Abel Bravo

Arquitectura e Ingeniería, Educación, Panamá

Abel Bravo (Abel Martiniano del Carmen Bravo Martínez, 1861-1934). Ingeniero civil, educador, humanista, matemático y funcionario público panameño.

Nació el 2 de enero de 1861 en la ciudad de Panamá, hijo de doña Mercedes Martínez y de don Valentín Bravo. Se educó junto a sus hermanos Manuel y Enrique, bajo la tutela de su padre, Valentín Bravo, educador; de Osvaldo Wirsing, pedagogo alemán -director de la primera Escuela Normal de Institutores en el Istmo-, y de José Telésforo Paúl, obispo de Panamá. A los diecisiete años de edad comenzó a trabajar en la cátedra de matemáticas del Seminario Conciliar y en la Escuela Normal de Señoritas. Se sabe que para entonces dominaba el francés, el inglés y el latín, y que había estudiado música. En 1880, fue nombrado Tenedor de Libros de la Presidencia por el Gobierno del Estado Soberano de Panamá.

En 1881 viajó a Bogotá para realizar estudios superiores. Vaciló entre Ingeniería Civil y Medicina, para, finalmente, optar por la primera. Ingresó en la Escuela de Ingeniería Civil y Militar de Bogotá, donde, además, fue nombrado profesor de castellano. También reemplazó a su profesor, Manuel Antonio Rueda, en las cátedras de Geometría Analítica y de Trigonometría Rectilínea y Esférica. En tres años, con las más altas calificaciones, completó los cursos de cinco años de estudios superiores, incluyendo además el año de revisión o repaso de todos los cursos para obtener el diploma de la profesión de Ingeniería Civil. El 25 de noviembre de 1884 recibió el diploma y como distinción única se le entregó copia autenticada del Acta del Consejo de Examinadores en que se hacía constar que, escuchada su defensa, fue calificado con nota de sobresaliente por unanimidad y aclamación. Bravo pronunció el discurso de graduación.

Se inició en la especialidad en el trazado del ferrocarril de Bogotá al río Magdalena. En 1886 realizó trabajos planimétricos, topográficos y geodésicos para la Compañía Universal del Canal, firma francesa que proyectaba construir el canal de Panamá. Hizo la planimetría del río Balsas y sus afluentes en Darién, y de otros ríos en la región de Bocas del Toro, limítrofe con Costa Rica, en 1887. En 1888, fue jefe de la comisión que levantó los planos del río Changuinola, también en la región limítrofe con Costa Rica. En 1893 elaboró el trazado de la ciudad de Bocas del Toro y construyó el muelle fiscal de Almirante. Igualmente realizó los estudios preliminares para la construcción de un acueducto en Bocas del Toro. Dada su experiencia, en 1894 fue nombrado Jefe Civil y Militar de varias expediciones a la frontera costarricense. En 1895 se trasladó a Estados Unidos por razones de salud. Estando allí, en 1897, fue nombrado miembro de la delegación de Colombia ante los gobiernos de España y Francia, posición en la que aplicó sus conocimientos de la región limítrofe costarricense, ya que se dirimía el conflicto limítrofe de Colombia con Costa Rica. El presidente Émile Loubet de Francia fue nombrado árbitro para resolver el conflicto. Para ese propósito, Abel Bravo confeccionó los mapas que formaron parte de la documentación que Colombia entregó a Francia en respaldo de su posición, y que fueron utilizados por el presidente francés para dictar la sentencia conocida como Fallo Loubet, firmado el 11 de septiembre de 1900, con el propósito de poner término al conflicto colombo-costarricense. Más adelante, Bravo se desempeñó como jefe de la primera comisión demarcadora de la frontera entre Colombia y Venezuela.

En 1903 se encontraba en Bogotá con su familia, donde pensaban radicarse. Sin embargo, luego de la independencia de Panamá, regresó al Istmo y fue nombrado por el Dr. Manuel Amador Guerrero, primer presidente de la República de Panamá, para ocupar el cargo de Ingeniero Consultor del Gobierno Nacional. Una de sus tareas fue la de Ingeniero Jefe de la Comisión Demarcadora de la Zona del Canal. En 1906 fue electo diputado a la Asamblea Nacional.

Convencido de que la construcción de caminos determinaría la salvación y el progreso de su país, fue Bravo un impulsor de la planificación en las obras públicas de ingeniería, proponiendo que éstas se dividieran en tres categorías: nacional, urbana y rural. Así, promovió la construcción de la carretera de Panamá a David, de la vía transístmica en Chiriquí, y de otras carreteras que se construyeron posteriormente y que atestiguan lo acertado de su visión. Proponía, por otra parte, la planificación urbana como requisito para el desarrollo ordenado de las ciudades.

