubana.

En la primera mitad de la década del sesenta, obtuvo una plaza en el grupo Rita Montaner por decisión unánime del Consejo Nacional de Cultura. Como parte de este grupo, protagonizó la comedia musical Las yaguas (1964), con dirección musical de Eddy Gaitán, música de Piloto y Vera y dirección general de Maité Vera. Su presentación en el Teatro Musical fue un éxito rotundo, que recorrió varios escenarios de la antigua provincia de Oriente.

En 1965 protagonizó la comedia chilena La pérgola de las flores, de Isidora Aguirre, que se presentó en el Teatro Musical de La Habana durante el Festival de Teatro Latinoamericano. Esta fue seleccionada como la obra más destacada de ese año. En la puesta en escena compartía las actuaciones con Luis Alberto García (padre), Trini Ligüeri y Adrián Cúneo, entre otros. Tiempo después fue presentada en el espacio televisivo Teatro ICR, bajo la dirección de Armando Soler y Raúl Pérez.

Llegó a ser la principal figura femenina del grupo de teatro de Jorge Anckermann, al que la llevaron Enrique Núñez Rodríguez y Eduardo Robreño para que protagonizara una serie de comedias musicales que tenían en fase de proyecto. La primera fue El amor nació en la plaza, con la dirección musical de Rodrigo Prats y dirección general de Humberto Bravo. Allí trabajó con actores de mucho prestigio como Candita Quintana, Alicia Rico, Cuca Tellechea, Américo Castellanos, Ramón Espigul y Aníbal de Mar.

Participó en otras comedias musicales, entre ellas: Pedro Manso, de Rómulo Loredo con música de Enrique Jorrín y dirección de Enrique Nuñez Rodríguez; Millonarios socialistas, de Eliseo Iglesias con la dirección general de Mario Limonta y musical de Odilio Urfé, donde compartió escenario con Juan Carlos Romero, Carlos Monctezuma y Bobby Carcassés; El remero respetuoso, de Arturo Liendo con dirección musical de Adolfo Guzmán y co-protagónicos de Jorge País y Luisa María Güel; Tambores, de Carlos Felipe y dirección de Modesto Centeno; El premio flaco (premio Gallo de La Habana), de Héctor Quintero, con dirección de Adolfo de Luis; Recuerdos del Alhambra, de Eduardo Robreño con la dirección musical de Rodrigo Prats; y Voy abajo, en el Teatro Martí, con libreto de Enrique Núñez Rodríguez, en la que hizo la sustitución de Candita Quintana.

En el año 1968 comenzó a trabajar regularmente en la televisión. En esta fecha hizo dos aventuras: Los mambises, con libretos de Carballido Rey y dirección de Antonio Vázquez Gallo; y Tupac Amaru, dirigida por Raúl Pérez. Más tarde trabajó como actriz y cantante en Tierra o sangre, escrita por Abraham Rodríguez y dirección de Miguel Sanabria. Además del género aventuras, en televisión incursionó en teatros, cuentos, programas humorísticos y musicales; incluso como presentadora. Algunos de los programas habituales de la televisión en los que trabajó son: Casos y cosas de casa, La comedia el domingo, Tito el taxista y San Nicolás del Peladero, programa de humor costumbrista que mantuvo altos índices de popularidad durante más de 20 años (entre las décadas de 1960 y 1980) y por el que más se le recuerda.

"San Nicolás" es el nombre de un pueblo imaginario de la geografía nacional, donde vivían “Plutarco Tuero” (el alcalde), “Remigia” (la señora alcaldesa, encarnado por María de los Ángeles Santana), “Éufrates del Valle” (el periodista, interpretado por Germán Pinelli), “Ñico Rutina” (el negociante del lugar), “Cheo Malanga” (el guapetón), “el sargento Arencibia” (el militar abusador), entre otros personajes tipo que simbolizaban los males sociales de la época anterior al triunfo de la revolución cubana. En realidad, lo que luego adquiriera el  nombre de San Nicolás del Peladero, comenzó siendo pequeñas escenas cómicas colocadas para separar las intervenciones musicales del programa estelar Ritmos de Cuba, que contaba con la conducción de Consuelito Vidal y Germán Pinelli. Sin embargo, el éxito alcanzado por los sketchs escritos por Marcos Behmaras y, luego, por Carballido Rey, hizo que el público desplazara la música a un plano secundario y re-bautizara el programa. Es importante decir que todas las emisiones trasmitidas durante veinte años salieron al aire en vivo.

