Alfonso Medellín Zenil

Ciencia, Educación, México

Alfonso Medellín Zenil (1925-1986).  Antropólogo y arqueólogo del Caribe mexicano. Maestro de varias generaciones en la Universidad Veracruzana. 

Alfonso Medellín Zenil nació en Chicontepec, zona serrana del norte del estado de Veracruz, en 1925. Quedó huérfano a temprana edad y fue acogido por su familia materna, que eran propietarios de cafetales y ganado. En su residencia familiar aprendió desde pequeño la lengua náhuatl, lo que constituyó una excelente herramienta para su futura profesión. 

Matriculó magisterio en la Escuela Normal Veracruzana, en la ciudad de Xalapa, y allí asistió a los seminarios impartidos por el destacado etnólogo alemán Paul Kirchhoff. En 1946 obtuvo una beca para estudiar en la recién creada Escuela Nacional de Antropología e Historia en la capital mexicana. Al regresar a Xalapa, se integró como arqueólogo al Departamento de Antropología del Gobierno del Estado de Veracruz.

Entre 1948 y 1955, primero como estudiante y luego como arqueólogo, Medellín realizó la mayor parte de las investigaciones de campo que le sirvieron de base para la elaboración de un esquema interpretativo propio de la evolución totonaca. Las primeras temporadas de su labor fueron guiadas por el historiador José Luis Melgarejo Vivanco, jefe del departamento. Con la Universidad Veracruzana trabajó también en sitios arqueológicos situados entre el río La Antigua y el río Papaloapan en el centro de Veracruz.

Durante toda una década -hasta 1960-, Medellín Zenil realizó investigaciones en las que rescató monumentos de alto valor histórico. Exploró el área que comprende desde el río Cazones, al norte, y hasta el Papaloapan, al sur, donde registró cerca de 500 sitios arqueológicos. Con sus resultados se graduó en la maestría de Ciencias Antropológicas, en 1957, y su tesis fue el punto de partida para su obra más reconocida sobre la  cerámica del Totonacapan.

Trabajó la cerámica en diferentes sitios del estado de Veracruz, resultados que hoy sirven como parámetro para fechar y comparar diferentes culturas. Sus hallazgos abarcaron numeroso sitios:  en la Isla de Sacrificios, en la cual Medellín halló vestigios de la cultura totonaca; en la zona de Quiahuiztlán; en El Viejón, donde encontró material perteneciente al Preclásico tardío, así como las incursiones en Villa Rica. En este último lugar desmontaron el sitio en que se ubica la fortaleza edificada por el ejército de Hernán Cortés y construyeron un pozo de exploración cercano a la playa, junto a un paredón.

Medellin fue pionero en realizar arqueología histórica en México, al recalcar la importancia de Villa Rica como punto clave para la cronología arqueológica del país. Estos descubrimientos tienen gran trascendencia, ya que el arqueólogo identificó los restos de la fortaleza y dejó un plano de la cimentación, así como una primera interpretación del sitio basada en materiales arqueológicos. 

En 1956 varios hechos se conjugaron para crear una coyuntura favorable para el desarrollo de la arqueología en el Estado de Veracruz. Ese año fue elegido gobernador Antonio Modesto Quirasco con un programa que prometía aumentar los fondos a la investigación social como parte de un incentivo turístico en la región. El antiguo tutor de Medellín, Melgarejo Vivanco comenzó a desempeñarse como subsecretario de gobierno y el conocido historiador Gonzalo Aguirre Beltrán fue nombrado Rector de la Universidad Veracruzana. En esta coyuntura, Medellín Zenil aceptó el nombramiento de Jefe del Departamento de Antropología, lo que le permitió impulsar nuevas investigaciones. A partir de 1957 cuando se fundó la revista La Palabra y El Hombre, el maestro presentó en sus páginas los resultados parciales de sus investigaciones.

En 1959 su labor fue esencial en el montaje de las primeras vitrinas de lo que sería el Museo de Antropología. Encabezó además dos nuevas instituciones creadas entre 1957 y 1959: el Instituto de Antropología de la Universidad Veracruzana y la primera Escuela (ahora Facultad) de Antropología de la Universidad Veracruzana. En esta última se desempeñó como catedrático hasta 1967, e impartió las materias de Historia Antigua de México, Técnicas de Investigación Arqueológica, Estratigrafía y Cerámica, y en todas ellas aplicó los métodos de enseñanza más modernos de la época. 

