Alfredo Zayas Alfonso

Historia, Política, Cuba

Alfredo Zayas Alfonso (1861-1934). Abogado, periodista y escritor cubano. Fue presidente de la República de Cuba entre 1921 y 1925.

Alfredo Zayas nació en la habanera barriada de El Cerro, el 21 de septiembre de 1861. Fue hijo del doctor José María Zayas, maestro del colegio habanero El Salvador. Cursó estudios secundarios en el Instituto de Segunda Enseñanza de La Habana, y en 1883 obtuvo el título de Licenciado en Leyes en la Universidad de La Habana.

Durante la penúltima década del siglo XIX ejerció como abogado y periodista. Desde temprano inició estudios sobre poetas y prosistas cubanos, y aunque no culminó la empresa, dio a la luz una obra en dos volúmenes sobre José de la Luz y Caballero.

Desde 1891 se hizo notar en el periodismo cubano, sobre todo, a partir de la publicación de La Habana literaria, de la que fue co-editor con Enrique Hernández Miyares.

Poeta romántico, su primera obra conocida fue Motivos de mis versos, que data de 1878; además, los títulos Balance, dedicado a su esposa; ChascoLa cita y Al caer la nieve, entre otros.

Se afilió al Partido Autonomista y posteriormente apoyó el movimiento independentista organizado por José Martí. Publicó trabajos políticos, científicos e históricos en los diarios El País y La Opinión.

Sus artículos "Cuba autonómica" y "Españoles y cubanos", publicados en 1889 en la Revista Cubana, y "La traslación de La Habana", dado a conocer en periódico La Discusión, ponían ya en evidencia su interés por la historia de Cuba.

En 1894, con el seudónimo de Manuel Vivar, se desempeñó como agente del Partido Revolucionario Cubano en La Habana. Pronunció conferencias en la Sociedad Económica de Amigos del País (de la que llegó a ser presidente). Otro foro en que disertó fue el Recreo de Artemisa, en El Cerro, con temas como Manzzini, Irlanda y Cuba, y la vida y la obra de José Agustín Caballero.

El 14 de agosto de 1896 ocupó el cargo de subdelegado en La Habana del Partido Revolucionario Cubano, quince días después de la muerte de su hermano Juan Bruno Zayas. Lo que notificó al entonces delegado del partido, Tomás Estrada Palma.

El 26 de septiembre de 1896 fue detenido y condenado a presidio, y deportado el 20 de noviembre de ese mismo año. Desde la Cárcel Modelo de Madrid escribió Al caer la nieve. Hasta finales de 1897 permaneció en los presidios españoles. En 1898, la Revista de Cayo Hueso publicó sus "Páginas del destierro", donde describía su vida en la cárcel.

A finales de 1897, libre ya de prisión, se estableció en Cayo Hueso, Estados Unidos. En esta cuidad entró a formar parte de la delegación del Partido Revolucionario Cubano. Su dominio del idioma inglés le facilitó el trabajo en los círculos de la política norteamericana. Desde esa nación estableció comunicaciones con los revolucionarios de Pinar del Río, La Habana y Matanzas, y organizó envíos de municiones y alimentos.

Al finalizar la guerra e iniciarse la ocupación militar de la Isla por Estados Unidos, figuró como presidente del Partido Nacional Cubano.

En los comicios de septiembre de 1900 fue electo delegado a la Asamblea Constituyente de 1901, encargada de redactar la Constitución de la República de Cuba. En el cónclave fungió como uno de los secretarios de la mesa, presidida por Domingo Méndez Capote.

El 18 de enero de 1901 presidió la junta o comité para dirigir los trabajos, iniciados durante la intervención, con los cuales concluyó la campaña a favor del Tratado de Reciprocidad Comercial con Estados Unidos. En tal función viajó a ese país, pero no logró rebajas arancelarias inmediatas del gobierno estadounidense.

Durante la administración de Tomás Estrada Palma se desempeñó como senador y en mayo de 1906 formó parte del Comité Revolucionario, después de la decisión del Partido Liberal de no concurrir a las elecciones en las cuales Estrada Palma tomó posesión nuevamente del cargo de presidente de la república.

En medio de la Guerrita de agosto – la insurrección organizada por un grupo de liberales para derrocar a Estrada Palma-, los principales caudillos liberales, reunidos en Santiago de las Vegas, en las cercanías de La Habana, decidieron enviar a Alfredo Zayas a parlamentar con el gobierno; así, en septiembre de 1906, se entrevistó con Domingo Méndez Capote, vicepresidente de la República y jefe del Partido Moderado. En reunión del Partido Liberal, Zayas solicitó se adoptase por esa organización el programa del Comité Revolucionario, lo cual se aprobó por unanimidad.

A finales de 1906 entró a formar parte de la Comisión Consultiva establecida durante la segunda ocupación militar de Estados Unidos, presidida por el coronel Enoch H. Crowder.

Tras fracasar en los comicios presidenciales de 1912, así como en su oposición a la reelección de Menocal en 1917, el Partido Popular por él fundado propuso su candidatura para la presidencia; después del triunfo electoral, asumió la primera magistratura el 20 de mayo de 1921.

El 21 de abril, el Departamento de Estado de Estados Unidos había instruido al procónsul Enoch Crowder para que fijara las obligaciones a cumplir por Zayas con el fin de establecer «un gobierno honesto y eficiente» y «designar en el Gabinete a hombres de gran capacidad e incuestionable honradez».