En el espacio La comedia del domingo Aurora Basnuevo actuó en El que dijo sí, dirigido por Ana Lasalle y con Verónica Lynn y Raúl Selis en los papeles protagónicos. En Teatro ICR, donde se adaptaban grandes clásicos de las tablas a la pequeña pantalla, estrenó El robo del cochino, de Abelardo Estorino y Cantar por Tilín García, ambas con dirección de Vázquez Gallo; y La niña de mis ojos, en la que compartió papeles con Carlos Pous, Fela Jar y dirección de Severino Puente. Otros directores con los que trabajó fueron Loly Buján, Sirio Soto, Silvano Suárez y Miguel Sanabria.

Los programas musicales constituyen una de sus especialidades; algunos de los más recordados son Tele Fiesta, con libretos de Enrique Núñez Rodríguez; Melodías de ayer y de hoy, con dirección de Amaury Pérez García; y De repente en TV, con dirección de Joaquín M. Condall. Además, fue animadora de Juntos a las 9, dirigido por Eugenio Pedraza Ginoris y realizó algunas giras nacionales con Palmas y Cañas, emblemático espacio de la televisión cubana.

Durante toda su vida artística ha trabajado en programas destinados a la audiencia infantil, lo mismo en radio que en televisión, donde realizó Amigo y sus amiguitos y Tía Tata Cuentacuentos. Tiene un repertorio de más de 30 canciones infantiles entre las que se destacan "Juan me tiene sin cuidado", "La pavita pechugona", "La protesta infantil" y "La serenata de los gatos".

Ha realizado varias incursiones en el séptimo arte: El encuentro, 1965, Manuel Octavio Gómez;  Asalto al tren central, 1967, Alejandro Saderman; Vals de la Habana Vieja, 1988, Luis Felipe Bernaza; Estorbo, 1998, Ruy Guerra; Cuarteto de La Habana, 1998, España-Cuba, Fernando Colombo; Salsa y amor, 1999, Francia, Joice Buñuel; Las profecías de Amanda, 1999, Pastor Vega; Rosa, 2001, Valeria Sarmiento; Encantado, 2001, Italia, Corrado Colombo; Robinson Crusoe, 2002, Francia, Thierry Chabert y Habana Blues, 2005, España-Cuba, Benito Zambrano. Además protagonizó el cortometraje de Humberto Solás, Adela (2005).

En 1994, en ocasión de celebrarse el centenario del fallecimiento del escritor Cirilo Villaverde, se presentó en La Loma del Ángel, donde encarnó el personaje de Dolores Santa Cruz, de la zarzuela Cecilia Valdés. Interpretó tres personajes masculinos en el espectáculo Aurora por Aurora: el oriental, el machista y el infeliz.

En el espectáculo Dos tiempos, dos mujeres estrenó el monólogo Yo tengo un brillante, de Nicolás Dorr, basado en la obra La Chacota. Asimismo protagonizó Mediodía candente, escrito expresamente para ella por este autor.

En 2009 filmó la teleserie Diana, de Rudy Mora, que despertó grandes polémicas entre la crítica y los televidentes por la actualidad y lo escabroso de los temas abordados. Ha trabajado en una serie de mensajes de bien público relacionados con la moral y la ética sociales en la educación de las nuevas generaciones, en los que el eslogan es precisamente una de las frases más populares grabadas en la memoria del público cubano por el personaje de Estelvina: “¿Cómo quedo yo?”. 

Actualmente, además de Alegrías de Sobremesa y Fiesta Guajira, trabaja en el programa televisivo La descarga, en el horario estelar de los sábados a las 8:30 pm, donde comparte escena con Mario Limonta, Diana Rosa Suárez, Enrique Molina, Zenia Marabal y Norma Reina, entre otros.

Ha sido jurado del Premio Nacional de Humorismo en reiteradas ocasiones. A principios de 2010, durante el XXXII Festival Nacional de la Radio celebrado en Matanzas, fue declarada Huésped Ilustre de esa ciudad.

Ha sido condecorada con numerosos premios entre los que se destacan: Girasoles de la Popularidad que entregaba anualmente la Revista Opina (La Habana, 1981-1989); Micrófono de la Radio Cubana (La Habana, 1989); Distinción por la Cultura Nacional, otorgada por el Consejo de Estado de la República de Cuba; Mejor actriz en el Festival de la Radio Cubana, por el programa Alegrías de Sobremesa (La Habana, 1998). Asimismo recibió el Premio Nacional de Humorismo 2004 y el Premio Nacional de Radio 2009.

En el año 2012 se le reconoció con la Distinción “Gitana Tropical”, otorgada por la Dirección Provincial de Cultura de La Habana.

Se le otorgó –junto a otras importantes actrices radiales de su país- el título de “Diva de la Radio Cubana”, por entregar largos años de su vida al trabajo en ese importante medio de  comunicación. 

 

Bibliografía

Luis López, Oscar: La Radio en Cuba, Letras Cubanas, La Habana, 1998.