Ala Izquierda Estudiantil de Cuba

Política, Cuba

Ala Izquierda Estudiantil de Cuba. Organización revolucionaria surgida de una escisión del Directorio Estudiantil Universitario de 1930.

A los pocos meses de creado el Directorio Estudiantil Universitario (DEU) en 1930, un grupo de estudiantes radicales se separó de él y fundó, el 3 de febrero de 1931, el Ala Izquierda Estudiantil de Cuba (AIE). La nueva organización se vinculaba al primer Partido Comunista de Cuba, y desarrolló una línea de acción oposicionista, frontal, contra la tiranía de Gerardo Machado Morales y el imperialismo estadounidense.

El AIE convocó al estudiantado a combatir por una revolución antiimperialista y nacional liberadora, que creara condiciones para iniciar, posteriormente, la construcción del socialismo en Cuba. Tuvo entre sus principales dirigentes a Gabriel Barceló Gomila, Rodolfo de Armas Soto, Leonardo Fernández Sánchez, José Elías Borges Carreras, Ladislao González Carvajal, Pablo de la Torriente Brau, Ester Borja Pérez, Aureliano Sánchez Arango y Raúl Roa García.

Al mes de haber sido creado, el AIE dio a conocer su Manifiesto  Programa -que elaboró Raúl Roa-, en el cual se pronunciaba como organización revolucionaria antiimperialista, y acusaba al DEU de mantener una política oportunista. El texto reconocía la hegemonía del proletariado en la lucha antiimperialista, y la necesidad de oponerse al carácter “feudal burgués” de la Universidad y por restablecer la relación con el movimiento estudiantil revolucionario internacional. Demandaba la completa autonomía de la Universidad y la participación de todos los estudiantes en su gobierno, y el derecho de la juventud a participar en la lucha político-social. Se pronunció contra las expulsiones de estudiantes, por la restitución de todos los derechos a los alumnos separados del alto centro de estudios y por la creación de una Federación Estudiantil.  Presentó un programa que pretendía la transformación de la crítica situación de la enseñanza en el país, y expresó también la necesidad de participar en estrecha relación con las organizaciones obreras en la fundación de escuelas, universidades populares, y otras alternativas de enseñanza.

Entre los cuarenta y un firmantes del Manifiesto Programa se encontraban  grandes figuras del Directorio de 1927: José Chelala Aguilera, Gabriel Barceló Gomilla y  Aureliano Sánchez Arango. Rubricaron también el documento Porfirio Pendás Garra, Manuel Guillot Benítez y Carlos Martínez Sánchez, entre otros.

Para ingresar en el Ala Izquierda Estudiantil se requería ser estudiante, aceptar íntegramente su programa, cotizar mensualmente y contribuir a la publicación de su órgano de prensa, Línea. Cualquier miembro podía ser separado temporal o definitivamente de la organización si no cumplía alguno de los requisitos establecidos. El  AIE se estructuraba en varios comités: uno de año o curso, otro ejecutivo de cada plantel, uno local, el Ejecutivo provincial y,  por último, el Comité Central.

El organismo de base del AIE era la asamblea de un curso, conformada por todos los miembros de la organización de un mismo año, en los diferentes centros de enseñanza. La asamblea elegía un buró o comité formado por tres miembros, el cual se hacía responsable de hacer cumplir los acuerdos de la organización y de resolver los asuntos que se presentaran en el período entre dos juntas. También seleccionaba un delegado al comité ejecutivo de cada centro docente.

En la organización, que se extendía a través de toda la Isla, tuvieron particular relieve las sedes ubicadas en Manzanillo, Santiago de Cuba, Bayamo, Holguín, Palma Soriano, Camagüey, Cienfuegos y Santa Clara.

El AIE empleó como método de lucha la gestación de un movimiento nacional, y defendió la realización de huelgas, manifestaciones y sabotajes. Se oponía a los actos individuales, por considerar que dificultaban las acciones de masas y no contribuían a crear en la población la idea de que en sus propias fuerzas y la unidad se hallaba la solución para los problemas nacionales. 