El 19 de junio de 1922, Zayas formó el denominado Gabinete de la honradez, así llamado porque prometía manejar con honestidad los asuntos de la nación, eliminando la corrupción imperante. Durante su administración culminaron en el Congreso estadounidense los trámites para elevar la legación de ese país en Cuba al rango de embajada. El 5 de enero de 1923, Crowder presentó cartas credenciales como primer embajador de Estados Unidos en Cuba. El 8 de abril de 1923 Zayas disolvió el Gabinete de la honradez y manifestó su oposición a los memorándums 14 y 15 del embajador estadounidense, mediante los cuales este pretendía adquirir capacidad de decisión en el nombramiento de los nuevos secretarios.

La disolución del Gabinete, entre cuyos integrantes figuraban veteranos de la guerra, originó un antagonismo entre el gobierno de Zayas y la Asociación Nacional de Veteranos, devenida en agosto de ese mismo año Movimiento de Veteranos y Patriotas.

El 4 de agosto de 1923 Zayas sancionó la denominada Ley de los Sargentos, en virtud de la cual se concedía una serie de beneficios a ese estamento militar. Esta actitud le captó las simpatías de las clases (sargentos y cabos) del ejército.

Entre 1923 y 1925 se dictaron medidas y ocurrieron acontecimientos de gran resonancia pública, como el turbio negocio de la compra, por el Estado, del antiguo y ruinoso Convento de Santa Clara, en una cifra que doblaba la que una firma privada había pagado anteriormente. Ese hecho motivó la Protesta de los Trece, en la que de un grupo de jóvenes intelectuales denunció en acto público la transacción.

En 1923, en medio del auge de la agitación obrera y de la rebeldía del estudiantado, Zayas dictó un decreto que reconocía la personalidad jurídica de la Federación Estudiantil Universitaria de La Habana, fundada por Julio Antonio Mella, y consagraba el principio de intervención del alumnado en el gobierno del alto centro docente.

Otras disposiciones que aprobó fueron la Ley de Reforma de la Renta de Lotería Nacional, la Ley de Consolidación Ferroviaria o Ley Tarafa, la Ley de Garantía para la Expropiación Forzosa de Tierras para el Monopolio de la Electricidad y la Ley para el Dragado de la Bahía de Cárdenas. Asimismo aprobó la amnistía para liberar o perdonar a los encausados por malversación de fondos en la Renta de Lotería Nacional y otras dependencias estatales.

En agosto de 1924 se disolvió la Liga Nacional que fusionaba al Partido Conservador y al Partido Popular de Zayas, y los respectivos partidos designaron, de manera independiente, a Zayas y a Mario García Menocal como sus candidatos a la presidencia.

Zayas renunció a la postulación presidencial y estableció un pacto electoral, denominado Coalición Liberal-Popular, con Gerardo Machado.

Diez años después, el 11 de abril de 1934, falleció en La Habana.

 

Bibliografía activa

Memoria de la administración del Presidente de la República de Cuba Alfredo Zayas y Alfonso, durante el período comprendido entre el 20 de mayo de 1921 y el 30 de junio de 1922, Rambla y Bouza, La Habana, 1923.

Memoria de la administración del Presidente de la República de Cuba Alfredo Zayas y Alfonso, durante el período comprendido entre el 1 de julio de 1922 y el 30 de junio de 1923, Rambla y Bouza, La Habana, 1924.

Memoria de la administración del Presidente de la República de Cuba Alfredo Zayas y Alfonso, durante el período comprendido entre el 1 de julio de 1924 y el 20 de mayo de 1925, Rambla y Bouza, La Habana, 1926.

Mensaje del presidente Alfredo Zayas y Alfonso al Congreso de la República de Cuba, referente a los actos de la administración y demostrativo del Estado General de la República en 2 de abril de 1923, Rambla y Bouza y La Habana, 1923.

Mensaje del presidente Alfredo Zayas y Alfonso al Congreso de la República de Cuba, referente a los actos de la administración y demostrativo del Estado General de la República en 7 de abril de 1924, Rambla y Bouza, La Habana, 1924.

Mensaje del presidente Alfredo Zayas y Alfonso al Congreso de la República de Cuba, referente a los actos de la administración y demostrativo del Estado General de la República en 6 de abril de 1925, Rambla y Bouza, La Habana, 1925.

Bibliografía pasiva

Dolz y Arango, Ricardo: El proceso electoral en 1916. Exposición dirigida al Sr. Secretario de Estado de la República de Cuba, contestando la que el Dr. Alfredo Zayas dirigió al gobierno de los Estados Unidos, Ruiz y Co., La Habana, 1917.

Franco Varona, M: El futuro presidente: Dr. Alfredo Zayas y Alfonso; su vida y su obra, Impr. El Siglo XX, La Habana, 1916.

______________: El presidente Zayas (frente a la historia), La Habana, 1923.

Instituto de Historia de Cuba: La neocolonia. Organización y crisis, Ed. Política, La Habana, 1998.

De Jústiz y del Valle, Tomás Juan: Elogio del Dr. Alfredo Zayas y Alfonso. Leído en la sesión solemne celebrada en la noche del 11 de abril de 1935, Impr. El Siglo XX, La Habana, 1935.

Llerena Seguí, Joaquín: Zayas frente a Menocal. A la Asamblea Nacional del Partido Liberal, deseando que interprete mi franca palabra, La Propagandista, La Habana, 1916.

Urquiaga Vento, Juana: Alfredo Zayas, gran estadista de Cuba, trabajo leído para la Sociedad Geográfica de Cuba. La Habana, 1954. (Ejemplar mimeografiado.)

Zamora, Antonio G: El Dr. Alfredo Zayas, mi opinión sobre la reelección, La Filosofía, La Habana, 1923.