Alfredo Sosa Bravo

Artes Visuales, Cuba

Sosa Bravo (Manuel Alfredo Sosa Bravo, 1930). Ceramista, pintor y grabador. Le insufló a la cerámica un carácter escultórico de sello personal. Es uno de los artistas más importantes de la historia del arte cubano.

Sosabravo nació el 25 de octubre de 1930, en Sagua La Grande, Cuba. De origen humilde pero con la firme aspiración de ser artista se trasladó a La Habana en 1941. En 1950, al ver la pintura de Wifredo Lam, comenzó a pintar por afición, hasta que matriculó en el curso nocturno de la Escuela Anexa a la Academia San Alejandro entre 1955 y 1957. Fueron estos los únicos años de entrenamiento académico que tuvo, pero su amigo Ángel Acosta León se encargaría de guiarlo en el aprendizaje profundo de la pintura y más adelante en el del grabado. Con él expuso en la galería Arte Cinema La Rampa en 1959.

Durante los siguientes cinco años pinta y hace xilografías, y recibe sucesivos premios en esta última manifestación. Lo nombran miembro de la Asociación de Grabadores de Cuba e imparte varios cursos de dibujo y grabado en la Escuela Nacional de Instructores de Arte.

En 1965 ingresó al Taller Experimental de Gráfica de La Habana y se inició en la cerámica en el Taller Cubartesanía de Cubanacán, donde además de operario empezó a familiarizarse con el barro y realizó algunas piezas. Dos veces obtuvo mención, con litografías, en la Exposición de La Habana de 1966 y 1968. Las obras litográficas se destacaron dentro de la totalidad de su obra por el acento a veces sarcástico que las invade; pero sin renunciar a la visión optimista definitoria del autor.

Realizó la primera exposición personal de importancia en 1967 con óleo-collages y cerámica en galería Habana, donde se adviertió la pericia en la factura, el desenfado con que abordaba el drama del mundo contemporáneo y la manera peculiar de trabajar el collage: incrustando telas con puntadas reales, pintando flechas y frases populares. Esta adición de elementos, junto a la relación orgánica del fragmento con la totalidad desde la producción grabadística anterior, se hizo en aras de un nuevo valor estético. La cerámica participó de este principio y en lo sucesivo desbordó el pequeño formato para llegar a conquistar además emplazamientos públicos. Rebasó lo meramente ornamental y priorizó la necesidad expresiva, por lo cual devino escultura al igual que el genuino ensamblaje de los años sesenta cubanos. Es en la cerámica donde Sosabravo ha alcanzado los mayores logros.

En 1973 emplaza en el entresuelo del Hotel Habana Libre un mural compuesto por 555 piezas de cerámica comenzadas desde 1971, titulado por el pueblo Carro de la Revolución, antecedente de las obras ambientales desarrolladas a partir de los años ochenta. En 1975 comienza la serie Aparatos y en el siguiente año recibe diploma de honor con el No.3 en la V Bienal Internacional de Cerámica de Arte en Vallauris, Francia, y la medalla de oro en el XXXIV Concurso Internacional de Cerámica Contemporánea de Arte de Faenza, Italia, con Aparato No.5. Con otras piezas de esta serie continúa recibiendo premios en ediciones de la Cuadrienal de Artes Aplicadas de Erfurt, Alemania.

La década de los ochenta se abre con su participación en importantes Bienales como la de Venecia y la de La Habana, también en proyectos de inserción del arte en la sociedad denominados Telarte y Arte en la fábricaauspiciados por el Centro de Desarrollo de las Artes Visuales. En 1982 con Autopsia del robot anticipa el majestuoso conjunto de torsos escultóricos Anatomicum desplegados a partir del segundo lustro del período y que expondrá en su primera exposición personal fuera de Cuba: en el Museo Franz Mayer de México.

Con motivo de los 60 años de su nacimiento el Museo Nacional de Bellas Artes de La Habana organiza la exposición antológica La naturaleza, el hombre, la máquina, cuyo título alude a los tres temas recurrentes del artista. Y ese mismo año, como reconocimiento merecido, se muestran siete obras suyas en la sala permanente del inaugurado Museo Nacional de la Cerámica Artística Cubana en el Castillo de la Fuerza, La Habana.

En 1993 imparte un curso de cerámica mural en la Facultad de Bellas Artes de la Universidad de Tenerife en Islas Canarias, trabajando a su vez en la Fábrica Casa Museo Giuseppe Mazzotti 1903 de Albissola Mare, Italia, donde mismo lo hizo Wifredo Lam.