Su desempeño en esta institución fue favorecido por la política oficial de apoyar la construcción de museos, como medio para rescatar el legado de los pueblos originarios de México y atraer el turismo a los sitios arqueológicos. Se planificaron simultáneamente el Museo Nacional de Antropología en Chapultepec y el Museo de Antropología de la Universidad Veracruzana. En este último, Medellín Zenil participa activamente en la concepción de la sala I de arqueología, inaugurada en 1960. Ese mismo año publicó Cerámicas del Totonacapan, su obra más citada y libro de referencia de la arqueología del centro de Veracruz.

Los nuevos cargos institucionales disminuyeron la intensidad de sus investigaciones de campo, mientras crecía la producción de textos donde dio a conocer los resultados de su trabajo. En el transcurso de los años setenta su estado de salud se deterioró, obligándole a llevar una vida sedentaria. No obstante, dirigió a los investigadores del Instituto en los proyectos plurinstitucionales como el que se ejecutó en 1976 para delimitar las zonas arqueológicas principales del estado. 

La obra de Medellín Zenil consta de nueve libros y cerca de 32 artículos publicados en revistas especializadas, principalmente la revista La Palabra y el Hombre de la Universidad Veracruzana y en el Boletín del INAH. Presentó en coautoría sus contribuciones en revistas norteamericanas. Medellín Zenil publicó sus resultados en recopilaciones editadas en los años 70 por el INAH. En tres artículos, redactados en 1970, aportó una periodización de la civilización totonaca en Preclásico, Clásico y Posclásico para el centro de Veracruz.

Hasta 1981 conservó sus nombramientos y asumió brevemente, después de la muerte del prominente arqueólogo José García Payón, el cargo de representante del INAH en Veracruz. Entre 1979 y 1980 se desempeñó como Director del Centro Regional INAH en Veracruz. Falleció en 1986. En homenaje a su vida y obra dedicada a la historia de Veracruz y de México, varias escuelas y un auditorio de la ciudad llevan su nombre. 

 

Bibliografía activa

 

Arqueología de Remojadas. Archivo Técnico del Instituto de Antropología de la Universidad Veracruzana, Xalapa, 1950.

Secuencia cronológico cultural en el centro de Veracruz. Huastecos, totonacos y sus vecinos. En. V Reunión de la Mesa Redonda de Antropología e Historia, Revista Mexicana de Estudios Antropológicos, tomo XII, 2 y 3: 371-378. 1953.

Exploraciones en la Isla de Sacrificios. Informe. Gobierno del Estado de Veracruz, Dirección General de Educación, Departamento de Antropología, México, DF, 1955.

Cerámicas del Totonacapan. Exploraciones arqueológicas en el centro de Veracruz. Universidad Veracruzana, Instituto de Antropología, Xalapa, 1960.

Arqueología. El centro de Veracruz. Archivo técnico del Instituto de Antropología de la Universidad Veracruzana, Xalapa, 1970.

Tribus y aldeas del centro de Veracruz. Del nomadismo a los centros ceremoniales, Secretaría de Educación Pública, Instituto Nacional de Antropología e Historia, México, 1975.

Las culturas del centro de Veracruz. Los pueblos y señoríos teocráticos, el periodo de las ciudades urbanas. Panorama histórico-cultural, vol. VIII, Secretaría de Educación Pública, Instituto Nacional de Antropología e Historia, México, 1976.

El centro de Veracruz. Los señoríos y estados militaristas. Panorama histórico-cultural, Secretaría de Educación Pública, Instituto Nacional de Antropología e Historia, México, 1976.

 

Bibliografía pasiva

Calderón Quijano, José Antonio: Historia de las fortificaciones en Nueva España, Editorial CSIC - CSIC Press, México, 1984

Dannels, Annick: “José García Payón y Alfonso Medellin Zenil, pioneros de la arqueología del centro de Veracruz”, en Anales de antropología No.40 (2), enero 2006