Andrés Domingo Morales del Castillo

Historia, Política, Cuba

Andrés Domingo Morales del Castillo (1892-1979). Político cubano. Jurista, senador, ministro y presidente de la república entre el 14 de agosto de 1954 y el 24 de febrero de 1955.

Nació en la ciudad de Santiago de Cuba, antigua provincia de Oriente, el 4 de septiembre de 1892. Entre 1898 y 1905 cursó la enseñanza elemental en el colegio El Divino Maestro, que dirigía el educador cubano Juan Portuondo Estrada. En 1911 se graduó de Bachiller en Letras y Ciencias en el Instituto de Segunda Enseñanza de Santiago de Cuba.

En 1915 obtuvo el título de Doctor en Derecho Civil (abogado) en la Universidad de La Habana y al próximo año se le nombró secretario de la Audiencia Provincial de Oriente.

El presidente de la república Mario García Menocal, lo designó juez de Primera Instancia, Instrucción y Correccional de Palma Soriano, juez de Instrucción de Holguín, juez Correccional y juez de Instrucción de Santiago de Cuba, además de miembro ex-oficio de la Junta Provincial Electoral de Oriente.

En 1928, el presidente de la república general Gerardo Machado lo nombró magistrado de la Audiencia Provincial de Pinar del Río y juez de Instrucción de la Sección Segunda de La Habana. En 1934, el presidente Carlos Mendieta Montefur, lo designó secretario de Justicia y en 1935 desempeñó, conjuntamente, la secretaría de esa instancia.

Durante el gobierno de Miguel Mariano Gómez fue investido como magistrado de la Sala de lo Contencioso Administrativo y de Leyes Especiales del Tribunal Supremo de Justicia. En 1938 presidió el Tribunal Supremo electoral y la Junta Nacional de censo.

El 9 de octubre de 1940 se retiró del poder judicial y el 10 fue designado por el presidente Fulgencio Batista ministro de Hacienda. Morales del Castillo se había convertido en un gran amigo del mandatario y del primer Ministro Carlos Saladrigas Zayas. En 1944 se le eligió senador de la república, por la provincia de Oriente, representando el Partido Liberal, integrado a la oficialista Coalición Socialista - Democrática.

No asistió a la reelección senatorial en 1948. Al fundarse en el año 1949 el Partido Acción Unitaria (PAU), que agrupó a los seguidores de Batista, fue uno de sus principales organizadores, ocupando la secretaría de correspondencia de la Asamblea Nacional que lo contó entre sus Delegados por la provincia de Oriente.

Al producirse el golpe de Estado del 10 de marzo de 1952 por Fulgencio Batista, este lo nombró secretario de la presidencia y del Consejo de Ministros. Ante la insurgencia de las fuerzas revolucionarias, el 14 de agosto de 1954, Batista preparó unas amañadas elecciones y se acogió a la forzosa licencia electoral. Cedió entonces la primera magistratura, en una maniobra puramente de forma, a uno de sus más antiguos y fieles colaboradores, Andrés Domingo Morales del Castillo. En esas condiciones, el Consejo de Ministros convalidó su selección como presidente de la República de Cuba hasta el 24 de febrero de 1955.

Con esa peculiaridad formalista se acreditaría a Morales del Castillo actividades dirigidas por Batista: la ilegalización del Partido Socialista Popular; la creación del Banco de Desarrollo Económico y Social (BANDES) y la emisión de sus primeros cien millones de pesos en bonos, de los 350 millones previstos para acuñar; la fijación del monto de producción de azúcar para la zafra de 1955 en 4,4 toneladas largas; la prórroga del mismo régimen de salarios establecido en la zafra anterior para los trabajadores agrícolas e industriales azucareros, y la regulación del procedimiento para los embarques de azúcar a granel; la exención de aranceles y controles a todas las importaciones tramitadas por las Fuerzas Armadas, lo que daba patente de cargo al millonario negocio del contrabando con base principal en el aeropuerto militar de Columbia, operado por la familia del general Francisco Tabernilla.

Para el gobierno, el nuevo año se iniciaba con la consagración oficiosa de la supuesta democratización resultante de la farsa electoral del 1º de noviembre de 1954. En el curso del mes de enero tomaron posesión los concejales, alcaldes, gobernadores, representantes y senadores favorecidos en la parodia de elecciones. El 27 de enero cesó sus funciones el Consejo Consultivo.

El 6 de febrero ofreció una recepción en el Palacio Presidencial al vicepresidente de Estados Unidos Richard Nixon, de paso por Cuba en un recorrido que lo llevaría a Centroamérica.

El 24 de febrero, fueron abrogados los Estatutos Constitucionales, se restableció formalmente la Ley Constitucional de 1940, y Batista reasumió la Presidencia del país.

Entre los años 1955 y 1959 Morales del Castillo fue designado, de nuevo, secretario de la presidencia y del Consejo de Ministros. Desempeñó este cargo hasta la madrugada del 1o de enero de 1959, cuando Batista renunció como jefe de gobierno y antes de abandonar el país hizo entrega del cargo, mediante acta, al doctor Anselmo Alliegro Milá, presidente del Senado, pues se encontraba fuera de La Habana el doctor Rafael Guas Inclán, a quien correspondía como vicepresidente constitucional.

El 1o de enero de 1959 Morales del Castillo se marchó de Cuba para República Dominicana como exiliado político. Meses después pasó a las Islas Madeiras, Portugal, y después, en 1977, fue a residir a Estados Unidos.

A los 85 años de edad se sometió a una delicada operación por problemas cardiacos y murió el 1o de junio de 1979 en el Mercy Hospital de la ciudad de Miami, Florida, Estados Unidos. Sus restos reposan en el Cementerio Woodlawn Park.

 

Bibliografía

González del Valle Ríos, Antolín: Andrés Domingo Morales del Castillo, University of North Carolina at Wilmington, Ediciones Patria, 1980.

Riera Hernández, Mario: Política Oriental, Editorial Lex, La Habana, 1948.

 __________________________: Un presidente constructivo, Editorial Colonial Pressof, Miami, 1966.

Savón, Evaristo R.: "Falleció en Miami Morales del Castillo", en Diario de Las Américas, Miami, 2 de junio de 1979.