En lo relativo a su labor como educador, Abel Bravo fue, a sus veintiocho años, el primer rector y profesor de matemáticas del Colegio Balboa, importante centro de educación superior fundado en Colombia en 1889. En 1895 fue nombrado Secretario de Instrucción Pública del Departamento de Panamá. Como tal, fue uno de los propulsores de la creación de la Escuela Normal de Señoritas. Fue uno de los autores del proyecto de Ley 22 de 1907, por medio de la cual se creó el Instituto Nacional. También fue director y profesor de la Escuela de Agrimensura y Topografía que funcionó en el Instituto Nacional; profesor de matemáticas en la Escuela Normal de Institutoras, y de física y matemáticas en el Colegio de Artes y Oficios. Además, fue uno de los miembros fundadores de la Academia Panameña de la Lengua, en 1926.

Como profesional de la ingeniería, en 1919 retomó la idea de agrupar a los ingenieros nacionales a partir de la intención del Gobierno de iniciar la primera red de carreteras del país, asegurando que fueran panameños los ingenieros que se contrataran con tal fin. De este modo, surgió la Sociedad Panameña de Ingenieros, que distinguió al Dr. Abel Bravo como su primer presidente. En la época, los ingenieros panameños se formaban en el extranjero, fuera en Colombia -como el Dr. Bravo-, en Estados Unidos o en Europa.

Entre 1931 y 1932, Abel Bravo ocupó el cargo de Ingeniero Jefe de la Secretaría de Agricultura y Obras Públicas.

Fue miembro de la Sociedad Geográfica Colombiana, la Sociedad Geográfica Nacional de los Estados Unidos, la Sociedad Colombiana de Ingeniería, la Sociedad Panameña de Ingeniería y la Sociedad Panamericana de Ingeniería, la Sociedad de Ingenieros de Bélgica y la Sociedad Bolivariana de Panamá, así como Miembro Honorario de la Sociedad de La Salle.

Según su biógrafo, Dr. Diógenes Cedeño Cenci, Abel Bravo publicó obras de variada temática que se han perdido: a sus diecinueve años, una traducción al castellano del Tratado de Álgebra Elemental de Benjamín Greenleaf; posteriormente, un Programa de Aritmética Analítica y Comercial, y un Programa de Geometría Plana; así como Las tres hermanas, danza panameña compuesta en honor de sus hijas María Victoria, Josefina del Carmen y Elvira Catalina.

El 15 de noviembre de 1934, Abel Bravo murió en la ciudad de Panamá. La Asamblea Nacional de Panamá, por Resolución No. 2, de 17 de septiembre de 1934, dispuso en su artículo 39: "Consagra su nombre a la posteridad con el título de gran ciudadano". El Decreto Ejecutivo No. 146, de 15 de septiembre de 1934, y la Ley No. 129, de 16 de abril de 1943, honraron también la memoria del Dr. Bravo. La ciudad de Colón le dedicó un busto en bronce, inaugurado el 4 de enero de 1961 por el Presidente de la República, Roberto F. Chiari, en cuyo pedestal se lee: "Dr. Abel Bravo, gran ciudadano". El primer colegio secundario de la ciudad de Colón lleva el nombre de Colegio Abel Bravo.

Don José de la Cruz Herrera dijo de él en su Elogio, que fue un activo pero callado constructor de la patria.

 

Bibliografía

Cedeño Cenci, Diógenes: "Dr. Abel Bravo (rasgos biográficos)”, en Revista Lotería, Segunda época, No. 62, Panamá, enero de 1961.

____________________: “Pensamientos del Dr. Abel Bravo”, en Revista Lotería, Segunda época, No. 62, Panamá, enero de 1961.

De la Cruz Herrera, José: “Elogio del Doctor Abel Bravo”, Discurso pronunciado el primero de diciembre de 1939 en sesión solemne de la Academia Panameña de la Lengua en el Paraninfo del Instituto Nacional de Panamá, en Revista Lotería, Segunda época, No. 62, Panamá, enero de 1961.

“Ley No. 29, de 16 de abril de 1943, por la cual se decretan honores a la memoria del ingeniero don Abel Bravo”: en Revista Lotería. No. 62, Panamá, enero de 1961.

“Abel Bravo”, en  Revista Épocas, No. 6, Panamá, enero de 1947.

"Abel Bravo. Ingeniería y Arquitectura", en Revista Ingeniería y Arquitectura, No. 1, Panamá, febrero de 1944.

“Dr. Abel Bravo”, en Revista Lotería, No. 60, Panamá, 1946.

“Dr. Abel Bravo. Gran ciudadano. (1861-2 de enero -1961)”, en Revista Lotería, No. 62, Panamá, enero de 1961.

“Dr. Abel Bravo”. en Revista Lotería, No. 389, Panamá, mayo y junio de 1992.