Alfredo López Arencibia

Historia, Política, Cuba

Alfredo López Arencibia (1894-1926). Tipógrafo y dirigente obrero cubano. Destacado organizador, fue el artífice de varios congresos obreros celebrados entre 1920 y 1925, así como el gestor fundamental de la Federación Obrera de La Habana y la Confederación Nacional Obrera de Cuba. Murió asesinado por agentes de la dictadura de Gerardo Machado.

Nacido en Sagua la Grande, el 2 de agosto de 1894, era hijo de una familia de escasos recursos. Después de una infancia de privaciones, en 1908 marchó a Camagüey, donde comenzó a trabajar en una imprenta. En 1910 se trasladó a La Habana y laboró como tipógrafo en la imprenta La Mercantil, donde aprendió el oficio de linotipista y trabó relación con  Antonio Penichet, pensador y activista obrero de orientación anarcosindicalista, con quien mantendría una amistad perdurable.

En 1913 participó en la fundación de la Asociación de Tipógrafos en General, de cuya dirección formó parte al año siguiente. Influido por las concepciones anarcosindicalistas, luchó contra el gremialismo predominante entre los tipógrafos, y en 1915 organizó una huelga de ese ramo por la cual fue encarcelado. En medio de la agitación obrera que provocó el ascenso del costo de la vida durante la Primera Guerra Mundial, Alfredo López promovió los vínculos clasistas e integró el Comité Circunstancial, creado para apoyar las grandes huelgas de los trabajadores portuarios y ferroviarios.

En 1918 organizó las actividades de conmemoración del Primero de Mayo, en las cuales manifestó su solidaridad con la Rusia Soviética. En 1919 fue electo presidente de la Asociación de Tipógrafos, y figuró entre los principales promotores de una combativa manifestación obrera que en el mes de  diciembre conmovió a la sociedad habanera al ser violentamente reprimida.

En abril de 1920 organizó un congreso obrero en coordinación con la Federación de Torcedores. Esa reunión rechazó adherirse a la Confederación Obrera Pan Americana, de orientación reformista, y manifestó, en cambio, su aspiración a integrar la III Internacional. En la asamblea, Alfredo López propuso la creación de una confederación sindical para mantener unidas las fuerzas obreras e incentivar "la práctica constante de la solidaridad". Poco después, su iniciativa daría lugar a la creación de la Federación Obrera de La Habana, como órgano estable capaz de cohesionar las acciones del proletariado capitalino. López fue su secretario general.

Ajeno a los sectarismos, Alfredo López alentó la unidad obrera, más allá de tendencias ideológicas, y se consagró a la tarea de revitalizar los sindicatos habaneros. Como activo propagandista de la unidad y la superación obreras, fundó en 1922 la Escuela Racionalista y, dos años después, respaldó la Universidad Popular José Martí, creada para los trabajadores por iniciativa de Julio Antonio Mella, con quien entabló estrecha amistad.

Consciente de la necesidad de que el sindicalismo superarse la fragmentación gremial, organizó en Cienfuegos, en febrero de 1925, un congreso nacional obrero en el que participaron delegados de 75 organizaciones de todo el país. El acuerdo fundamental alcanzado en esa reunión fue constituir una central nacional, a cuyo efecto se creó una comisión encargada de redactar sus bases orgánicas. En agosto del mismo año se celebró en Camagüey otro congreso, con la representación de 82 organismos proletarios, que dejó constituida la Confederación Nacional Obrera de Cuba y, por iniciativa de López, recomendó trabajar con los trabajadores de ingenios y colonias azucareras para establecer con ellos, en el más breve plazo, una federación ramal.

Meses antes había asumido la presidencia de la república Gerardo Machado, entre cuyos objetivos de gobierno se hallaba controlar el movimiento obrero, mediante una combinación de dádivas y represión. López promovió la resistencia a esas maniobras y fue reiteradamente encarcelado. Por último, fue secuestrado y asesinado el 20 de julio de 1926; sus restos, enterrados en las faldas del Castillo de Atarés, se encontrarían después de la caída de la tiranía machadista.

 

Bibliografía

Cabrera, Olga: Alfredo López, maestro del proletariado cubano, Editorial de Ciencias Sociales, La Habana, 1985.

Grobart, Fabio: Alfredo López. Cuarenta y ocho aniversario de su asesinato, La Habana, 1974.

Instituto de Historia de Cuba: La neocolonia. Organización y crisis, desde 1899 hasta 1940, Editora Política, La Habana, 1998.

Soto, Lionel: La Revolución del 33, t. 3, Editorial de Ciencias Sociales, La Habana, 1977.

Toro, Carlos del: El movimiento obrero en 1914, Instituto Cubano del Libro, La Habana, 1969.