Areíto

Historia, Música, Danza, Cuba, República Dominicana

Areíto. Expresión cultural festivo-ritual de los taínos de Cuba y La Española.

A la llegada de los españoles a Cuba, en 1492, la población aborigen no poseía una organización social demasiado elaborada, lo que distaba de las expectativas de Colón de encontrar las "riquezas de Cipango". Como sociedad comunitaria, sus manifestaciones culturales se limitaban a la cerámica utilitaria y ceremonial, alguna pintura rupestre geométrica y complejos mágico-religiosos de carácter festivo-ritual que se producían también en otras islas del Caribe. Esta manifestación se llamaba, en lengua taína,  areíto.

En ella, se efectuaban rudimentarias actividades de carácter cultural, con la danza como elemento protagonista. No obstante, es muy frecuente hoy limitar estas ceremonias sólo a la danza, cosa completamente inexacta: el areíto no es una danza, sino que ésta formaba parte del areíto.

Como manifestación de la cultura taína, la danza en el areíto se vinculaba con todo el ritual aborigen, que incluía cantos, música, narraciones orales, expresiones teatrales, ceremonias religiosas, manifestaciones de la plástica, como la pintura corporal, entre otras. Gracias a los llamados cronistas de Indias, nos han llegado descripciones bastante fieles de las danzas de los areítos, tanto en Cuba como en el resto de las Antillas. Gonzalo Fernández de Oviedo, fray Bartolomé de las Casas y Fernando Colón fueron algunos de los españoles, quienes, en los inicios del siglo XVI, dejaron memoria escrita sobre la vida de los mal llamados "indios" y, con ella, de sus celebraciones. Jerónimo Benzoni, en su libro La Istoria del Mondo Nuevo, de 1567, incluye ilustraciones un tanto "europeizadas" de los areítos. Además, la poca población autóctona del Caribe que sobrevivió a la colonización, mantuvo algunas de esas tradiciones, que también fueron recogidas por otros autores entre los siglos XVIII y XIX.

Por todos ellos y por investigadores más contemporáneos, como los cubanos Fernando Ortiz y Manuel Rivero de la Calle, podemos conocer cómo era la danza dentro del areíto: los aborígenes se reunían en grupos de ambos sexos y, a la voz de un guía o tequina, reproducían los pasos y gestos que él –o ella, porque también podía ser una mujer– indicaba. El tequina iba narrando al compás de la música de instrumentos rústicos como el guamo, la güira y el mayohuacán, las historias gloriosas de los antepasados, las victorias en batallas recientes o anécdotas de la vida cotidiana. Los participantes se formaban en círculos o hileras, sueltos o tomados de las manos o enlazados por los codos, e interpretaban estos movimientos de carácter pantomímico, siguiendo el patrón planteado y a un ritmo constante y repetitivo, con pasos hacia delante y hacia atrás. Como parte de la ceremonia, se estimulaban con sustancias ligeramente alucinógenas como la chicha y el tabaco, que bebían e inhalaban, respectivamente.

Estas fiestas ceremoniales ocurrían a propósito de celebraciones sociales como matrimonios, nacimientos, victorias guerreras u otros acontecimientos relevantes para la comunidad, y podían durar entre tres horas y todo el día.

En Cuba, la conquista y colonización españolas exterminó prácticamente toda la población originaria, la cual fue sustituida a inicios del siglo XVI por la de origen africano, en condición de esclava; de ahí que nada haya llegado a nosotros de los areítos originales, aunque algunos historiadores han encontrado restos de estas danzas en manifestaciones bailables al sur de la región oriental del país, donde aún subsisten algunas familias con evidentes orígenes en nuestra población autóctona.

 

Bibliografía

Esquenazi Pérez, Martha: La música aborigen en Cuba. Material mimeografiado, La Habana, 1992.

Fernández de Oviedo, Gonzalo: Historia general y natural de las Indias y Tierra Firme del Mar Océano. Imprenta de la Real Academia de Historia, Madrid, 1885.

Hernández, María del Carmen: Historia de la danza en Cuba. Editorial Pueblo y Educación, La Habana, 1980.

Ortiz, Fernando: Africanía de la música folklórica de Cuba. Universidad Central de Las Villas, 1965.

Rivero de la Calle, Manuel: "El areíto, expresión danzaria de los aborígenes antillanos", en Cuba en el Ballet, Vol. 4, Núm. 4, La Habana, octubre-diciembre, 1985.

Santos García, Caridad y Nieves de Armas Rigal: Danzas populares tradicionales cubanas. Centro de Investigación y Desarrollo Juan Marinello, La Habana, 2000.