Asenneh Rodríguez

Música, Teatro, Radio y TV, Cine, Cuba

Asenneh Rodríguez (Silveria Asenneh Rodríguez Lizama, (1934-2013). Actriz dramática, comediante musical y declamadora de la radio, la televisión, el cine y el teatro cubanos. Premio Nacional de Televisión.

Nació en Sagua la Grande, el 20 de junio de 1934. Desde los 10 años, comenzó a incursionar en convocatorias de programas infantiles en Bijol y Espiga de Teresita. En ellos cantó y declamó hasta que conoció al cantante de música campesina Colorín, de la emisora radial COCO, que la invitó a participar sistemáticamente en su programa de los domingos, hasta que fue suspendido debido a una reducción de presupuesto.

A pesar de los reveses de estos primeros años, la insistencia de su madre la hizo continuar yendo a teatros y programas de radio hasta que comenzó a ganar concursos cuyo premio era, precisamente, actuar. En esta etapa estudió ballet, actuación, flauta y tambor redoblante.

Su carrera artística se inició a los 12 años de edad en la emisora Mil Diez. Su madre, que era miembro del Partido Socialista Popular, la llevó a las audiciones para el programa Ronda infantil, que se trasmitió en el espacio de los domingos a las cuatro y treinta de la tarde. Este fue el primer espacio que se hizo en Cuba donde los niños trabajaban como actores, cantantes, músicos, bailarines; y en él llegó a ser Estrellita Infantil. Allí conoció a Manolo Ortega, recién llegado de la Guerra Civil Española, y a Mario Rodríguez, miembro del popular dúo Clara y Mario.

Con este programa, que fue auspiciado por Blas Roca y Lázaro Peña, bajo la dirección general de Justina Álvarez y la dirección musical de Thelma Norton, Asenneh Rodríguez realizó espectáculos en distintos cines de la capital. El programa terminó, cuando en 1948 la emisora fue asaltada y clausurada por el gobierno de Grau San Martín. Ya en ese entonces estaba en edad de contratarse y había sido propuesta para formar parte del cuadro dramático de la Mil Diez, dirigido entonces por el actor, dramaturgo y director Paco Alfonso. A raíz de estos sucesos decidió ingresar en la Juventud Socialista.

Precisamente en 1948 inició sus estudios en la Escuela Normal para Maestros. Como estudiante de este centro organizó funciones artísticas y participó en la toma de ese plantel como protesta por la injusta expulsión del profesor Juan Marinello.

A los 16 años debutó en el programa Buscando estrellas para la televisión, donde ganó el primer premio. Luego de un año se presentó como recitadora en concursos de Radio Continental y Radio Mambí, y en ambas emisoras ganó la categoría de estrella naciente.

En 1951, luego de una enfermedad pulmonar, se reincorporó como recitadora en las actividades de la Juventud Socialista. En ese mismo año recibió un curso de teatro con la técnica de Stanislavki en el grupo Nuestro Tiempo. También por esa época recibió clases de danza contemporánea y se presentó en Santa Clara, donde recitó “Mi bandera”, de Bonifacio Byrne en la emisora local, en conmemoración al Centenario del natalicio de José Martí. En 1954 tomó un receso para tener a su único hijo. Un año más tarde, comenzó nuevamente como recitadora en la emisora La Voz del Aire, bajo la dirección de Alma Rubí.

En 1956 se presentó en El programa de José Antonio Alonso -un programa parecido a La Corte Suprema del Arte, espacio del propio José Antonio Alonso en CMQ Radio a finales de los años 30- en el Canal 6 y resultó estrella naciente. En este programa recibió su primer salario: cinco pesos por actuación. Se mantuvo en él durante todo 1957. Paralelamente colaboró con el envío de alimentos a la Sierra Maestra a través de la organización de Juventudes Oposicionistas de la que fue miembro.

Como parte de su vida artística se vinculó a un movimiento teatral que, a pesar de las dificultades, con mucho entusiasmo y profesionalismo y un nivel de información y actualidad impensable para la época, había comenzado desde principios de los años cuarenta y alcanzó su mejor momento en los cincuenta. De este movimiento salieron también actores y actrices como los Raquel Revuelta, los Rentería, Reinaldo Miravalles, Verónica Lynn, Sergio Corrieri y los profesores de la primera generación “revolucionaria”.

En 1958 comenzó a trabajar bajo la dirección de Francisco Morín en el grupo Prometeo, fundado en 1948 por el propio Morín. Esta compañía tenía la intención de recaudar fondos en presentaciones teatrales para solventar los problemas económicos de la Revista Prometeo; una de las tres publicaciones especializadas en teatro que existían en la región latinoamericana. Este grupo, cuyo repertorio se centró básicamente en temáticas del existencialismo y del absurdo, aglutinó a grandes personalidades de los medios cubanos de la época.

También trabajó en Teatro Estudio con las obras Gloria y La hora de estar ciegos, bajo la dirección de Roberto Blanco.