Se le confiere en 1997 el Premio Nacional de Artes Plásticas por la obra de toda la vida ante el mural Carro de la Revolución en el Hotel Habana Libre. Al año siguiente presenta sus diseños al taller Ars Murano de Venecia, donde serán plasmados sobre el vidrio del mismo nombre obras muy cercanas a la pintura, por el colorido y la transparencia del material. Posteriormente modela una nueva versión en bronce de la serie Anatomicum, en la Fonderia Bonvicini de Verona. En el 2000 el Instituto Superior de Arte le otorga el título de Doctor Honoris Causa.

Al iniciar los años dos mil realizó una nueva serie de esculturas de vidrio y otra de pinturas de gran formato con motivo del 70 aniversario de su nacimiento.

El  2001 fue prolífico desde el punto de vista internacional,  expuso obras de  gráfica y pintura en El Comune de Orvieto, Italia; en la Sala Conca, de la Laguna, Tenerife  y  en la Feria de la Estampa en Madrid. En Cuba realizó para la inmobiliaria Residencial América, el mural de 10 m2 titulado Carnaval de la Habana.

 La Galería Cernuda Arte, Coral Gables, Florida, muestra sus obras en la Feria Art Miami (2002). En el Reino Unido  exhibió óleos y  esculturas de vidrio de Murano. Dos nuevas piezas en vidrio: El bosque y El Parque fueron reproducidas por Ars Murano. La Biennale di Ceramica nell‘Arte Contemporánea de Albissola Mare, Savona, le invitó a participar con obras que Sosabravo realizaría en el taller San Giorgio da Poggi; laboratorio donde Wifredo Lam hizo la mayor parte de su obra en cerámica.

Su obra fue parte de la muestra Important Cuban Artworks, (2003) que realizó la Galería Cernuda Art de Miami como preámbulo de las ferias Art Miami y Arte Américas.

Participó en la Novena Bienal de La Habana (2006) y en la Galería Atelier, de Barcelona expuso Personajes, con pinturas y esculturas.  De su creación fue el diseño del telón de boca del ballet Cuadros, con coreografía de Alicia Alonso para el Ballet Nacional de Cuba.

En el 2007 fue de los artistas invitados a exponer en la muestra “Confluencias de Arte Cubano Contemporáneo” itinerante por la República de México. Al año siguiente el Museo Nacional de La Habana incluyó su obra en la muestra antológica “Cuba: Arte e Historia”.

Obras

Retrato de una egocéntrica, 1969. Litografía, 57,2 X 72,5 cm.

Mural Carro de la revolución, 1973. Arcilla roja chamoteada y esmaltes, 300 X 600 cm. (con 555 piezas).

Autopsia del robot, 1982. Arcilla roja, esmaltes, metal y madera, 53 X 23 X 45 cm.

Aparato No. 3, 1975. Arcilla roja y esmaltes, 18 X 36 X 22 cm.

Aparato del futuro, 1986. Arcilla roja chamoteada, arcilla refractaria y esmaltes, 206 X 80 X 56 cm.

Anatomicum No. 37, 1988. Arcilla roja chamoteada, esmaltes y vidrios, 4 piezas de 80 X 80 cm.

Anatomicum No. 48, 1988. Arcilla roja chamoteada, esmaltes y vidrio, 67 X 50 cm.

Viento subterráneo, 1989. Arcilla roja chamoteada y esmaltes, 32,5 X 40 X 59,5 cm.

Anatomicum, 1988. Arcilla roja chamoteada y esmaltes, 150 X 41 cm.

Androide alado, 1990. Arcilla roja chamoteada y esmaltes, 25 X 160 X 6 cm.

Anatomicum No. 69, 1991. Arcilla roja chamoteada, esmaltes, metal y texturas, 44 X 50 X 26 cm.

La manzana de Adán, 2001, 1/8 Bronce patinado, 29 X 26 X 16 cm.

Un hombre de éxito, 1999. Cristal de Murano, 40 X 28 X 28 cm.

Personaje frente al sol, 1967. Óleo y collage/tela; 140 X 98,5 cm. Col. MNBA

 

Bibliografía pasiva

Alonso, Alejandro: “La cerámica como arte”, Juventud Rebelde, La Habana, jun. 14, 1973.

Catálogo exposición Sosabravo; cerámica, dibujo, litografía, collage, galería Habana, febr. 24, 1978.

Catálogo exposición Aparatos y otros temas, Centro Provincial de Artes Plásticas y Diseño, La Habana, dic. 5, 1984.

Catálogo de la exposición antológica La naturaleza, el hombre, la máquina, Museo Nacional de Bellas Artes, 1990.

“Sosabravo, Alea jacta est”, Universidad de La Habana, XXXII (190), La Habana, abr.-jun., 1968.