En su periódico Línea, el AIE se propuso denunciar los desmanes de la tiranía machadista, divulgar la estructura de la organización y el programa que sustentaba la izquierda estudiantil, y exponer los puntos y tendencias en que discrepaba del DEU. El primer número del periódico, con la dirección de Gabriel Barceló y la administración de Silvio Machado, apareció el 14 de mayo de 1931. En el segundo, de 10 de julio del mismo año, se publicaron los artículos  ”El Gobierno de los Serafines”, de Pablo de la Torriente Brau, y “Tiene la palabra el Cámara Máuser”, de Raúl Roa.

El 27 de noviembre de 1932, el Comité Central del Ala Izquierda Estudiantil lanzó el manifiesto “A todos los estudiantes de Cuba. A las masas trabajadoras”, en el cual advertía el peligro del injerencismo de Estados Unidos y convocaba al estudiantado y a los sectores revolucionarios a unirse bajo la dirección del proletariado.

En agosto de 1933, después de la caída de la dictadura de Gerardo Machado, miembros del AIE ocuparon la Universidad de La Habana y llamaron al pueblo a lanzarse a las calles.  Ante algunas de las sanciones impuestas a los personeros machadistas manifestaron su desacuerdo, exponiendo el carácter de farsa de los enjuiciamientos seguidos por los tribunales; participaron en protestas contra las altas tarifas que la empresa eléctrica norteamericana Bond and Share imponía a sus usuarios; apoyaron las demandas del estudiantado por matrícula, vivienda y transporte gratuitos. Condenaron también la autorización otorgada al gobierno de Estados Unidos para construir un acueducto en el poblado de Yateras, que se destinaría a abastecer la base naval norteamericana en el oriental enclave de Guantánamo.

La organización se ocupó igualmente de otras necesidades estudiantiles, así como del personal docente y administrativo de los planteles. Debido a la discriminación racial existente, fue requerimiento suyo el destacar la situación del estudiante negro y su destino, y denunció actos discriminatorios contra ese sector, dentro o fuera de los centros de estudios. También, entre otras demandas, desarrolló campañas por aumentar el número de matrículas, establecer la gratuidad de las certificaciones de nacimiento e incrementar los salarios de empleados y médicos del Hospital Universitario.

El 3 de noviembre de 1935 se efectuó, en el Aula Magna de la Universidad de La Habana, la primera Conferencia Nacional de Estudiantes de Izquierda, convocada por el Comité Central del AIE. El objetivo de esa reunión fue estructurar el programa, los estatutos y la línea política a seguir frente a los problemas políticos y académicos del país.

El AIE desempeñó, junto a las organizaciones obreras y otras fuerzas políticas, un papel activo en la huelga convocada en marzo de 1935 contra la política del gobierno de Carlos Mendieta Montefur, por lo que muchos de sus miembros fueron encarcelados o se vieron forzados a pasar a la clandestinidad o el exilio.

El Ala Izquierda Estudiantil dejó de existir oficialmente el 30 de octubre de 1937, como resultado del fraccionamiento político e ideológico que aquejaba al movimiento estudiantil cubano en las condiciones que vivía el país durante el gobierno de Federico Laredo Bru.

 

Bibliografía

“El Ala Izquierda estudiantil de Cuba. Su génesis, desarrollo, programa y posición actual”; en Línea, órgano del AIE, 18 de septiembre de 1933.

González Carbajal, Ladislao: El Ala Izquierda Estudiantil y su época, Editorial de Ciencias Sociales, La Habana, 1971.

Pichardo, Hortensia: Documentos para la Historia de Cuba, T. III, Editorial de Ciencias Sociales, La Habana, 1971.

Roa, Raúl: La Revolución del 30 se fue a bolina, Instituto Cubano del Libro, La Habana, 1969.

Soto, Lionel: La Revolución de 1933, Editorial SI-MAR S.A, La habana, 2003.