Alberto Alonso Rayneri

Educación, Danza, Cuba

Alberto Alonso Rayneri (1917-2007). Coreógrafo, Bailarín y maestro de ballet cubano. Uno de los integrantes de la tríada fundadora del ballet cubano, y el coreógrafo por excelencia de la escuela cubana de ballet.

Hijo de una pianista concertista que no ejerció su vocación por los prejuicios de la época, y de un contador de una empresa norteamericana. De pequeño estudió violín; su enseñanza primaria la desarrolló en un colegio católico, y la secundaria la inició en Alabama, Estados Unidos.

En 1932 interrumpió sus estudios debido a la crisis económica norteamericana, y regresó a La Habana. En esta ciudad, asistió a la presentación de La bella durmiente del bosque, ejecutada por la Escuela de Baile de la Sociedad Pro Arte Musical, en el Teatro Auditórium (hoy Teatro Auditórium Amadeo Roldán). Animado por la puesta e interesado en buscar entrenamiento físico para mantener su forma de jugador de baloncesto, campo y pista, clavados y fútbol americano, matriculó en dicha escuela al año siguiente, para convertirse en el primer cubano que estudiara ballet.

Debutó en el ballet El azul Danubio, con coreografía de su maestro Nicolás Yavorsky, en 1933, y en 1934 bailó el Príncipe Igor. En 1935, acompañó por primera vez a Alicia Martínez (luego Alicia Alonso), en el ballet Coppélia, y lo convirtió en el primer partenaire de quien años después fuera la gran ballerina de fama universal.

Cuando visitó La Habana el Ballet Ruso de Monte Carlo, su maestro solicitó se le contratara como aprendiz. De esta forma, Alberto Alonso ingresó en esa mítica compañía (heredera del legado de los Ballets Rusos de Diaghilev), para convertirse en el primer bailarín cubano de ballet profesional.

Allí alternó con las más importantes personalidades de la época en el ballet: Leonide Massine, Mijail Fokine, Lubov Chernicheva, Tamara Toumanova, Irina Barónova, Alexandra Danílova. Con esta compañía y sus sucesivas denominaciones (Original Ballet Ruso, Ballets Rusos del Coronel de Basil, Ballet Ruso del Covent Garden) interpretó un repertorio donde se incluían: La boutique fantasque, Schéhérazade, El pájaro de fuego, Las damas de buen humor, El bello Danubio, Las bodas de Aurora, Paganini,  El hijo pródigo y El gallo de oro, en giras por Francia, Inglaterra, Estados Unidos, Canadá, Alemania, Australia y Nueva Zelanda.

Al iniciarse la segunda guerra mundial regresó a Cuba y, en 1941, fue nombrado director y maestro de la Escuela de Baile de la Sociedad Pro Arte Musical, y como primer bailarín en los espectáculos celebrados por la institución cada año. En esta escuela preparó muchas obras del repertorio de los Ballets Rusos y se estrenó como coreógrafo en 1942 con Preludios, sobre música de Liszt. De esta forma devino, también, en el primer coreógrafo cubano para ballet.

En la temporada 1944-1945 fue primer bailarín demi-caractere del Ballet Theatre of New York (hoy American Ballet Theatre) y actuó en los bailables del film Yolanda, en Hollywood, centralizado por el actor y bailarín Fred Astaire.

Entre 1948 y 1953 impartió clases en el Conservatorio Municipal de La Habana. Como maestro, Alberto Alonso comenzó a experimentar un nuevo vocabulario para el ballet que interpretarían los cubanos, al mezclar lo académico con movimientos sensuales de nuestros bailes populares y las tradiciones folklóricas afrocubanas. Esto se evidenció con el estreno, en 1947, del ballet Antes del alba, verdadero desafío para el gusto burgués de la época. En él se fusionaban los toques de los tambores, los pasos de la conga carnavalesca y los rituales yorubas con los pasos clásicos del ballet. Esta obra, de muy breve permanencia en la escena, quedó como ejemplo de la nueva estética, con la vista puesta a un ballet genuinamente cubano.