No fue hasta después de 1959 que regresó a la televisión en el programa Lunes de Revolución, que presentaba obras de teatro dirigidas por Humberto Arenal. De esa época se destacó su participación en Medea en el espejo, de José Triana.

Luego del triunfo de la Revolución fue fundadora de la Unión Nacional de Escritores y Artistas de Cuba. Durante la siguiente década desarrolló una intensa labor en la radio, la televisión, el teatro y el mundo del espectáculo, hasta que pasó a formar parte del elenco del ICR en 1969. Estos años y los siguientes agrupan una amplísima obra que recorre en el teatro títulos como Romeo y Julieta, La Fierecilla domada, Santa Camila de La Habana Vieja, La Ópera de tres centavos, La gota de agua, Réquiem por Yarini, La madre, Macbeth, El apartamento, Cleopatra y los otros, Pasado a la criolla, Pato macho, Vida y muerte, Severina, Electra Garrigó, La palangana de oro, Teatro loco, Cimarrón, Lo musical, Asamblea de mujeres o Lisístrata y Clave por Rita Montaner. A lo largo este recorrido por innumerables obras del repertorio teatral cubano y universal, Asenneh Rodríguez formó parte de prestigiosos colectivos teatrales tales como el Conjunto Dramático Nacional, el Teatro Musical de la Habana y el Grupo Buscón.

En 1971 integró la brigada por la liberación de Ángela Davis, bajo la dirección de Estela Bravo, quien también la dirigiera en la brigada por el aniversario de la muerte de los esposos Rosenberg.

En la televisión trabajó en una amplia gama de programas, novelas y series entre las que se encuentran La Gota de agua, La calle Simpson, El Viejo Espigón, Los Papaloteros, La Diosa, Música y Estrellas, Un millón de lunes, Santa Camila de la Habana Vieja, Tres divas en soledad, Violetas de agua, Casa sin espejo, y Mi casa grande.

A lo largo de su carrera ha trabajado en múltiples ocasiones con directores y escritores reconocidos en la televisión cubana como Mayté Vera, Marcos Miranda y Carlos Padrón; y con los actores Carlos Gilí, Reynaldo Miravalles, Adria Santana, Paula Alí, Coralita Veloz, Natalia Herrera, Litico y Alberto Pedro, entre muchos otros.

Su filmografía se nutre de títulos como Patakín, Saludos cubanos, El Bautizo, Tránsito, María Antonia, Para mirar, Lista de Espera, Romeo y Julieta, El reflejo de la Luna, Un día en el solar, Cuba, Retrato de Teresa, Guantanamera, Las profecías de Amanda, Aunque estés lejos y su película más reciente El Edén perdido bajo la dirección de Manuel Estudillo, en la que compartió créditos con Roberto Enrique, Ana Celia de Armas, Carlos Enrique Almirante, Susana Pérez, Paula Alí, Enrique Molina, Blanca Rosa Blanco, Irela Bravo, Amarilys Núñez e Hilario Peña.

En la década de los setenta realizó un hermoso trabajo con la obra del Poeta Nacional, Nicolás Guillén junto al actor Alden Knight. La dramatización de los poemas se realizó bajo la dirección del coreógrafo Luis Trápaga. Con este trabajo recorrieron la isla, se presentaron en radio, televisión y finalmente en el Teatro Auditorium Amadeo Roldán. Desde ese momento ha regresado a la obra de Guillén en varias ocasiones. En 1994 viajó a España junto a Alden Knight con el espectáculo De La Habana Vieja Guillén en son y posteriormente se presentaron en el Museo Nacional de Bellas Artes con un espectáculo titulado Encuentro con Guillén. El cultivo de la obra de este autor le ganó una invitación de la actriz Bertina Acevedo para hacer un espectáculo en conmemoración del natalicio del poeta camagüeyano y el aniversario del asalto al cuartel Moncada, en Ginebra, Suiza, en coordinación con el Instituto Cubano de Amistad con los Pueblos y la Asociación Cuba-Suiza.

Su labor como actriz ha sido reconocida a través de múltiples distinciones como la de Artista de Mérito del Instituto Cubano de Radio y Televisión y  el Premio Nacional de Televisión 2008.

Su trabajo la ha llevado a escenarios de todo el mundo; ha actuado en Rumanía, Alemania, la antigua Checoslovaquia, Rusia, Hungría, Guyana, Reino Unido, Escocia, Angola, Nicaragua, Suiza, Francia, España, Bélgica y México.

Hasta su muerte, ocurrida el 5 de agosto de 2013, impartió cursos de actuación a niños y adolescentes en la comunidad donde residía en el taller "Por el mar de Las Antillas", que toma su nombre del libro de poemas infantiles de Nicolás Guillén.

 

Bibliografía  

Bracero, Josefa: Voces que se escuchan, Letras Cubanas, La Habana, 2002.