Ya en 1948, junto con su hermano Fernando Alonso y su cuñada Alicia, fundó el Ballet Alicia Alonso (hoy Ballet Nacional de Cuba), del cual fue primer bailarín, director artístico y coreógrafo. Con esta compañía viajó por América Latina en su primera gira internacional y aportó las creaciones: La valse, Forma, Concerto, Sinfonía clásica y Romeo y Julieta (estrenado por primera vez en el continente americano). Estas giras se ampliaron después de 1959 con El güije, Espacio y movimiento, Conjugación, Tributo a White, Cumbres borrascosas y Diario perdido.

En su afán de darle a la coreografía un perfil plenamente cubano, fundó en 1950 el Ballet Nacional, cuya existencia fue muy corta (sólo tres años), trabajo que alternó con el de coreógrafo en la naciente televisión cubana y en los cabarés Montmartre, Sans Souci y Riviera, y en las variedades del teatro Radiocentro, entre otros centros nocturnos y teatrales.

En 1960 creó el Conjunto de Danzas de Alberto Alonso, y en 1962 el Conjunto Experimental de Danza de La Habana, con él realizó una gira por Europa que le abrió las puertas del teatro Olimpia de París y de varios países del Este en 1965. En la Unión Soviética, la prima ballerina Maya Plisetskaya lo invitó a crear para ella el ballet Carmen, quizás su coreografía más reconocida mundialmente, estrenada en el teatro Bolshoi, en abril 1967, por la propia artista, quien hizo, del rol titular, su caballo de batalla por muchos años. Sin embargo, cuando en agosto de ese año Alberto Alonso montó la obra para el Ballet Nacional de Cuba, centralizada por Alicia Alonso, Carmen tomó verdadera ciudadanía, y la ballerina cubana se convirtió en su protagonista por excelencia.

Alberto Alonso fue también coreógrafo residente del Ballet Nacional de Cuba en varios períodos; director del Teatro Musical de La Habana, del Conjunto Nacional de Espectáculos y coreógrafo invitado de las compañías cubanas: Conjunto Folklórico Nacional y Ballet de Camagüey; y de extranjeras en Bulgaria, Hungría, Japón, Italia, Alemania, México, España y los Estados Unidos, país donde vivió a partir de la década de 1990 hasta su muerte.     

Aunque estuvo casado en dos ocasiones anteriores (con las bailarinas Alexandra Denísova y Elena del Cueto), su matrimonio con la también bailarina Sonia Calero significó una dupla profesional destacada. Para ella creó las piezas: La rumba y  El solar, llenas de autoctonía y creatividad.

Alberto Alonso es la figura más notable de la coreografía cubana en el siglo XX, por su trayectoria internacional y por haberle insuflado al ballet cubano el aire tropical de nuestra gente, sin caer en pintoresquismos ni estereotipos, ni abandonar las esencias del más estricto academicismo ballético.

Falleció en los Estados Unidos el 31 de diciembre del 2007

 

Obra coreográfica

1942 Preludios / música: Frans Liszt, 1942

1943 Concerto / música: Antonio Vivaldi- Johann S. Bach. Forma / música: José Ardévol. La hija del general / música: Johann Strauss. Rascacielos / música: John A. Carpenter. Sinfonía / música: Wolfgang Amadeus Mozart.

1944 El mensaje / música: Harlod Gramatges.

1946 Sombras / música: Jean Sibelius.

1947 Antes del alba / música: Hilario González.

1948 La valse / música: Maurice Ravel. Alicia en el país de las maravillas / música: George Bizet.

1950 Cuatro fugas / música: Edgardo Martín. Mozartiana / música: Wolfgang Amadeus Mozart.

1951 Aria / música: Johan S. Bach. Serenata / música: Wolfgang Amadeus Mozart.Sueño infantil / música: Piotr I. Chaikovsky. Orfeo / música: Christopher Gluck.

1953 Linium / música: Johann S. Bach. Nocturnos / música: Claude Debussy.

1955 Sinfonía clásica / música: Serguei Prokofiev.

1956 Romeo y Julieta / música: Seguei Prokofiev.

1957 El caballero de la rosa / música: Richard Strauss.

1958 Arabescos / música: Claude Debussy. Petit Ballet / música: Alexander Glazunov.

1959 Nocturnal / música: Federico Chopin.

1960 Cimarrón / música: Enrique González Mántici.

1962 Estudios rítmicos / música: Roberto Valera.

1964 El solar / música: Gilberto Valdés. La rumba / música folklórica.

1966 Espacio y movimiento / música: Igor Stravinsky.

1967 Carmen / música: George Bizet – Rodion Schedrin. El güije / música: Juan Blanco.

1969 Un retablo para Romeo y Julieta / banda sonora.

1970 Errantes / música: Richard Wagner. Primera conjugación / collage musical.

1971 Diógenes ante el tonel / collage musical.

1972 A Santiago / música: Roberto Sánchez Ferrer–Juan Almeida.

1973 Viet Nam: la lección / música: Leo Brouwer. Hecho historia / música: Carlos Fariñas.

1976 Pas de deux solo / música: Carlos Fariñas. Dúo / música: Vincenzo Bellini. Un día: el 2 de diciembre / música: Leo Brouwer. Raíces nuestras / música: Tony Taño – R. Casas.

1982 Sensemayá / música: Silvestre Revueltas.

1983 Cumbres borrascosas / música: Calixto Álvarez. Tributo a José White / música: José White.

1984 El bosque echó a andar / música: Carlos Fariñas. Manita en el suelo / música: Alejandro García Catarla. O-Ye-Ye-O / música: Rembert Egües.

1985 La debutante / música: A. Valdés – Arturo Sandoval.

1986 El último encuentro / música: Carlos Fariñas. La audición / collage musical.Tu vestido de pañuelo / música: Juan Almeida. Luz de guardia / música: Félix Guerrero. * Diario perdido* / música: Bruno Tedeschi.

1989 Medea / música: K. Pendereski.

Bibliografía

Alonso, Alberto: “La formación de un coreógrafo”, en Revista Cuba en el Ballet, Vol V, No 3, La Habana, julio-septiembre 1986.

Cabrera, Miguel: “Carmen una década después” en Revista Cuba en el Ballet, Vol VIII, No 2, La Habana, mayo-agosto 1977.

Cabrera, Miguel: Ballet Nacional de Cuba: medio siglo de gloria. Ediciones Cuba en el Ballet, La Habana, 1998.

______________: Alberto Alonso: una vida para la danza, Ediciones ENPES, La Habana, 1990.

______________: “Alberto Alonso” en Revista Cuba en el Ballet, Vol II, No 2, La Habana, mayo-agosto 1971.

Carrera, Dino: “A cuarenta años de Antes del Alba”, en Revista Cuba en el Ballet, Vol VI, No 2, La Habana, abril-junio 1987.

“El estreno de Viet nam, la lección”, en Revista Cuba en el Ballet, Vol IV, No 2, La Habana, mayo-agosto 1973.

Grau Imperatori, Ángela: “Cuándo, cómo y por qué se fundó la primera compañía de ballet profesional en Cuba”, en Revista Cuba en el Ballet”, Vol III, No 1, La Habana, enero-abril 1972.

Pino Pichs, Pompeyo: “Gala por Alberto Alonso”, en Revista Cuba en el Ballet, Vol VI, No 4, La Habana, octubre-diciembre 1987.

_________________: “Lo cubano en la coreografía”, en Revista Cuba en el Ballet, Vol I, No 1, La Habana, 1990.

_________________: “Los maestros en la escuela cubana de ballet” en Revista Cuba en el Ballet, Vol IV, No 2, La Habana, abril-junio 1985.

Simón, Pedro: “Carmen en su aniversario cuarenta”, en Revista Cuba en el Ballet, 114, La Habana, mayo-agosto 2007.

“Un retablo para Romeo y Julieta", en Revista Cuba en el Ballet, Vol II, No 1, La Habana, enero-abril 1971.